Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 jueves, 17 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 210
Semana del 3/9/2006
Felicidades


Yolanda Cruz
E L 8 de marzo de 1.908, 129 trabajadoras de la fábrica Cotton de Nueva York, perecían en el incendio provocado por su jefe para desalojarlas de las instalaciones, se habían encerrado allí para reclamar una jornada laboral de 10 horas. Hasta 1.975, Naciones Unidas no declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora *
En el transcurso de esos 67 años fueron incontables los esfuerzos de numerosas mujeres por exigir un trabajo digno y la posesión de unos derechos que hasta entonces les estaban vetados.

Antes que ellas, las sufragistas norteamericanas exigían su derecho al voto en 1.848 y en enero de 1.907, en Gales se crea la primera división del movimiento para ganar el derecho de votar a las mujeres. Habría que esperar hasta 1.933 para que en España la diputada Clara Campoamor consiguiera la aprobación del sufragio universal femenino.
Han sido muchas las luchas y no tantas aunque importantes las victorias.

Este 2006 la conmemoración del 8 de marzo se ha celebrado con el tema ‘La mujer en la adopción de decisiones: enfrentando los desafíos, generándole cambio’

Se me hace difícil escribir sobre el Día Internacional de la Mujer Trabajadora sin debatirme entre la satisfacción y la impotencia, entre las ganas de gritar de júbilo y el retomar posturas de lucha cargada con el peso de crueles realidades. En más de una ocasión he reclamado no perder nuestra memoria histórica y eso es lo que, de nuevo, pretendo desde estas líneas.

El título de este día ‘La mujer en la adopción de decisiones…’ dice mucho de los logros obtenidos en los últimos 100 años, si ahora se reclama el papel de la mujer en lo puestos de decisión quiere decir que hemos llegado a estar cerca. Pero yo no quiero detenerme aquí.

He de confesar que en el desarrollo de mi vida laboral nunca me he sentido marginada por el hecho de ser mujer, es posible que alguien haya intentado darme de lado o no valorarme por mi sexo, yo no lo he notado. He oído a muchos ‘compañeros’ bromear (por llamarlo de alguna manera) sobre alguna de mis compañeras y no he dejado pasar la ocasión de recriminarles, como espero que alguna que otra voz de mujer se haya alzado a mí favor en ocasiones similares. Pero no se trata de bromas o comentarios soeces a la altura de la calidad intelectual de quien los dice, se trata de discriminación laboral que lleva a situaciones insufribles como el cobro de menor salario por idéntico trabajo al realizado por un hombre, prejuicios a la hora de una promoción o renovación por el hecho de ser madre o quizás tener intención de serlo, etc.

Si hablamos de trabajo se abren ante nosotras todo un mundo de posibles circunstancias en las que nuestra identidad sexual puede ir en nuestra contra pero las que trabajamos sabemos por qué estamos ahí y que ya ha pasado el momento de demostrarlo. Pero, ¿y si hablamos de la otra discriminación?, sí, aquella que nos lleva a morir a manos de quien dijo amarnos, aquella que nos deja abandonadas en un callejón con apenas horas de vida en base al color de la piel con la que se nos viste el alma en el momento de nacer, esa discriminación que nos fuerza a prostituirnos para pagar una deuda que no recordamos haber contraído, para pagar por contar con la oportunidad de desarrollarnos en otro país lejos del nuestro, una discriminación que nos hace enloquecer y nos lleva a embarcarnos en una balsa a merced del mar y del viento, cargadas con nuestros hijos buscando una tierra que no llega.
Sí, el día 8 fue día para celebrar pero sin olvidar que aún hay mucho por lo que luchar. Recibí un ramo de flores, desde el corazón de quien me ama y admira. Quiero compartirlo con todas vosotras, mujeres.
Gracias a las que gritasteis, a las que os negasteis a ceder en vuestra lucha, a las que creísteis que merecía la pena, a las que cuidasteis de todos, gracias a las que educasteis, a las que sabéis que no es bastante, a las que soñáis, a las que pedís, a las que denunciáis, gracias por ayudarme a no olvidar quien me permitió llegar hasta aquí y a mirar atrás, extender mi mano y aferrarme a las de todas aquellas mujeres que no podéis ser.


* Desde hace unos años, la celebración se reduce al Día Internacional de la Mujer, ya que se da por hecho que todas las mujeres trabajamos, sea de manera remunerada o no. Sin embargo, prefiero seguir utilizando el título original de la celebración como una manera de no perder la memoria.
approval payday loan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 216 - ¡Ánimo Italia!
Edición 214 - Violencia doméstica
Edición 212 - Tregua permanente
Edición 211 - Aniversarios y espectáculos
Edición 184 - El Consejo frente al Emperador
Edición 182 - Cuestión de minutos
Edición 180 - Y seguimos, ahora el folio 7
Edición 179 - Paros cardiacos
Edición 178 - Tan lejos, tan cerca
Edición 177 - Están muertos
Edición 126 - Sonatas y profetas
Edición 123 - Mafias, películas y fantasmas
Edición 103 - Con la Iglesia hemos topado, pero no sólo con ella
Edición 101 - Libertad de expresión
Edición 99 - Abandonos (II)
Edición 98 - Abandonos (I)
Edición 95 - Felicitaciones y frivolidades
Edición 94 - En Navidad, libros para leer
Edición 93 - Barcelona no es Cataluña
Edición 92 - Bowling for columbine, explicando el miedo
Edición 91 - Las voces del tomate
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014