Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 viernes, 29 de agosto de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 266
Semana del 05/04/2007
Ley y orden
secured payday loans online


José Meléndez
L A ley y el orden son los dos grandes pilares que sustentan toda la arquitectura social que hace posible la convivencia y el desarrollo de la sociedad en que vivimos y la protegen de los desmanes de los delincuentes y desaprensivos.. Por eso, desde que la vida ciudadana dejó de ser un peligroso ejercicio de supervivencia y los hombres prescindieron de solventar sus querellas a garrotazos –aunque esta costumbre aún persista como un atavismo indeseable de la herencia cainita- los representantes de la ley y del orden han gozado siempre de una aureola de respeto y del recóndito afecto de los que desean vivir en paz.

La generación a que pertenezco, que ya ha comenzado el lento e imparable camino hacia la desaparición por esa otra ley suprema e inquebrantable que es la ley de vida y su ineludible limitación, creció y se educó en el respeto a los encargados de velar por el cumplimiento del ordenamiento jurídico, imprescindibles guardianes con el sagrado deber de evitar que la convivencia se vea arrollada por la acometida feroz de esa otra ley, carnicera y primitiva, que es la ley de la selva.

La figura del juez ha emanado siempre una aureola de respeto, incluso de infalibilidad, que era la base de la tranquilidad ciudadana. A nadie se le ocurría discutir una sentencia judicial porque se sabía que para su dictado había tenido antes que desarrollarse un juicio en el que los fiscales, los abogados y los jueces habían examinado al detalle todos los pormenores del delito y la causa había seguido un rumbo a través de la legislación, observando los derechos y deberes de ofensores y ofendidos, hasta llegar a su punto final. El respeto por estos hombres, que habían dedicado su vida a salvaguardar los derechos de sus conciudadanos, traspasaba el momento en que se cubrían con la toga y llegaba al ámbito, mas concreto y entrañable, de su vida privada. Yo tuve un tío que se jubiló de magistrado del Tribunal Supremo por los años sesenta y todavía recuerdo su figura venerable, su pausado carácter y su afable disposición a escuchar cualquier incidencia en la familia y dar un consejo que todos acatábamos porque sabíamos que era fruto de una honda reflexión sobre el problema.

Sin embargo, desde hace unos años las cosas han cambiado. La política ha entrado de lleno en las instituciones del ordenamiento jurídico, tratando de controlarlas y el resultado muestra ante nuestros ojos, casi a diario, sus efectos devastadores. El afán de los políticos por controlar la judicatura es viejo, pero ahora parece tener un terreno abonado en la ola de relativismo que se cierne sobre el mundo y que amenaza valores y principios que siempre se han tenido por inmutables. De unos años a esta parte, no hay sentencia judicial que no sea criticada ni juez o fiscal que, al ser mencionado en los medios de comunicación, no se le cuelgue la etiqueta de “conservador” o “progresista”, como si se tratase de un precario título o un indeseable entorchado en su carrera. Cuando los juicios presentan un matiz político –y estos son los que llegan al público con mayor profusión- se ven envueltos de inmediato en el eco de los juicios paralelos en prensa y televisión, informando de su desarrollo según los intereses particulares de cada medio. De esta ceremonia de la confusión tenemos actualmente una prueba evidente en el juicio que se sigue por la tragedia terrorista del 11M, el mayor que se ha producido en la historia procesal española. Aunque parezca absurdo, sobre el 11M se están desarrollando tres juicios distintos: el oficial, que se está celebrando en el recinto de la Casa de Campo y otros dos en sendos diarios enfrentados por intereses -quiero pensar que empresariales, porque ambos pertenecen al mismo ámbito ideológico- en los que se analizan las pruebas que van surgiendo de una forma completamente dispar.

