Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 martes, 16 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 223
Semana del 6/9/2006
La rosa y la serpiente
There are competitive with cash advance payday loan and to their job seriously.


José A. Baonza
N O lo pudo decir con mayor claridad Ángel Acebes al identificar el proyecto Zapatero para el “proceso de paz” en Euskadi con el patrocinado por ETA para la rendición del Estado de Derecho: solo veinticuatro horas mas tarde, el órgano oficial de la banda terrorista –Gara— insertaba en portada un esclarecedor logotipo publicitario con el símbolo de la serpiente sanguinaria de sus aberrantes prácticas gansteriles enroscada al tierno capullo esgrimido por la familia socialista como mensaje benevolente de libertad, allí donde florece el jardín onírico de sus reclamos. Todo el largo rosario de imprecaciones, anatemas, vituperios y denuestos utilizados contra el secretario general del Partido Popular por el coro servil de los entusiastas defensores de “un Gobierno que no mienta” –desde Rubalcaba y Pepiño Blanco, hasta Gabilondo y Elkaizer— tienen ocasión, ahora, de comprobar la veracidad del aserto: tenemos un Gobierno que, no sólo comparte las propuestas “políticas” de ETA; es que, además, se siente orgulloso de servirla como palafrenero.

La constatación de tan elemental evidencia, abruptamente hecha explicita por los nacional-socialistas vascos, no es presumible que sirva para corregir la dirección del partido gobernante hacia el obsceno precipicio de sus (i)responsabilidades; pero debiera servir, al menos, para que el amplio abanico de “equidistantes” –desde monseñor Uriarte y Duran Lleida, hasta Fernando Onega y Antonio Casado— caigan de su particular caballo de la comprensión y eviten a sus respectivas audiencias políticas y mediáticas el inevitable bochorno de la indignidad. Esta muy bien el talante como ejercicio político para los debates parlamentarios sobre la ley de recursos hidráulicos o, incluso, el matrimonio civil de los homosexuales, pero es absolutamente contraproducente –por irresponsable— cuando se ventilan cuestiones básicas de dignidad personal. Uno puede declararse fascinado por los buenos modales en la dialéctica parlamentaria y hasta defender el derecho del presidente del Gobierno a buscar la “solución del conflicto” en el terreno de la negociación política; pero es absolutamente imposible aceptar el itinerario prefijado durante cuatro años de conversaciones para llegar al punto de quiebra del principio de legalidad y hacer tabla rasa de la ley por la conveniencia política de una declaración “provisional” de tregua.

Porque lo mas irritante del actual desideratum presidencial hacia lo que viene denominando “proceso de paz” con la izquierda abertzale reside, precisamente, en el fraude de ley agazapado en cada una de sus secuencias: hubo fraude de ley cuando propuso la ley que declaraba ilegal a Herri Batasuna, mientras sus secuaces dialogaban en escenarios no muy distantes con sus representantes más conspicuos; fraude de ley se produjo con las instrucciones de la fiscalía del Estado sobre la legalización de aquellas peregrinas “chicas comunistas de las tierras vascas”, cuando era publica y notoria su dependencia directa de Arnaldo Otegui; fraude de ley representó su anuncio en el Congreso de los Diputados para iniciar el diálogo “político” con ETA, sin la preceptiva convocatoria del “pacto por las libertades y contra el terrorismo”. Fraude de ley puede considerarse, finalmente, su deliberada ocultación a los representantes de la soberanía nacional de sus auténticas intenciones sobre la autorización al secretario general del PSE-PSOE para sentarse en la “mesa de partidos” con unos agentes “políticos” sobre los que pesan varios procedimientos penales ante los órganos competentes de la Justicia.

