Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 jueves, 17 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 219
Semana del 5/12/2006
Ni rojo ni azul, sino todo lo contrario


Joan Pla
M E dispongo a escribir este artículo y lo primero que me viene a la memoria, mientras veo por televisión el triste apretón de manos que se dan Maragall y Carod Rovira, es la profunda amistad que viví con mi viejo, entrañable e inolvidable amigo Joan Bonet Gelabert. Joan Bonet era el subdirector del diario “Baleares”, cuando yo entre a formar parte de ese rotativo mallorquín, en diciembre de 1975, después de mis fragorosas corresponsalías de “Pueblo” en el Magreb y en la revolución de las flores de Portugal. Joan Bonet era un hombre de una singularidad incuestionable. Los mercachifles del tópico y de la mentira le colgaron a Bonet el sambenito de fascista, porque escribió siempre en un periódico del Movimiento y porque, siendo falangista, hizo la guerra en el bando nacional, aunque se la pasó en el frente de Guadarrama montando emisiones de radio y hablando del tiempo y de las flores, esto es, de pura literatura con los habitantes de la trinchera enemiga. Yo diría que el progenitor de María del Mar Bonet, la formidable y muy progresista cantautora, aquel que siempre me llamó “compañerito”, no era, políticamente hablando, ni azul, ni rojo, sino todo lo contrario.

Necesito más que nunca, igual que en los primeros años de la transición democrática y de mi convivencia con los veteranos del “Baleares”, Jiménez, Gafim, Caldentey, Feijó, Ramis, Cor, Llull y otros, la opinión y el consejo de Joan Bonet acerca de las personas que, para la concordia o para la polémica, más resonancia han aportado a mi trabajo de cada día en estos últimos años. Vivos y muertos perduran en mi corazón y a todos les profeso mi gratitud, incluso a aquellos cuya ideología y ética son diametralmente opuestas a lo que yo siento, pienso y vivo. Ya digo, necesito su estímulo y su palabra buena de siempre, para seguir remando en solitario, ahora que casi el ochenta por ciento de mis amigos y familiares íntimos, han pasado ya a mejor vida.

Me lo dijo Celso Arango, el psiquiatra paisano y condiscípulo de Fraga, ese nórdico astur-gallego que se dedica a curar las mentes de los mallorquines y que escribe libros cortos y muy interesantes, me lo dijo un día, en la calle, a los pocos meses de su muerte. Me dijo que le había estado visitando en sus últimos dias, no porque Bonet necesitase a un psiquiatra, sino porque era su amigo y me dijo que su mayor dolor, en la recta final de su vida, había sido el de la soledad. Me dijo que iba muy poca gente a verle, que se sentía mal, más por el olvido de tantos y tantos que habían recibido el beneficio de sus escrituras de cada día y de sus libros que por el zarpazo inmisericorde de su enfermedad irremediable. Añadió, en su calidad de médico de la mente humana, que no hay dolor más grande que el de la pérdida de los amigos en esta vida. Su noticia, tan veraz y descarnada, me dejó consternado, entre otras razones, porque yo tampoco fui a visitarle, cuando se estaba muriendo. Llamé a Mercedes, eso sí, al instante de conocer su fallecimiento y abracé a Joan Ramón y a María del Mar en el funeral en el que estuvimos todos presentes. Somos animalitos de solemnidad y de actos públicos. También escribí y publiqué una nota sincera y emocionada y le dediqué un dibujo con su retrato y angelotes en llanto, con las mismas lágrimas de alegría y de esperanza con que escribo de él ahora, puesto que siempre fue, para mí, un motivo profundo de alegría y de esperanza, en las duras y en las maduras de nuestro quehacer diario.

