Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4129
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 miércoles, 23 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 113
Semana del 30/04/2004
Atando cabos (3)


Matías J. Ros
N O me han sorprendido las noticias que revelan que dos de los cómplices clave de los autores del 11-M eran confidentes policiales. Así como tampoco me extrañan las revelaciones del secretario general del Sindicato Unificado de Policías quien asegura que el CESID (ahora CNI) frustró en noviembre de 2.001 la detención en Madrid del marroquí Amer Azizi, número dos de de Al Quaeda en España.

El marroquí Rafá Zuher, uno de los presuntos suicidas de Leganés, fue quien contactaría con Emilio Suárez Trashorras para conseguir dinamita a cambio de hachís. Estaba “controlado” por un capitán de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, y el propio Trashorras era confidente de la Policía Nacional acerca de armas, explosivos y drogas que se pudieran mover en la comarca asturiana en donde residía.

Amer Azizi, a deducir de las declaraciones del sindicalista de SUP, debió ser arropado por los espías de la carretera de la Coruña, para evitar que fuera detenido a finales de 2.001 por asuntos relacionados con el 11-S. Azizi, presunto cerebro y pieza clave en los atentados del 11-M en España, sería ayudado a fugarse, presuntamente, por espías del CESID. Sucedió unas dos semanas antes de que la Policía Nacional lo fuera a detener junto una docena terroristas de la célula de Al Quaeda en España, sospechosos de ayudar a los que atentaron contra las Torres Gemelas. En su agenda, intervenida por la policía se encontró el teléfono a través del cual contactaba con el líder máximo de los terroristas, Zarquawi.
Azizi sería la conexión de los grupos terroristas islámicos en el Norte de África, Europa y Asia. Es un “muyahidin” que luchó en Afganistán y más tarde se trasladó a Madrid para coordinar las relaciones con las facciones radicales del Islam en España, como pudiera ser el imám Abu Bakar.
Azizi tuvo conversaciones telefónicas y reuniones con células de Al Quaeda en todo el mundo desde 1.990 hasta que, presuntamente arropado por el CESID (ahora CNI) huyó de España, después de mantener conversaciones con Mohamed Atta y Ramzi Binalshibh. El teléfono de Azizi estaba en la agenda de Zacarías Moussahoui, detenido en relación con el 11-S quien reconoció ante la Autoridad Judicial pertenecer a Al Quaeda.

Ante estas revelaciones los españoles tenemos derecho a pensar -y pensamos- que, en efecto, en Ferraz podían tener mejor información acerca del terrorismo islámico y del atentado que se produciría, que la que podría disponer Acebes, ministro del Interior. Información que era facilitada, entre otras fuentes, por policías, guardias civiles y agentes del CNI al servicio del PSOE, antes que del Estado.
Ante la perspectiva de un macro atentado se debió decidir aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para tener preparada la campaña mediática inmediatamente posterior a la masacre de Madrid destinada a cambiar la intención de voto en las elecciones. Esta preparación -seguimos pensando- debió de hacerse, presuntamente, semanas antes del 11-M, pues una cosa así no se improvisa de un día para otro. Seamos serios.

En puridad, la responsabilidad máxima de no estar bien informado -cuando debió de estarlo por razones de su cargo- la debe tener Acebes.
Es muy sendillo de explicar. Cuando los socialistas llegan al poder, los titulares de los ministerios no solo limpian la era, sino que fumigan. O sea, que ponen a los suyos. Acebes, inexplicablemente, estaba rodeado por policías y guardias civiles que desde puestos clave le estaban haciendo la cama. Y él sin enterarse. Naturalmente, informaban al PSOE antes que al titular del Ministerio. Si le comunicaban algo al ministro, debía ser información deliberadamente equivocada y/o sesgada. Recordemos la mañana del 11-M y el Titadine.

No tengo empacho en decir que es preferible tener a un ministro del Interior inteligente, aunque sectario y perverso, que uno tan honrado pero tan inocente. Por no decir cosas más fuertes.
La falta de previsión de Acebes -por otra parte excelso en la lucha contra ETA- en el sentido de no dotar tras el 11-S de medios humanos y materiales a las unidades que en la policía y guardia Civil luchan contra el terrorismo islámico, ha sido mucho peor que un crimen. Ha sido un error.
El número de funcionarios dedicados a estos temas era muy reducido y los especialistas, pocos. No creo que ninguno domine el árabe ni sepa traducir ni interpretar un escrito, conversación o página de Internet en este idioma. Además -haciendo honor al déficit cero-, no había dinero para nada. Patético.

