Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 martes, 16 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 118
Semana del 04/06/2004
Más etiquetas, por favor
There are competitive with cash advance payday loan and to their job seriously.


Yolanda Salanova
D ESTRUYE las neuronas y ya sabemos que éstas no se regeneran, produce enfermedades hepáticas, como cirrosis, cáncer de estómago, hipertensión de la vena porta por insuficiencia hepática que se traduce en varices esofágicas con riesgo muerte por hemorragia; es depresor del sistema nervioso central, destruye familias, es uno de los factores más significativos de absentismo y responsable de muchos accidentes laborales y en mayor grado, de tráfico. Destruye tanto al individuo como a su familia, provoca accesos de violencia en muchos casos bajo sus efectos. Es más, también produce impotencia. Es otra drogodependencia, es una enfermedad destructiva.

Y sin embargo, ni en las botellas ni en las copas aparecen pegatinas advirtiendo que beber alcohol mata, que es nocivo para su salud y la de quienes les rodean (soporte usted las cogorzas de su pareja, mire la tristeza de sus hijos y el desmembramiento familiar); o que el alcohol mata lenta y dolorosamente, que produce impotencia, cáncer, trastornos de personalidad, es altamente nocivo para el hijo que espera usted, que está embarazada; o puede producir secuelas en el neonato si su padre es bebedor.

Comer ciertos alimentos habitualmente, y no sólo la comida llamada basura, produce colesterol “malo”, aumenta el nivel de los triglicéridos en la sangre, con el consiguiente riesgo de accidente cardiovascular; obesidad y las patologías que conlleva, complejos varios y rechazo social; trastornos metabólicos y otras enfermedades… Y tampoco hay una leyenda impresa en los platos o envases advirtiendo que ingerir grasas saturadas implica riesgo para la salud, comer dulces y bollos con azúcares de asimilación rápida puede derivar en diabetes; comer excesivamente aumenta el riesgo de tener una apoplejía, y en lugar de la susodicha pegatina nos llenan de anuncios para conseguir, mediante un serio coste económico, una figura como la señora del anuncio. Lo que sin duda incide en el porcentaje de personas obsesionadas con la apariencia de su cuerpo y aumenta el porcentaje de anoréxicos.

Los disgustos también matan. Mire usted cómo le sube la tensión sanguínea cuando ve sus ingresos mermados y no llega a fin de mes más que de milagro o entrampándose, debido al redondeo del €uro, el alza de precios y la parálisis crónica de su sueldo, que en todo caso, mantiene la cifra pero vale cada vez menos.

Trabaje usted con la espada de Damocles que le recuerda una y otra vez que se le termina el contrato y se verá en la “rue” en cualquier momento, para ponerse a patear despachos de selección de personal y ETT que desgastan su capacidad de aguantar el estrés. Y cuando tiene la suerte de tener otro empleo, y es usted un trabajador modélico, cuando llega el momento en que la empresa debe cambiarle el contrato por el de indefinido, que podría durar lo que al jefe le convenga, vuelva a la calle y a la oficina de empleo donde le dicen que no tiene derecho a prestación por esto o lo otro, y si la tiene, no le alcanzará ni para tabaco (con perdón).

Se enteran ustedes de que sus hijos, esas criaturas amorosamente cuidadas, educadas, se van de guateque a una lonja —que han alquilado entre varios— a cualquier hora, donde además de correr el riesgo de quedarse sordos por exceso de decibelios, se ponen de alcohol hasta las cejas acompañándolo de alguna sustancia de libre circulación a pesar de estar prohibida, yendo del tripi al éxtasis, a la raya de coca o, más barato, a esnifar pegamento o algún disolvente junto a las litronas. El disgusto añadido a la impotencia para solucionar el problema les puede provovar un pampurrio, complejo de culpa y reacciones diversas que sólo podrán resolver con ayuda profesional, bien para ustedes o para sus retoños, si todavía tienen alguna infuencia sobre ellos y dinero para costear los gastos de asistencia.