Hace ya muchos años que Alfonso Guerra enterró a Montesquieu y su separación de poderes, pero estoy seguro de que cuando pronunció la famosa frase no podía prever que sus sucesores correligionarios iban a llevar la cuestión tan a rajatabla. Tenemos un ministro de Justicia que desde su nombramiento ha anunciado sus intenciones de cambiar los órganos que rigen el desarrollo de la judicatura para “hacerlos mas legítimos”, entendiéndose por legitimidad la subordinación al gobierno. Por lo menos ha sido honesto al exponerlo, porque el Fiscal General del Estado lleva tiempo haciendo eso con los fiscales que le son afectos y defenestrando a los que no son sin dejar de invocar su independencia. Y esto no es bueno para la convivencia ciudadana. La Justicia no puede perder bajo ningún concepto su condición de árbitro y defensora de las libertades civiles. No es bueno que haya un juez que declare ilegal a Batasuna y su entorno, refrendado por la sentencia del Supremo y después la permita infringir la ley constantemente, culminando en el bochornoso acto que el sábado 31 llevó a cabo en Baracaldo para presentar el órdago de su presencia en las próximas elecciones municipales y autonómicas. No es bueno que un fiscal pida una severa pena de cárcel para Arnaldo Otegui y después retire la acusación obligando al tribunal a absolverle. No es bueno que el gobierno haya podido excarcelar a De Juana Chaos porque el fiscal rebajó la pena de noventa años de cárcel que pidió en un principio a seis para que pudiera acogerse a los beneficios de reducción de pena. No es bueno que se busquen recovecos jurídicos para inyectar de “progresistas” los órganos decisorios como el Tribunal Constitucional y la Sala 61 de la Audiencia, encargados de dictaminar sobre dos puntos vitales en la política de José Luis Rodríguez Zapatero como son la posible inconstitucionalidad del Estatuto catalán y la aplicación de la Ley de Partidos Políticos. Cuando la Justicia presenta estas alarmantes grietas, su misión de salvaguarda puede venirse abajo con la consiguiente pérdida de confianza de la gente, que puede sentirse desamparada.

Esa desconfianza todavía no ha llegado a la otra institución básica para la defensa ciudadana como son los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en los que la Guardia Civil tiene un papel relevante, como lo ha tenido desde su fundación. La estampa caminera y lorquiana de la pareja de la Guardia Civil recortando la silueta de su tricornio, su capote y su mosquetón en el horizonte, subida en los promontorios que lindaban las carreteras producía una sensación reconfortante a los conductores que las transitaban. Saludaban a la pareja y esta les contestaba en una silenciosa simbiosis de tranquilidad y afecto. Eso también ha desaparecido y ahora los automovilistas escudriñan las cunetas, temerosos de que les surja en alguna curva la amenaza de la multa y la pérdida de puntos. Pero la actuación de las Fuerzas de Seguridad sigue indesmayable en la persecución del delito, aunque hayan salido a la luz pública algunas dudosas actuaciones policiales y se haya dado recientemente el caso de que ante un Juzgado de instrucción donde está encausado el lendakari Ibarreche, un energúmeno militante del PNV haya dejado de una tremenda coz a un miembro del Foro de Ermua en el límite de la jubilación forzosa en su función procreadora frente a las mismas narices de unos policías autonómicos vascos que ni siquiera pidieron la documentación al agresor. Son síntomas que, sin llegar a la gravedad y trascendencia de los que presenta la judicatura, son dignos de tenerse en cuenta y tanto unos como otros han de ser corregidos si queremos vivir en paz y democracia, la auténtica, no la otra que invocan constantemente los que no creen en ella y tienen el verdadero propósito de destruirla.
