Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 sábado, 19 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 250
Semana del 14/12/2006
El Algarve, tan cercano y sugerente


Miguel Ángel García Brera
L A presentación, realizada el pasado miércoles por Maribel Martín, Directora de Marketing de Ryanair, para comunicar la apertura de 6 nuevas rutas por toda Europa, no sólo con su tradicional tarifa baja, sino con un 50% de descuento para celebrarlo, me ha traído el recuerdo de un reciente viaje a Faro y un subsiguiente paseo de tres días por esa región portuguesa de belleza singular, como es el Algarve, sobre todo para quienes amamos el mar y su entorno de playas, calas, acantilados, faros y fortalezas.

El viaje hasta Faro en un cómodo avión de Ryanair me permitió tomar contacto con una Compañía de precios asequibles y gentes amables, así es que, antes de recordar el Algarve, me parece oportuno contar a mis lectores que, hacia finales de Marzo, podrán también viajar en esta empresa desde Gerona a Cagliari, desde Málaga a Bremen, desde Valladolid a Milán y desde Madrid a Roma, y que si piensan hacerlo, pueden conseguir ya la reserva a mitad del, ya barato, precio habitual. Como Ryanair opera en 436 rutas europeas, se podrá volar a precios asequibles, incluso aunque haya que realizar conexiones.

Con paso rápido, pues sólo disponíamos de tres días, nueve periodistas especializados en información turística, en activo en diarios y revistas, hemos iniciado la visita de Faro, donde destaca su doble personalidad -espiritual, expresada en su Catedral-, y práctica, según se advierte en su estupenda y bien surtida zona comercial, con el ferrocarril cercano a la ría, como una estampa de litografía. Hemos almorzado en la Pousada de Tavira, donde el chef ha hecho una auténtica demostración de cocina y de diseño gastronómico y cuya tabla de quesos y de postres se ha abierto a modo de bufet, de modo que mi indisciplinada vocación golosa ha llamado la atención de mis compañeros de mesa. No sabían que yo – salvo ante cocina como la que comento, y en este caso, además de ella – cuando almuerzo de bufet en Congresos o grandes fiestas, huyo de la avalancha ajena hacia las sopas, verduras, carnes y pescados y me lanzo directamente a los postres, todavía inmaculados. Con ellos por todo alimento – y ¡vive Dios que no es poco!- sustituyo, en esos casos, mi tradicional almuerzo de tres platos y postre y me divierto cómodamente sentado, y sin haber recibido empujón alguno, viendo al resto de la gente disputarse a codazos, más o menos “educados”, según el tipo de comensales, el terreno que conduce a las buenas carnes o sabrosos pescados.

La Pousada de Tavira, está en la zona del Castillo, cerca de la catedral con sus dos torres, en una de las cuales destaca la enorme esfera del reloj. El entorno está bien cuidado, incluyendo un antiguo depósito de agua, hoy elevado a maravilla técnica donde el juego de los espejos, al estilo pensado por Leonardo, permite ver desde el interior, gran parte de la ciudad. Del Castillo aún se conservan algunas murallas y, en su interior, un romántico jardín desde el que se pueden observar los tejados tipo pagoda de muchas casas influidas por la presencia de los portugueses en Asia. Su puente romano es una reliquia monumental, sobreviviendo contra el tiempo. La Pousada de Tavira fue convento de San Agustín, fundado en 1569, y dispone de un recoleto claustro renacentista entre otras maravillas arquitectónicas, a las que hay que añadir las comodidades y servicios que lo más moderno puede ofrecer a un huésped, según pudimos comprobar en compañía de Nuno Mendoza, coordinador de marketing en la Cadena de nuestro anfitrión, el ya aludido Grupo Pestana, que gestiona todas las Pousadas de Portugal.

El recorrido en autobús nos acercó a Vilamoura con sus impresionantes marinas, donde todo parece sereno y deseable, su distinguido comercio y su playa de Falésia, para seguir hacia Albufeira donde destaca otra playa, la de los Pescadores. Bajando colinas residenciales, como si de un diminuto Rusian Hill sanfranciscano se tratara, se puede uno asomar al mar, en Pau de la Bandeira, y divisar las arenas limpias y las aguas tranquilas. Almorzar luego en la Pousada de Sagres y visitar su fortaleza obliga a recordar a aquellos grandes reyes, como Enrique el Navegante, que tuvieron aquí sus astilleros para soñadores sin límite. Describir los acantilados de esta zona, la valentía de los pescadores en pie sobre salientes de las rocas a una altura que da vértigo o los colores de las aguas y los cielos, es tarea sólo posible para mejores plumas que la mía. Incluso en el camino, como, por ejemplo entre Sagres y Lagos, el verde de la campiña, se interrumpe para darnos muestras de un pasado glorioso: La iglesia de Guadalupe donde el rey rezaba y descansaba en sus desplazamientos de una villa a la otra. La cercana Alvor – aquí todo está cerca – nos ofrece “el pan y la sal”, en el Hotel Pestana Alvor Praia. Otra vez la buena gastronomía en la que es adelantada la Cadena hotelera, tienta nuestra gula; aunque, hay que decirlo, no puede con la competencia que supone el atractivo de la bajada a la playa desde los jardines del hotel y la contemplación de una puesta de sol como hay pocas en el mundo.

Entre tanto lugar apacible, encantador, interesante, la visita al Cabo San Vicente colmó el vaso de la emoción. El Finisterre portugués, con su Faro, su Fortaleza, sus cortados sobre la mar océana, impresionan, incluso aunque no se leyera la triste placa que, al borde del abismo y en memoria del joven turista Sven Greef, que allí se despeñó, han dejado sus padres dando cuenta del hecho “para advertencia“ de quienes pudieran, un poco osados, correr la misma mala suerte.

También la Fortaleza de Portimao es de agradable visita. Desde su alta posición se divisan la amplia playas y la marina. Su largo paseo marítimo tiene el encanto de la diversidad de los edificios, incluyendo el Hotel Oriental, totalmente de arquitectura y aspecto árabe, así como la posibilidad de encontrar cuanto se quiera comprar en sus numerosos establecimientos, tomar un buen vino de la tierra, o disfrutar de un almuerzo en sus restaurantes al fondo de los cuales se extiende la extensa playa.

He anotado en mi cuaderno de viaje, y abro su texto como sugerencia para el que quiera aprovecharla, seguro de acertar, que es perfecta la conjunción de un territorio lleno de encanto y de posibilidades para disfrutar del descanso, con un transporte, desde España, cómodo y de buen precio – Rianair- y con la belleza y calidad de las Pousadas y hoteles del Grupo Pestana.
approval payday loan