Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 miércoles, 03 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 152
Semana del 28/01/2005
La ira de Oriana
secured payday loans online


Ignacio San Miguel
E N 2002 escribió “La rabia y el orgullo”. En 2004 publicó “La fuerza de la razón”. El primer libro nació inmediatamente después del atentado del 9 de Septiembre en Nueva York. En el segundo continúa ilustrando los conceptos vertidos en el primero. El Leitmotiv es: Occidente se está rindiendo ante las fuerzas adversarias del Islam.

La primera obra nació de la indignación que le causó el atentado, viviendo ella en Nueva York. Y no sólo el atentado, sino la reacción medrosa, contemporizadora, de muchos forjadores de opinión: medios de comunicación, políticos, intelectuales, etc. La rabia de Oriana explota cuando percibe una disimulada satisfacción por la acción terrorista; cuando va comprobando, una vez más, que el vil derrotismo de Occidente tiende a hallar razones justificativas del atentado; cuando constata el bajuno antiamericanismo de la gente inferior. Es decir, de gran parte de la gente, por no decir la mayor parte.

Oriana Fallaci odia la inferioridad y sus manifestaciones de mentira y miedo que están presentes en el desprestigio de la propia cultura y en la adulación de la cultura ajena, la cultura del enemigo. Fallaci es ajena a cualquier sentimiento o ideología igualitarista, por lo que proclama con contundencia que la civilización cristiana es grandemente superior a la islámica. Ella no es creyente, pero esto es algo que no influye lo más mínimo en su valoración. Se considera hija de la cultura que surgió de la confluencia de la religión cristiana con el pensamiento grecorromano. Siendo esto así, está más que dispuesta a defender esta cultura contra sus enemigos exteriores e interiores.

Encuentra por completo inaceptable que a la civilización que procreó a Dante, Miguel Ángel, Leonardo, Shakespeare, Cervantes, Beethoven y tantas otras figuras cumbre de la Humanidad, se le pueda equiparar el Islam, civilización estéril. Aún aquellos hombres destacados en el campo del pensamiento, como Averroes o Avicena, fueron menospreciados y perseguidos por sus compatriotas, denuncia Oriana.

Sin embargo, es constatable la progresiva penetración de esta cultura inferior en Occidente por vía de las sucesivas oleadas de inmigrantes, contrastando la condición altamente prolífica de éstos con el envejecimiento paulatino de la población europea y su baja tasa de natalidad. Se van alzando mezquitas tras mezquitas en nuestros países, mientras que en los musulmanes resulta impensable que se levante una iglesia cristiana. Nos lo tienen prohibido. En Alemania ya hay 2.000 mezquitas. En Francia, 1.700. Y en este último país, el número de musulmanes alcanza el 10% de la población.

Que se haya llegado a esta situación, hay que achacarlo al predominio de ideologías izquierdistas en Occidente desde hace cerca de medio siglo. La reducción de la tasa de natalidad en Occidente, mediante anticonceptivos y aborto, así como la legalización de este último, debe atribuirse a estas ideologías dependientes del marxismo cultural. En el caso del aborto, a la variante feminista.

Este predominio de la ideología de izquierdas conduce al derrotismo de Occidente antes las fuerzas adversas. Pues la izquierda odia a Occidente, odia el capitalismo, odia el individualismo, lo que le lleva necesariamente a simpatizar con el Islam, que participa de esos odios. Se produce, entonces, la paradoja de una conjunción de un fundamentalismo religioso con un laicismo irreligioso. Pero es que la izquierda no ve todavía próximo el peligro de la islamización (o si lo ve, no le importa mucho). Es más, sustenta la idea suicida de que acabará contagiando de su laicismo a los musulmanes. Ahora lo que le apremia es acabar con los residuos de fe cristiana tradicional, acabar con el tradicional concepto de “Occidente”.

Se da también otra paradoja respecto del capitalismo, del cual la izquierda siempre ha sido enemiga. Ahora, habiendo fracasado clamorosamente en su demolición, se han infiltrado ideológicamente en el mismo, con tanto éxito que hoy en día habría que saber si es mayor o menor el número de los capitalistas de izquierda que el de los de derecha.

