Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 miércoles, 16 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 155
Semana del 18/02/2005
Perplejidad en las vísperas


José A. Baonza
A estas alturas de la película, ignoro –como es lógico-- el desenlace que aparecerá en las pantallas del palacio de Congresos, cuando el ministro del Interior anuncie a la ciudadanía el resultado del referéndum consultivo sobre el tratado para la Constitución Europea. Pero, sea cual sea ese “the end” del largometraje, lo que se puede avanzar sin ningún género de incertidumbre es que el entusiasmo del público asistente a la proyección durante toda la campaña ha sido perfectamente descriptible. Queda por ver, desde luego, el grado de complicidad del respetable hacia el elenco publicitario que aparece en los rótulos de crédito; pero no hay que ser demasiado perspicaz para advertir que, a medida que avanzaba el parpadeo luminoso de secuencias, enfoques, primeros planos y “travelling”, aumentaba la perplejidad en la sala hasta producir el efecto contrario al deseado: en vez de aumentar el radio de acción de los espectadores, son muchos los que se han ido a sus casas antes de finalizar el pase.

Desde mi modesta perspectiva y sin ánimo de proselitismo de ningún género, me encuentro entre los sufridos espectadores agarrotados por la perplejidad ante los posicionamientos advertidos por las formaciones políticas a propósito de solicitar el voto en el referéndum de marras. No estoy negando, naturalmente, la validez argumental con la que se demanda el “sí” o el “no” desde posiciones razonadas y rigurosas; de la misma manera que me parece perfectamente lícito aportar al debate las ventajas o inconvenientes presumibles en el Tratado para dar la conformidad o para retirar la confianza. En cualquier consulta de similar naturaleza, la disyuntiva a la que debe dar respuesta el electorado no es la de orientar sus preferencias hacia una u otra opción política –aquella que sea más próxima a sus deseos, motivaciones o intereses--, sino que debe optar por la tremenda simplificación de la oferta (o blanco, o negro) que, a su vez, es contradictoria con la amplia gama de sugerencias que brinda un texto de 448 artículos, englobados en 7 títulos, una parte dispositiva final y ¡36 protocolos adicionales!, mas dos anexos explicativos. Quienes pretendan afianzar su respuesta, afirmativa o negativa, en la comprensión equilibrada de tan exuberante almacén de propuestas, disposiciones, conjeturas, datos y sutilezas jurídico-administrativas, lo llevan claro.

Se podrá objetar que los referenda sobre cualquier texto legal participan siempre de un parecido grado de imprecisión y se puede añadir que la auscultación de la opinión pública no requiere mayores dosis de capacidades intelectivas. Solo que, en buena técnica procedimental, las consultas directas al electorado quedan limitadas –en la mayor parte de los sistemas de democracia avanzada-- a refrendar aquellas cuestiones básicas de la colectividad en las que se juega directamente con el núcleo sensible de sus identidades. Y así fue recogido por nuestros constituyentes del 78 al reservar la institución del referéndum con carácter vinculante para el exclusivo supuesto de ratificar aquella reforma constitucional, aprobada previamente por las Cortes Generales; sobre todo “cuando se propusiese la revisión total de la Constitución” o una reforma parcial que afecte al llamado “bloque de constitucionalidad” contenido en ella. En consecuencia, la modalidad “consultiva” se admite como simple posibilidad “en aquellas decisiones políticas de especial trascendencia”.

Nadie puede dudar que la ratificación del Tratado de la Constitución Europea por el Reino de España no es susceptible de generar el procedimiento vinculante exigido para la reforma constitucional y todo el mundo entiende, sin embargo, que se trata de una materia revestida de “especial trascendencia” colectiva; razón de más para que las formaciones políticas hubiesen desplegado un escrupuloso rigor interpretativo a la hora de posicionarse ante el referéndum. Por ejemplo, es perfectamente lógico que el Partido Popular solicite una respuesta afirmativa en aras de acreditar su irresistible vocación euro-atlántica dentro de la Unión; pero, entonces, sobran los guiños al núcleo duro de su electorado sobre las obvias limitaciones del gobierno Zapatero para desarrollar algún tipo de liderazgo en los escenarios internacionales. Y seria, igualmente, comprensible la solicitud afirmativa de Convergencia y Unión o el PNV a sus bases para fortalecer los lazos socio-económicos con una Europa cada vez más integrada y convergente –valga la redundancia-- en el horizonte de un futuro común; a condición, claro está, de que no se dediquen a dinamitar los cimientos elementales de uno de los Estados –el suyo, aunque les pese-- más sólidos como garante de tales aspiraciones.

