Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4130
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 jueves, 24 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 198
Semana del 12/16/2005
Aplausos, abrazos y besos para el FMI


Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
M IENTRAS el Congreso Nacional trataba el presupuesto anual para el año 2006, que como se sabe es siempre iniciativa del Poder Ejecutivo, el Presidente de la Nación Néstor Carlos Kirchner anunciaba la cancelación total de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por algo más de 9.800.000.000 dólares o 29.400.000.000 pesos argentinos. Quizás porque muchos de los legisladores no han leído el inc. 7 del art. 75 de la Constitución Nacional que les ordena “arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación”.

El anuncio se realizó en medio de una convocatoria obligatoria en la Casa Rosada, donde solamente había que etiquetar cuidadosamente a toda una fauna política, sindical, empresarial y militar para comprobar que el posicionamiento de hoy, los aplausos de hoy y los abrazos de hoy son los mismos que acompañaron ayer a Alfonsín, Menem, de la Rúa, Rodríguez Saá y Duhalde.

Mientras que el país siga en manos de la clase política travestida e impúdica seguiremos apoyando, vivando y aplaudiendo las decisiones de:

No investigar el origen de la deuda externa ilegal, odiosa e inmoral.
Endeudarnos a cualquier costo y sin criterios de crecimiento.
Firmar cualquier tipo de acuerdo con los organismos de crédito internacional.
Declarar la cesación de pagos y el no pago de los compromisos.
Realizar quitas sobre el endeudamiento con los acreedores privados.
Proceder al pago total de la deuda con el FMI.

Cualquiera que piense que la decisión de Kirchner debe enmarcarse dentro de una política de defensa de la autodeterminación nacional y que permitirá que el ahorro del trabajo de los argentinos tenga como destino el desarrollo de una política sustentable en lo económico, permitiendo una mayor dinámica en la productividad que lleve al mejoramiento de las condiciones de vida y del trabajo, estará una vez más equivocado.

Desconocer que ha sido el mismísimo FMI quién ha exhortado a los países deudores a que procedan a la cancelación de sus deudas, debido fundamentalmente a una decisión de los EEUU de no seguir apoyando financieramente a los países empobrecidos de la periferia del primer mundo, sería también estar equivocados sobre los motivos de las decisiones ayer adoptadas.

Ahora son los tiempos en que los países que han sido llevados a los límites más inhumanos de pobreza y de exclusión se apuran a remitir los ahorros conseguidos al mundo que globalizó la dependencia. Porque cualquiera puede advertir que sin poner a disposición del crecimiento todo el ahorro del pueblo -las reservas nacionales- estará condenándose a nuevas situaciones de endeudamiento como las que estamos verificando con las actuales y reiteradas emisiones de bonos y letras.

Porque para un gobierno que tenga establecida la forma que quiere llevar adelante una política económica y financiera no es admisible que cada año se produzcan cambios de rumbos tan considerables y abismales, toda vez que el tema en cuestión -el endeudamiento- debe ser considerado en su total integridad y definido de forma tal que no afecte el desarrollo económico. Debe ser una política de Estado, y no una histeria de éste.

Porque salir a pagar histéricamente la deuda con el FMI, si es que no es una mera decisión testicular es por lo menos una arbitrariedad más tomada por una sola persona. A la que conocemos por su autoritarismo y la falta de predisposición de consensuar decisiones a las que siempre ha apelado Kirchner.

Quienes desde siempre hemos repudiado el endeudamiento externo e interno que posibilitaron las políticas de entrega y sumisión al capital financiero transnacional y nacional no podemos considerar como acertada y patriótica la decisión de Kirchner. Lo que ha hecho el presidente de la Nación no es más que cerrar un capítulo de la historia argentina en el cual ha quedado relatado el hambre, la indigencia, el desempleo, el subempleo, el empleo en negro, la desindustrilización, la pérdida de las empresas públicas y las generadoras de recursos y la pérdida total de posibilidades de un desarrollo humano digno y previsible.

