Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4131
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 viernes, 25 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 139
Semana del 29/10/2004
Al Consejo General del Poder Judicial


Miguel Ángel Loma
A NDRÉS PAÑOLITO MEDIO, mayor de edad, en pleno uso de mis facultades, algo mermadas tras el padecimiento de largas horas de sufrido televidente, pretendiendo echar una mano a la Justicia en lo que pueda, y se deje, ante ese alto Consejo me compadezco y

DIGO:

Que viendo lo que uno ve y oyendo lo que uno oye, tal y cómo está de revuelto el patio mediático con el imparable y crecido protagonismo de famosos, famosillos y famosetes, que saltan y asaltan de cadena en cadena con el beneplácito, hospitalidad y millonaria generosidad retributiva de productores y directores de programas televisivos y prensa del corazón que, pobrecitos ellos, sólo se limitan a darnos la bazofia que les demandamos, según nos demuestran fehacientemente con las mediciones de audiencia y videncia que ahora se denominan «share», considero de urgente prioridad la creación de un nuevo orden jurisdiccional cuyo objeto exclusivo sea el conocimiento de los trascendentales asuntos relacionados con las demandas, denuncias, querellas, interdictos, secuestros de vídeos, prohibición de apariciones, intervenciones, réplicas y contrarréplicas, etc., generados por problemas de bragueta y casquería sentimental, que requieran para su pacífica (es un decir) resolución, la intervención de jueces y demás profesionales del Derecho. Dicho orden jurisdiccional tendría como finalidad descargar a la jurisdicción ordinaria (con perdón) de un tipo de asuntos que, si atendemos a la veracidad de todo lo que se dice y cuenta en la tele, constituye sin ningún género de dudas la actual causa del colapso judicial existente en nuestro país.

ESTA PETICIÓN LA FUNDAMENTO EN LAS SIGUIENTES ALEGACIONES (y consejos al Consejo)

PRIMERA: Que pese a que en las encuestas del CIS el personal siempre responde que lo único que ve en la tele son los Documentales de “La 2” sobre la triste vida de las tortugas de Pernambuco y sus graves problemas para el apareamiento con los cada vez más inapetentes tortugos, la cruda realidad nos demuestra que lo que realmente preocupa a la gran mayoría de nuestra gente son los amores, desamores, noviazgos, matrimonios, separaciones, nulidades, divorcios, arrejuntamientos, «ahítequedas», embarazos, prepartos, pospartos, cuernos, recuernos, rabos, oreja y vuelta al ruedo mediático, generados por los inefables protagonistas de los programas basurilla y demás zurrapa pseudoinformativa, que tienen en vilo al personal ante la llamada caja tonta, que de tonta no tiene un pelo porque bien sabe lo que busca con este tipo de programación.

SEGUNDA: Que de todos es conocida la feraz hemorragia de solicitudes, reclamaciones y demandas que nacen de las generosas relaciones de estas nuevas estrellas mediáticas, hemorragia agravada además por la circunstancia, nada desdeñable, de que no son personas, personajes o personajillos que tengan un abogado, como suele suceder con todo hijo de vecino que no sea un magnate de las finanzas, sino que disponen de una pléyade de profesionales del Derecho a su servicio, como demuestran las expresiones tan habituales que salen por sus siliconados labios, en frases como «Eso ya está en manos de mis abogados», o aquello otro mucho más contundente, de «Mis abogados •tevanameté” una demanda “porlopená” que te “vasacagá” “porlas patasabajo”», y otras advertencias jurídico cautelares de similar naturaleza.

TERCERA: La denominación de este nuevo orden jurisdiccional podría ser muy bien la de Jurisdicción del corazón, Jurisdicción de la entrepierna, del bolsillo, o de donde finalmente se compruebe que corresponda, ya que no se sabe bien en dónde radica exactamente el origen de los inconfesables intereses de este tipo de justiciables. (Pero por favor, que ni en broma se denomine nada relacionado con la extinta Jurisdicción del Trabajo, que con sólo oír esta palabreja podrían ser presa de un ataque de vómitos, regüeldos y flatulencias variadas, que echarían a perder todo el glamour con que se envuelven estos personajes).

