Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 viernes, 29 de agosto de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Contraportada 10/02/2012
Abnegación y tragedia en la costa gallega
Félix Arbolí
 
D ICEN que las tragedias y malas noticias nunca vienen solas y con gran pesar, he de darle la razón a los que mantienen esta teoría. La muerte de un joven eslovaco en una playa gallega, es un accidente trágico y doloroso, igual que si se tratara de un español o cualquiera otra nacionalidad. Pero todo suceso va acompañado de unas circunstancias que le hacen más o menos penoso y comentado. En este caso fue esa aventura playera en una noche de fuerte tempestad y encrespado oleaje y la grave imprudencia del joven a causa de los efectos del alcohol, al adentrarse en ese mar enfurecido, sin hacer caso a las indicaciones que avisaban del grave riesgo que ello suponía. Su irresponsable proceder originó asimismo la muerte de tres jóvenes y heroicos policías nacionales que acudieron rápidos a socorrerlo y perecieron en su fracasado intento. Tres abnegados agentes que aún sabiendo a lo que se exponían, pues estaban en plenitud de sus facultades físicas y mentales, no dudaron un solo instante en acudir a rescatarlo, anteponiendo el cumplimiento de su humanitaria misión a la lógica temeridad que tal hecho suponía.

Cuatro familias, sufren estos días por esa gran tragedia. En Galicia, la de los tres valientes y solidarios policías nacionales y en la lejana Eslovaquia, la del universitario que se hallaba en La Coruña con una beca Erasmus, que nada tiene que ver con el humanista holandés, sino que alude al acrónimo del nombre oficial de esta ayuda de estudios en inglés. José Antonio Villamor y Vázquez, Rodrigo Maseda y Javier López López, son los nombres de estos héroes a los que se les han concedido, a título póstumo, la Medalla de Oro al Mérito Policial, la más alta condecoración para un agente de este Cuerpo.

Tomás Velicky, es el nombre del estudiante causante y también protagonista de esta tremenda desgracia. ¿Fue a causa de una alocada y absurda algarada o botellón estudiantil con su habitual y extraña mezcla de todo tipo de alcohol y sustancias?. Lo ignoro. La realidad es que se hallaba en la playa del Orzán, junto a varios compañeros y sin pensarlo, como una gracia fruto de su inconsciencia y extraño estado, se adentró en el mar. Fue una acción imprudente e irresponsable. Cuando quiso retroceder era ya demasiado tarde pues una enorme ola lo arrastró a las profundidades. Sus esfuerzos y gritos de nada le sirvieron.

Al parecer, fueron sus propios compañeros de aventura los que avisaron a emergencia y desde la Comisaría enviaron con toda rapidez un coche patrulla con dos agentes que, nada más llegar y comprobar la situación, se lanzaron al agua para auxiliar al chaval. El tremendo y encrespado oleaje les impidió realizar su humanitaria y arriesgada misión y se los llevó mar adentro. Ni aún siquiera formando parte de esa cadena humana con los que habían llegado y se unían al rescate, se logró evitar que desaparecieran bajo las furiosas aguas.

Otro policía nacional viendo en tan serio apuro a sus compañeros, sin detenerse a pensar que podría correr la misma suerte, ni desprenderse siquiera de su uniforme para evitar la pérdida de un tiempo que en este caso valía más que el oro, se arrojó al abismo marino y al igual que los anteriores despareció entre el fuerte oleaje, tras una lucha desesperada. Los cuatro tuvieron idéntico y desafortunado final. Los tres agentes, dando un ejemplo de solidaridad y excediéndose en el cumplimiento de su deber. Una encomiable conducta que tantas veces se prodiga entre los miembros de ese Cuerpo que les honran, al que honran y nos honra.

Es lógico suponer que la familia de ese chaval eslovaco lo estará pasando fatal y me solidarizo con su drama y sus sentimientos. Soy padre y abuelo y me figuro lo terrible que debe ser esa pérdida tan inesperada, como irreparable en un país lejano y de forma tan espantosa. Tampoco es momento oportuno para hablar de su imprudencia y locura al no hacer caso a las señales que prohibían bañarse en esa playa y menos bajo los efectos del alcohol. No obstante, mi pesar y solidaridad es aún mayor con los familiares de esos tres policías que arriesgaron su propia vida, sin que nadie se lo obligara, solo movidos por una excepcional y generosa labor humanitaria y excedido afán en el cumplimiento de su deber. Arriesgaron y perdieron su propia vida, que es lo máximo que se puede ofrecer al que se halla en serias dificultades y más siendo conscientes de lo mucho que se exponían.

Creo que en el instante que se lanzaron, no debieron pensar en sus familiares que a diario les esperaban angustiados ante el temor de que no regresaran, ni creo equivocarme al opinar que si lo harían cuando se hallaban en esa lucha inútil y desesperada intentando salvar su vida y las de sus compañeros y se percataron de que no tenían posibilidad de un final feliz. Debió ser angustioso para esos tres seres excepcionales esos últimos momentos de recuerdos y despedidas íntimas y silenciosas en plena lucha contra el mar.

Mis condolencias, agradecimiento, solidaridad y sentimientos más sinceros con esas tres familias gallegas que han perdido a unos seres tan queridos y maravillosos. ¿Cómo podrán reparar esa ausencia definitiva?. La Cruz al Mérito Policial que les han concedido es una honrosa condecoración y distinción que pocos alcanzan y menos aún quisieran alcanzar, si para ello han de perder sus vidas, aunque no la considero capaz de poder aliviar el tremendo dolor de esos padres, esposas e hijos, que desearían no tener que guardarla en el cajón donde suelen esconderse aquellos recuerdos más íntimos y preciados del que ya nunca regresará.
approval payday loan