Me había contado – como ya he dicho- sus peripecias de suprema imparcialidad en el frente, cuando montaba programas radiofónicos de comunicación fraterna entre los dos bandos, desde las trincheras de la sierra de Madrid. El detalle me pareció genial. Ignoro el nombre de sus jefes militares y todavía me hago cruces de que no le fusilasen, por traidor, cada vez que saludaba al enemigo con toda la bondad de su corazón, todo humor y todo amor. Después, mientras nos mandábamos al pecho, un coñac caliente en el Café Gijón, me confesó Joan Bonet su debilidad por los pezones azules de determinadas mujeres y la pasión que le inspiraban esos pelos sueltos y voladores que algunas tienen en la parte posterior del cuello y que se llaman "abuelos". Aseguraba que donde había "abuelos" existía la capacidad de un gran amor. Dimos un repaso a la vejentud de nuestros colegas escritores y periodistas y me señaló la estupidez de algunos que habían ganado mucho dinero por arrimar su sardina al ascua del poder, pero nunca dejó de reconocer y de admirar sus valores, al margen de su espíritu mercader y oportunista. Para Bonet, los escritores, los periodistas y los pintores - de los tres oficios en los que fue maestro -no eran mejores o peores según la banda política en la que estuviesen adscritos o según el color de la empresa que les pagase su jornal. Una vez, en 1971, estuve a punto de llegar a las manos con un compañero del diario "Pueblo", porque, al decir yo que J.B. era un escritor muy divertido y muy interesante, saltó él y dijo que nunca podía ser bueno aquel que se había vestido con la camisa azul de Falange y que seguía escribiendo en un periódico del Movimiento. Repliqué con furia, pero lo único que hice fue parar al energúmeno que se disponía a pegarle un puñetazo en la boca, como era de esperar en aquel periódico que, sin ser de Falange, no dejaba de ser la sede capital de los Sindicatos verticales de Franco y del gordo García Carrés.
Eran tiempos convulsos en los que su paso por Madrid significaba para mí una inyección de moral y de buena salud profesional. Siempre aspiré a trabajar en los periódicos donde había humanidad en el ambiente o, mejor dicho, ganas de hacer las cosas bien y, de hecho, una de las razones que me impulsó a cambiar el cargo y el sueldo de Madrid por el rincón y la calderilla de provincias fue la de poder compartir penas y alegrías del oficio con él y con los que ya he mencionado, es decir, con Gabriel Fuster, alias Gafim, con Eliseo Feijóo, que convivió con Concha Alós antes que Baltasar Porcel, con Quinito Caldentey, que fue más torero que periodista, con Javier y con Jaime Jiménez, abuelo y padre del tercer Javier Jiménez que lleva hoy la crónica de sucesos en uno de los diarios del rico editor Pedro Serra, con Pablo Llull, con Antonio Pizá, con Lorenzo Ripoll y con Jesús Cor, que acaba de morir hace unos días, amén de diez o doce jóvenes que empezaban su periodismo un mes después de la muerte de Franco. Pasar del tumulto que había en “Pueblo”, con 700 personas en plantilla, donde el más tonto hacía relojes de madera, a la sosegada humildad de la pequeña tirada provinciana supuso, aunque suene a resignación de gilipollas, la recuperación de mis raíces más auténticas. Después, bien lo saben los que están en la eternidad, vinieron las vacas resabiadas y flacas de la política y aquel director toledano, asesorado por un meapilas del periodismo local y votado al pesebre del PSOE, decidió hacerme una cura de humildad, ordenándome que cortase los teletipos y ejerciese de auxiliar de Redacción, sin escribir y sin dibujar, para que se me bajasen los humos de haber sido director de un periódico en Madrid.

Ahora recuerdo que la sola presencia de Joan Bonet, cuando nos veíamos en su casa y me regalaba una de sus pinturas, me ayudaba a superar los quebrantos. Bonet había dicho que yo escribía a puñetazos y que no debía bajar la guardia, que había que meter caña a todo cristo. Y yo recordaba aquella noche en Madrid, nuestra larga conversación hasta el amanecer, cuando nos paseábamos por la Plaza Mayor y él, ya cincuentón y bien zurrado, lloraba de emoción, evocando aventuras, un minuto antes de tomarnos aquel chocolate con churros en San Ginés.