Se potencia el consumismo creando necesidades que si no están a nuestro alcance, nos dejan sumidos en una frustración supina, hasta que descubrimos que jugando al bingo, la loto o a los diversos juegos de azar pueden hacer posible, ilusoriamente, las aspiraciones de consumir. O utiliza su tarjeta de crédito para saciar su sed de tener, hasta entramparse, de modo que no le queda más recurso que beber para olvidar. Eso sí, no se le ocurra fumar, que eso mata.

Y no sigo, no sea que me llamen “malaje”, aguafiestas o algo peor.

Pues no señor: se elige a un sector de la población (la de los fumadores) y se llega al acoso en las campañas institucionales, con las etiquetas que podrían provocar además de indiferencia y rebeldía en muchos, miedo hasta la hipocondría y hasta patatús cardíaco.

El caso es que se proclama a los cuatro vientos lo malísimo que es fumar, y se omite que los impuestos que pagan los consumidores de tabaco superan ampliamente la cantidad que gasta la SS en enfermos con patologías presumiblemente provocadas por el hábito de fumar y la persecución de esa mínima libertad sujeta a altos impuestos continúa y aumenta en intensidad.

Como sabrán, me sublevan los agravios comparativos, la ley del miedo y las estrategias para acojonar al personal, de modo que a ver si jugamos todos o se rompe la baraja.

Exijo pegatinas y etiquetas, frases acojonadoras y campañas institucionales para prevenir todos los riesgos que supone vivir respirando residuos de los tubos de escape, comer grasota y aditivos cancerígenos, alimentos transgénicos, y sobre todo, para denunciar que la injusticia social es el mayor peligro para la salud del individuo y por ende, de la sociedad; que los privilegios de unos se basan en la carencia de los más, y por una vez, dejemos el paternalismo hipócrita.

En realidad, menos a la hora de consumir (cuantas más horas mejor) o de votar (cuantas veces menos mejor) es cuando se nos tiene en cuenta. Por lo demás, somos considerados instrumentos al servicio de los poderosos, quienes cuentan con estrategas para lanzar cortinas de humo que tapan y distraen de lo pernicioso de sus decisiones y actuaciones, con las consecuencias que conocemos y que eufemísticamente llaman ‘daños colaterales’.


Es más: ya que en un mínimo grado puedo elegir los que puedan afectarme, voy a seguir fumando mientras los daños colaterales no se traduzcan en masacres y guerras preventivas, limpiezas de sangre, continúe el turismo sexual, la esclavitud infantil, y la indiferencia de la sociedad y los jerifaltes del mundo, quienes miran hacia donde les interesa. Mientras se denuncie una guerra y ni se nombre que hay más de setenta… Mientras millones de personas inocentes pasen hambre y miseria, y mueran prematura y dolorosamente por falta de los mínimos recursos. Y es que nacer y “vivir” en determinados países o pertenecer a capas sociales desfavorecidas, también mata, aunque no se fume.

