Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 miércoles, 16 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 166
Semana del 06/05/2005
Desobediencia política


Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
C UANDO faltan seis meses para las elecciones legislativas nacionales, que se realizarán el 23 de octubre en toda la República Argentina, han salido a escena todos los animales políticos –parafraseando a Aristóteles– dispuestos a brindarnos sus conocidas actuaciones y con muy poco de racionalidad.

El acto eleccionario significa que una vez más la democracia representativa dará pruebas que los argentinos nos agolpamos, cada dos años frente a las urnas, para cumplir con el único acto cívico que nos es permitido. En este caso es para colocar a nuevos diputados y senadores nacionales.

Claro que pretender que sean “nuevos legisladores” es una licencia que uno se permite al escribir para referirse que a fines de año estrenarán un nuevo período de actividad legislativa. Muchas y muchos se quedarán en sus funciones, algunas y algunos deberán renunciar para asumir otros períodos más extensos, otras y otros volverán nuevamente al Congreso de la Nación y ellas y ellos dejarán cargos ejecutivos para tomar la categoría de legisladores. Muy pocas y muy pocos merecen quedarse.

Se deberán elegir 127 diputados y 24 senadores nacionales y ya veremos cuántos de los elegidos recibirán por primera vez la calidad de honorables y cuantos ya lo fueron o bien ocuparon cargos ejecutivos. Porque de lo que se trata es justamente de la renovación parlamentaria y no la cooptación de ella. Veremos entonces como todos los gastos de campañas, publicidad, actos, afiches, alquileres, micros, pasajes, etc. que se realizan solamente persiguen el fin de seguir ejerciendo el poder y el usufructo de sus prerrogativas. Ahí estarán en las listas los procesados, los mentirosos, los ladrones y los vagos.

MISERIAS POLÍTICAS

LAS miserias de este sistema de representación las iremos viendo a medida que vayan avanzando en la carrera para la que se postulan, y de la que algunos otros apoyarán ferozmente con todo el poder en sus manos y que supimos entregar democráticamente. Así es esta democracia ininterrumpida desde hace 23 años y que ha dejado a la mayoría de los ciudadanos en la pobreza e indigencia, sin futuro ni expectativas de una vida digna.

Desde la izquierda –tan bien partida como desarticulada y descerebrada como siempre– hasta la derecha –tan reaccionaria y antisocial como siempre– nos irán proponiendo a candidatos. Ellos convenientemente se preocuparán por ofrecer todo aquello que imaginan será lo que el ciudadano quiere y desea. Digo que se imaginan porque ninguno habrá llegado a ocupar un lugar en las listas sábanas como producto o consecuencia de haber sido elegidos por los afiliados y luego de tener la oportunidad de conocer sus propuestas.

Podremos comprobar, una vez más, como los locales partidarios estarán vacíos hasta los días previos a las elecciones, a donde serán arriados los militantes por los punteros políticos para retirar las boletas y padrones que los convertirán en fiscales de la nada. Por suerte que los medios de comunicación se encargarán de mostrar sus rostros para que por lo menos se enteren para y por quienes trabajarán el día de las elecciones, aunque jamás se hayan preocupado por hacer conocer sus opiniones y pensamientos.

El escenario previo al acto comicial será el de los medios de comunicación e información –televisión, radios, diarios, revistas, etcétera–, que posibilitarán de acuerdo a las pautas publicitarias y las corruptelas, nacidas en la mismísima política rentística, que los ciudadanos nos enteremos de quiénes serán los bendecidos por el representativo sistema. Sólo interesará quién estará al tope de las boletas para votar. Pero lo importante es llegar de cualquier forma a las elecciones que el Gobierno quiere convertir en un plebiscito sobre su gestión, cuando de lo que se trata es de elegir personas que legislen, controlen y supuestamente representen a los ciudadanos.

TRAMPAS POLÍTICAS

LAS trampas ya están diseñadas porque en estas cuestiones no se puede improvisar como al momento de gobernar o legislar, sencillamente porque lo que está en juego es justamente el porvenir de la clase política y no el futuro de todos y del país.

