Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 miércoles, 16 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 271
Semana del 10/05/2007
Ya están aquííí...


Miguel Ángel Loma
S E duelen porque no les comprendemos, porque no sabemos valorar sus esfuerzos y sacrificios realizados únicamente por nuestro bienestar, y se enfadan mucho cuando aparecen con las notas más bajas de la clase («¡Ingratos!», mascullan entre dientes).

La opinión universal sobre ellos no es que sea mala, es pésima, se les identifica con distinguidos mercaderes de la mentira, con ociosos buscadores de problemas y con los mayores trincones del reino. Quizá por eso, cíclicamente, les gusta lavar su imagen y darse un baño de multitudes en actos muy preparados por sus incondicionales, actos donde cualquier sandez emitida desde un estrado es aplaudida como si se tratase de un enjundioso descubrimiento del pensamiento humano. Y así, de vez en cuando, bajan de sus torres de marfil a besuquear críos y estrechar manos, visitar mercados y asilos saludando a tenderos y ancianos, pero siempre rodeados de tipos con gafas oscuras, no sea que a alguno de los saludados le dé por cantarles las verdades del barquero.

Siempre presentes en los medios de comunicación, pero siempre quejosos porque nunca ocupan todo el tiempo que quisieran; que si por ellos fuera, aparecerían sus rostros hasta en la carta de ajuste y en las repeticiones de los goles del domingo. Aunque pertenecen a diferentes especies, padecen todos un extraño complejo jirafil que les hace estirar ridículamente el cuello hasta asomar el careto por donde sea, así como una extraña amnesia selectiva sobre declaraciones y promesas realizadas en el pasado.

Si hay triunfos, son de ellos; si hay fracasos..., silban mirando al cielo señalando distraídamente hacia quien les acompaña, o a quien les precedió en el cargo; que no hay profesión más generosa que la suya a la hora de encontrar justificaciones y excusas, ni resulta fácil recordar que alguno haya confesado haber cometido algún error en sus gestiones; aunque sus pifias las pagamos todos.

Incapaces de reconocer el mérito a los que no se arropan bajo sus mismas siglas, ni de llegar a acuerdos duraderos sobre los asuntos que verdaderamente nos afectan, logran un sorprendente consenso cuando se trata de subirse un sueldo tan injustamente corto para la «abnegada labor» que dicen realizar. Y debe ser por eso por lo que denominan a sus emolumentos «indemnizaciones».

Pertenecen a la casta de los elegidos, amantes de la moqueta y del vehículo oficial, usuarios del gratis total y del usted no sabe con quién está hablando, habituales de la lisonja servil y de una desinteresada amistad con el selecto mundo de los banqueros.

Aunque disponen del poder de decidir sobre los más graves asuntos, su profesión es de las pocas que, junto con la prostitución, no necesita acreditar preparación alguna para su ejercicio.

Cuando están en la oposición hablan de listas abiertas, de modificar los sistemas de representación, de acercar el poder al pueblo, de articular nuevas formas e instrumentos para una mayor proximidad respecto a los representados..., pero pronto se olvidan de la calle y hasta del precio de lo más elemental, porque, tal como está configurada la cosa, siempre acaban resguardándose de la zafia humanidad que les elige y manteniéndose al margen de la agreste realidad social.

Ellos dictan nuestras necesidades y lo que es o no demanda social, y en ese juego son capaces de arrasar con instituciones fundamentales de nuestra civilización con tal de aparecer en los papeles como los vanguardistas del progresismo universal.

Se consideran imprescindibles y antes de acostarse observan de soslayo las luces de la ciudad y se consuelan con un pensamiento sosegador: «¿Qué sería de estos infelices sin mí?».

Por no respetar, ya ni respetan los tiempos que ellos mismos se fijaron para darnos la paliza electoral y, como disparan con pólvora del rey, ya no se sabe cuándo comienzan ni acaban las campañas; que todo el año es campaña y todo el año están en celo electoral.