CUARTA: Las salas y habitáculos donde tuviesen lugar las celebraciones de las vistas relacionadas con este tipo de asuntos, deberían estar habilitadas para acoger delegaciones y representantes de la denominada Prensa del corazón, y de esta manera no tener que padecer los numeritos de carreras, desmarques dentro del área y quiebros de cintura, de estos personajes por los pasillos de los Juzgados, perseguidos por los chicos y chicas de la prensa que, alcachofa en mano y cámara en ristre, tanto turban y perturban el pacífico desenvolvimiento de los asuntos ordinarios de las demás jurisdicciones. Asimismo sería conveniente que tales salas dispusieran (al igual que sucede en los centros deportivos) de cabinas con equipamiento técnico necesario para proceder a la emisión en directo del desarrollo de los juicios. Y ya puestos, tampoco vendría nada mal la creación de un nuevo cuerpo de funcionarios judiciales especializados en maquillaje y retoques faciales, e incluso implantaciones sobre la marcha de inyecciones de toxina botulímica, que no hay derecho a que te cojan con la carita lavada y recién salido de tu casa, en unos primeros planos que quitan todo el glamour. Ni que decir tiene, que las togas que utilizasen los profesionales de la justicia en este tipo de asuntos, podrían ser de vivos y atrevidos colores, superando el ceniciento y triste color negro con el que tanto gusta adornarse la justicia, como si eso de pisar los tribunales como querellante y querellado, acusador y acusado, demandante y demandado, no fuera una actividad gozosa, divertida y lucrativa.

QUINTA: Igualmente, y como elemento de auxilio judicial para evitar el estrés o incluso el escuatro, que implicaría un exacto conocimiento de los antecedentes que este tipo de asuntos producirían en los jueces, sería muy conveniente la dotación en cada Juzgado de un grupo de asesores compuesto por tertulianos especialistas en la materia procedentes del mundillo rosa. Esta sería la única fórmula eficaz para evitar las agotadoras sesiones previas que exigirían a cada juez llegar a un conocimiento medianamente acertado sobre las relaciones existentes entre las partes (del proceso), y descifrar que, por ejemplo, uno de los grandes personajes que puede suscitar el máximo interés popular puede ser la ex amiga del ex novio de la amante del chófer de una joven que mantuvo una relación con un tipo que pasó una semana en la casa del Gran Hermano, y con el que tuvo una hija que aparece con un tomate en la cara cuando a la inocente criatura la sacan por la tele.

EN FIN..., QUE POR LO EXPUESTO,

SOLICITO: Que atendiendo al buen orden y concierto de los juzgados y tribunales, y para su mejor desarrollo y funcionamiento, sea atendida mi petición en todos sus puntos.