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 451 - Un vergonzoso ejercicio de supervivencia
Edición 450 - La señorita Trini y su jefe
Edición 446 - Zapatero y sus ‘trabajadores’
Edición 442 - Bibiana, superministra
Edición 439 - El nacionalismo catalán se cubre de vergüenza
Edición 438 - España en peligro
Edición 436 - Sindicatos de vergüenza
Edición 433 - Las plumas del pavo real
Edición 429 - La estrella, estrellada
Edición 428 - La dimisión de Zapatero, mejor solución a la crisis
Edición 426 - La Princesa está triste…
Edición 425 - Otra vez se impone el cambio
Edición 424 - Las dos varas de medir
Edición 423 - El ocaso de una estrella
Edición 421 - La economía insostenible
Edición 419 - La semana de la vergüenza
Edición 418 - Un desgobierno total
Edición 416 - Un debate económico entre inquietante y esperanzador
Edición 415 - España se hunde
Edición 414 - Eclipse planetario
Edición 413 - Obama topa con la banca
Edición 412 - La ‘conversión’ de Zapatero
Edición 410 - Mister Bean saluda a Europa
Edición 409 - Váyase señor Rodríguez
Edición 408 - Un toro vale más que una vida humana
Edición 407 - Una vergüenza, dos tontos y un caradura
Edición 404 - Un gobierno insostenible
Edición 403 - Pedro Solbes se arrepiente
Edición 402 - Quien mal anda, mal acaba
Edición 401 - Zapatero y las moscas
Edición 400 - Economía sostenible
Edición 399 - Ley del aborto: la legalización de un genocidio
Edición 398 - Plan de choque para la crisis
Edición 397 - La subida del PP, una consecuencia lógica
Edición 396 - Spain is different
Edición 395 - Un presidente idiota
Edición 394 - La ambición de los Pajín
Edición 393 - Rodiezmo, un emblema trasnochado
Edición 392 - El otoño caliente de Zapatero
Edición 386 - La sospechosa parsimonia del tribunal Constitucional
Edición 385 - La tómbola autonómica
Edición 384 - Los juicios paralelos
Edición 382 - El desgobierno de España
Edición 381 - Todas las mujeres del presidente
Edición 380 - Rajoy derrota a Zapatero. España comienza a reaccionar
Edición 378 - Aborto: las excusas de un genocidio
Edición 377 - Los cruzados de la ley
Edición 376 - Zapatero se queda solo y pierde el debate
Edición 375 - Sindicatos vergonzosos
Edición 374 - Inútiles recetas ideológicas
Edición 372 - Reconocimiento implícito de un fracaso
Edición 369 - Kosovo, un ejemplo de mala gestión gubernamental
Edición 368 - Zapatero se queda solo
Edición 367 - El furtivo y el defraudador
Edición 366 - Rajoy derrotó a Zapatero
Edición 364 - La escopeta judicial
Edición 363 - Un gobierno irresponsable
Edición 362 - La política estadounidense cambia de color
Edición 361 - Preguntas sin respuesta
Edición 360 - La solución de Zapatero a la crisis es Obama
Edición 359 - Zapatero y los palestinos
Edición 358 - España en manos de los nacionalistas
Edición 351 - La glorificación del pedigüeño
Edición 350 - Los retos de Barack Obama
Edición 349 - Recesión, otra palabra maldita
Edición 347 - Garzón quiere ser ‘superjuez’
Edición 346 - La crisis económica de Zapatero
Edición 345 - Crisis económica, financiera y social
Edición 343 - Un Gobierno ineficaz y una Justicia en entredicho
Edición 341 - El otoño caliente
Edición 334 - La crisis, por fin reconocida, que nos ahoga
Edición 333 - La fiesta nacional
Edición 332 - Vía libre al genocidio
Edición 331 - El éxito del fútbol tapa la crisis
Edición 330 - Mariano Rajoy, dispuesto a pilotar un PP nuevo
Edición 329 - La desaceleración de Solbes
Edición 328 - Las frases del PSOE
Edición 327 - La mentira vende bien
Edición 326 - La España de Chikilicuatre
Edición 325 - Derecho a la información o derecho al cotilleo
Edición 324 - La mala Prensa del PP
Edición 323 - ¿Adónde va Zapatero?
Edición 322 - Bisoñez ministerial
Edición 321 - La Justicia
Edición 320 - El Gobierno rosa de Zapatero
Edición 319 - Vinieron las lluvias
Edición 316 - El bipartidismo
Edición 315 - La elocuencia de los votos
Edición 314 - Rajoy vuelve a ganar el cara a cara
Edición 313 - Rajoy vuelve a ganar el cara a cara
Edición 312 - Las artimañas de Zapatero
Edición 311 - Motivos para creer, ¿en quién?
