Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 lunes, 01 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 8
Semana del 26/04/2002
Don Antonio Machado y la Sociedad de Naciones
secured payday loans online


Ricardo Navas-Ruiz
A primera vista este título pudiera parecer el de un cuento fantástico o de ciencia –ficción. ¿Nuestro egregio poeta perdido en los vericuetos de un complicado organismo internacional? ¿Qué podría estar haciendo por allí el cantor de Leonor y las galerías oscuras del alma? No menos sorpresivo resulta, sin embargo, ver incluido Juan de Mairena en una colección de las cien mejores novelas en castellano del siglo XX, editadas por El Mundo. ¿Juan de Mairena una novela? No sé, no sé. Quizá se trate de esos juegos literarios, a que tan aficionado era Borges, de suponer, por ejemplo, que Don Quijote es un tratado filosófico y la Crítica de la razøn pura de Kant una novela. ¡Qué conclusiones tan interesantes no cabe deducir de ello! En fin, digresiones e ironías aparte, la reedición de tan notable creación machadiana nos brindó a muchos hace pocos meses la oportunidad de releerla y admirar una vez más la ponderada cordura del autor.
Y sí, en Juan de Mairena aparece la Sociedad de Naciones. Antonio Machado, muy atento siempre a su circunstancia, agudo intérprete de la España eterna y profunda, tuvo que enfrentarse al final de su vida , -murió, recuérdese, en 1939 -, a terribles sucesos: la guerra civil española, la ascensión de Hitler al poder, la política neutralista de algunas democracias ante conflictos de enormes consecuencias, la carrera armamentista. Todo ello le llevó a intensificar su interés por la política, como se refleja en la mencionada obra. Tiempos revueltos y bélicos también los nuestros, quizá podamos aprender un poco de sus meditaciones sobre la paz y la guerra en cuyo contexto la Sociedad de Naciones debía haber jugado un papel crítico.

LA Sociedad de Naciones, conocida en inglés como League of Nations, fue creada en Paris en 1919 al acabar la Primera Guerra Mundial para promover la causa de la paz. Su sede se estableció en Ginebra. Originalmente formaron parte las naciones aliadas y algunas neutrales. A pesar de que el presidente Wilson tuvo un papel esencial en la redacción de la carta fundacional , no ingresaron en ella los Estados Unidos porque su Senado no ratificó el Tratado de Versailles. Hubo logros en el campo de la cooperación internacional en salud y economía; pero no se consiguió el objetivo fundamental, la paz : impedir conflictos entre potencias, ataques a países débiles o anexiones territoriales, que eventualmente llevaron a la Segunda Guerra. Desapareció en 1946, dejando su herencia moral y física a la nueva Organización de las Naciones Unidas, fundada en 1945.
Las expectativas sobre la misma fueron tan grandes como las decepciones. Antonio Machado es un testimonio de las segundas. Distinguía el poeta y pensador dos tipos de paz. Una es el equilibrio concertado entre malvados para convivir mejor o peor según los intereses del momento; la otra, de acuerdo con san Agustín, consiste en la justicia, el sosiego, la firmeza en el buen orden. No puede haber paz sin justicia. La Sociedad de Naciones, en su opinión, favorecía la primera. Era una añagaza de los poderosos, con ejércitos imbatibles, para no molestarse unos a otros y, de este modo, repartirse el mundo, garantizar su dominio, perpetuar la injusticia, controlar y debilitar aún más a los débiles. Lo terrible era el carácter de engaño: se promete la paz y se fomenta la guerra.
Poco cabía pues, esperar de ella. Por el bien de la paz los pacifistas, -declara el poeta -, deberían luchar por su desaparición. Por lo menos, sin ella, nadie viviría en la ilusión de que un organismo, al parecer respetable, puede evitar las guerras. ¿A dónde volverse? ¿Cómo garantizar la paz justa? Ello requiere aceptar como primer supuesto, -así lo hace Machado-, que el estado natural del hombre es la guerra, que el darwiniano lucha por la vida no es otra cosa que vida para la guerra. Las naciones asumen a nivel colectivo tal hipótesis. Refiriéndose a las europeas de su tiempo habla Juan de Mairena, el otro yo del escritor, de “entidades polémicas, como si dijéramos, gallos con espolones afilados cuya misión es pelear.” Aunque tiene duras palabras para la Alemania prusiana de Hitler, carga sobre Inglaterra la responsabilidad histórica de haber creado en el mundo occidental su característica tensión belicista actual. Inglaterra es para él el pueblo pirata y dominador por excelencia, obligado a ello por su condición geográfica y escasez de recursos, si bien ha disimulado su instinto depredador bajo la prédica de ideales bíblicos. No deja de resultar curioso que, a pesar de este diagnóstico, Machado admire a los ingleses por esa mezcla de fuerza y buenos sentimientos. ¿O será ironía?