Buscarán aumentar la hegemonía del poder a cualquier costo, facilitando alianzas impresentables, compromisos con cualquiera, abandonando los criterios de transversalidad muertos antes de nacer, falseando un progresismo a todas luces inexistente, levantando las banderas que jamás alzaron y que se cansaron de pisotear como las de los Derechos Humanos, invocando la necesidad de obtener mayorías parlamentarias para que la gobernabilidad sea posible, etc.

ENCUESTAS POLÍTICAS

LAS encuestas y tendencias preelectorales serán armadas, preparadas y presentadas de acuerdo a las necesidades de cada momento. Ellas serán construidas por los mismos encuestadotes –profesionales en la formación de opinión– que trabajan contratados y pagos por el poder. Ese poder que dispone de las rentas nacionales para mentirnos. De esto ya sabemos lo suficiente y ellos también saben como llevarnos a votar por el teórico triunfador.

Los medios que se utilizarán los conocemos muy bien como a los análisis e informes del Gobierno de que todo va muy bien, que las condiciones han ido mejorando para todos, los rimbombantes anuncios de obra pública, construcción de viviendas y entrega de subsidios, como los aumentos nominales de salarios y jubilaciones.

No habrá ninguna propuesta política nueva, ningún compromiso serio y cumplible, ningún aporte de una mirada diferente sobre la actualidad y menos de un pensamiento crítico para un futuro más justo para todos.

PREGUNTAS POLÍTICAS

O sea que... bueno ya sabemos lo que se viene y nos espera por delante.

Sí echamos una consciente y detenida mirada sobre los gobiernos y las legislaturas de los pasados más de veinte años: ¿Han solucionado los problemas de las familias argentinas? ¿Han mejorado el nivel de vida de la población? ¿Han hecho un país que contenga a los jóvenes y los haga crecer en la felicidad y con esperanzas sobre el futuro? ¿Han asegurado a nuestros mayores una vejez segura? ¿Han mejorado la educación, la salud y las condiciones de trabajo?.

No nos engañemos entonces y no dejemos que con nuestro voto y en nuestro nombre sean ellos los que puedan seguir contestando afirmativamente a esas preguntas.

El voto es obligatorio y es la base fundamental para poner en el Congreso a nuestros representantes, aunque en realidad todos serán representantes de un puñado de dirigentes que se han arrogado la verdad política y con la cual se robaron, roban y robarán todo; hasta el límite hacerlo con nuestros sueños y esperanzas de vida.

DESOBEDIENCIAS POLÍTICAS

Quizás por todo esto es que no votaría, ni ebrio ni dormido, por cualquiera de todos estos políticos que en definitiva son más de lo mismo. Prefiero dejar que se voten entre ellos y no ser cómplice de sus andanzas. Desobedecer la imposición de votarlos. Quizás algunos entenderán que el no querer ser cómplice y no votarlos es un hecho que no contribuye a la democracia o que la ataca. Pues bien, que así sea siempre y cuando se mantenga este sistema de representación democrática de los mismos de siempre, de los mismos que roban, de los mismos que mienten, de los mismos que se enriquecen y de los mismos que empobrecen al pueblo.

