Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 sábado, 19 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 136
Semana del 09/10/2004
No entiendo nada


Manuel Salvador Morales
A HORA me entero de que en España tenemos una “monarquía aconfesional” y que eso quiere decir que nuestra Familia Real no puede posar en una fotografía con eclesiasticos católicos, ni concurrir a actos donde asistan sacerdotes representantes de la Iglesia (la Católica, claro), digo yo.

Si sabía que nuestro flamante Presidente del Gobierno, señor ZP, le gustaba presumir de su laicismo y, para demostrar cuán profundo y arraigado está, arma una buena gresca con la Iglesia (la católica, claro) cada vez que se le presenta la oportunidad, y, de paso, deja la enseñanza de la Religión fuera de base.

Me parece muy bien, aunque a nadie le importe ni me lo haya preguntado, que el señor Zapatero tenga sus convicciones religiosas, o carezca de ellas, y, además, las manifieste o las deje de expresar. Ese es su derecho de ciudadano.

Puede alborotar con la Iglesia, sea cual sea (en especial con la Católica, claro, porque goza de sus preferencias), cuando lo estime oportuno, aunque en este caso ésa es su responsabilidad y recogerá sus réditos, porque con ello afectará a muchos españoles y condicionará su respuesta a la hora de votar.

En cuanto a la enseñanza de la Religión, el lugar en que la coloque o la importancia que le atribuya el señor ZP y su Gobierno, es potestativo de su derecho a gobernar y, en este caso concreto, aunque esta materia la haya relegado a un papel casi testimonial, eso no la va a afectar porque los sentimientos y las creencias religiosas se infunden, o se deben infundir, en el propio hogar. Ya, en tiempos del muy católico Francisco Franco, la Religión era, con la Educación Física y la Formación del Espíritu Nacional, una de las “Tres Marías”, asignaturas con relevancia secundaria, lo que no impidió que los españoles fueran mayoritariamente católicos.

Así que no nos rasguemos las vestiduras. La Religión siempre va a subsistir, porque le es necesaria al ser humano. Mi tío, el del pueblo, que es un saco de sentencias, en ocasión de una de estas trifulcas Gobierno – Iglesia, me dijo: “No hay que preocuparse, los hombres son religiosos en su propia defensa, porque si son tan corrompidos teniendo religión, ¿cómo serian si no la tuvieran?”.

A SANTO DE QUÉ

PERO las cosas están discurriendo por otro cauce, ya que, hasta dónde mi tío, el del pueblo, y yo, llegamos, el señor ZP y los suyos pueden creer o pensar en lo que sea, porque son una cosa, y otra muy distinta es la Monarquía. Y, ahora sí que no entiendo nada. Vean por qué.

Leo, en los medios digitales “Hispanidad” y “El Semanal Digital”, reproducidos por “Vistazo a la Prensa”, -pero lamentablemente en ninguno de los tan bien informados diarios de papel -, que, en Pamplona, don Felipe y doña Leticia, Príncipes de Asturias, invitados a inaugurar la nueva etapa del Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, obra corporativa del Opus Dei, que con este laboratorio se incorpora a la vanguardia de la investigación en España en algo tan novedoso como las terapias con células madre adultas no embrionarias, ocasionó algo tan ridículo como que el arzobispo de Pamplona bendijera las instalaciones veinticuatro horas antes de la inauguración, de forma muy discreta, y que el vídeo fuera proyectado al día siguiente, durante el acto inaugural, presidido por los Príncipes.

Dice “El Semanal Digital” que “el presidente navarro y el Centro de Investigación recibieron una cristalina sugerencia de la Casa Real. Les trasmitieron la “lindeza” de que España es un Estado aconfesional y, atendiendo a esta realidad, no era conveniente que los Príncipes de Asturias y el prelado coincidieran en el acto”. E “Hispanidad” publica: “La Casa Real advirtió que España es un país laico, para luego utilizar el término “monarquía aconfesional”. El comunicante regio hizo especial hincapié en el hecho de que el heredero del Trono no podía aparecer “en la misma foto” con un obispo”.