Casi todos sus libros y gran parte de sus artículos son todavía fuente de inspiración de mi trabajo diario.

Tengo su "Entrevistario" como libro de consulta. Lo suyo fueron entrevistas imaginarias con Ramon Llull, con Chopin, con Kafka, con Machado, con Unamuno, con García Lorca. L
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 487 - Un peine para un cabeza rapada
Edición 486 - El entusiasmo y la disfunción eréctil
Edición 483 - Poesía de rosas, gaviotas y toros
Edición 482 - Los acampados y ‘sálvese quien pueda’
Edición 481 - Historia robada
Edición 480 - La burra no vino a la cena
Edición 479 - La burra no vino a la cena
Edición 478 - Cobarde
Edición 477 - Autobombos y procesiones
Edición 476 - Zapatero vende un ‘burro’ en Oriente
Edición 475 - Gracias, por no tirarme a la papelera
Edición 473 - Parar la guerra
Edición 472 - El nepotismo, esa incesante fechoría del Poder
Edición 470 - 275.000 euros para Raúl
Edición 469 - Dios me libre de las medallas del Gobierno
Edición 468 - ‘Pan negro’: Vuelve a estallar la gresca
Edición 466 - Ismael, con ‘I’ de inmortal
Edición 465 - ‘Sólo la sombra de tu sombra soy…’
Edición 464 - ¡Oh, senadores de la patria mía!
Edición 463 - Uno añora…
Edición 462 - Incultura y fechoría
Edición 461 - Feliz 2011
Edición 461 - Un año más
Edición 460 - Creo que quiero creer que amo…
Edición 459 - Felicidades
Edición 459 - Alma de perro
Edición 458 - Como los polvos de aquel colega
Edición 457 - Wikileaks, nuevo código de credulidad
Edición 456 - Maruja, Lucrecia y el condón
Edición 453 - ¡Verás como yo me entere, colega!
Edición 452 - Dos Pepes
Edición 451 - Los mineros de Chile
Edición 447 - Sermoncillo de otoño
Edición 446 - Corrupción lingüística, como guinda del gran pastel
Edición 444 - Antes y ahora, esa vieja quimera
Edición 443 - 'Poner los huevos en tierra', decimos en Mallorca
Edición 442 - Sebastián Moreno y sus 400 páginas sobre los ‘chaqueteros’
Edición 441 - El pastiche
Edición 440 - La verdadera gran suerte
Edición 439 - 'Si yo fuese dictador en España…'
Edición 438 - Tan españoles y tan amigos
Edición 437 - Compatriotas impostores y esquizofrénicos
Edición 436 - Manos limpias
Edición 435 - Estatuto, fútbol, independencia
Edición 383 - Hasta luego, querido Baltasar Porcel
Edición 330 - Las más terribles 100 horas… de los Reyes-Luna
Edición 322 - Triturar libros y otras labores de un Director General
Edición 318 - Villalonga: un franquista tolerante, inteligente y progre
Edición 314 - Más allá de las victorias de Zapatero, de Rouco o de Rajoy
Edición 311 - Ser español, según Sánchez Dragó
Edición 310 - El Maharishi y Eduardo Bonnín
Edición 309 - Ya no vamos al ‘Gijón’
Edición 298 - Hola, Joana, querida tocaya…
Edición 295 - Don Josep Lluís
Edición 293 - Memoria histórica de pequeños detalles
Edición 292 - Gente de risa, por no decir de pena
Edición 291 - Vergüenza ajena
Edición 287 - Los juicios gloriosos de Umbra
Edición 282 - Artículo de opinión
Edición 280 - Me alegra infinitamente el retorno de García
Edición 279 - Testimonio
Edición 276 - En este viejo y zurrado corazón
Edición 275 - Votos y lectores
Edición 274 - Amigos, al margen de toda militancia y sectarismo
Edición 273 - Gane quien gane, felicidades
Edición 272 - Contento, pero no jodido
