Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 martes, 02 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 194
Semana del 11/18/2005
Estado de Autonomias o Autonomia de los Estados
secured payday loans online


José A. Baonza
Q UE el señor Rodríguez Zapatero haya descubierto el sentido del patriotismo en la obligación de evitar la discordia entre los españoles, sobre ser un loable principio rector de la convivencia –muy semejante, por cierto, al establecido en el testamento del general Franco como mensaje indeleble de continuidad— constituye una simulación tautológica propia de los actos fallidos en la moderna psicología del poder. Porque si el señor Presidente del Gobierno de España tuviera alguna solidez argumental para tejer sus proyectos de talante y diálogo en el vector racional de la concordia, debiera empezar por admitir que el dato histórico más relevante en el largo muestrario de la confrontación entre los españoles lo constituye, precisamente, el hecho de plantear como solución lo que, en el mejor de los casos, no significa sino el enunciado del problema. A estas alturas de su decurso, declarar intercambiables los conceptos de nación, nacionalidades o entidades nacionales no es la mejor manera de acometer una empresa de consenso sobre la realidad española de cualquier tiempo, sino el camino mas seguro hacia la confrontación, la fractura social y el desacuerdo, que será tanto más cruento cuanto mas nos introduzca en la vericuetos insondables del sentimentalismo.

Inútil seria, por ello, remontarse a los perfiles medievales del conflicto entre estamentos, territorios, feudos y reinos para poder encontrar un hilo conductor que reduzca a términos de racionalidad las obvias discrepancias de interpretación sobre la identidad española de todos los tiempos. Muy cerca de nosotros, durante la década de los cuarenta del pasado siglo, la polémica entre los historiadores Américo Castro y Claudio Sánchez Albornoz dejo desfallecidos a cuantos se adentraron en ella al conjuro testifical de cualquier documento inédito, puesto en la liza a favor de uno u otro de los contendientes. Y más cercano en el tiempo, si algún punto ocasionó mayor número de intervenciones, crispación en el hemiciclo y hervor en las columnas mediáticas durante el debate constitucional –antes y después de 1978— fue sin duda la articulación territorial del Estado con el encaje de sus diferentes magnitudes identidarias en el común denominador del conjunto, de forma que el resultado fuese mínimamente coherente y ofreciese cierta cohesión vertebradora. La osadía de reproducir, con la reforma de los Estatutos, tan disparatado ejercicio de remodelación constitucional solo se explica en función de una buida estrategia del rencor en la que ha desaparecido el sentido de la oportunidad, al servicio del más descarnado oportunismo.

Si se establece como punto de partida el carácter integrador de las colectividades humanas en su marcha ascendente hacia la plenitud de un orden universal finalista –en el sentido con el que Theodor Mommsen afronta sus coordenadas históricas— la idea de Nación no pasa de ser un estadio intermedio en el recorrido de la Humanidad, capaz de superar los estrechos márgenes de la tribu, la horda, los clanes y las taifas, en función de unas categorías objetivas de identificación. Vistas así las cosas, es evidente que la fragmentación española, operada en el ordenamiento visigótico de los reinos peninsulares desde el trauma colectivo de la invasión musulmana, encontró su anclaje vocacional con el impulso hacia la integración –no exenta de tensiones, retrocesos, desviaciones o renuncias— en un sólido orden económico, cultural, jurídico y político que alcanzaría su cabal realización en el Renacimiento, por virtud del pacto federativo entre Fernando de Aragón e Isabel de Castilla para reunir bajo un solo cetro la diversidad orgánica preexistente; pero también impulsado por el clima intelectual de la época que tendría en los textos doctrinarios elaborados por aquel oscuro burócrata florentino, de nombre Nicolás Maquiavelo, su partida de bautismo y donde se traza con vigorosa perspectiva y original enfoque los cimientos ideológicos del Estado moderno.

Al hilo de estas consideraciones cabe añadir que, durante las dos centurias siguientes y sometido todavía a la particular óptica de las monarquías absolutas, el nuevo concepto de Estado mantiene una proyección indiferente hacia los súbditos que le soportan, lo que no es óbice –sin embargo— para que contribuyese paradójicamente a homogenizar las poblaciones instaladas en sus respectivos ámbitos territoriales. Suele situarse la aparición de la conciencia nacional en el grito de “vive la Natión!”, con el que el soldado francés celebró la victoria en Valmy frente a la coalición absolutista del Antiguo Régimen; ocasión considerada por Goethe como tópico inicio de una nueva era en la historia universal. Menos líricamente visto, aunque con resonancias épicas en todos sus frentes, el fenómeno se desarrollaría por los vericuetos de la práctica constitucional con la Declaración de Independencia de las 13 colonias para formar los Estados Unidos de América, que tuvieron continuación directa con la Declaración francesa de los Derechos del hombre y del ciudadano, asentados en el tríptico revolucionario de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Antecedentes indispensables, entre nosotros, para que los constituyentes de Cádiz (1812), como legítimos representantes de la soberanía “nacional”, situaran en el frontispicio del Titulo I de la norma fundamental los siguientes artículos: 1º) “La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios” –todavía no se ha producido de jure la independencia de los territorios de Ultramar—; 2º) “La Nación española es libre e independiente y no es, ni puede ser, patrimonio de ninguna familia ni persona”; 3º) “La soberanía reside esencialmente en la Nación y, por ello, pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales”. Y 4º) “La Nación está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas la libertad civil, la propiedad y los restantes derechos legítimos de todos los individuos que la componen”.

