Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 miércoles, 16 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 201
Semana del 1/6/2006
Apuntaciones sobre la reconciliación nacional


Antonio Castro Villacañas
D OS obras de teatro y una de "baile clásico" se han sumado este último mes de diciembre a la tarea de reconciliar a los españoles que con tanta pasión como desacierto vienen realizando el partido y el gobierno que rige el conocido Sr. Rodríguez. Sabido es que el pucelano gusta de disfrazarse de leonés y de presumir siempre de un solo abuelo, como si se avergonzara del otro. Esta visión parcial de su propia familia, que denuncia una muy censurable y defectuosa personalidad, la ha llevado el citado Rodríguez al Partido Socialista (hasta hace poco también Obrero y también Español) que, como todo el mundo sabe, está integrado por personas sin progenitores y ascendientes manchados por el franquismo: todos los sociatas son puros y duros demócratas desde hace siglos, sin mezcla de mal político alguno. Por eso se esfuerzan día tras día, siguiendo las instrucciones y el ejemplo del Rodríguez máximo, en recordarnos a propios y extraños que en este país hubo hace tiempo una guerra civil provocada y realizada por unos españoles malos (pero malos, malos) en la que los socialistas no tuvieron nada que ver ni en el principio, ni en el medio, ni en su fin.

Eran tan angelicales los antecesores políticos del Rodriguez de marras, que en sus filas se colaron franquistas tan miserables como los que secuestraron y asesinaron al Sr. Calvo Sotelo (un don nadie, como todo el mundo sabe; total, sólo era uno de los jefes de la legítima oposición parlamentaria al no menos legítimo gobierno republicano del año 1936); como quienes crearon y mantuvieron varias chekas en Madrid y Barcelona; como los que robaron el oro y las joyas depositados por sus legítimos propietarios en el Banco de España o en otras instituciones bancarias; como parte de los que asaltaron y quemaron iglesias por media España -la no sublevada- y robaron las joyas donadas por particulares a las imágenes populares; como quienes no rindieron ni han querido nunca rendir cuentas de lo que hicieron con el dinero, el oro y las joyas robadas, una vez que huídos al extranjero comenzaron a vivir de tan sustancioso botín... Hay muchos más ejemplos de angelismo socialista y pérfidas infiltraciones franquistas, pero no vale la pena insistir en ellas salvo que sea necesario.

El caso es que, repito, siguiendo el ejemplo y las instrucciones del citado señor Rodríguez, a la avalancha de libros editados en el 2005 sobre Franco y el franquismo (en su mayor parte -como es lógico gobernando quienes nos gobiernan- obsesionados con demostrar que ni el general ni su sistema hicieron nada bueno para España) se ha unido en el pasado Diciembre el estreno en los teatros oficiales (el Español y el María Guerrero) de dos obras inspiradas en la contienda del 36-39. Como es natural si se considera tanto el estilo o modo de ser del Sr. Rodríguez y sus inmediatos colaboradores, ninguna de las dos obras citadas -carentes por otra parte de méritos literarios- ha buscado el exaltar los valores propios del pueblo español tal y como éste los manifestó durante y después de la guerra. Tampoco han pretentido -¡estaría bueno!- contribuir a la reconciliación de los españoles combatientes o de sus hijos y nietos.

Tanto Luisa Ripoll, autora y directora de "Los niños perdidos" -la obra del María Guerrero- como Miguel Murillo -el extremeño autor de "Armengol", premiado el 2002 con el "Lope de Vega" que patrocina el Ayuntamiento de Madrid, y por ello estrenada en el Español que Ruiz Gallardón (como la concejalía de Cultura y Arte) ha entregado 'gratis et amore' a una clase de izquierda nada nacional y muy poco sociable-, lo único que se han propuesto es utilizar los escenarios (subvencionados por el dinero público) para desde ellos lanzar sendos mítines antifranquistas, porque los españoles no acaban de convencerse de que Franco era malo, pero malo de veras, y cuanto Franco hizo era también malo, pero que muy malo...

Por eso la señora o señorita Ripoll ha escogido como tema central de su obra la represión que según ella hizo el franquismo sobre los hijos de los vencidos, niños que "habían de ser machacados para que aborrecieran todo lo que pensaban sus padres", cosa que se consiguió, dice la autora, merced a "la sordidez y crueldad de los albergues y asilos del Auxilio Social"... Y por eso el señor Murillo, director del Teatro Lope de Ayala y del Festival de Teatro Contemporáneo de Badajoz, lo cual quiere decir que se lleva bastante bien con el Sr. Rodríguez Ibarra, ha escogido también como tema de su obra un aspecto marginal del franquismo, la detención y ejecución de un hombre por, entre otros motivos, ser pederasta, y al que excepto su casera nadie avaló pues todos sabían que "se llevaba los jóvenes al río" para "con ellos protagonizar un sueño": el del "cultivo del cuerpo como filosofía de superación personal", según nos cuenta la obra citada.

El espectáculo de danza llevará por toda España, tras su estreno en Madrid, la obra "13 rosas", que recuerda el fusilamiento de otras tantas mujeres pertenecientes a las Juventudes Socialistas Unificadas -es decir, comunistas-condenadas a la última pena por haber tomado parte activa y efectiva en diversos hechos de resistencia y sabotaje sucedidos en el Madrid de la primerísima postguerra, entre ellos uno que ocasionó la muerte de un comandante de la Guardia Civil y de su hija, si mal no recuerdo. Claro está que de ello nada se dice en el programa proporcionado a los espectadores, y sí en cambio se les informa de que tales rosas eran "menores de edad", con lo que de modo indirecto se hace creer que no habían cumplido los 18 años, cuando la verdad es que en esas fechas las mujeres no alcanzaban su mayoría de edad hasta los 23 y 25, lo que de modo evidente no da lo mismo a la hora de evaluar si una pena de muerte (siempre para mí injusta) es más o menos censurable en razón de la edad de quienes la padecen.

Termino. Cualquiera que lea los artículos, reportajes o libros dedicados este año a Franco con motivo del trigésimo aniversario de su muerte, como cualquiera que vea las películas, los espectáculos teatrales o los programas de televisión presentados con igual pretexto, se dará cuenta de que en su inmensa mayoría, en su práctica totalidad, no tienen ningún interés en "superar" el cisma ideológico, político y social surgido antes de nuestra guerra, durante ella, o tras su fin, sino todo lo contrario. No buscan la reconciliación nacional. Eso es lo que denuncio y lamento.
approval payday loan