Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 lunes, 01 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 194
Semana del 11/17/2005
Acallando conciencias
secured payday loans online


Yolanda Salanova
"El poder de los hombres sobre la naturaleza es, en realidad, el poder de algunos hombres sobre otros, y la naturaleza es el mero instrumento de este poder"
(C.S.Lewis)


LA película de la Disney 'Chicken Little' se proyecta en Sevilla a beneficio de una ONG; miles de jóvenes se movilizan en las diversas ciudades españolas, para conseguir “una sonrisa por Navidad” (nombre de la campaña anual por esas fechas). De ese modo sólo dejarán de sonreír 364 días al año siempre que no sea bisiesto. Pásmense: el Santander-Central-Hispano, uno de los colosos de la banca donará ‘nada menos’ que 9.000 euros a beneficio de Cooperación Internacional ONG, pues es el patrocinador de la campaña. Un notable dispendio con el que no sé si estarán de acuerdo los consejeros y accionistas, que ponen su dinero para que se reproduzca como hongos y no para hacer obras de caridad.

Claro que miles de niños y personas que malviven por debajo del umbral de la pobreza (desfavorecidos, se les llama) se “beneficiarán”. Se visitarán hospitales, tendrán algo de ropa y dulces y no faltará un santaclaus o tres reyes y tal vez se presente el paje negro de Baltasar en las blancas salas hospitalarias con juguetes para esos niños que son como juguetes rotos.
Sin duda la dedicación de todos esos jóvenes, tanto en tiempo como esfuerzo, tiene validez. Son muchachos de buena voluntad. A ellos los felicito, el calor humano que con seguridad darán a los niños, ancianos y demás ciudadanos, invisibles a efectos sociales, es el regalo de más valor. Esos chicos hacen una labor solidaria y desinteresada, qué duda cabe, y de ellos nada tengo que decir.

Pero no es eso, no es eso… y trataré de explicarme:
Cuando leo lo de esas campañas de solidaridad, no puedo dejar de sentir cierta repugnancia. A los desheredados españoles y del resto de la Tierra, se les ofrece el chocolate del loro. Los gobiernos, instituciones regionales y locales, suelen conceder subvenciones a las ONGs una vez al año normalmente, provenientes de las arcas públicas, es decir, del dinero que administran derivado de los impuestos del contribuyente. De modo que no son ellos los ‘generosos’, sino meros transmisores de ínfimas cantidades, si tenemos en cuenta las necesidades y el número de desposeídos del globo, incluida España, además de los despilfarros del cuantioso capital que se invierte en cosas superfluas, propagandísticas, armamento, carrera espacial, y un sinfín de monumentos megalíticos para mayor gloria de los “próceres de la Humanidad”.

Médicos Sin Fronteras denuncia que en la República ‘Democrática’ Del Congo está dándose la mayor catástrofe humanitaria, como en Níger o Dafur, con más de cuatro o cinco veces más mortalidad que el llamado índice de emergencia. No tienen acceso a la Sanidad por no poder pagarla, más del 70 % de la población sufre la más extrema pobreza cuando no es aliviada del malvivir a causa de la Malaria, pasando por fin a mejor vida.

En América Latina casi un 90 % de los indígenas vive en condiciones paupérrimas, por ejemplo en México, Panamá o Bolivia, por no mencionar Perú, Ecuador o Brasil.
En Asia millones de personas no tienen literalmente dónde caerse muertos, por lo que deciden hacerlo en las calles… En los países desarrollados hay ‘bolsas de pobreza’ —bonita manera de llamar a millones de personas que tienen nombre y apellido, pero es más conveniente despersonalizarlas.

Y me pregunto para qué demonios están los magníficos postulados de la Declaración de los Derechos Humanos, de los derechos de los niños, el derecho a la Educación, Sanidad, la inversión en los terceros mundos, que son los últimos, para lograr un desarrollo progresivo y sostenible que termine con la civilización de la vergüenza, con el Holocausto de tres cuartas partes de la humanidad.