Por favor, ¡socorro! Que alguien me explique eso porque, de verdad, no entiendo nada de nada. Y, de camino que se lo explique también a los de Matomoros del Tagarete y a mi tío el del pueblo. Porque el señor ZP puede ser todo lo laico y aconfesional que desee, pero eso no tiene que ser contagioso para que la Casa Real se comprometa con un “talante” ajeno a su propia función institucional

¡CUIDADO CON LAS MARGINACIONES ¡

NO soy tan torpe que no entienda que ya, en España, no existe una religión oficial. Hasta ahí de acuerdo. Que por esa razón nuestra Monarquía como Institución no esté adscrita a ninguna religión también lo alcanzo a comprender. “¡Que no soy tan cerrado de mollera, leñe ¡”, como diría mi tío. Pero por más esfuerzo que hago no puedo concebir que tiene que ver eso con que el Rey, la Reina, el Príncipe, las Princesas, o cualquier otro miembro de la Familia Real, en el ejercicio de lo q ue representan, asistan a una ceremonia religiosa de cualquier índole, con la presencia u oficiada por un clérigo de una iglesia, (incluida la Católica, claro), y que los fotografíen sin buscar exclusiones.

Según puedo deducir, a partir de ahora ni el Rey, ni nadie de la Familia Real podrá inaugurar una sinagoga, ni asistir a una ceremonia oficial judía, si hay rabinos presentes. Ni tampoco participar en ninguna celebración en una Mezquita, porque habrá Imanes, y mucho menos acudir al Vaticano, cumplimentar al Patriarca de la Iglesia Griega, ni siquiera concurrir a un bautizo, primera comunión, funeral, etc, con carácter oficial, porque cualquiera de estos actos, y su presencia en ellos, vulnera el carácter aconfesional de la Monarquía, declarada por la Casa Real. Eso me lo explico a medias por eso de la contaminación , ya que “aconfesional”, según la RAE, es “que no pertenece ni está adscrito a ninguna confesión religiosa”, y, por lo visto, estar junto a un religioso, o aparecer en una foto con él, es estar adscrito a la fe de ese clérigo, que la expande a su alrededor.

Y se me plantea otra duda, no sé si metódica, perpleja, vacilante, recelosa o suspicaz, pero fuerte duda al fin: ¿El Rey es aconfesional o profesa una religión (la Católica, claro)?, y si el Rey, que es el Jefe del Estado está adscrito a una confesión, ¿puede rechazar u obviar las acciones inherentes a su fe, como puede ser la bendición de unas instalaciones, para encomendar sus trabajos a Quién, según la convicción de quienes creen, todo lo puede?. ¿Y de su heredero qué? No vamos a tocar lo de la contaminación de quién ejerce una Jefatura con lo que comanda, ni de cómo la parte no puede ni debe condicionar o imponerse al todo, ni éste puede dejarse manipular.

¡QUÉ GOL !

CREO, de muy buena fe y con todo respeto, que alguien le ha metido un gol –digno del Real Madrid de antes – a quién no debiera haberse dejado sorprender. “¿El gol no lo habrá metido el Barcelona?”, preguntó mi tío, el del pueblo, que siempre se mete en todo. ”Es que ahora está el primero en la Liga y además tiene forofos muy importantes”, añadió.

No lo sé, y necesito que me lo expliquen. Pero lo que sí tengo tan claro como el agua de la Fuente del Avellano, es que la mayoría del pueblo español es católico, y que el principal valor de nuestra Monarquía es el de integrarnos a todos los españoles, a pesar de nuestras diferencias, y así nos ha ido muy bien durante los casi treinta últimos años.

No traslademos nuestras fobias y filias a una Institución que, a toda costa, hay que mantener por encima de todo y de todos. Y mi tío apostilló: “Yes “.
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 159 - El preso 827, de la quinta galería, piso tercero (Regalo para un nonagenario)
Edición 158 - La torre de Babel
Edición 157 - Sólo para tontos
Edición 156 - ZP es feliz, Pepiño ironiza y Acebes da risa
Edición 153 - ‘Trespatines’: la carcajada sana
Edición 152 - Ponga un cubano en su vida
Edición 150 - Esto son lentejas....
Edición 144 - Demasiadas preguntas sin respuesta
Edición 142 - Zapatero, el rey de la selva
Edición 138 - No te escondas para teñirte el cabello
Edición 137 - Cada vez entiendo menos (2)
Edición 135 - Menos caciques y más indios
Edición 134 - Los 'metrosexuales' del señor Pérez
Edición 70 - Dictaduras ‘paridas’ por las urnas
Edición 69 - El señor Pérez y el negocio ‘redondo’ del Real Madrid
Edición 68 - El enemigo del hombre
Edición 67 - Se zurcen virgos
Edición 66 - ¡Cualquiera se fía de mi tío!
Edición 58 - ¿Por qué los EE.UU no invaden a Cuba?
Edición 57 - Los cuentos de las mil y una noches (2)
Edición 55 - Los cuentos de las mil y una noches
Edición 54 - El Ladrón de Bagdad
Edición 50 - La magia de Emilio Romero
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014