Con su aguda y cruel inteligencia, Oriana Fallaci afirma que no es sólo la Izquierda la que nos lleva al entreguismo y la rendición ante el Islam, sino también la Derecha y la Iglesia Católica. Efectivamente, contando la Izquierda con casi la totalidad de los medios con que se fabrica la opinión, se han infiltrado en todos los segmentos de la sociedad. Siendo esto así, la Derecha, sea por contaminación, sea por oportunismo, ha decidido hacer dejación de la defensa de los valores tradicionales, haciendo seguidismo de la Izquierda con vistas al voto.

Algo parecido ha ocurrido con la Iglesia Católica, a la que Fallaci encuentra desorientada y sin fuerza, con una orientación pertinaz al “ecumenismo, el buenismo y el victimismo”. Es de sobras conocida la penetración marxista en su seno en los años del Concilio. Fracasaron sus expectativas con el derrumbe de la URSS, pero no por eso ha desaparecido una tendencia izquierdista de gran extensión, aunque ahora más disimulada. La orientación pro-Islam es evidente. Empezando por el propio Papa, que si en cuestiones de Moral ha reaccionado sanamente en la dirección conservadora tradicional, respecto del Islam ha manifestado una enorme tolerancia y deseos de conciliación. En ello han influído sus ideas ecuménicas, y se supone que también la consideración de la triste situación en que viven las comunidades cristianas en los países musulmanes, que podrían sufrir las consecuencias de una posición más exigente y severa del Vaticano. En cualquier caso, gana el Islam. Ya sabemos cómo condenó el Papa la intervención en Irak. Sin embargo el genocidio de los sudaneses cristianos con complacencia e instigación del gobierno musulmán, con dos millones de muertos aproximadamente en el transcurso de diez años, no ha sido condenado públicamente por el Vaticano. Y, al parecer, los que piensan que Pío XII tenía la obligación de condenar al régimen nazi, no piensan lo propio de Juan Pablo II y el régimen de Sudán.

Todo esto no es sino manifestación del hombre inferior que domina en Occidente, sobre todo en Europa. Hombre sin ideales que está dispuesto a rendirse al enemigo con tal de que “le dejen en paz” con sus placeres y su molicie. El hombre escéptico, relativista, hedonista, resultante del masivo tratamiento mediático a que le ha sometido la Izquierda.

No se espere hallar ninguna reacción en las homilías sacerdotales. Su derrengada estrategia consiste precisamente en no reaccionar. Así piensan que la sociedad les aceptará, les hará un huequecito donde subsistir, que es a lo único a lo que aspiran. De forma que su mensaje no puede ser más patético, débil, sumiso, lleno de insípida quejumbre, con loas continuas al amor de Dios y al amor de los hombres, con pespuntes de llamadas a la justicia social de vez en cuando. Como si no hubiera nada que criticar en la sociedad a la luz del Evangelio. Como si no existiese la obligación de juzgar y condenar conductas sociales que se han consolidado precisamente por falta de crítica a su debido tiempo. Como si el ideal del hombre cristiano consistiera en convertirse en oveja sumisa que lo acepta todo y lo ama todo. La no-violencia, ése es el ideal, oí ultimamente predicar a un clérigo, pues, según él, Jesucristo era “un hombre del estilo de Gandhi y Martin Luther King.”