Edición 271 - Voto al Bien Común, ingenuamente
Edición 270 - De la mar de Ulises y de los amigos inmortales
Edición 269 - Los noventa años de Eduardo Bonnín
Edición 268 - La escandalera mediática
Edición 267 - Autoestima, encuestas 'onanísticas'... y un buen psiquiatra
Edición 266 - 400 curas vascos
Edición 265 - Bilingüe, gracias a Dios
Edición 264 - Blanca Sánchez de Haro y Carmen Planchuelo
Edición 263 - Recupero mi juvenil oración
Edición 262 - Mis deudas secretas
Edición 261 - Bajada de pantalones
Edición 260 - Retorno fugaz al barrio de las maravillas
Edición 259 - La Verdad, no tu verdad o mi verdad, sobre el 11-M
Edición 258 - Vieja amistad, creyente y muy católica
Edición 257 - La felicidad, contra viento y marea
Edición 256 - Alberto Closas, del ‘tinglado de la antigua farsa’ a la eterna verdad
Edición 255 - Carmen y Queca
Edición 241 - ‘Eixa Catalunya no és la nostra Espanya’, diría yo, en catalán
Edición 240 - ¿Quieres que te cuente cómo pasó?
Edición 228 - En memoria de Ávalos y de otros ilustres
Edición 227 - ¿De qué paz se está hablando?
Edición 226 - La semilla convertida en árbol frondoso
Edición 224 - Enfrentamientos y encabronamientos
Edición 223 - ‘A la vejez, viruelas’ o, también, ‘a la vejez, digitales’
Edición 222 - Maqueda dice que no tenemos derecho a vivir
Edición 221 - En el desmierde nacional, añorando a Dámaso Alonso
Edición 220 - Miguel Gila, en la trinchera roja del humor
Edición 218 - De Durán al PSOE, pasando por Roldán y por mi paisano Mesquida
Edición 217 - En memoria de Pla, 25 años después
Edición 216 - Homenaje a Tàvora
Edición 215 - Salud, Rocío. ¡Dios te bendiga!
Edición 214 - Me quedo en España, como un morisco de las Alpujarras
Edición 212 - La soñarrera
Edición 211 - Disfraces en la feria de los días
Edición 209 - Don Eleuterio, tercera entrega
Edición 208 - Que no me entero
Edición 207 - ¿Es pecado ser español de pensamiento, palabra y obra?
Edición 206 - Vuelve García, aleluya…
Edición 205 - In articulo mortis
Edición 204 - Del cielo y del amor con Elena Poniatowska y Joseph Ratzinger
Edición 203 - Con Bachelet: ¡Viva Chile, miér…!
Edición 202 - Las aguas fecales de la política de mi pueblo
Edición 201 - Del tiempo ‘inolvidable-inoxidable’
Edición 200 - Democracia, pluralismo, imparcialidad
Edición 199 - ¡Dios no pille confesados, querido Evo!
Edición 198 - Más admiración que desprecio: Felicidades.
Edición 197 - Internet y mis amigos
Edición 196 - Ángeles de la guarda y otros que no están en la LOE
Edición 195 - Con Tàpies, de madrugada, espantando diablos
Edición 194 - El general Franco y el Rey Juan Carlos
Edición 193 - Amigos míos: Ayudadme a rescatar una verdad histórica
Edición 192 - Manuela y su frase. La nación de Carod
Edición 191 - Estatuto español de Cataluña o l’Estatut català d’Espanya
Edición 190 - Dos consejeras de rompe y rasga: Lucía y Encarna
Edición 189 - Segunda entrega sobre Amilibia-Romero
Edición 188 - Luz y taquígrafos sobre un premio ‘desierto’
Edición 187 - Antonio baila eternamente... Era otro estilo
Edición 186 - Primeras impresiones: libro de Amilibia sobre Romero
Edición 185 - Progres y plurales
Edición 184 - Editorial en una humilde revista
Edición 183 - Va de asnos y de asesinos
Edición 182 - Monólogo en las últimas...
