Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 lunes, 01 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 143
Semana del 26/11/2004
Taparlo todo y pelillos a la mar
secured payday loans online


Matías J. Ros
ESTE lunes pasado han comparecido ante la Comisión de investigación del 11-M, el teniente coronel Bolinaga, el general Laguna, y su sustituto el coronel Búrdalo.
La supuesta finalidad de estas comparecencias era arrojar luz sobre el escándalo de la cinta grabada por el agente Campillo al confidente Lavandero, ausentes en la comisión por prohibirlo el PSOE. En la comparecencia, Bolinaga no le dio importancia a la grabación, Laguna dice que se enteró por la prensa y Búrdalo dijo que hubo negligencias.
Pero un informe de la (siniestra) UCO, que enarboló el general Pedro Laguna, pone en evidencia al coronel Hernando. Supone un dato nuevo muy interesante que profundiza en la trama asturiana de la espantosa matanza del 11-M.

Acerca la Operación Serpiente, iniciada por la Guardia Civil a raíz de que el benemérito agente Campillo hablara (y grabara) a Lavandero, el general Laguna, increíblemente manifestó no tener noticia de ella hasta 18 meses después, en febrero de 2003, en una reunión de coordinación entre las dos comandancias asturianas. En esa reunión decidió que la Comandancia de Oviedo se encargara de la investigación relativa a las confesiones de Nayo contra Toro y Trashorras. Así se lo contó el capitán Montero, de la Policía Judicial de Gijón, que a su juicio era quien debía habérselo comunicado a su superior, Rodríguez Bolinaga. Laguna, como hemos dicho, encargó la investigación a la comandancia de Oviedo (mandada por Aldea) y que no era la que seguía a los mineros, pues este seguimiento lo habían iniciado en la comandancia de Gijón mandada por Bolinaga.

Esta investigación no la realizaron solos los agentes de la Comandancia de Oviedo, pues según las declaraciones de Laguna se hicieron junto con los de la (siniestra) UCO, que destacó desde Madrid a dos de sus agentes.
Explicó Laguna que en esa operación había cinco oficiales un teniente coronel, un capitán, los dos oficiales de la UCO, además de los de Oviedo.

El general Laguna dio a conocer una segunda nota de la (siniestra) UCO de fecha 6 de marzo de 2003. En ella se decía que Toro y Trashorras tenían conexiones con mafias organizadas de ámbito nacional.
Sin embargo, En la comparecencia ante la comisión del 20 de julio, el coronel Hernando, Jefe de la UCO dijo que después del día 27 de febrero de 2003, fecha en que remitió esa nota informativa en la Comandancia de la zona de Asturias, ni él ni la UCO habían tenido ninguna relación, contacto, conocimiento de investigación o algo por el estilo, relacionado con los explosivos.

El informe revelado por Laguna es posterior a esa fecha. Dijo este lunes pasado, 22 de noviembre, que la operación conjunta duró cinco o seis meses más y que no era una operación en Asturias. Manifestó esta información en su respuesta al representante del PP, del Burgo, que reprochó al ex alto mando de la Guardia Civil asturiana que, habiendo dos notas de la UCO sobre la actividad delictiva de Trashorras y Toro no se pusiera en marcha una investigación judicial. Laguna lo justificó manifestando que no había nada para trasmitir a los fiscales, pues él no tenía conocimiento de lo que se estaba haciendo hasta el mes de abril. Aseguró asimismo que esta nueva nota de la UCO no le fue entregada a él personalmente pues no era una operación en Asturias, no era local.

El representante de los populares le preguntó que si teniendo conocimiento de que había una trama de tráfico con explosivos, cómo los investigadores no se preguntaron quiénes podían ser los clientes de Toro y Trahorras y si no llegaron a pensar que pudieran ser grupos terroristas. Contestó Laguna, que creía que en un tema delincuencial de término medio y localizado nunca se ha puesto en contacto con grupos terroristas. No había noticias de la conexión con los moros, eso no sale en las investigaciones. Las alarmas no sonaron en ninguna de las investigaciones de Asturias. Del Burgo replicó que si se habla de tráfico de drogas, éstas llevan directamente a los moros.

Laguna manifestó que su responsabilidad era entregar el escrito a los responsables asturianos del operativo. Nadie le insistió sobre el tema ni se quejó de que hubiera problemas para poner en conocimiento del Juez la investigación. Al preguntarle Del Burgo por qué no se lo dijeron a la Justicia replicó que “a mí no me lo pregunte”.

Asimismo, Laguna se refirió también a la operación contra ETA que se realizó en Mieres en diciembre de 2003, cuando agentes antiterroristas investigaron si tenía la banda terrorista un piso franco después de haber hallado una foto de un tren en una furgoneta de la furgoneta interceptada en Cañaveras (Cuenca).

A preguntas del representante del PSOE, Álvaro Cuesta, contestó que esta información no se correspondía con ninguna realidad y no había tenido conocimiento. Del Burgo le recordó la información publicada en la prensa asturiana en marzo de 2004 en la que se decía que unos agentes habían estado en Mieres enseñando a los lugareños la fotografía de la locomotora y de dos terroristas de ETA para tratar de averiguar si habían estado allí.

El general Laguna terminó diciendo que los mandos de la Guardia Civil no habían formado parte de una corrupción de trapicheos de drogas, prostitutas, tráfico de coches y explosivos, y es prueba de ello que el Gobierno anterior ha condecorado a sus representantes por la lucha contra delincuencia, ni mucho menos han formado parte de esa maquinaria de una conspiración política. Sin capacidad de defensa se están extendiendo estas insidias, sin prueba alguna, en algunos medios de comunicación. Barbaridades que nadie en su sano juicio puede defender salvo mentes enfermizas. Lo que han hecho es trabajar con seriedad, lamentando más que nadie no haber tenido éxito en las investigaciones.