Todo ello no está explicitado completamente en las obras de Oriana Fallaci, pero, sin duda, se encuentra implícito en sus planteamientos, que constituyen un grito de rabia y orgullo ante la decadencia de Occidente.
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 337 - El mensaje de David Cameron
Edición 335 - Genocidas serbios
Edición 332 - No son suficientes
Edición 331 - El enemigo a batir
Edición 329 - Intereses contrapuestos
Edición 327 - El silencio que rodea el crimen
Edición 325 - El Rey y el Partido Popular
Edición 323 - Aguas turbulentas
Edición 322 - Copas y senequismo
Edición 321 - Tierra propicia
Edición 320 - La derecha en el laberinto
Edición 319 - Razón de un aislamiento
Edición 318 - Las cacerolas de doña Cristina
Edición 316 - Los que no descansan
Edición 315 - Después de las elecciones
Edición 314 - Curas rebeldes y fanáticos
Edición 313 - Los antifascistas en acción
Edición 312 - Los conciliadores del derrotismo
Edición 311 - El homosexualismo pasa factura
Edición 310 - Indignación falsa y brutal
Edición 309 - La acción de la Ley Natural
Edición 308 - ¿Puede o no ocuparse la Iglesia de Moral?
Edición 306 - Una concepción grosera de la vida
Edición 305 - Camino de perversión
Edición 304 - Jesucristo como objeto comercial
Edición 302 - If… del inconformista
Edición 301 - El ruido de las trituradoras
Edición 300 - Deshaciendo España
Edición 299 - La América golfa e impertinente
Edición 298 - La sumisión al pensamiento dominante
Edición 297 - Huele a podrido en el reino de España
Edición 296 - El adiós de Albert Boadella
Edición 295 - Denuncia y acosos imprescindibles
Edición 293 - Un vídeo de tarados para tarados
Edición 292 - ¿Es necesaria la dramatización?
Edición 291 - Los signos de los tiempos
Edición 290 - Ingenieros de almas
Edición 289 - Fred Thompson sale a la palest
Edición 288 - Estar en el candelero
Edición 287 - Heterofobia rampante
Edición 286 - La revolución en América
Edición 285 - ¿Puede España marcar el rumbo
Edición 284 - Los últimos de la clase
Edición 283 - El rey de los ‘progres’
Edición 282 - Bufones, criminales y mitos
Edición 281 - Descorramos el velo del engaño
Edición 280 - Las pobres gentes
Edición 278 - Reflexiones vulgares sobre la fe
Edición 277 - Egocentrismo religioso
Edición 276 - Tres años perdidos
Edición 275 - Hamlet y el progresista moderno
Edición 274 - Apatía e ignorancia políticas
Edición 273 - Relativismo asimétrico
Edición 272 - Cambio de época devastador en el cine
Edición 271 - Las hojas muertas
Edición 270 - La sombra de Bush puede alargarse más
Edición 269 - La destrucción de las normas
Edición 268 - Van Helsing, Ezquerra, Aguirre y la bestia
Edición 267 - Un ejemplo de progresismo decadente
Edición 266 - La ley de la vida
Edición 265 - ¿Por qué? ¿Para qué?
Edición 264 - La caída fatal y la reacción imprescindible
Edición 263 - ¿Pueden contar con el Espíritu Santo?
Edición 262 - Se están aprovechando
Edición 261 - Las astucias tras las necedades
Edición 260 - Los caballeros asesinos y Borges
Edición 259 - La cornisa estaba rota
Edición 257 - El obispo botarate
Edición 256 - Caminando a ciegas en la falsedad
Edición 255 - Yakarta y otros lugares
Edición 253 - Vida que no se renueva
Edición 251 - La cosecha post-conciliar
Edición 250 - Las fluctuaciones ideológicas
Edición 249 - Las simpatías inconfesables
Edición 248 - Sombras del Kremlin
Edición 247 - La derrota que no fue tal
Edición 245 - Una mente clara
Edición 244 - Las indignaciones del intelectual medio
Edición 243 - Lenguaje y conducta
Edición 242 - Prestigios que caducan
Edición 241 - La sustancia de algunas anécdotas
Edición 240 - ¿Se descorre el velo?
Edición 239 - La moderación falsa y la verdadera
Edición 238 - Palabras del Papa
Edición 237 - Verbalismo y manipulación
Edición 236 - Afán de paz
Edición 234 - Sobre crímenes, perdones y represión
Edición 233 - La guerra contra Occidente
Edición 232 - Los culpables
Edición 231 - Reflexiones sobre el antijudaísmo
Edición 229 - Procesos en marcha
Edición 228 - Grosería y criminalidad
Edición 227 - Carencias de España
Edición 226 - Perversión y totalitarismo
Edición 225 - La necesidad de una derecha nacional fuerte