Dicen que toda generalización es injusta, así que posiblemente también lo sea la mía y seguro que los hay dignos de admiración, pero el desprecio general que provocan los políticos profesionales y el rechazo universal que suscitan entre la población, debiera ser motivo de reflexión para plantearnos seriamente la reforma de un sistema que ha convertido la política en una actividad despreciable; y más que por su bien, por el bien común que a todos nos afecta y cuya gestión tan despreocupadamente solemos abandonar en sus manos. Porque a la altura que estamos de la historia, no es serio que sigamos funcionando con un sistema que se basa en el dominio de unos grupos de poder herméticos, elitistas y de natural tendencia hacia la corrupción. Como tampoco es serio que el gobierno del pueblo signifique introducir un papelito en una caja cada cuatro años, sin más opciones ante los incumplimientos electorales, que dejar pasar el tiempo y cambiar el signo del papelito en la siguiente cita electoral.

En fin, que ya están aquí otra vez los mismos de siempre con sus aburridos y repetidos discursos. Que la paliza nos sea leve.


P.D.: Creo que ha quedado suficientemente claro que mis cariñosos comentarios van dedicados a los políticos profesionales, de un lado y de otro; a los que viven del cuento de la política sin defender otra idea ni principio que no sea el de aparecer en unas listas que te garanticen llegar a tocar poder, ocuparlo y retenerlo; a los usufructuarios de la tiranía de la partitocracia en que se ha ido convirtiendo este sistema. Pero es de justicia excluir de dicha categoría, aunque se encuentren incardinados en las listas de esos mismos partidos, a aquellos que se juegan la vida tan solo con el hecho de aparecer en ellas. Y por supuesto, nada de lo anterior va dedicado a quienes sin ser profesionales de la política y siguiendo un deber moral, saltan a ella superando el asco del barrizal en que la han convertido; a todos esos que serán silenciados sistemáticamente en los medios de comunicación; a quienes aún creen en la poesía del servicio a los demás, y que se merecen algo mejor que ser despachados con la prostituida calificación de políticos.
approval payday loan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 632 - Una cosa muy bonita
Edición 632 - Los otros desahucios
Edición 631 - El obispo y la ola
Edición 629 - Derecho al cuerpo
Edición 628 - La barbarie y el carnaval
Edición 625 - Inmigrantes e inmigrantes
Edición 620 - Hablando en inglés
Edición 619 - Que se mueran
Edición 618 - Despejando variables
Edición 617 - Regreso a la caverna
Edición 616 - La «cultura de la tapa»
Edición 615 - Hasta que te toca
Edición 614 - Sobre la reinserción
Edición 612 - Quien nace lechón
Edición 611 - Héroes del conflicto
Edición 609 - El circo en Cataluña
Edición 608 - El humor negro de Rubalcaba
Edición 608 - Barra americana
Edición 607 - «Aborto es sangrado»
Edición 605 - Obsesionados e ingenuos
Edición 604 - Matrimonio hoy
Edición 600 - El nombre de las cosas
Edición 599 - Qué ingratos somos
Edición 598 - Los esclavos de Ridley Scott
Edición 598 - Picos y morros
Edición 596 - Lo repugnante y ¿lo aceptable?
Edición 595 - Pablo Iglesias y una mujer de partido
Edición 594 - Un gran cínico
Edición 590 - Monseñor Martínez y el aborto
Edición 588 - Otra burla más
Edición 587 - Recortando gastos
Edición 586 - De la tele a la realidad
Edición 585 - La zorra y el gallinero