Edición 309 - La adulteración de la Democracia
Edición 308 - Gallardón: la ambición también rompe el saco
Edición 307 - El patriota, el cristiano y el optimista
Edición 306 - Zapatero y la Iglesia
Edición 305 - Un año nuevo de esperanza
Edición 303 - Conejos y propinas
Edición 302 - El enemigo, en casa
Edición 301 - La Ley de Murphy
Edición 300 - Los siete pecados capitales de Zapatero
Edición 299 - Gobierno de España: ¡Jo, qué ministros!
Edición 298 - Las malas compañías
Edición 296 - El cambio climático como instrumento político
Edición 295 - Un nuevo Partido zapaterista
Edición 294 - Monarquía o República, un debate extemporáneo y sectario
Edición 293 - La credibilidad de los políticos
Edición 292 - El ‘Homo floresiensis’
Edición 291 - Un electoralismo tramposo
Edición 290 - La hora de los nacionalismos r
Edición 289 - Economía y Política exterior
Edición 288 - La rebelión de Rosa Díez conmo
Edición 283 - Miscelánea veraniega
Edición 282 - La Reina de Inglaterra y Diana
Edición 280 - La desfachatez demagógica de Zapatero
Edición 279 - El hambre de poder y las bisagras de oro
Edición 278 - La tragedia del Líbano y la falacia de un gobierno mentiroso
Edición 277 - Casarse por la banca
Edición 276 - Una ‘cumbre’ con sabor de tregua
Edición 275 - ETA destroza la Presidencia y el sueño de Zapatero
Edición 274 - El electorado empieza a decidir
Edición 273 - La vileza de un candidato amparado por Zapatero
Edición 272 - Las mujeres de Garachico y un gobierno sometido
Edición 271 - A Zapatero le crecen los enanos
Edición 270 - Vuelven los ‘corrutos’
Edición 269 - La Vicepresidenta
Edición 268 - El líder
Edición 265 - Pilar Bardem
Edición 264 - La gran mentira de Irak
Edición 263 - El esperpento nacional (II)
Edición 262 - El 'miedo' de Zapatero
Edición 261 - La Izquierda disciplinada y la Derecha irresponsable
Edición 260 - Sexo en catalán
Edición 259 - El plan B sigue su marcha
Edición 258 - Gilipollas y gilipollos
Edición 257 - Una semántica tramposa.
Edición 256 - El sarcasmo del plan B
Edición 254 - Sostenella y no enmendalla
Edición 253 - El ‘Proceso de paz’ hunde a Zapatero
Edición 252 - La salud de Fidel Castro
Edición 251 - La memoria histérica
Edición 250 - La ‘guerra laica’ de Zapatero
Edición 249 - Pescado y hamburguesas
Edición 248 - .
Edición 247 - Las aguas vuelven a su cauce
Edición 246 - Ciempozuelos, del manicomio a la corrupción
Edición 245 - El tripartito, el triturado y el trabucador
Edición 244 - La política de Zapatero fracasa en Cataluña
Edición 243 - Un Fiscal General a la medida
Edición 242 - La democracia española se hunde
Edición 241 - España es diferente
Edición 237 - El humor de Zapatero, la paz del Líbano y el gobierno esperpéntico
Edición 236 - La España de oro
Edición 235 - El fin de la foto de las Azores
Edición 234 - El agosto caliente
Edición 231 - El fracaso de los políticos
Edición 230 - Leyes totalitarias
Edición 229 - El peligro para Occidente del Oriente Medio
Edición 228 - El gran engaño
Edición 226 - El espíritu de Ermua y el Estado de Derecho
Edición 225 - A Zapatero se le tuerce la hoja de ruta
Edición 224 - La politica del juego sucio
Edición 223 - La gran mentira de Zapatero
Edición 222 - Un debate sobre el estado de la nación... en el pasado
Edición 221 - Un diálogo peligroso
Edición 220 - El segundo gran error de Zapatero
Edición 219 - El esperpento nacional
Edición 217 - La tregua de Eta, la historia interminable
Edición 216 - El cura Alec Reid, mediador de nada
Edición 215 - La hoja de ruta de Zapatero
Edición 214 - El vuelco de las encuestas
Edición 213 - Lo que viene después de la tregua
Edición 212 - La tregua permanente
Edición 211 - El silencio de los corderos
Edición 210 - Las dificultades del Partido Popular
Edición 208 - La 'víctima' Zapatero
Edición 207 - La tregua
Edición 205 - Hablemos claro
Edición 204 - El triunfo del nacionalismo
Edición 203 - El modelo de Estado de Zapatero
Edición 202 - El desmantelamiento del Estado de Derecho
Edición 201 - España comienza el año mediatizada por el pacto del Tinell
Edición 200 - Genocidio sin humo
Edición 199 - El bobo solemne
Edición 198 - El revanchismo histórico
Edición 197 - La oportunidad del Partido Popular
Edición 196 - La sensación térmica del PSOE
Edición 195 - La caída de Zapatero
Edición 194 - El derecho a fumar
Edición 193 - El modelito
Edición 192 - Un debate tramposo
Edición 191 - La casa sin barrer
Edición 190 - El fracaso de Maragall
Edición 189 - El profeta y su transición
Edición 188 - Las tres patas del banco de Zapatero
Edición 187 - ¿Dónde está la avalancha de ‘matrimonios’ gays?