La cuestión es entonces –como al decir de Joan Manuel Serrat y no referido al tamaño del pene– ver quién la tiene más grande a la mentira. Resistamos pacíficamente a los mandatos y exigencias del poder.
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 289 - Kirchner, el otoño del patriar
Edición 285 - Olores a KK en Argentina
Edición 280 - Independizarnos de la corrupción
Edición 279 - El futuro será más de lo mismo
Edición 268 - ¿Una Santa Cruz en serio?
Edición 267 - Las tizas no se manchan de sangre
Edición 249 - Papeleras: Estos son unos atorrantes
Edición 242 - Papeleras: El único responsable es el gobierno
Edición 235 - Marchas vacías
Edición 234 - Eje del poder
Edición 232 - Rumba de gusanos y de ratas
Edición 229 - Los que no sirven
Edición 213 - ¡No pasarán!
Edición 212 - Más de 30 años de memoria argentina
Edición 209 - ¿En qué anda la Argentina?
Edición 207 - El gobierno argentino que distrae
Edición 206 - Las mentiras y dignidades de la cuestión santacruceña
Edición 205 - Tasselli, un modelo y sus cómplices
Edición 204 - Abrazos de oso
Edición 201 - La masacre de Avellaneda: Poder, Justicia y Memoria
Edición 199 - Democracia disfrazada
Edición 198 - Aplausos, abrazos y besos para el FMI
Edición 196 - Vuelve el Chacho y la vergüenza
Edición 193 - Mentirocracia
Edición 189 - Diputeando a los diputados nacionales
Edición 187 - ¿Dónde está la voz del pueblo?
Edición 184 - Prohibido prohibir
Edición 183 - Un Estado de sitio en Argentina
Edición 182 - Desestabilizar desestabilizando
Edición 180 - Desprocesamiento y libertad a todos los luchadores sociales
Edición 179 - Las limpias manos del presidente Kirchner
Edición 172 - El futuro latinoamericano
Edición 171 - El excelente ejemplo del pueblo boliviano
Edición 170 - Salarios, trabajo y economía en Argentina
Edición 169 - Dietas, sobresueldos e imágenes políticas argentinas
Edición 168 - Justicia sin Justicia
Edición 167 - Un Estado corrupto
Edición 165 - Para Kirchner todos somos sospechosos
Edición 164 - La pesca política en Argentina
Edición 163 - La representación de los políticos
Edición 161 - Las chicas y los chicos en Argentina
Edición 159 - Estudiantes, petróleo y boicot en Argentina
Edición 151 - ¿Perdón? Perdón las pelotas
Edición 149 - El peligro público en Argentina
Edición 144 - Nuevo intento o intentona de la izquierda argentina
Edición 143 - La puta cultura argentina
Edición 128 - Yo voto por la Revolución Bolivariana
Edición 127 - Irresponsabilidad fiscal en Argentina
Edición 125 - Obedecer es ser cómplices
Edición 124 - Caos y anarquía
Edición 123 - Cállese, por favor, Alfonsín
Edición 122 - La excitación represiva de la derecha
Edición 120 - Ni olvido ni perdón en las minas de Río Turbio
Edición 102 - No confiemos en los salvadores
Edición 96 - 2004
Edición 94 - Los políticos son unos atorrantes
Edición 92 - Los desocupados y los políticos
Edición 91 - El nuevo disfraz del Kapitalismo argentino
Edición 90 - Las banderas para el siglo XXI
Edición 89 - Jesús Olmedo resiste en la Quiaca
Edición 88 - Cuba, Imperio y Terminator
Edición 86 - Carta abierta al Presidente Kirchner
Edición 85 - ¡Bolivia va!
Edición 84 - Policía, Política, Justicia y Pueblo
Edición 83 - ¿Qué quiere el General Bendini?
Edición 82 - Elena Cruz es un ejemplo para no olvidar
Edición 81 - Argentina: 'K' está a la derecha de 'I'
Edición 79 - Verdad, justicia y castigo a todos los genocidas
Edición 78 - Otra Latinoamérica es posible
Edición 77 - Nulidad efectiva de las Leyes del Olvido
Edición 76 - Clara Britos y una cuestión de Derechos Humanos
Edición 75 - Que no suceda una vez más en la Argentina
Edición 74 - Dos meses de Kirchner
Edición 73 - Formosa otra provincia feudal y perversa
Edición 72 - Kirchner ¿Va en tren o va en avión?
Edición 71 - Mercedes Sosa, Telerman y Macri
Edición 70 - Otro feudo perverso llamado ‘Juarismo’
Edición 69 - Darío y Maximiliano
Edición 68 - Las caras de las monedas
Edición 67 - Justicia, juicio político o plebiscito y después...
Edición 66 - Peligrosa era la Argentina
Edición 64 - Desinformación de la información
Edición 63 - Conocemos el pasado, defendamos el futuro
Edición 61 - Que se voten ellos mismos
Edición 59 - Argentina girará aún más a la derecha
Edición 58 - Cuba siempre será un ejemplo
Edición 57 - No votemos a ninguno
Edición 56 - Debemos detener al Imperio
Edición 55 - Bush fascista, vos sos el terrorista
Edición 54 - No a la invasión a Irak. Sí a la guerra contra el Imperio
Edición 53 - Carta al señor Aznar
Edición 45 - Acertijo
Edición 44 - Brasil y Argentina, demasiadas diferencias
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014