Pero que nadie se confunda que a partir del año que comienza las cosas cambiarán en la Argentina, aún después de haber brindado como lo sugirió el presidente.

Nada cambiará en la medida que las políticas que se adopten no tengan en la mira la rápida descomposición y destrucción de la relaciones de fuerzas establecidas por las políticas económicas que permiten a los monopolios y los oligopolios nacionales y extranjeros condicionar las políticas de desarrollo y producción.

Sería inconsciente de nuestra parte no recordar que todos los acuerdos realizados con los acreedores externos han sido presentados como la panacea que nos permitiría crecer y estar mejor. La conclusión de cada uno de ellos nos lleva a comprobar que los efectos han sido los contrarios.

El presidente de la Nación no tiene un solo ejemplo para demostrarnos que como administrador provincial o nacional ha ido más allá de establecer políticas de caja. Las cuales en ningún caso han contribuido en lo más mínimo al diseño o arquitectura de políticas productivistas para el crecimiento, desarrollo de nuevas industrias, nacionalización de empresas entregadas al capital extranjero monopólico, crédito accesible de largo plazo para las pequeñas y medianas empresas, recomposición de los salarios públicos, etc.

Una demostración de lo expresado es que los anuncios presidenciales de ayer no han tenido en cuenta las políticas futuras que serán aplicadas, porque va de suyo pensar que jamás habrá una propuesta para ser debatida con la participación de la ciudadanía. Esa misma a la cual solamente le queda reservado el papel de agente generador de fondos y reservas, mientras que las necesidades del pueblo siguen relegadas y despreciadas por las prácticas y decisiones gubernamentales.

Podrán llenarnos de discursos vacíos y mendaces, reponer en los cargos públicos a los personajes que han sido autores y cómplices del descalabro nacional, hacernos creer que tenemos un país en serio y demás argucias publicitarias utilizadas a diario.

Pero jamás podrán, Kirchner, sus acólitos secuaces y los nuevos arribistas, detener nuestras luchas para lograr un país en el que todos puedan desarrollarse y mejorar las condiciones de vida; y que serán las que permitan a las futuras generaciones ser libres en todos los sentidos posibles y no estar atados a las arbitrariedades y autoritarismos de turno.

La decisión del pago adelantado de la deuda espuria con el FMI demuestra una vez más esa distancia abismal entre las necesidades del pueblo y las necesidades de la clase política. Porque éstos últimos han abandonado las imperiosas necesidades de investigación del origen del endeudamiento, la imprescindible moratoria, la necesidad de altas quitas hasta el extremo del no pago por todo lo ya sobrepagado.