Por ser todo ello de justicia (aunque no estoy muy seguro) que pido (¡será por pedir!) en Sevilla, a principios de un siglo XXI que, de continuar tal como va, no sabemos muy bien en donde acabará.
approval
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 633 - Una cosa muy bonita
Edición 632 - Una cosa muy bonita
Edición 631 - El obispo y la ola
Edición 629 - Derecho al cuerpo
Edición 628 - La barbarie y el carnaval
Edición 625 - Inmigrantes e inmigrantes
Edición 620 - Hablando en inglés
Edición 619 - Que se mueran
Edición 618 - Despejando variables
Edición 617 - Regreso a la caverna
Edición 616 - La «cultura de la tapa»
Edición 615 - Hasta que te toca
Edición 614 - Sobre la reinserción
Edición 612 - Quien nace lechón
Edición 611 - Héroes del conflicto
Edición 609 - El circo en Cataluña
Edición 608 - El humor negro de Rubalcaba
Edición 608 - Barra americana
Edición 607 - «Aborto es sangrado»
Edición 605 - Obsesionados e ingenuos
Edición 604 - Matrimonio hoy
Edición 600 - El nombre de las cosas
Edición 599 - Qué ingratos somos
Edición 598 - Los esclavos de Ridley Scott
Edición 598 - Picos y morros
Edición 596 - Lo repugnante y ¿lo aceptable?
Edición 595 - Pablo Iglesias y una mujer de partido
Edición 594 - Un gran cínico
Edición 590 - Monseñor Martínez y el aborto
Edición 588 - Otra burla más
Edición 587 - Recortando gastos
Edición 586 - De la tele a la realidad
Edición 585 - La zorra y el gallinero
Edición 584 - El reloj de Obama
Edición 582 - Boston, tan lejos, tan cerca...
Edición 581 - Luces y sombras de la Thatcher
Edición 580 - Perritos colchoneros
Edición 579 - ¿Todo es respetable?
Edición 578 - Que lo paguen
Edición 576 - Comunismo liberador
Edición 575 - Libertad ¿para quién?
Edición 574 - El Papa que se va
Edición 571 - Las dos Biblias de Obama
Edición 570 - Sevilla y Pilar Bardem
Edición 566 - Papanatas y papafritas
Edición 565 - Profeta Messi
Edición 564 - Madres coraje
Edición 563 - Comisión Miliki
Edición 562 - El PP y su modelo de sociedad
Edición 561 - Los otros desahuciados
Edición 560 - «Zapatelo, ese homble»
Edición 559 - Ken Follet y la guerra civil
Edición 558 - No es problema
Edición 557 - En caliente
Edición 556 - Extraña campaña
Edición 552 - San... tiago Carrillo
Edición 548 - «Ecce momo»
Edición 547 - Un acto simbólico
Edición 546 - Vivir por encima
Edición 544 - Rupérez y la «heroicidad» de los etarras
Edición 542 - Los malos están ganando
Edición 539 - Piscinas para el olvido
Edición 537 - El honor de una víctima
Edición 536 - Monseñor Sistach y El Rocío
Edición 534 - De neonazis
Edición 532 - Un comienzo «ejemplar»
Edición 529 - Un obispo, Carrillo y TVE
Edición 528 - De tres cosillas tomadas de ABC
Edición 527 - Tetas y progresismo
Edición 524 - ¿Progresismo es progreso?
Edición 523 - ¿Por qué traducirles?
Edición 521 - Bebés medicamento
Edición 520 - Audaces emprendedores
Edición 519 - ¿Por qué recordar?
Edición 518 - Menudo pájaro
Edición 514 - Violencia ¿de qué género?
Edición 512 - Las fotitos de Paz Vega
Edición 507 - El mal menor
Edición 501 - Ampliando vocabulario
Edición 490 - Verdades que duelen
Edición 485 - Vargas Llosa y el Rocío
Edición 476 - La doble moral de la telebasura
Edición 471 - Alfonsito posguerra, cazador de pajarillos
Edición 467 - Tsunami multicultural
Edición 465 - Zarrías y los muertos del PSOE
Edición 458 - Matarile progresista
Edición 457 - Normas superfluas
Edición 456 - La mona de Rubalcaba
Edición 452 - ¿Acoso y derribo?
Edición 451 - ¡Qué guay es ir de gay!
Edición 449 - Prostitución y dignidad de la mujer
Edición 441 - Sensibilidad de conciencia
Edición 440 - Tras los toros, nuevos retos
Edición 436 - De burkas y libertades
Edición 435 - Distancia de Saramago
Edición 434 - No se enteran
Edición 433 - Un poquito de memoria histórica
Edición 432 - Toreros
Edición 430 - El extraño caso de Miss USA 2009-2010
Edición 429 - Indecente
Edición 425 - Preparados sí que están...
Edición 424 - Acciones ejemplares
Edición 421 - Guardia Suiza
Edición 418 - La última esperanza
Edición 417 - En Ginebra
Edición 414 - ¿Cadena perpetua? ¡Nunca!
Edición 412 - De adolescente a menopáusica
Edición 408 - Feliz vanidad
Edición 399 - El pollo de Andreíta
Edición 398 - Recuperar Al Andalus
Edición 396 - El conejo de Amenábar
Edición 395 - La foto de las hijas de Zapatero
Edición 395 - Democracia y aritmética
Edición 393 - ¿Maduros o cocidos?
Edición 390 - Consignas abortistas
Edición 388 - Palabras gastadas
Edición 387 - Pedraz, el Tour y el himno de España
Edición 381 - Chiringuitos
Edición 378 - La lógica pepera del voto ante el aborto
Edición 375 - Woody Allen y el sentido de la vida
Edición 371 - De grumos y grumetes
Edición 370 - Nuevo escándalo papal
Edición 369 - De Herodes a Pilatos
