¿¿Va Rajoy por el buen camino?