PARTIENDO de ahí, prosigue que las cosas no tienen por que ser así, que cabe formar al hombre en ideales distintos, venciendo sus tendencias primarias a la violencia. Los maestros de la paz serán educadores, muy dentro del ideal krausista, que enseñen a contemplar la naturaleza, a renunciar a lo innecesario, a no ambicionar la riqueza y la propiedad, a trabajar honradamente, a conocer los filósofos, a amar al prójimo y a renunciar a la guerra: “si quieres paz, prepárate a vivir en paz con todo el mundo.” La única cosa por la que se puede guerrear es el amor y la justicia. Todo lo demás es retórica belicista, sin valor, por más que se la invoque a cada instancia: la libertad, la cultura, la defensa del débil
Setenta años han pasado desde que un extraordinario poeta andaluz, perdido entre conflictos que habían alterado su vivir, se planteaba estas cuestiones. ¡Setenta años! Y aquí sigue el mundo con una Organización de las Naciones Unidas dominada por los poderosos e impotente para garantizar el orden justo y la paz. Y aquí siguen los débiles machacados inmisericordemente, mientras se vuelve la vista a otro lado. Y aquí sigue la raza inglesa, prolongada en su cachorro americano, como diría Rubén Darío, predicando la guerra a ultranza por un lado y arrojando alimentos y biblias por otro. ¡La paz debe de ser una fantasía de poetas!.
approval payday loan
lenders
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 543 - Investigación y docencia (Falacias de la Universidad pública española)
Edición 534 - Lenguaje y sexo
Edición 529 - El Instituto Cervantes
Edición 511 - Entre libros
Edición 500 - Problemas del Español
Edición 462 - Academia de la Lengua
Edición 442 - Fiesta Nacional
Edición 406 - Justicia en USA (Cuento kafkiano)
Edición 401 - Adiós a Myriam
Edición 376 - Larra, la fría claridad de la existencia
Edición 367 - Del español y los negocios
Edición 293 - Educación para la ciudadania
Edición 269 - Deconstruyendo España
Edición 205 - La generación del Príncipe
Edición 204 - La generación del Príncipe
Edición 198 - Creación y evolución
Edición 192 - Don Juan Valera
Edición 186 - El agua
Edición 154 - Carta de Dulcinea
Edición 148 - Un cuento de reyes
Edición 147 - Perdedores
Edición 138 - ¿Quiénes somos?
Edición 125 - Nosotros, los de entonces
Edición 120 - Del Amadís al Quijote
Edición 110 - El centenario de Kant
Edición 105 - Tiempo de recuerdo
Edición 98 - Un monasterio español en Miami
Edición 95 - Las tres caras de Saddan
Edición 94 - Género y sexo
Edición 90 - Amores reales y divorcios patrios
Edición 84 - El Español
Edición 80 - Cultura popular y filosofía
Edición 77 - El porvenir de España
Edición 72 - Los misterios de Ibarretxe. (Fantasía política)
Edición 69 - Venalidad
Edición 68 - Huellas de Dios
Edición 66 - Euzkadi
Edición 64 - Amina
Edición 58 - La cacería
Edición 56 - Bagdad, ciudad mártir
Edición 55 - Tribunal Penal Internacional
Edición 53 - Democracias
Edición 49 - Escribir es llorar
Edición 47 - Pena de muerte
Edición 44 - Brasil cuarenta años después
Edición 42 - Navidad
Edición 41 - De estatuas, símbolos y otros temas
Edición 39 - Al César
Edición 37 - Emigrantes
Edición 35 - Guerra de civilizaciones
Edición 32 - Santos y santos
Edición 30 - El gigante, al payaso y el enano
Edición 16 - Imágenes de Cuba
Edición 13 - Prensa libre
Edición 11 - Las últimas colonias británicas
Edición 10 - Condicionamiento cultural y desarrollo
Edición 9 - Llorando por Argentina
Edición 6 - Terroristas
Edición 5 - LA RAZÓN DE LA SINRAZÓN
Edición 4 - Reflexiones sobre la circunstancia: ¿QUIÉN JUZGARÁ AL JUEZ?
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014