Edición 584 - El reloj de Obama
Edición 582 - Boston, tan lejos, tan cerca...
Edición 581 - Luces y sombras de la Thatcher
Edición 580 - Perritos colchoneros
Edición 579 - ¿Todo es respetable?
Edición 578 - Que lo paguen
Edición 576 - Comunismo liberador
Edición 575 - Libertad ¿para quién?
Edición 574 - El Papa que se va
Edición 571 - Las dos Biblias de Obama
Edición 570 - Sevilla y Pilar Bardem
Edición 566 - Papanatas y papafritas
Edición 565 - Profeta Messi
Edición 564 - Madres coraje
Edición 563 - Comisión Miliki
Edición 562 - El PP y su modelo de sociedad
Edición 561 - Los otros desahuciados
Edición 560 - «Zapatelo, ese homble»
Edición 559 - Ken Follet y la guerra civil
Edición 558 - No es problema
Edición 557 - En caliente
Edición 556 - Extraña campaña
Edición 552 - San... tiago Carrillo
Edición 548 - «Ecce momo»
Edición 547 - Un acto simbólico
Edición 546 - Vivir por encima
Edición 544 - Rupérez y la «heroicidad» de los etarras
Edición 542 - Los malos están ganando
Edición 539 - Piscinas para el olvido
Edición 537 - El honor de una víctima
Edición 536 - Monseñor Sistach y El Rocío
Edición 534 - De neonazis
Edición 532 - Un comienzo «ejemplar»
Edición 529 - Un obispo, Carrillo y TVE
Edición 528 - De tres cosillas tomadas de ABC
Edición 527 - Tetas y progresismo
Edición 524 - ¿Progresismo es progreso?
Edición 523 - ¿Por qué traducirles?
Edición 521 - Bebés medicamento
Edición 520 - Audaces emprendedores
Edición 519 - ¿Por qué recordar?
Edición 518 - Menudo pájaro
Edición 514 - Violencia ¿de qué género?
Edición 512 - Las fotitos de Paz Vega
Edición 507 - El mal menor
Edición 501 - Ampliando vocabulario
Edición 490 - Verdades que duelen
Edición 485 - Vargas Llosa y el Rocío
Edición 476 - La doble moral de la telebasura
Edición 471 - Alfonsito posguerra, cazador de pajarillos
Edición 467 - Tsunami multicultural
Edición 465 - Zarrías y los muertos del PSOE
Edición 458 - Matarile progresista
Edición 457 - Normas superfluas
Edición 456 - La mona de Rubalcaba
Edición 452 - ¿Acoso y derribo?
Edición 451 - ¡Qué guay es ir de gay!
Edición 449 - Prostitución y dignidad de la mujer
Edición 441 - Sensibilidad de conciencia
Edición 440 - Tras los toros, nuevos retos
Edición 436 - De burkas y libertades
Edición 435 - Distancia de Saramago
Edición 434 - No se enteran
Edición 433 - Un poquito de memoria histórica
Edición 432 - Toreros
Edición 430 - El extraño caso de Miss USA 2009-2010
Edición 429 - Indecente
Edición 425 - Preparados sí que están...
Edición 424 - Acciones ejemplares
Edición 421 - Guardia Suiza
Edición 418 - La última esperanza
Edición 417 - En Ginebra
Edición 414 - ¿Cadena perpetua? ¡Nunca!
Edición 412 - De adolescente a menopáusica
Edición 408 - Feliz vanidad
Edición 399 - El pollo de Andreíta
Edición 398 - Recuperar Al Andalus
Edición 396 - El conejo de Amenábar
Edición 395 - La foto de las hijas de Zapatero
Edición 395 - Democracia y aritmética
Edición 393 - ¿Maduros o cocidos?
Edición 390 - Consignas abortistas
Edición 388 - Palabras gastadas
Edición 387 - Pedraz, el Tour y el himno de España
Edición 381 - Chiringuitos
Edición 378 - La lógica pepera del voto ante el aborto
Edición 375 - Woody Allen y el sentido de la vida
Edición 371 - De grumos y grumetes
Edición 370 - Nuevo escándalo papal
Edición 369 - De Herodes a Pilatos
Edición 354 - El doble discurso ante el aborto
Edición 350 - Reputada Diputación
Edición 348 - La última de Vizcaíno Casas