En medio de estas nuevas revelaciones, el Ministerio del Interior ha remitido una orden a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la que se insta a sus mandos a no hacer declaraciones sobre el 11-M hasta que no terminen los trabajos de la comisión de investigación.

La proposición de matar al confidente Lavandero que reveló a la Guardia Civil la implicación de Trashorras y Toro en el tráfico masivo de explosivos se hizo a raíz de la denominada Operación Pipol, llevada a cabo en julio de 2001 y en la que los dos resultaron detenidos. La actuación policial, realizada después de que Lavandero denunciara a los dos ante la Policía, se inició por funcionarios de la Brigada de Estupefacientes de Gijón y en ella también intervino la de Avilés, a cuyo mando estaba el inspector jefe Manuel García, Manolón.

A partir de ese momento, Trashorras, que no ingresó en la cárcel, a diferencia de su cuñado, se hace confidente de este responsable policial de Avilés. Por esta operación tuvo que prestar declaración el lunes desde la prisión de Aranjuez Rafá Zouhier mediante videoconferencia ante el juzgado número 1 de Gijón.

Durante su interrogatorio reveló la presunta petición de Trashorras y su mujer para asesinar a Lavandero. Explicó que el matrimonio le propuso asesinar a un chivato, aunque en ningún momento le facilitaron la identidad de la persona a la que querían matar. Zouhier dijo que tras conocerse la grabación de Lavandero no tiene duda de que la pareja se refería a éste.
Esta afirmación de Zouhier concuerda con los temores que tenía Lavandero en la grabación relacionados en el sentido de que tanto Trashorras como Toro habían sido alertados de las denuncias que había formulado contra ellos a la Policía. Según dijo Lavandero, Trashorras le reprochó que les acusara de traficar con explosivos y le dijo que lo había sabido mientras cenaba con un jefe de Avilés.

Al conocer las filtraciones de la Policía, fue cuando Lavandero decidió ir a la Guardia Civil. En su grabación se quejaba de haber hablado con ellos, lamentando su falta de profesionalidad.

La Jefatura Superior de Policía de Asturias abrió una investigación interna, al mismo tiempo que la
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 189 - Personas influyentes
Edición 186 - Cadáveres en la piscina y explosivos sin iniciadores
Edición 185 - Informe actualizado sobre mafias extranjeras que operan en ESPAÑA
Edición 184 - La más tenebrosa de las sendas
Edición 170 - ¿Participó ETA en el 11-M? (y 2)
Edición 169 - ¿Participó ETA en el 11-M? (1)
Edición 159 - Acebes no se enteraba de nada
Edición 158 - En el Primer Aniversario del 11-M
Edición 156 - El incendio de la torre Windsor
Edición 155 - Seguimos sin equivocarnos
Edición 153 - Un ‘NO’ como una catedral
Edición 152 - De corte a checa
Edición 150 - De las intenciones de ETA, del mercurio rojo y de lo que nos espera
Edición 149 - Sangre, sudor y lágrimas
Edición 148 - MANIPULACIÓN DEL TERRORISMO (Análisis del 11-M y sus objetivos)
Edición 147 - El cuarto confidente y otras cosas inquietantes
Edición 145 - Están ‘pringaos’
Edición 142 - Más que un complot
Edición 141 - La Guardia Civil lo sabía
Edición 139 - Somos demasiados
Edición 137 - De la dinamita, de los detonadores y de sospechosas actitudes
Edición 129 - Nuestro amigo el rey
Edición 128 - Las mafias en España
Edición 127 - ATANDO CABOS (11).- Los que saben demasiado
Edición 126 - ATANDO CABOS (10).- La sombra de Caín
Edición 125 - ATANDO CABOS (9).- Tres partidas de explosivos
Edición 124 - Atando cabos (8).- ¿Qué pasó antes del 11-M?
Edición 122 - ATANDO CABOS (7).- Sospechosos habituales
Edición 116 - Atando cabos (6)
Edición 115 - Atando cabos (5). - La pista americana
Edición 114 - Atando cabos (4)
Edición 113 - Atando cabos (3)
Edición 112 - Atando cabos (2)
Edición 111 - Atando cabos
Edición 109 - Atocha, 55, segundo piso. 24 de enero de 1.977
Edición 108 - El incendio de ‘La Escala’
Edición 106 - El juego del rol
Edición 105 - El matamendigos
Edición 103 - El crimen de los Urquijo
Edición 102 - La bailarina estrangulada
Edición 101 - Un destino fatal
Edición 100 - La mano cortada
Edición 99 - El crimen de la calle de La Greña
Edición 98 - Asesinado por error
Edición 97 - ¿Quién mató a Araceli?
Edición 94 - Relatos policiales.- XVII. La extraña muerte del presidente del Málaga C.de F.
Edición 93 - Los crímenes de Jarabo
Edición 92 - Relatos policiales XV.- Abandono de familia
Edición 91 - Relatos policiales XVI.- Tallo de hierro
Edición 90 - Relatos policiales. XV- La estanquera asesinada
Edición 89 - Relatos policiales. XIV,- La parricida de Lorca
Edición 88 - Relatos policiales XII.-La casada infiel
Edición 87 - Relatos policiales XII.- Los Galindos
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014