Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 viernes, 19 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 32
Semana del 18/10/2002
El poeta del Alhelí y la Prensa gratuita
There are competitive with cash advance payday loan and to their job seriously.


Jesús Pozo
N OS ha contado esta semana el poeta Benjamín Prado (más conocido últimamente en el mundo de la intelectualidad oficial por su amistad con el fallecido Rafael Alberti) sus preocupaciones por la existencia de Prensa gratuita desde la atalaya que supone la columna del periódico que más vende en este país y que atiende por el mismo nombre. Viene a decir el ex compañero de “Diario 16” que estos negocios son un peligro para la democracia y la libertad. Intenta, –utilizando el manido recurso de inventarse a un tal Juan Urbano que hace tertulia en el Café Gijón- explicarnos que tales rotativos son peligrosos porque no tienen un buen cuerpo redaccional y, además, porque son un atentado contra los periódicos que se venden en los quioscos.
Es curiosa la perspectiva que sobre la Prensa, el oficio y los negocios tiene Prado. En su artículo (es columnista habitual en el buque insignia del Grupo Prisa) no encuentro ni una sola referencia a los profesionales que hacen esos y los otros periódicos. No entiendo cómo un poeta cultivado en el “Diario 16” de los buenos tiempos y recogido en las páginas del cómodo “El País”, olvida que lo peligroso es hacer medios de comunicación con gente mal o nada pagada. Y en eso están todos por igual.
Para no confundir a los lectores, tengo que manifestar, sin utilizar apócrifos tertulianos del Gijón, que a mí tampoco me gustan los periódicos gratuitos. De hecho no cojo ninguno en la entrada del Metro. No me gustan porque creo que no me aportan nada más a la información que quiero recibir todos los días. Considero, además, que en general (hay honrosas excepciones en esa selva) infravalora nuestro oficio en una sociedad en donde lo único que tiene valor es lo que se cobra. Pero lo que también tengo claro es que no me importa que existan.
La Prensa gratuita o los periódicos publicitarios, como también cabría denominar a la mayoría de ellos, funcionan dentro de ese gran capazo que es nuestra Constitución, y, por tanto, tienen todos sus derechos. Incluso tienen derecho, tal y como está la cosa laboral, a pagar lo que quieran porque hay quien está en su derecho de cobrar lo que quiera. Está claro que, aunque no me guste, tengo que reconocer que hay quien tiene derecho a trabajar y ser explotado si considera que no debe cobrar para medrar antes. Es su problema, pero la supuesta libertad que tenemos le da esa oportunidad.
Esto me parece una barbaridad, una actitud insolidaridad con el resto de los compañeros y una forma de degradar la profesión. Pero, de igual forma, considero que degrada al oficio lo que está ocurriendo con los periódicos que el poeta del Alhelí califica como garantes de la democracia y la libertad en España. A lo mejor considera Prado que comprar reportajes por 6.000 pesetas con fotos incluidas, negociar las informaciones con empresas de asesoría de imagen y tráfico de influencias, silenciar los casos “molestos” para los cercanos ideológicamente o promocionar presuntos escritores afines al gran poder son actuaciones más decorosas.
Por otro lado, la diatriba que publicó el jueves 17 Prado supura un tinte clasista y racista que no quiero dejar pasar. A Benjamín Prado (a Juan Urbano) le preocupa que el 80% de la gente que viaja en Metro lea estos periódicos y no los otros. Sin embargo, no le preocupa que la gente del Metro no tenga dinero para gastar todos los días 1 euro (30 al mes) en Prensa de la suya. El poeta no se da cuenta de que, actualmente, para un trabajador/a gastarse mil duros al mes en Prensa puede resultar imposible. Entre otras cosas, porque a lo mejor, ese dinero ya se lo gastan en la plataforma digital del mismo periódico que este hombre pretende que compren.
Tampoco analiza Benjamín Prado que los periódicos gratuitos sirven de entretenimiento y aprendizaje del idioma (desgraciadamente bastante mutilado) para miles de inmigrantes que no tienen euros ni para la plataforma digital ni para el periódico de pago, ya que, a duras penas tienen para la habitación que comparten con otros seis.
Benjamín Prado también incurre en otra flagrante contradicción cargada de la más pura insensibilidad de quien debe vivir una cuarta por encima del suelo. Es tremendamente centralista. Es curioso que su discurso (el del tal Juan Urbano bajo el que se esconde) se ejecuta contra los diarios que se editan en Madrid (tradicional centro de España) y, además, sobre los que se reparten en el centro de ese centro. Debo pensar que desconoce la realidad de este oficio o no considera que editar Prensa gratuita en Majadahonda, Leganés, Murcia o Sevilla sea peligroso para la democracia y la libertad de la que dice estar tan preocupado. A lo mejor piensa que la libertad y la democracia sólo se defiende en Madrid y, sobre todo, en los intercambiadores y las bocas de Metro.
Mas bien parece que lo que le preocupa al poeta del Alhelí es el cambio en el negocio de la información tal y como se ha entendido hasta ahora.