Edición 224 - Filias y fobias sectarias
Edición 223 - Contra la moral burguesa
Edición 222 - La España del futuro
Edición 221 - Mentira y poder
Edición 220 - Los justicieros
Edición 219 - El problema de fondo: el clero
Edición 218 - Voluntad de degradación
Edición 217 - La derecha acomplejada
Edición 216 - El error de Pilar Manjón
Edición 215 - Sin ilustrar, pero inteligentes
Edición 214 - La naturaleza del escorpión
Edición 213 - Nuevos y complicados tiempos
Edición 212 - El porvenir de Europa
Edición 211 - Víctimas incómodas
Edición 210 - Atmósfera venenosa
Edición 209 - La Naturaleza se venga
Edición 208 - Un paso adelante
Edición 207 - El innoble ejercicio de la política
Edición 206 - Evo Morales y la gran coartada
Edición 205 - Lo infame y lo pedestre
Edición 204 - Sobre obispos y perdones
Edición 203 - La Justicia debe ser dura
Edición 200 - Prosigue la matanza
Edición 199 - Espíritu de sumisión
Edición 198 - España no es un país serio
Edición 197 - Hay que defender a Occidente
Edición 196 - Figurones y opinión pública
Edición 195 - La invernada perpetua
Edición 194 - La amenaza pederasta
Edición 193 - La guerra civil fría
Edición 192 - Es muy grande la quinta columna
Edición 191 - Tiempo de reacción
Edición 190 - En busca de una explicación
Edición 188 - Mientras el pueblo duerme
Edición 187 - Reflexión sobre apóstatas
Edición 185 - Kofi Annan no dimite
Edición 184 - Oriana Fallaci y Benedicto XVI
Edición 183 - El salto a la fama de Pat Robertson
Edición 182 - De nuevo, corrupción en la izquierda
Edición 181 - La cólera de la quinta columna
Edición 179 - Contra natura
Edición 178 - Somos perros infieles
Edición 177 - Humanitarismo y perversión
Edición 175 - Ídolos de barro
Edición 174 - Nace una esperanza
Edición 168 - El éxito del presidente
Edición 167 - Hay que destruir la familia
Edición 164 - Amigos de Porto Alegre
Edición 163 - El ejemplo a seguir
Edición 161 - El extraño rector
Edición 160 - La mentira del silencio
Edición 159 - Reforma de la ONU
Edición 158 - Bono y Pastor
Edición 157 - Un Papa para la crítica
Edición 156 - Barbarie y civilización
Edición 155 - España no es de fiar
Edición 154 - Religión y política
Edición 153 - La izquierdona
Edición 151 - El sambenito
Edición 150 - Tiempo de humillación
Edición 149 - Algunas precisiones sobre Irak
Edición 148 - Especulaciones tras la victoria
Edición 147 - Todo es aprovechable
Edición 146 - Los folletos perdidos
Edición 145 - En torno al gran crimen
Edición 144 - Difícil de entender
Edición 143 - Una víctima de la época
Edición 142 - Pio XII: difamación y doble rasero
Edición 141 - Sendas de Occidente
Edición 140 - Hay que comprender
Edición 139 - Disparates sectarios
Edición 138 - Nobel para Maathai
Edición 137 - Nihilismo, pacifismo y maquiavelismo
Edición 136 - En torno a Graham Greene
Edición 135 - Los insaciables
Edición 134 - Política humilde
Edición 131 - El peligro de delegar
Edición 128 - Historias de asesinos y artistas
Edición 126 - Estrategias
Edición 125 - España y los valores
Edición 124 - El mensaje desde Turquía
Edición 123 - Un tema recurrente: el aborto (II)
Edición 122 - Un tema recurrente: el aborto (I)
Edición 120 - Traducciones falsas y tendenciosas
Edición 119 - ¿Reprimenda del Papa?
Edición 118 - Torturas seleccionadas
Edición 117 - Política humilde
Edición 116 - Quinta columna cultural
Edición 115 - Amenazas y complejos
Edición 113 - Los talantes y los hechos
Edición 110 - Tiempo de rearme moral
Edición 109 - Turbiedades políticas
Edición 108 - Sombrías perspectivas
Edición 106 - Una patada singular
Edición 105 - Un estudio revelador
Edición 103 - La falsedad de una reacción
Edición 101 - Normalidades e impunidades
Edición 99 - Patrick J. Buchanan y Occidente
Edición 95 - PP, aborto, Iglesia
Edición 92 - La izquierda capitalista
Edición 91 - Derrotismo progresista
Edición 89 - La suave pendiente
Edición 86 - Ejes y alianzas
Edición 85 - Terrorismo y hombre occidental
Edición 83 - Malentendidos básicos
Edición 81 - La equivocidad de los rótulos políticos
Edición 80 - Distorsiones y falacias
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014