Edición 186 - Cuando la política entra en el fútbol
Edición 185 - Las cuentas de la lechera
Edición 184 - Un otoño encendido
Edición 178 - Tirar a matar
Edición 177 - A Zapatero le administran su propia medicina
Edición 176 - Gran Bretaña marca el camino
Edición 175 - La España decente de Zapatero
Edición 173 - Desvergüenza informativa y política.
Edición 172 - El Estado de Derecho socialista
Edición 171 - Ciudadanía contra legisladores
Edición 170 - Tras los terremotos del “NO”, aires de cambio en Europa
Edición 169 - La ‘tregua’ de ETA y el encarcelamiento de Otegui
Edición 168 - Zapatero concede una tregua a Eta
Edición 167 - El debate sobre el estado de la ¿Nación?
Edición 166 - Tiempo nuevo para Euskadi y malo para España
Edición 165 - La adulteración de la Democracia
Edición 164 - La encrucijada vasca
Edición 163 - ‘Solución habitacional’: la madriguera
Edición 162 - Un pontificado glorioso
Edición 161 - Terri Schiavo: eutanasia encubierta o sentencia de muerte.
Edición 160 - España va mal
Edición 159 - Algo huele a podrido en Cataluña
Edición 158 - El modelo de ciudadano
Edición 157 - Ya sabemos adonde va Zapatero
Edición 155 - Carta abierta a Antonio Castro Villacañas
Edición 154 - El Oriente Medio, una lección para Europa.
Edición 153 - La encrucijada del País Vasco
Edición 152 - El disfraz del diálogo y la división de España
Edición 151 - Los cerros de Úbeda del Presidente
Edición 150 - Excelencias
Edición 149 - España al borde del desastre
Edición 148 - ¿Adonde va España?
Edición 147 - El plan Ibarreche B
Edición 146 - Zapatero se quita la careta
Edición 145 - Gibraltar: el círculo vicioso
Edición 144 - Una lección de político de Estado y de Partido
Edición 143 - La nación de Zapatero
Edición 142 - Vuelve el pacto de Estella en el nacionalismo vasco
Edición 141 - La Iglesia, un obstáculo más en el incierto camino del PSOE
Edición 140 - La victoria de Bush refleja el sentir de Estados Unidos
Edición 139 - La amenaza terrorista no es cuestión de política
Edición 138 - Zapatero en brazos de los nacionalistas radicales
Edición 137 - La nueva cara de Televisión Española
Edición 136 - Las incógnitas del congreso del PP
Edición 134 - Las frases lapidarias de Zapatero
Edición 133 - El cambio
Edición 132 - El azote del terrorismo
Edición 131 - Las dos caras del PSOE
Edición 129 - ¿Idiotez o insidia?
Edición 128 - El talante y la sonrisa de Mr. Bean
Edición 127 - Cerrado por vacaciones
Edición 126 - La señora Hernández tiene barba
Edición 125 - Las comisiones de investigación
Edición 124 - El Tour de Francia y los tontos
Edición 123 - Los ‘matrimonios’ homosexuales
Edición 122 - La hora de las minorías
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014