Dejemos los aplausos, abrazos y besos de toda esa oligarquía -como los observados ayer- a quienes solamente juegan con nuestro futuro, y nosotros continuemos militando por ese otro gran país que desean las mayorías y en el cual esos personajes tienen asignados el triste papel de demorarlo.
fas
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 289 - Kirchner, el otoño del patriar
Edición 285 - Olores a KK en Argentina
Edición 280 - Independizarnos de la corrupción
Edición 279 - El futuro será más de lo mismo
Edición 268 - ¿Una Santa Cruz en serio?
Edición 267 - Las tizas no se manchan de sangre
Edición 249 - Papeleras: Estos son unos atorrantes
Edición 242 - Papeleras: El único responsable es el gobierno
Edición 235 - Marchas vacías
Edición 234 - Eje del poder
Edición 232 - Rumba de gusanos y de ratas
Edición 229 - Los que no sirven
Edición 213 - ¡No pasarán!
Edición 212 - Más de 30 años de memoria argentina
Edición 209 - ¿En qué anda la Argentina?
Edición 207 - El gobierno argentino que distrae
Edición 206 - Las mentiras y dignidades de la cuestión santacruceña
Edición 205 - Tasselli, un modelo y sus cómplices
Edición 204 - Abrazos de oso
Edición 201 - La masacre de Avellaneda: Poder, Justicia y Memoria
Edición 199 - Democracia disfrazada
Edición 196 - Vuelve el Chacho y la vergüenza
Edición 193 - Mentirocracia
Edición 189 - Diputeando a los diputados nacionales
Edición 187 - ¿Dónde está la voz del pueblo?
Edición 184 - Prohibido prohibir
Edición 183 - Un Estado de sitio en Argentina
Edición 182 - Desestabilizar desestabilizando
Edición 180 - Desprocesamiento y libertad a todos los luchadores sociales
Edición 179 - Las limpias manos del presidente Kirchner
Edición 172 - El futuro latinoamericano
Edición 171 - El excelente ejemplo del pueblo boliviano
Edición 170 - Salarios, trabajo y economía en Argentina
Edición 169 - Dietas, sobresueldos e imágenes políticas argentinas
Edición 168 - Justicia sin Justicia
Edición 167 - Un Estado corrupto
Edición 166 - Desobediencia política
Edición 165 - Para Kirchner todos somos sospechosos
Edición 164 - La pesca política en Argentina
Edición 163 - La representación de los políticos
Edición 161 - Las chicas y los chicos en Argentina
Edición 159 - Estudiantes, petróleo y boicot en Argentina
Edición 151 - ¿Perdón? Perdón las pelotas
Edición 149 - El peligro público en Argentina
Edición 144 - Nuevo intento o intentona de la izquierda argentina
Edición 143 - La puta cultura argentina
Edición 128 - Yo voto por la Revolución Bolivariana
Edición 127 - Irresponsabilidad fiscal en Argentina
Edición 125 - Obedecer es ser cómplices
Edición 124 - Caos y anarquía
Edición 123 - Cállese, por favor, Alfonsín
Edición 122 - La excitación represiva de la derecha
Edición 120 - Ni olvido ni perdón en las minas de Río Turbio
Edición 102 - No confiemos en los salvadores
Edición 96 - 2004
Edición 94 - Los políticos son unos atorrantes
Edición 92 - Los desocupados y los políticos
Edición 91 - El nuevo disfraz del Kapitalismo argentino
Edición 90 - Las banderas para el siglo XXI
Edición 89 - Jesús Olmedo resiste en la Quiaca
Edición 88 - Cuba, Imperio y Terminator
Edición 86 - Carta abierta al Presidente Kirchner
Edición 85 - ¡Bolivia va!
Edición 84 - Policía, Política, Justicia y Pueblo
Edición 83 - ¿Qué quiere el General Bendini?
Edición 82 - Elena Cruz es un ejemplo para no olvidar
Edición 81 - Argentina: 'K' está a la derecha de 'I'
Edición 79 - Verdad, justicia y castigo a todos los genocidas
Edición 78 - Otra Latinoamérica es posible
Edición 77 - Nulidad efectiva de las Leyes del Olvido
Edición 76 - Clara Britos y una cuestión de Derechos Humanos
Edición 75 - Que no suceda una vez más en la Argentina
Edición 74 - Dos meses de Kirchner
Edición 73 - Formosa otra provincia feudal y perversa
Edición 72 - Kirchner ¿Va en tren o va en avión?
Edición 71 - Mercedes Sosa, Telerman y Macri
Edición 70 - Otro feudo perverso llamado ‘Juarismo’
Edición 69 - Darío y Maximiliano
Edición 68 - Las caras de las monedas
Edición 67 - Justicia, juicio político o plebiscito y después...
Edición 66 - Peligrosa era la Argentina
Edición 64 - Desinformación de la información
Edición 63 - Conocemos el pasado, defendamos el futuro
Edición 61 - Que se voten ellos mismos
Edición 59 - Argentina girará aún más a la derecha
Edición 58 - Cuba siempre será un ejemplo
Edición 57 - No votemos a ninguno
Edición 56 - Debemos detener al Imperio
Edición 55 - Bush fascista, vos sos el terrorista
Edición 54 - No a la invasión a Irak. Sí a la guerra contra el Imperio
Edición 53 - Carta al señor Aznar
Edición 45 - Acertijo
Edición 44 - Brasil y Argentina, demasiadas diferencias
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014