Desde entonces, la estructura del Estado español, con independencia de los criterios ideológicos aplicables, adquiere una dimensión jurídico-política que sigue en su configuración orgánica al modelo centralista francés como continuador del entramado unitario de las Monarquías absolutas. Es claro que los constituyentes hispánicos pudieron seguir la senda federal abierta por los Estados Unidos de América, donde el “nacimiento de una Nación” –en expresión cinematográfica insuperable de David W. Griffith— se establece a partir de la equiparación jurídica entre las originarias colonias firmantes del pacto como “estados” iguales en derechos y obligaciones; máxime si se considera la dispersión territorial de las Juntas Provinciales que se encargan de efectuar la leva insurreccional contra Napoleón Bonaparte. Pero no fue así, sino que, muy al contrario, la pugna dialéctica entre los “doceañistas” que acuden a Cádiz para debatir los principios constitucionales sobre los que apuntalar el Estado que aspiran a instaurar, tensa y enconada como pocas, no se visualiza entre unitarios o federales sino entre quienes defienden las instituciones del Antiguo Régimen –estamentos, señoríos, Inquisición, derecho divino de los reyes— y quienes pugnan por afianzar los derechos individuales, las libertades civiles y la igualdad ante la ley como eje vertebrador del proyecto constituyente. Salvo los diputados americanos y por razones bastante obvias, raras son las voces que se apoyan en “hechos diferenciales” o soluciones “soberanistas”, y si algún representante vasco o catalán impregna de proyección “fuerista” su oratoria, lo hace en sintonía ideológica con las soluciones estamentales y los privilegios concernidos en el modelo feudal del Antiguo Régimen.
Por eso es más sorprendente la actual renuencia sobre las identidades nacionales en el seno de la unidad nacional, no solo desde las instancias nacionalistas, sino –lo que es verdaderamente insólito— desde los presupuestos doctrinales que
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 283 - En la muerte de Gabriel Cisneros
Edición 226 - La ruptura consumada
Edición 225 - Hacer memoria
Edición 223 - La rosa y la serpiente
Edición 217 - El año de la (des)memoria
Edición 216 - ¡Viva Cartagena!
Edición 215 - Los tiempos de la crisis
Edición 214 - República no es un nombre de tango
Edición 213 - Una falsedad histórica
Edición 212 - El horizonte real de la tregua
Edición 207 - Memoria, Dignidad y Justicia
Edición 206 - ‘El que se mueva, no sale en la foto’
Edición 205 - Demasiados cadáveres en el camino
Edición 204 - Una Nación, un Estado...
Edición 203 - La Historia como pretexto
Edición 202 - Faltaba el Ejército
Edición 200 - La percepción del optimista
Edición 199 - Lectura de sinónimos
Edición 198 - Recuperacion de (toda) la memoria
Edición 197 - Hacia el corazón de Europa
Edición 159 - Balance de un aniversario
Edición 157 - Las responsabilidades de Vera
Edición 156 - La vergüenza de El Carmelo
Edición 155 - Perplejidad en las vísperas
Edición 154 - El diálogo como trampa
Edición 153 - ‘Perjudican nuestra imagen’
Edición 152 - La trasgresión como sistema
Edición 150 - Auto-de-terminación por referendum
Edición 149 - La sonrisa de Zapatero
Edición 148 - ¿Pasividad o connivencia?
Edición 146 - La verdad no ha dicho la última palabra
Edición 145 - El “pin” de Maragall
Edición 144 - La desazón de ‘Prisa’
Edición 143 - Suspenso en ‘talante’
Edición 142 - ‘Paz, piedad, perdón’
Edición 141 - La dispersión de las lenguas
Edición 139 - Cerezas, ‘cuchipandas’ y claveles
Edición 138 - Contra ‘prisas’, serenidad
Edición 137 - El tópico del ‘Centro’
Edición 136 - La izquierda como tópico (y III)
Edición 135 - La izquierda como tópico (II)
Edición 134 - La izquierda como tópico (I)
Edición 133 - El recuento de las víctimas
Edición 94 - Final de partida
Edición 93 - De Virgen a Virgen
Edición 92 - ¿A quién le importan las victimas?
Edición 91 - Con sentido de Estado
Edición 90 - Unidad y uniformidad
Edición 89 - Los catalanes ante las urnas
Edición 88 - La ambigüedad recalcitrante
Edición 87 - Continúan las reflexiones electorales
Edición 86 - Jornada de reflexión para todos
Edición 85 - La memoria desviada
Edición 84 - La reforma constitucional
Edición 82 - La nación de la izquierda
Edición 81 - Retiradas en cadena
Edición 79 - Una furtiva lágrima
Edición 78 - España va (menos) bien
Edición 77 - Conflictos de verano
Edición 73 - El 'octavo' borrador
Edición 72 - Nueva lectura del neutralismo
Edición 71 - Técnica del tapado
Edición 70 - El hecho diferencial en la construcción europea
Edición 69 - ¡Míreme a los ojos, Sr. Tamayo!
Edición 68 - Cuestión de estado
Edición 65 - La regla d’Hont y los partidos ‘bisagra’
Edición 64 - Se les acabó el tiempo
Edición 63 - Lecturas inverosímiles
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014