Edición 181 - La fe de Bono, pero menos da una piedra
Edición 180 - La otra ‘escopeta nacional’, versión Quintana-Otegi-Carod
Edición 179 - Los esbirros
Edición 178 - ¡Qué bochorno, señor Del Olmo!
Edición 177 - Memorias para la paz
Edición 176 - Cervantes era de izquierdas, republicano y catalán
Edición 175 - Sin darle más vueltas, naturalmente
Edición 174 - La esperanza
Edición 173 - Están de moda las novelas contra la Iglesia católica
Edición 172 - Ni orgullo ni leches. Amor y basta.
Edición 171 - Manuel Fraga de mis memorias
Edición 170 - 'Sí' al burro de Artà
Edición 169 - Carod predica en mi pueblo
Edición 168 - Humor, superioridad, desintegración de España
Edición 167 - Descanse en paz Lola Flores
Edición 166 - Hay que joderse con el acero toledano
Edición 165 - Maragall y su abuelo
Edición 164 - Ni rojos, ni franquistas. Al final, todos calvos
Edición 163 - Me alegro de volver a verte, Stephen Hawking
Edición 162 - Divagación de un perdido entre la multitud
Edición 161 - Ni ladramos, ni cabalgamos...
Edición 160 - Con Rosa Montero, memorias de vejentud
Edición 159 - Los éxitos de Julia
Edición 158 - Todos a la cárcel con Berlanga
Edición 157 - Miquel Àngel Nadal cuelga las botas
Edición 156 - De rabiosa actualidad o de pura literatura
Edición 155 - Vicente Aleixandre, libertad y amor
Edición 154 - Una nota sobre Tàpies
Edición 153 - Rafael Alberti... y toda la mar
Edición 152 - Españoles españolistas, catalanes catalanistas, imbéciles imbecilistas
Edición 151 - Renovación del presente
Edición 150 - Cabalgando con adorables colegas y maestros
Edición 149 - Acerca de 150 personajes importantes…
Edición 148 - El honorable Eleuterio…
Edición 147 - Sentimental y nostálgico
Edición 146 - Don Quijote y Sancho: 400 años
Edición 145 - Queridísimos:
Edición 144 - ¡Buen provecho, camaradas!
Edición 143 - Con Carmen Riera, a la luz del último azul
Edición 142 - Carod y los Zeta-Zeta
Edición 141 - Mis ministros de Defensa
Edición 140 - Mi añorado Cela
Edición 139 - Lola Flores, diez años después…
Edición 138 - San Josemaría, Trillo y yo, pecador…
Edición 137 - Sobre Pablo Neruda y su llama mortal
Edición 136 - Santandreu y el escándalo
Edición 135 - Juan se llamaba Magdalena
Edición 134 - Manuel Fraga, ¿incombustible?
Edición 133 - La verdadera grandeza
Edición 132 - Matías y Baltasar, mis amigos
Edición 131 - Soldado a la máquina de escribir
Edición 130 - Reflexión acerca de Franco
Edición 129 - Leyendo a Pere Gimferrer
Edición 128 - Rocío Jurado y su canción a la vida
Edición 127 - Los 'armarios' de la Santa Iglesia
Edición 126 - La hora de la verdad
Edición 125 - El polvo y Europa
Edición 123 - Don Pedro Escartín
Edición 122 - Jaume Santandreu y su premio gay
Edición 121 - Julio Caro Baroja, Carod e Ibarretxe
Edición 120 - Evocación de un paisano multimillonario
Edición 119 - El futbolista Nadal y el violín de la gloria
Edición 118 - Conchita Piquer, ‘Suspiros de España’ en los ‘Països Catalans’
Edición 117 - ¿De qué te quejas, corazón?
