Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 viernes, 01 de agosto de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 134
Semana del 24/09/2004
La izquierda como tópico (I)
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.


José A. Baonza
E L valor convencional aplicado a la dicotomía derecha-izquierda se ha visto desdibujado con el paso del tiempo, hasta llegar a la situación actual en la que las dificultades prácticas de clasificación se hacen más imprecisas, si cabe, por lo que su valor de uso como elemento definidor de una identidad ideológica no pasa de ser un puro espejismo. Acaso porque, ya desde sus orígenes, se trataba de una mera clasificación de lugar –tópica-- que, desde luego, adquirió un formidable éxito publicitario capaz de facilitar su aceptación como instrumento dialéctico; pero también porque se hizo una simplificación interesada de su iconografía en términos de utilización del fenómeno de manera excesivamente parcial, desde el momento mismo en que comienza a construirse la estructura lógica de sus contenidos.

Recuérdese, por ello, que su originaria aplicación en el terreno de las ideas se produjo en los albores de la Revolución Francesa, cuando los diputados del “tercer estado” se situaron a la izquierda de la presidencia para mostrar visualmente su oposición a los otros dos brazos representativos --nobleza y clero-- en aquella Asamblea Nacional que sucedió a los Estados Generales, donde la presión ilustrada del conde de Mirabeau dio consistencia fundacional a las pretensiones burguesas del “tercer estado” en los locales parisinos del “juego de pelota”. Naturalmente, a la derecha de la cámara quedaron los defensores de la monarquía absoluta, de los derechos feudales y de las instituciones corporativas del “ançiene regimen”, mientras en el lado opuesto aumentaba la proporción representativa hasta culminar con el triunfo del famoso tríptico revolucionario: libertad, igualdad, fraternidad. Pero recuérdese, también, que la aparición de la izquierda política en el escenario ideológico vino acompañada por la primera adulteración de sus postulados cuando el sector más radical de la “izquierda” se encaramó a los escaños superiores de la Asamblea Nacional (“la montaña”) desde donde iniciaron una etapa de “Terror” como no había conocido la Humanidad doliente hasta entonces. El abuso de la guillotina para la nivelación de todos los oponentes y el empleo de las bayonetas para la exportación mundial del modelo demostraría con eficaz realismo cuales serían sus señas de identidad más genuinas, dejando en papel mojado los atributos del tríptico.

Nada extraño que a tales excesos liberticidas les sucediese la rotunda reacción “terrmidoriana” que abrió las vías al Consulado de Bonaparte hasta el cenit imperial del Gran Corso; solución de la que parte la tensión dialéctica a que quedó sometida aquella dicotomía derecha-izquierda en permanente flujo contradictorio con los orígenes. Era difícil patrimonializar a un lado del espectro los valores de la libertad frente a la opresión, la igualdad frente a los privilegios y la fraternidad frente a los egoísmos, cuando la vertebración de esos principios se quería aplicar con tan espurio bagaje de intransigencia. De ahí que la historia posterior durante los siglos XIX y XX no deje lugar a dudas respecto a la incapacidad de la izquierda para incorporar al acervo común los postulados que reclama como partida de nacimiento, porque el vicio inicial en su ejercicio ha corrido parejo a su desarrollo hasta culminar en la compulsión totalitaria del siglo XX que a punto estuvo de asolar la civilización occidental desde sus raíces, dando lugar a una similar reacción totalitaria desde la derecha.

Porque, evidentemente, desde aquella primera muestra de la Convención francesa las secuencias del proceso tienen una consecución práctica durante el Ochocientos en los sucesivos embates revolucionarios suscitados cada vez que la izquierda política optaba por la ruptura en la búsqueda de su horizonte mesiánico de redención universal: a las jornadas revolucionarias de 1848 les seguiría la reacción dictatorial del segundo Imperio que protagoniza Luis Napoleón Bonaparte; al violento episodio de la Comuna de París (1871), la dictadura seudo-parlamentaria de Mac-Mahon. Y ya en el siglo XX, el fenómeno acción-represión-acción que se encuentra en la base interpretativa del materialismo histórico --de Marx a Stalin, pasando por Lenin-- instala su prototipo en la revolución bolchevique de 1917 al sublevarse, no contra el absolutismo de los zares (como sigue empeñada en transmitir la progresía occidental), sino contra una república burguesa –la de Kerensky— cuyo desenvolvimiento suponía acabar con la explotación feudal sin el terror al que se vio compelida la republica socialista de los “soviets”. A los ochenta años de aquella monstruosa orgía, cabe preguntarse si era necesario para el triunfo de la izquierda asesinar a la familia Romanoff como forma de erradicar la tiranía, o si era imprescindible suprimir los privilegios de la nobleza agraria y los beneficios de la floreciente industria rusa para implantar la férrea disciplina de los “koljoses” y de los planes quinquenales. La reacción de una burguesía aterrada por la compulsión totalitaria del proceso, agravada por la exportación mundial al que se dedicó con inusual ímpetu la III Internacional, explicaría la subsiguiente compulsión totalitaria de los fascismos; pero no estará de mas consignar que el asalto al palacio de Invierno se produjo con doce años de antelación a la marcha sobre Roma y diez y seis antes del incendio del Reichstag.