Desde esta perspectiva, por el contrario, es totalmente lícita la posición de Ezquerra Republicana de Cataluña al solicitar el “no” de sus seguidores, por cuanto el Tratado niega olímpicamente cualquier pretensión segregacionista y no contempla ninguna capacidad contractual a las llamadas “naciones sin Estado”; como también resulta explicable que el conglomerado delicuescente de verdes, rojos y violetas niegue su apoyo a la consagración de las abominables leyes del mercado en la Europa de los mercaderes o a la fijación de un marco común para la defensa y seguridad colectiva bajo el paraguas de la OTAN, incluso con la explicita invocación al recurso disuasorio de la guerra preventiva. Pero es de todo punto incoherente con la defensa de estos principios, persistir en el apoyo parlamentario de sus respectivas formaciones al Gobierno socialista, auto-erigido en portaestandarte de semejantes claudicaciones y desviacionismos.

Claro que lo que bate el reto de los despropósitos y rebosa toda capacidad inteligible es contemplar al presidente Zapatero, el responsable directo de una convocatoria innecesaria y único beneficiario de la primogenitura en su aprobación (quedan dos años para poder hacerlo), dedica la mayor parte de sus intervenciones en la campaña para descalificar la actitud del Partido Popular, el único que le puede aportar la mayoría numérica en el escrutinio del domingo. Fácilmente se puede colegir, desde la más absoluta perplejidad sobre el resultado y desde mi modesta perspectiva exenta de cualquier ánimo proselitista, que mi decisión sea irrevocable: no pienso colaborar activamente en semejante espectáculo circense.
approval payday loan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 283 - En la muerte de Gabriel Cisneros
Edición 226 - La ruptura consumada
Edición 225 - Hacer memoria
Edición 223 - La rosa y la serpiente
Edición 217 - El año de la (des)memoria
Edición 216 - ¡Viva Cartagena!
Edición 215 - Los tiempos de la crisis
Edición 214 - República no es un nombre de tango
Edición 213 - Una falsedad histórica
Edición 212 - El horizonte real de la tregua
Edición 207 - Memoria, Dignidad y Justicia
Edición 206 - ‘El que se mueva, no sale en la foto’
Edición 205 - Demasiados cadáveres en el camino
Edición 204 - Una Nación, un Estado...
Edición 203 - La Historia como pretexto
Edición 202 - Faltaba el Ejército
Edición 200 - La percepción del optimista
Edición 199 - Lectura de sinónimos
Edición 198 - Recuperacion de (toda) la memoria
Edición 197 - Hacia el corazón de Europa
Edición 194 - Estado de Autonomias o Autonomia de los Estados
Edición 159 - Balance de un aniversario
Edición 157 - Las responsabilidades de Vera
Edición 156 - La vergüenza de El Carmelo
Edición 154 - El diálogo como trampa
Edición 153 - ‘Perjudican nuestra imagen’
Edición 152 - La trasgresión como sistema
Edición 150 - Auto-de-terminación por referendum
Edición 149 - La sonrisa de Zapatero
Edición 148 - ¿Pasividad o connivencia?
Edición 146 - La verdad no ha dicho la última palabra
Edición 145 - El “pin” de Maragall
Edición 144 - La desazón de ‘Prisa’
Edición 143 - Suspenso en ‘talante’
Edición 142 - ‘Paz, piedad, perdón’
Edición 141 - La dispersión de las lenguas
Edición 139 - Cerezas, ‘cuchipandas’ y claveles
Edición 138 - Contra ‘prisas’, serenidad
Edición 137 - El tópico del ‘Centro’
Edición 136 - La izquierda como tópico (y III)
Edición 135 - La izquierda como tópico (II)
Edición 134 - La izquierda como tópico (I)
Edición 133 - El recuento de las víctimas
Edición 94 - Final de partida
Edición 93 - De Virgen a Virgen
Edición 92 - ¿A quién le importan las victimas?
Edición 91 - Con sentido de Estado
Edición 90 - Unidad y uniformidad
Edición 89 - Los catalanes ante las urnas
Edición 88 - La ambigüedad recalcitrante
Edición 87 - Continúan las reflexiones electorales
Edición 86 - Jornada de reflexión para todos
Edición 85 - La memoria desviada
Edición 84 - La reforma constitucional
Edición 82 - La nación de la izquierda
Edición 81 - Retiradas en cadena
Edición 79 - Una furtiva lágrima
Edición 78 - España va (menos) bien
Edición 77 - Conflictos de verano
Edición 73 - El 'octavo' borrador
Edición 72 - Nueva lectura del neutralismo
Edición 71 - Técnica del tapado
Edición 70 - El hecho diferencial en la construcción europea
Edición 69 - ¡Míreme a los ojos, Sr. Tamayo!
Edición 68 - Cuestión de estado
Edición 65 - La regla d’Hont y los partidos ‘bisagra’
Edición 64 - Se les acabó el tiempo
Edición 63 - Lecturas inverosímiles
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014