Edición 116 - Sermón de Santa Joaquina, 22 de mayo de 2004
Edición 115 - En defensa de mis lenguas propias
Edición 114 - Hostiles y afines: ¡Qué simpleza!
Edición 113 - Íñigo de la esperanza y de la cagada
Edición 112 - ‘Conducta impecable’, amén.
Edición 111 - Pla y Carod-Rovira
Edición 110 - ‘Don Camilo’, pero al revés…
Edición 109 - Mi pregón de Semana Santa
Edición 108 - Aranguren
Edición 107 - Julián Marías, filósofo de la España real
Edición 106 - Sermón de cuaresma
Edición 105 - 55 semanas, 220 artículos y viñetas
Edición 104 - Severo Ochoa, de grata memoria
Edición 103 - Josep Tarradellas, también era republicano
Edición 102 - Eduardo Bonnín, ese santo que se le pasó a Wojtyla
Edición 101 - Sabino Fernández Campo, “Sabinín” para los amigos.
Edición 99 - En memoria del cardenal Tarancón
Edición 98 - Julio Iglesias y el Museo de mi pueblo
Edición 97 - Guillermo Timoner, seis veces campeón mundial
Edición 96 - ¿Periodismo ‘insecticida’?
Edición 95 - Memoria al rojo vivo
Edición 94 - Carta abierta a Jordi Pujol
Edición 93 - Evocación de Pedro Rodríguez
Edición 92 - Sonia Martínez Alonso
Edición 91 - La madre que me parió, la republicana
Edición 90 - Evocación de Serrat y Cataluña
Edición 89 - Mi corazón se empaña
Edición 88 - Amores en el Caribe
Edición 87 - La foto que nunca devolví
Edición 86 - MIquel Barceló, mi querido paisano
Edición 85 - Antonio Skármeta y los millones de Planeta
Edición 84 - Centenario de Salvador Dalí
Edición 83 - El marcapasos de Fraga
Edición 82 - Amistad y coherencia
Edición 81 - 'Hora de vidas', querido Germán
Edición 81 - Las cintas de García Carrés (q. e. p. d.)
Edición 80 - Mi viejo amigo Amilibia
Edición 79 - Del todo a la nada y viceversa, Arturo
Edición 78 - Paco Rabal o el magisterio glorioso de la amistad
Edición 77 - A Miguel Delibes, viejo y entrañable amigo.
Edición 76 - Quiero cantar un fandango mallorquín
Edición 75 - Las crisis de Ma-Ma-Ma
Edición 74 - Memoria de Suárez y de Tejero
Edición 73 - Eternamente García
Edición 72 - Esquelas y amores de vejentud
Edición 71 - ¿Qué ha sido del 'Butanito'?
Edición 70 - El timo de Cañellas y su ‘best seller’
Edición 69 - Lo que se esfuma y Dios...
Edición 68 - Por el amor de una cultura
Edición 67 - Poetas, contrabandistas y borricas
Edición 66 - Sevilla, Colón, mi pueblo…
Edición 65 - ¿Inmigrantes españoles en España?
Edición 64 - ‘¡¡¡Joder, qué gorro!!!’, dijo un gallego.
Edición 63 - Carta de plural amor a Lara
Edición 62 - Diez cuentos de campaña, brevísimos
Edición 59 - Conocer al colega, por si las moscas
Edición 58 - La otra guerra del 25 de mayo
Edición 57 - Chumy y la pregunta inocente
Edición 56 - Portocolom de mis pecados
Edición 55 - Nacionalista... ¿por qué no?
Edición 54 - Anson, Lara y más prebostes de la patria mía
Edición 53 - Honor a 60.000 euros
Edición 52 - El gol de Kubala
Edición 49 - El gallo de ‘Pueblo’ y sus 200 plumas
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014