Convengamos, más bien, que el viento de la historia ha sabido poner en su sitio la verdadera naturaleza de aquellos optimismos redentores, así como la formidable capacidad de mixtificación para intentar apropiarse de tales señas de identidad en el calor especulativo de sus laboratorios. Para nadie es un secreto –hoy-- que la “casa común” de la izquierda ha abandonado por inservibles los latiguillos sobre la dictadura del proletariado o la lucha de clases como motor de la historia, etc. etc. ; salvo para quienes, instalados confortablemente en los altos niveles de renta que solo es capaz de generar el sistema económico capitalista, pasean su culto a la exégesis del marxismo-leninismo por los “media” occidentales que tan suculentos beneficios perciben como correa de transmisión de los denominados trabajadores de la cultura en su versión menos “proudhoniana”. Habrá que continuar con el tratamiento.
approval payday loan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 283 - En la muerte de Gabriel Cisneros
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 226 - La ruptura consumada
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 225 - Hacer memoria
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 223 - La rosa y la serpiente
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 217 - El año de la (des)memoria
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 216 - ¡Viva Cartagena!
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 215 - Los tiempos de la crisis
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 214 - República no es un nombre de tango
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 213 - Una falsedad histórica
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 212 - El horizonte real de la tregua
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 207 - Memoria, Dignidad y Justicia
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 206 - ‘El que se mueva, no sale en la foto’
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 205 - Demasiados cadáveres en el camino
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 204 - Una Nación, un Estado...
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 203 - La Historia como pretexto
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 202 - Faltaba el Ejército
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 200 - La percepción del optimista
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 199 - Lectura de sinónimos
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 198 - Recuperacion de (toda) la memoria
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 197 - Hacia el corazón de Europa
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 194 - Estado de Autonomias o Autonomia de los Estados
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 159 - Balance de un aniversario
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 157 - Las responsabilidades de Vera
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 156 - La vergüenza de El Carmelo
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 155 - Perplejidad en las vísperas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 154 - El diálogo como trampa
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 153 - ‘Perjudican nuestra imagen’
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 152 - La trasgresión como sistema
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 150 - Auto-de-terminación por referendum
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 149 - La sonrisa de Zapatero
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 148 - ¿Pasividad o connivencia?
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 146 - La verdad no ha dicho la última palabra
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 145 - El “pin” de Maragall
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 144 - La desazón de ‘Prisa’
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 143 - Suspenso en ‘talante’
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 142 - ‘Paz, piedad, perdón’
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 141 - La dispersión de las lenguas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 139 - Cerezas, ‘cuchipandas’ y claveles
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 138 - Contra ‘prisas’, serenidad
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 137 - El tópico del ‘Centro’
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 136 - La izquierda como tópico (y III)
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 135 - La izquierda como tópico (II)
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 133 - El recuento de las víctimas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 94 - Final de partida
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 93 - De Virgen a Virgen
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 92 - ¿A quién le importan las victimas?
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 91 - Con sentido de Estado
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 90 - Unidad y uniformidad
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 89 - Los catalanes ante las urnas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 88 - La ambigüedad recalcitrante
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 87 - Continúan las reflexiones electorales
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 86 - Jornada de reflexión para todos
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 85 - La memoria desviada
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 84 - La reforma constitucional
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 82 - La nación de la izquierda
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 81 - Retiradas en cadena
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 79 - Una furtiva lágrima
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 78 - España va (menos) bien
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 77 - Conflictos de verano
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 73 - El 'octavo' borrador
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 72 - Nueva lectura del neutralismo
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 71 - Técnica del tapado
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 70 - El hecho diferencial en la construcción europea
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 69 - ¡Míreme a los ojos, Sr. Tamayo!
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 68 - Cuestión de estado
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 65 - La regla d’Hont y los partidos ‘bisagra’
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 64 - Se les acabó el tiempo
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 63 - Lecturas inverosímiles
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014