Y no me digan que lo que invierto en tabaco podría invertirlo en paliar lo anterior, sería un sarcasmo. Voy a darme la libertad de elegir mis propios daños colaterales, ya que los otros, de mayor calado, me los imponen. Así de claro.
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 431 - ¡Ay, el español!
Edición 400 - Carta abierta al consejero de Sanidad
Edición 399 - Los minusválidos no son números
Edición 376 - Como en Esparta
Edición 375 - Mis queridos héroes
Edición 353 - Que se callen
Edición 331 - Cacicada ante el manifiesto de lengua común
Edición 263 - Si yo fuera atea
Edición 233 - El 'Proceso'
Edición 227 - Brubaker-Marlaska
Edición 221 - La tinta del calamar
Edición 219 - Más palabrería, como siempre
Edición 213 - Me llamarán ‘facha’
Edición 212 - Crónica de una ‘tregua’ anunciada
Edición 203 - Propósitos y despropósitos
Edición 202 - ¡ E pour si muove !
Edición 194 - Acallando conciencias
Edición 185 - Lo que oculta ZP: la ‘tregua’ firmada antes del verano
Edición 182 - Crónica de ‘estepaís’
Edición 168 - No en mi nombre
Edición 166 - De secano
Edición 155 - Hijos de Arana
Edición 153 - A grandes males…
Edición 142 - Gotzone Mora
Edición 136 - 'Cosas de críos'
Edición 133 - ¡…dita sea!
Edición 132 - El viaje
Edición 131 - Verano, 2004
Edición 129 - Costa Da Morte
Edición 126 - O todas o ninguna
Edición 125 - Aforismos
Edición 121 - Fracaso Escolar/ Fracaso Humano
Edición 120 - Pan y circo
Edición 117 - Reforma de la Constitución
Edición 114 - Crimen perfecto
Edición 113 - Las Mañanitas
Edición 110 - Aranzadi, discípulo de Arquíloco
Edición 109 - Alejamiento y crimen
Edición 108 - Shalom, Sharon
Edición 107 - Mi voto
Edición 106 - Después de la masacre
Edición 104 - Nostalgia y melancolía
Edición 103 - Aquellos polvos… estos lodos
Edición 102 - Pastores
Edición 101 - Pactar con el diablo
Edición 98 - Vergüenza ajena
Edición 96 - La agonía consumista
Edición 95 - Serguei Anatoli
Edición 94 - Diálogo de sobremesa
Edición 93 - Amor y desamor
Edición 92 - Aforismos (VII)
Edición 91 - Nunca más
Edición 90 - Día universal del niño
Edición 89 - El último godo
Edición 88 - Fallos y fallos
Edición 87 - Viejos
Edición 86 - Condenados
Edición 85 - El intruso
Edición 84 - Delirio
Edición 83 - No pasa nada
Edición 82 - Presuntos inocentes, presuntos culpables
Edición 81 - La manzana
Edición 80 - Sijo
Edición 79 - Del diario de una ciclotímica
Edición 78 - El ojo de Abel
Edición 77 - La Magdalena
Edición 76 - Aforismos (5)
Edición 75 - Aforismos (4 )
Edición 74 - Aforismos (3)
Edición 73 - Mamasita
Edición 72 - Aforismos (2)
Edición 71 - Relatos.- II. Rolando
Edición 70 - Relatos. I.-Silvano
Edición 69 - Aforismos
Edición 68 - Patente de corso
Edición 67 - Gringo viejo
Edición 66 - Las rocas
Edición 65 - Los envidiosos
Edición 64 - Terrorismo familiar
Edición 63 - Terrorismo doméstico
Edición 62 - En el III aniversario de J. L. López de la Calle (Conversaciones con los que se fueron antes)
Edición 61 - Crímenes de paz
Edición 59 - Madre
Edición 58 - Del diario de Violeta
Edición 57 - Quiéreme mucho
Edición 56 - Decálogo inútil
Edición 55 - El atropello
Edición 54 - Daños colaterales
Edición 53 - Las manos
Edición 52 - El crimen
Edición 51 - Presunción de culpabilidad
Edición 50 - Justicia para Lady
Edición 49 - Cuando en la escuela se inculca el odio
Edición 48 - ¡Más madera! ¡Es la guerra!
Edición 47 - Recuperar la libertad
Edición 46 - ‘Primero se llevaron a los judios…’
Edición 45 - De la hipocresía establecida
Edición 44 - ¿Le molesta que no fume?
Edición 43 - Supersticiones
Edición 42 - Comerciar con los débiles
Edición 41 - Licencia para matar
Edición 40 - Ibarretxe se manifiesta
Edición 39 - Vampiros afectivos
Edición 38 - Abogados del terror
Edición 37 - “Normalización” del Euskera
Edición 36 - Vivir en dicotomía
Edición 35 - ¿Cooficialidad de lenguas?
Edición 34 - A propósito de eufemismos
Edición 33 - El jinete
Edición 32 - Síndrome de Estocolmo
Edición 31 - Canibalismo Social
Edición 30 - Me llamo Franz (Divagaciones)
Edición 29 - Carta a un etarra
Edición 28 - Normas para no ser odiado
Edición 27 - Estado de excepción
Edición 26 - Hasta que la muerte nos separe
Edición 25 - Septiembre: examen de Democracia
Edición 24 - Sorprendente explicación...
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014