Edición 354 - El doble discurso ante el aborto
Edición 350 - Reputada Diputación
Edición 348 - La última de Vizcaíno Casas
Edición 347 - Carmen Chacón y el ONGército español
Edición 338 - Despeñaperros laicista
Edición 337 - Constitución no tan estricta
Edición 334 - Uniformidad (des)informativa
Edición 330 - La solidaria CEAPA
Edición 329 - Sobre el último análisis del «Observatorio de la Violencia Doméstica y de Género»
Edición 328 - Ética por módulos
Edición 325 - A precio de sangre
Edición 324 - ¿Ampliar los abortos? Misión imposible
Edición 322 - Una película de buenos y malos
Edición 320 - Del Jubileo al Bassi Leo
Edición 317 - El tamaño es lo que importa
Edición 316 - Sánchez Gordillo, Queipo y la Macarena
Edición 315 - Y ahora viene la segunda, que es la más interesante…
Edición 313 - A la intemperie
Edición 310 - ¡Vaya birria de descubrimiento!
Edición 309 - Diez años y un día
Edición 308 - Casi un cuento de la pasada Navidad
Edición 306 - La Iglesia del PSOE
Edición 304 - Mirar para otro lado
Edición 302 - Blas Infante y el café para todos
Edición 296 - ¿Coraje o prepotencia?
Edición 294 - Verdades incómodas y mentiras
Edición 287 - Cambio de rumbo
Edición 286 - Consejitos contra el fuego
Edición 285 - La ley, la bandera y la EpC
Edición 284 - ¿Cuestión genética?
Edición 281 - El hipócrita escándalo de Ardales
Edición 280 - Investigando desde el sillón
Edición 279 - La EpC y el timo de la estampita
Edición 278 - Cuando ganaban los buenos
Edición 277 - Progresismo y violencia de género
Edición 276 - El supermercado del voto
Edición 274 - La falsa imagen del Rocío
Edición 272 - Movidas ante la Educación para la Ciudadanía
Edición 271 - Ya están aquííí...
Edición 269 - ¿Cui prodest esta locura?
Edición 268 - El tomate de Carrillo
Edición 267 - «No me arrepiento de nada»
Edición 266 - Penitente 2007
Edición 265 - El extraño caso de las Diputadas andaluzas
Edición 264 - La eutanasia que viene
Edición 263 - Moral de Estado
Edición 257 - Terrorismo, diálogo y comprensión
Edición 255 - El Ejército y sus funciones
Edición 254 - Zetapé y el Principio de Peter
Edición 253 - ¿Laicismo clasista?
Edición 250 - El loro, la lechuza y los observatorios
Edición 249 - El menú de la Ministra
Edición 248 - .
Edición 242 - Eutanasia y «Etanasia»
Edición 240 - Incoherencias populistas
Edición 233 - La Iglesia vasca y el perdón
Edición 232 - Eta y la cabra mentirosa
Edición 231 - Victimismo y demagogia
Edición 230 - Veranito de amores
Edición 223 - Lo peor del Código Da Vinci
Edición 222 - La mentira del aborto
Edición 221 - Salomón y el Reino de las Autonomías
Edición 215 - Tolerancia semanasantera
Edición 213 - Tiempos de progreso
Edición 212 - «Los obispos tienen un problema»
Edición 210 - Una proposición muy decente
Edición 209 - Las ofensas públicas al cristianismo
Edición 206 - Memoria histórica
Edición 196 - Constitución de puertas abiertas
Edición 195 - El rol del progresismo
Edición 188 - Lluvia solidaria por Decreto-ley
Edición 187 - Educación en Andalucía: la Primitiva de doña Cándida
Edición 178 - No es lo mismo
Edición 177 - «Hiprogresía»
Edición 175 - Observando violencias
Edición 174 - El síndrome de Rabat
Edición 173 - Sus sabias señorías y el experto Zaplana
Edición 167 - Comprobar la homosexualidad
Edición 164 - Ratzinger o la hora de definirse
Edición 162 - Cada uno con lo suyo
Edición 161 - Cianuro progresista
Edición 154 - La ética del tobogán
Edición 153 - Los olvidados
Edición 152 - Breve Catecismo Progresista
Edición 151 - Bono, el muñeco católico
Edición 150 - Constitución europea y unidad de España
Edición 146 - «Que cada uno haga lo que quiera»
Edición 145 - Mientras el PSOE ataca, el PP se frota las manos
Edición 137 - Mortadela con aceitunas
Edición 136 - Superzetapé, el desmitificador incorrupto
Edición 133 - Objetivo: cargarse el matrimonio y la familia
Edición 129 - La nueva «eZPaña»
Edición 124 - Amnesia selectiva
Edición 118 - ¿Será también lo mío «insomnio transitorio»?
Edición 117 - Golpe a golpe
Edición 116 - Gibson y Almodóvar
Edición 114 - Bellas Artes de Madrid: punto y seguido
Edición 113 - Moros y cristianos
Edición 110 - Tolerancia semanasantera
Edición 108 - Sólo dialogan los vivos
Edición 105 - Pasión por Gibson
Edición 104 - Esa gente que se entiende
Edición 102 - El desmadre de las células madre
Edición 101 - Democristianos de Troya
Edición 94 - Enigmática felicitación navideña
Edición 92 - Doña Inmaculada Constitución
Edición 89 - Normas dinásticas
Edición 88 - Christine Ruiz-Picasso y la religión
Edición 74 - Linces ibéricos
Edición 70 - «Superembriones»
Edición 69 - Censura y telebasura en TVE
Edición 66 - Un elefante silencioso
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014