Aceptar la renuente argumentación de Rodríguez Zapatero sobre el respaldo concedido por su partido al Gobierno de Aznar durante las conversaciones de Zurich, no deja de ser una torticera falacia instrumental, puesta al servicio del mas descarado oportunismo: nadie mejor que él puede explicar las diferencias entre 1998 y 2006, cuando no estaba vigente la ley de partidos, no se había producido la sentencia del Supremo declarando ilegal a ETA-Batasuna, ni se había incluido a este “holding” en la lista de organizaciones declaradas fuera de la ley por el Consejo de Europa. A partir de tan elemental constatación, las acciones permisibles están estrictamente tasadas por imperio de la ley y el itinerario político de los poderes públicos tienen unas “líneas rojas” infranqueables: no porque las delimite Rajoy, sino por exigirlas la lógica, la decencia y el propio sentido de conservación de la familia socialista.
approval payday loan
same day payday loans
same day payday loans
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Every day we need payday loans some states imposed regulations too.
Every day we need payday loans some states imposed regulations too.
payday loans lenders online
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 283 - En la muerte de Gabriel Cisneros
Edición 226 - La ruptura consumada
Edición 225 - Hacer memoria
Edición 217 - El año de la (des)memoria
Edición 216 - ¡Viva Cartagena!
Edición 215 - Los tiempos de la crisis
Edición 214 - República no es un nombre de tango
Edición 213 - Una falsedad histórica
Edición 212 - El horizonte real de la tregua
Edición 207 - Memoria, Dignidad y Justicia
Edición 206 - ‘El que se mueva, no sale en la foto’
Edición 205 - Demasiados cadáveres en el camino
Edición 204 - Una Nación, un Estado...
Edición 203 - La Historia como pretexto
Edición 202 - Faltaba el Ejército
Edición 200 - La percepción del optimista
Edición 199 - Lectura de sinónimos
Edición 198 - Recuperacion de (toda) la memoria
Edición 197 - Hacia el corazón de Europa
Edición 194 - Estado de Autonomias o Autonomia de los Estados
Edición 159 - Balance de un aniversario
Edición 157 - Las responsabilidades de Vera
Edición 156 - La vergüenza de El Carmelo
Edición 155 - Perplejidad en las vísperas
Edición 154 - El diálogo como trampa
Edición 153 - ‘Perjudican nuestra imagen’
Edición 152 - La trasgresión como sistema
Edición 150 - Auto-de-terminación por referendum
Edición 149 - La sonrisa de Zapatero
Edición 148 - ¿Pasividad o connivencia?
Edición 146 - La verdad no ha dicho la última palabra
Edición 145 - El “pin” de Maragall
Edición 144 - La desazón de ‘Prisa’
Edición 143 - Suspenso en ‘talante’
Edición 142 - ‘Paz, piedad, perdón’
Edición 141 - La dispersión de las lenguas
Edición 139 - Cerezas, ‘cuchipandas’ y claveles
Edición 138 - Contra ‘prisas’, serenidad
Edición 137 - El tópico del ‘Centro’
Edición 136 - La izquierda como tópico (y III)
Edición 135 - La izquierda como tópico (II)
Edición 134 - La izquierda como tópico (I)
Edición 133 - El recuento de las víctimas
Edición 94 - Final de partida
Edición 93 - De Virgen a Virgen
Edición 92 - ¿A quién le importan las victimas?
Edición 91 - Con sentido de Estado
Edición 90 - Unidad y uniformidad
Edición 89 - Los catalanes ante las urnas
Edición 88 - La ambigüedad recalcitrante
Edición 87 - Continúan las reflexiones electorales
Edición 86 - Jornada de reflexión para todos
Edición 85 - La memoria desviada
Edición 84 - La reforma constitucional
Edición 82 - La nación de la izquierda
Edición 81 - Retiradas en cadena
Edición 79 - Una furtiva lágrima
Edición 78 - España va (menos) bien
Edición 77 - Conflictos de verano
Edición 73 - El 'octavo' borrador
Edición 72 - Nueva lectura del neutralismo
Edición 71 - Técnica del tapado
Edición 70 - El hecho diferencial en la construcción europea
Edición 69 - ¡Míreme a los ojos, Sr. Tamayo!
Edición 68 - Cuestión de estado
Edición 65 - La regla d’Hont y los partidos ‘bisagra’
Edición 64 - Se les acabó el tiempo
Edición 63 - Lecturas inverosímiles
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014