Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 martes, 02 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 164
Semana del 23/04/2005
Ecuador: los 'trileros' de la política. (1.- Gutiérrez, se perdió en su maraña)
secured payday loans online


Abel Abascal
E N estas tierras pujantes, fértiles, llenas de vida y de riquezas, pero mucho más abundantes en tahúres, miseria y desesperanza, la línea que separa el ser y el no ser, es tan frágil, súbita y misteriosa como la que separa la vida de la muerte.

Es posible que eso sea lo que piense en estos instantes, uno de los prototipos más tópicos del improvisado encumbramiento político en estos parajes americanos: Lucio Gutiérrez Borbúa, coronel “golpista” fracasado y arrepentido, “masón repentino”, - con sangre de serrano corriendo por sus venas -, hasta hace unos días Presidente de la República del Ecuador por el voto masivo de los ecuatorianos (54,33%), y ahora un fugitivo envuelto en su propia maraña.

Pero no se debiera decir que su derrocamiento fue fortuito, porque ha tenido múltiples y claros avisos, y tampoco se podía esperar otra cosa en los enfrentamientos que él mismo ha provocado. Hay que mirar debajo de la alfombra de noticias que se nos ofrecen para entender cabalmente lo sucedido con Gutiérrez en el Ecuador.

AMÉRICA ES INGOBERNABLE

ESA es una de las frases que pronunció Simón Bolívar, el Libertador, días antes de morir. Ya estamos viendo que es cierta siglo y medio después. Pero el caso de Gutiérrez es uno de los más claros exponentes de esta aseveración. Ha caído por una serie de concausas endógenas y exógenas, de las que él ha sido origen en parte, pero de ningún modo incidentales.
Todas las agencias de noticias, las emisoras de televisión y radio, los diarios y, es posible que hasta la mayoría de los participantes en las marchas y en las protestas que antecedieron a la caída del gobernante, tengan el convencimiento de que todo se debió a un estallido, a un reventón de la paciencia de un pueblo, a una coincidencia.

Los políticos saben muy bien que las masas se activan, que se dirigen a unos puntos y a una acción, y eso es lo que sucedió en Ecuador con su Presidente.
Lucio Gutiérrez no midió bien sus fuerzas. Llegó a la política vacilante, inexperto y sin bagaje personal ni soporte para circular por la selva intrincada del rejuego de estos países latinoamericanos: arteros, ladinos, conspiradores, desleales, no como pueblo, sino como profesionales de la escalada hacía el poder y del modo de mantenerse en él. Y el pobre Lucio quiso jugar, y, además, con trampas y faroles.

Desde antes de que Jaime Roldós consiguiese la Presidencia (agosto de 1979), y fuera el primer gobernante democrático que sucedió a la Dictadura (1963-1979), circulaba por los vericuetos ecuatorianos del poder un personaje siniestro, León Febres Cordero, al que Roldós, durante la campaña, llamó: “insolente recadero de la oligarquía”, y éste llevado por su despecho hacia quién pertenecía, como él, a la costa (Guayaquil), y se perfilaba como un rival demasiado fuerte para su ambición de “capo” costeño, amenazó con hacerle la guerra si triunfaba, como así fue.
Aunque León cumplió su promesa, pero de manera figurada y desde el Congreso, tuvo la suerte – desgracia para todo Ecuador, como en algún momento le contaremos -, de que el 24 de mayo de 1981, Roldós y su esposa fallecieran trágicamente en un accidente de avión, durante un viaje oficial. Eso proporcionó a Febres Cordero la ocasión de ser presidente unos años después (1984-1988), cuando Osvaldo Hurtado (1981-1984) finalizó el periodo pendiente de Roldos.

En abril del año pasado, Gustavo Noboa, otro ex presidente( 2000-2003), asilado en la embajada dominicana por persecución del caudillo socialcristiano, señaló que “Febres Cordero es el hombre más perverso que hay en Ecuador”. Y no es el único que piensa así por lo que se escucha y se lee.

Con este tremendo y peligroso elemento, que tras dejar la presidencia manejó su colectivo político, el Partido Social Cristiano, (PSC) como una organización patrimonialista, sujeta solo a sus decisiones y a su interés, lo que le valió desde entonces el sobrenombre de “el dueño del país”, fue contra el que arremetió Gutiérrez abiertamente. Y el resultado ya se ve. ¿Quién creen que movió y activó a las masas con astucia que algunos califican de mafiosa?.