No le vendría nada mal al compañero unas cuantas clases prácticas en el primer máster en dirección y gestión de empresas radiofónicas que inauguraron ayer sonrientes y orgullosos Polanco y Gabilondo. Es posible que en ese curso le puedan enseñar la aguerrida política comercial de la SER, que la hace permanecer durante varios años como la emisora líder en España. Es curioso que escuchar la radio sea gratis. También le debe resultar chocante a Prado el caso de las televisiones locales. Hasta ahora no hay ninguna codificada y, que se sepa, son tan de poca calidad (también salvo honrosas excepciones) como las generales. Todas son gratuitas. Ahora pregunto a Benjamín Prado: ¿Cuál es la diferencia para desprestigiar y atacar tan burdamente a la Prensa gratuita y no a la radio gratuita o la televisión gratuita? ¿En qué se diferencian? Sinceramente, creo que nunca hubiera escrito ese artículo de “El País” titulado “Maldita prensa gratuita” si hubiera tenido una columna en cualquiera de los periódicos que quiere silenciar.

PD. No me resisto a terminar esta columna sin recordarles que Gallardón lo tiene cada vez más fácil en Madrid. Lo único que tiene que hacer es callar y dejar hablar a Ji-mémez.
approval payday loan
<
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 131 - Pepe Pozo
Edición 128 - Los primeros Juegos Olímpicos del siglo XXI
Edición 118 - El caracol y el mosquito checos
Edición 114 - Rosas para el Príncipe
Edición 113 - El insulto nuestro de cada día
Edición 112 - Aceite con miel
Edición 108 - Un pueblo admirable
Edición 107 - El terremoto
Edición 105 - Hablemos de putas
Edición 104 - Ha nacido Claudio
Edición 103 - El mensaje del niño mago
Edición 102 - Trabajar ‘gratis’ por el progreso de España
Edición 100 - Fundación Príncipe Letiz
Edición 98 - El punto final
Edición 97 - Comenzó el ‘undostrés’
Edición 94 - El príncipe letiz
Edición 93 - Hay señales en el viento
Edición 91 - En barbecho
Edición 89 - Aldeaquemada
Edición 87 - Una lágrima viva
Edición 86 - El cementerio molesto
Edición 85 - El corro de la patata
Edición 84 - El camarero de Aiguablava
Edición 82 - El peluquero
Edición 81 - La fotografía
Edición 80 - El comedero de periodistas de Antena 3
Edición 79 - Encarna y Ernesto
Edición 77 - El bocata y el campo
Edición 76 - Barranquete city
Edición 75 - Otra de 'Segundomundismo'
Edición 74 - Agua fresquita
Edición 73 - El teatrillo de Madrid y los niños iraquíes
Edición 72 - Almería 2005
Edición 70 - Ojo con el ojo móvil
Edición 68 - Democracia S. A.
Edición 66 - Prensa interruptus
Edición 64 - Me reflexiono encima
Edición 63 - ¿Vota la Familia Real?
Edición 62 - El caso Valdepiélagos
Edición 61 - La mariposa amarilla
Edición 59 - El entierro de la ecotasa andaluza
Edición 58 - El más 'listo' de los listos
Edición 57 - Readmnisión para Inocencio Arias
Edición 56 - Labordeta y los dos cubos de agua
Edición 55 - La sangre siempre llueve boca arriba
Edición 53 - Los espíritus que vienen
Edición 52 - La resurrección de Nicolás Salmerón
Edición 51 - El pilón de San Martín
Edición 49 - Más sol y menos petróleo
Edición 48 - ¿De quién nos salva esta vez Ulises?
Edición 47 - El penúltimo cabreo de Otegui
Edición 46 - El circo a costa de Dónovan
Edición 45 - Mis eructos (que nunca pude llegar a ejecutar en condiciones)
Edición 44 - Huelga en los invernaderos
Edición 43 - Siete más
Edición 42 - Manzanilla y jibia en salsa
Edición 41 - Hoy me aprovecho
Edición 40 - El 'segundomundismo"
Edición 39 - El galipote civil
Edición 38 - Hotel para forenses
Edición 37 - El agua de mi vida
Edición 36 - Fórmulas magistrales
Edición 35 - El golpe del 7-J
Edición 34 - Galardones atrofiados
Edición 33 - El banco de pruebas del PP está en Almería
Edición 31 - La última memez
Edición 30 - Muerte neuronal
Edición 29 - El vídeo del millón de €uros de Ana Belén
Edición 28 - Listillos en pelotas
Edición 27 - Ladrones
Edición 26 - El futuro
Edición 25 - Juan Carlos y Fahd
Edición 24 - Una semana como otra cualquiera
Edición 23 - Me da vergüenza
Edición 22 - Quedan tres olivos
Edición 21 - La batalla turística
Edición 20 - Dispara, despista y perfora
Edición 19 - El “asunto perejil” y algunas casualidades
Edición 18 - El capitán Reinlein
Edición 17 - El "impuesto dominguero"
Edición 16 - La leyenda del barrio de Chueca
Edición 15 - Tomatina en Sevilla
Edición 14 - Se Busca
Edición 13 - Nacido el 7 de junio
Edición 12 - Aznar no es más de derechas que antes
Edición 11 - Los pastilleros
Edición 10 - Parabólica unida, jamás será vencida
Edición 9 - Con una cámara de bolsillo
Edición 8 - 17 de cada 100 franceses
Edición 7 - El “share” ese
Edición 6 - La isla de Alborán
Edición 5 - EL TOMATE MORO
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014