Ciertamente, quienes trabajan en las ONGs son personas admirables, solidarias y entregadas, movidas por la sed de Justicia y la indignación por la dejadez de los países ricos y hasta de los menos pobres. Pero no deberían ser necesarias. Y no lo serían si los gobiernos de los países privilegiados, los colosos financieros, la gran banca… en resumen, quienes tienen la llave de la despensa, el negocio y monopolio de los medicamentos y vacunas —esenciales para evitar la escandalosa morbilidad y consiguiente mortalidad de quienes están destinados a ser pasto del hambre, la peste, la guerra y la muerte—, tomaran medidas: no solidarias, sino justas.

El término solidaridad me suena cada vez más a caridad allá donde está ausente la Justicia, que suele ser en la mayoría de los lugares empobrecidos. Ya… ya hay cumbres, declaraciones de intenciones, acuerdos… y para acallar conciencias —puede que ni eso, simplemente, para “quedar bien”… porque a saber adónde habrán escapado muchas de ellas, espeluznadas por el horror.

Entonces… ¿qué hacemos, qué se puede hacer? ¿Basta con la limosna al pobre de nuestro barrio? ¿Acaso llevando las gafas rotas o rayadas a las ópticas evitaremos la ceguera por avitaminosis? Llevar medicamentos caducados, ¿no surtirá el infame mercado de medicamentos adulterados, caducados o falsos, sin ningún principio activo y puede que hasta letal? ¿Dejaremos otra vez la ropa que nos molesta en casa ocupando sitio en los armarios, en lugar de tirarlos a la basura y así nos parecerá que somos caritativos o solidarios?

Creo que no. Creo que la ciudadanía debe exigir a los gobernantes que dejen de engañar, además de tratar de anestesiar nuestra conciencia; y en lugar de parchecitos, paños calientes, cumbres y acuerdos que quedan en papel mojado para el olvido, actúen en consecuencia, o que sean lo suficientemente cínicos —más si cabe— para declarar que ‘esa gente’ importa un rábano. Que el mundo está superpoblado y sobra, cuantos menos y más pobres, enfermos y desnutridos dejen de molestar con esas imágenes desagradables y acusadoras de niños famélicos, mujeres y hombres esqueléticos, con la mirada sumida en la desesperanza; más calidad de vida tendrán los que sí tienen derechos y presumen de moral, ética o religión.

Es algo así como aquella estúpida canción de verano que decía “que se mueran los feos”. El utópico contrapunto venía a contestar “si yo tuviera una escoba… cuántas cosas barrería”.

Pero para qué engañarnos: hay frases acuñadas que explican y mantienen la injusticia permanente: “siempre ha habido ricos y pobres”, “unos nacen con estrella y otros estrellados”… “Cosas del azar, mala suerte, están lejos”, “a quién se le ocurre, además de ser pobres reproducirse como conejos”, etc. (y esas campañas “benéficas” que se me antojan un sarcasmo).