SERVIR A UNA REVOLUCIÓN, ARAR EN EL MAR

EL Libertador también dijo antes de morir: “El que se dedica a servir a una revolución, ara en el mar”. El tenía motivos para decirlo. Ahora Lucio Gutiérrez también.
El coronel, un estudioso militar profesional e ingeniero civil, había visto la política desde los pasillos del Palacio de Corondelet, cuando al ganar la Presidencia “el loco” Bucaram (1996) se lo había llevado a Quito como Edecan, cargo en el que siguió con Fabian Alarcón, el vicepresidente, cuando sucedió a Bucaram en febrero de 1997.

Su falta de conocimiento sobre algo que e pareció muy fácil, ser un gobernante y un líder político, le llevó a emprender ese camino. Para ello pensó en apoyarse en los movimientos indígenas, -muy cercanos a él racialmente-, sindicales y campesinos, y a elementos importantes de las Fuerzas Armadas, así que a comienzos del año 2000, mientras el presidente Jamil Mahuad (08, 1998- 01, 2000), daba saltos en el vacío para intentar salvar al país y salvarse él, el Parlamento y el Palacio presidencial “Carondelet” amaneció el viernes día 21 de enero invadido por un autoproclamado “gobierno de salvación nacional”, que se transformó en un triunvirato, en el que estaba Gutiérrez, que solo duró unas horas, y estuvo apoyado por unos diez mil indígenas que abarrotaban el centro de Quito.

Hay quien sostiene, no obstante, que Lucio Gutiérrez tiene entre ciertos grupúsculos de las FF.AA, de los sectores políticos y de las clases medias, una cierta fama maligna de “traidor”, porque fracasado el asalto al poder, los movimientos patrióticos y sociales planearon para el uno de mayo otro golpe, esta vez contra Gustavo Novoa, que había sucedido a Mahuad y seguía su misma política neoliberal. Por cierto que, como después ha podido comprobar Gutiérrez, - y aprenderlo en su propia carne -, es la única que se puede aplicar si no se quiere que el patrón del norte le corte a uno la cabeza.

El plan consistía en que los 130.000 manifestantes reunidos en el centro de Quito para celebrar el Día del Trabajo, tomarían el Palacio de Gobierno de Corondelet, mientras Lucio Gutiérrez, desde la cárcel, donde se encontraba a consecuencia del primer levantamiento, con su teléfono celular comunicaría a las unidades militares de Fuerte Atahualpa el inicio de esta operación, para que aseguraran ese cuartel y consiguieran la adhesión de las otras guarniciones del país.

Cuentan que “cuando una pareja, que era el enlace con los movimientos sociales, logró entrar en la cárcel para informarle a Gutiérrez que todo estaba preparado y que diera la orden para iniciar la operación, el coronel “perdió” oportunamente la comunicación y el nuevo levantamiento se frustró”.

EN AMÉRICA SÓLO SE PUEDE EMIGRAR

RESULTA paradójico, pero esta otra frase: “La única cosa que se puede hacer en América es emigrar”, también la pronunció el Libertador poco antes de su muerte. Pero no creo que fuera porque anticipaba las fugas de mandatarios y políticos que se iban a producir en las naciones latinoamericanas. En Ecuador los últimos cinco presidentes están en el exilio y han escapado a uña de caballo. Eso es una forma de emigración, aunque, lamentablemente, por causas diametralmente opuestas a las de los millones de ecuatorianos desperdigados por el mundo, pero unos y otros hacen buena la frase de Bolívar.

En principio, Lucio Gutiérrez entendió la emigración de otra manera: Abandonar a sus primeros aliados, los indígenas, - tuvo de ministra de Relaciones Exteriores a una abogada, Nina Picari, la primera mujer indígena que ocupaba una cartera en América Latina -, para echarse en brazos del ex presidente Febres Cordero, permitiéndole el control de la Función Judicial, el Ministerio Fiscal y los Altos Tribunales, además de la Contraloria General (órgano fiscalizador de las finanzas del Estado) y otras instituciones que,
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 334 - El tsunami de Chávez
Edición 165 - Ecuador, los ‘trileros’ de la política.- (2.- El ratón que se creyó león )
Edición 163 - Bolivia, en medio de la oscuridad.- ( y 5.- Santa Cruz: La bomba de tiempo del separatismo)
Edición 162 - Bolivia, en medio de la oscuridad.-( 4.- La coca y el poder)
Edición 161 - Bolivia, en medio de la oscuridad.- ( 3.-La maldición de ser rico)
Edición 160 - BOLIVIA, EN MEDIO DE LA OSCURIDAD ( 2.- Evo, el ‘cocalero globafóbico’)
Edición 159 - Bolivia, en medio de la oscuridad . ( 1.- Un Presidente 'trapecista' )
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014