Claro, que no se puede esperar imaginación creadora en quien debía pensar casi exclusivamente en los números. Me estoy refiriendo a José María Aznar, que tampoco debió prever -tras el 11-S- lo que se nos venía encima. Debió –y es opinión de muchos españoles- dar a Acebes luz verde para que en lo referente a vigilar y reprimir al terrorismo islámico, dispusiera de lo que fuera necesario, tanto en medios humanos como materiales. Pues no. Solo se pensaba en ETA y en cuadrar las cuentas.

No parece interesar a los populares una comisión de investigación, pues pondría al descubierto su estulticia y falta de previsión a pesar de los repetidos informes e informaciones recibidas en el sentido que Al Quaeda nos iba a hacer algo sonado.

Seamos sinceros. El resultado de esta supuesta incompetencia ha sido un estupendo superávit en lo económico, una patética lista de bajas entre la población de Madrid tras la masacre del 11-M, y, además, perder las elecciones.
approval payday loan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 189 - Personas influyentes
Edición 186 - Cadáveres en la piscina y explosivos sin iniciadores
Edición 185 - Informe actualizado sobre mafias extranjeras que operan en ESPAÑA
Edición 184 - La más tenebrosa de las sendas
Edición 170 - ¿Participó ETA en el 11-M? (y 2)
Edición 169 - ¿Participó ETA en el 11-M? (1)
Edición 159 - Acebes no se enteraba de nada
Edición 158 - En el Primer Aniversario del 11-M
Edición 156 - El incendio de la torre Windsor
Edición 155 - Seguimos sin equivocarnos
Edición 153 - Un ‘NO’ como una catedral
Edición 152 - De corte a checa
Edición 150 - De las intenciones de ETA, del mercurio rojo y de lo que nos espera
Edición 149 - Sangre, sudor y lágrimas
Edición 148 - MANIPULACIÓN DEL TERRORISMO (Análisis del 11-M y sus objetivos)
Edición 147 - El cuarto confidente y otras cosas inquietantes
Edición 145 - Están ‘pringaos’
Edición 143 - Taparlo todo y pelillos a la mar
Edición 142 - Más que un complot
Edición 141 - La Guardia Civil lo sabía
Edición 139 - Somos demasiados
Edición 137 - De la dinamita, de los detonadores y de sospechosas actitudes
Edición 129 - Nuestro amigo el rey
Edición 128 - Las mafias en España
Edición 127 - ATANDO CABOS (11).- Los que saben demasiado
Edición 126 - ATANDO CABOS (10).- La sombra de Caín
Edición 125 - ATANDO CABOS (9).- Tres partidas de explosivos
Edición 124 - Atando cabos (8).- ¿Qué pasó antes del 11-M?
Edición 122 - ATANDO CABOS (7).- Sospechosos habituales
Edición 116 - Atando cabos (6)
Edición 115 - Atando cabos (5). - La pista americana
Edición 114 - Atando cabos (4)
Edición 112 - Atando cabos (2)
Edición 111 - Atando cabos
Edición 109 - Atocha, 55, segundo piso. 24 de enero de 1.977
Edición 108 - El incendio de ‘La Escala’
Edición 106 - El juego del rol
Edición 105 - El matamendigos
Edición 103 - El crimen de los Urquijo
Edición 102 - La bailarina estrangulada
Edición 101 - Un destino fatal
Edición 100 - La mano cortada
Edición 99 - El crimen de la calle de La Greña
Edición 98 - Asesinado por error
Edición 97 - ¿Quién mató a Araceli?
Edición 94 - Relatos policiales.- XVII. La extraña muerte del presidente del Málaga C.de F.
Edición 93 - Los crímenes de Jarabo
Edición 92 - Relatos policiales XV.- Abandono de familia
Edición 91 - Relatos policiales XVI.- Tallo de hierro
Edición 90 - Relatos policiales. XV- La estanquera asesinada
Edición 89 - Relatos policiales. XIV,- La parricida de Lorca
Edición 88 - Relatos policiales XII.-La casada infiel
Edición 87 - Relatos policiales XII.- Los Galindos
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014