Otras, despiertan alguna que otra conciencia siempre que no se halle en estado de coma profundo irreversible y deliberado. Y es que, como bien dijo
Martin Luther King, "Lo peor no es la maldad de los malos, sino el silencio
de los buenos".
approval
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 431 - ¡Ay, el español!
Edición 400 - Carta abierta al consejero de Sanidad
Edición 399 - Los minusválidos no son números
Edición 376 - Como en Esparta
Edición 375 - Mis queridos héroes
Edición 353 - Que se callen
Edición 331 - Cacicada ante el manifiesto de lengua común
Edición 263 - Si yo fuera atea
Edición 233 - El 'Proceso'
Edición 227 - Brubaker-Marlaska
Edición 221 - La tinta del calamar
Edición 219 - Más palabrería, como siempre
Edición 213 - Me llamarán ‘facha’
Edición 212 - Crónica de una ‘tregua’ anunciada
Edición 203 - Propósitos y despropósitos
Edición 202 - ¡ E pour si muove !
Edición 185 - Lo que oculta ZP: la ‘tregua’ firmada antes del verano
Edición 182 - Crónica de ‘estepaís’
Edición 168 - No en mi nombre
Edición 166 - De secano
Edición 155 - Hijos de Arana
Edición 153 - A grandes males…
Edición 142 - Gotzone Mora
Edición 136 - 'Cosas de críos'
Edición 133 - ¡…dita sea!
Edición 132 - El viaje
Edición 131 - Verano, 2004
Edición 129 - Costa Da Morte
Edición 126 - O todas o ninguna
Edición 125 - Aforismos
Edición 121 - Fracaso Escolar/ Fracaso Humano
Edición 120 - Pan y circo
Edición 118 - Más etiquetas, por favor
Edición 117 - Reforma de la Constitución
Edición 114 - Crimen perfecto
Edición 113 - Las Mañanitas
Edición 110 - Aranzadi, discípulo de Arquíloco
Edición 109 - Alejamiento y crimen
Edición 108 - Shalom, Sharon
Edición 107 - Mi voto
Edición 106 - Después de la masacre
Edición 104 - Nostalgia y melancolía
Edición 103 - Aquellos polvos… estos lodos
Edición 102 - Pastores
Edición 101 - Pactar con el diablo
Edición 98 - Vergüenza ajena
Edición 96 - La agonía consumista
Edición 95 - Serguei Anatoli
Edición 94 - Diálogo de sobremesa
Edición 93 - Amor y desamor
Edición 92 - Aforismos (VII)
Edición 91 - Nunca más
Edición 90 - Día universal del niño
Edición 89 - El último godo
Edición 88 - Fallos y fallos
Edición 87 - Viejos
Edición 86 - Condenados
Edición 85 - El intruso
Edición 84 - Delirio
Edición 83 - No pasa nada
Edición 82 - Presuntos inocentes, presuntos culpables
Edición 81 - La manzana
Edición 80 - Sijo
Edición 79 - Del diario de una ciclotímica
Edición 78 - El ojo de Abel
Edición 77 - La Magdalena
Edición 76 - Aforismos (5)
Edición 75 - Aforismos (4 )
Edición 74 - Aforismos (3)
Edición 73 - Mamasita
Edición 72 - Aforismos (2)
Edición 71 - Relatos.- II. Rolando
Edición 70 - Relatos. I.-Silvano
Edición 69 - Aforismos
Edición 68 - Patente de corso
Edición 67 - Gringo viejo
Edición 66 - Las rocas
Edición 65 - Los envidiosos
Edición 64 - Terrorismo familiar
Edición 63 - Terrorismo doméstico
Edición 62 - En el III aniversario de J. L. López de la Calle (Conversaciones con los que se fueron antes)
Edición 61 - Crímenes de paz
Edición 59 - Madre
Edición 58 - Del diario de Violeta
Edición 57 - Quiéreme mucho
Edición 56 - Decálogo inútil
Edición 55 - El atropello
Edición 54 - Daños colaterales
Edición 53 - Las manos
Edición 52 - El crimen
Edición 51 - Presunción de culpabilidad
Edición 50 - Justicia para Lady
Edición 49 - Cuando en la escuela se inculca el odio
Edición 48 - ¡Más madera! ¡Es la guerra!
Edición 47 - Recuperar la libertad
Edición 46 - ‘Primero se llevaron a los judios…’
Edición 45 - De la hipocresía establecida
Edición 44 - ¿Le molesta que no fume?
Edición 43 - Supersticiones
Edición 42 - Comerciar con los débiles
Edición 41 - Licencia para matar
Edición 40 - Ibarretxe se manifiesta
Edición 39 - Vampiros afectivos
Edición 38 - Abogados del terror
Edición 37 - “Normalización” del Euskera
Edición 36 - Vivir en dicotomía
Edición 35 - ¿Cooficialidad de lenguas?
Edición 34 - A propósito de eufemismos
Edición 33 - El jinete
Edición 32 - Síndrome de Estocolmo
Edición 31 - Canibalismo Social
Edición 30 - Me llamo Franz (Divagaciones)
Edición 29 - Carta a un etarra
Edición 28 - Normas para no ser odiado
Edición 27 - Estado de excepción
Edición 26 - Hasta que la muerte nos separe
Edición 25 - Septiembre: examen de Democracia
Edición 24 - Sorprendente explicación...
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014