Edición 347 - Carmen Chacón y el ONGército español
Edición 338 - Despeñaperros laicista
Edición 337 - Constitución no tan estricta
Edición 334 - Uniformidad (des)informativa
Edición 330 - La solidaria CEAPA
Edición 329 - Sobre el último análisis del «Observatorio de la Violencia Doméstica y de Género»
Edición 328 - Ética por módulos
Edición 325 - A precio de sangre
Edición 324 - ¿Ampliar los abortos? Misión imposible
Edición 322 - Una película de buenos y malos
Edición 320 - Del Jubileo al Bassi Leo
Edición 317 - El tamaño es lo que importa
Edición 316 - Sánchez Gordillo, Queipo y la Macarena
Edición 315 - Y ahora viene la segunda, que es la más interesante…
Edición 313 - A la intemperie
Edición 310 - ¡Vaya birria de descubrimiento!
Edición 309 - Diez años y un día
Edición 308 - Casi un cuento de la pasada Navidad
Edición 306 - La Iglesia del PSOE
Edición 304 - Mirar para otro lado
Edición 302 - Blas Infante y el café para todos
Edición 296 - ¿Coraje o prepotencia?
Edición 294 - Verdades incómodas y mentiras
Edición 287 - Cambio de rumbo
Edición 286 - Consejitos contra el fuego
Edición 285 - La ley, la bandera y la EpC
Edición 284 - ¿Cuestión genética?
Edición 281 - El hipócrita escándalo de Ardales
Edición 280 - Investigando desde el sillón
Edición 279 - La EpC y el timo de la estampita
Edición 278 - Cuando ganaban los buenos
Edición 277 - Progresismo y violencia de género
Edición 276 - El supermercado del voto
Edición 274 - La falsa imagen del Rocío
Edición 272 - Movidas ante la Educación para la Ciudadanía
Edición 269 - ¿Cui prodest esta locura?
Edición 268 - El tomate de Carrillo
Edición 267 - «No me arrepiento de nada»
Edición 266 - Penitente 2007
Edición 265 - El extraño caso de las Diputadas andaluzas
Edición 264 - La eutanasia que viene
Edición 263 - Moral de Estado
Edición 257 - Terrorismo, diálogo y comprensión
Edición 255 - El Ejército y sus funciones
Edición 254 - Zetapé y el Principio de Peter
Edición 253 - ¿Laicismo clasista?
Edición 250 - El loro, la lechuza y los observatorios
Edición 249 - El menú de la Ministra
Edición 248 - .
Edición 242 - Eutanasia y «Etanasia»
Edición 240 - Incoherencias populistas
Edición 233 - La Iglesia vasca y el perdón
Edición 232 - Eta y la cabra mentirosa
Edición 231 - Victimismo y demagogia
Edición 230 - Veranito de amores
Edición 223 - Lo peor del Código Da Vinci
Edición 222 - La mentira del aborto
Edición 221 - Salomón y el Reino de las Autonomías
Edición 215 - Tolerancia semanasantera
Edición 213 - Tiempos de progreso
Edición 212 - «Los obispos tienen un problema»
Edición 210 - Una proposición muy decente
Edición 209 - Las ofensas públicas al cristianismo
Edición 206 - Memoria histórica
Edición 196 - Constitución de puertas abiertas
Edición 195 - El rol del progresismo
Edición 188 - Lluvia solidaria por Decreto-ley
Edición 187 - Educación en Andalucía: la Primitiva de doña Cándida
Edición 178 - No es lo mismo
Edición 177 - «Hiprogresía»
Edición 175 - Observando violencias
Edición 174 - El síndrome de Rabat
Edición 173 - Sus sabias señorías y el experto Zaplana
Edición 167 - Comprobar la homosexualidad
Edición 164 - Ratzinger o la hora de definirse
Edición 162 - Cada uno con lo suyo
Edición 161 - Cianuro progresista
Edición 154 - La ética del tobogán
Edición 153 - Los olvidados
Edición 152 - Breve Catecismo Progresista
Edición 151 - Bono, el muñeco católico
Edición 150 - Constitución europea y unidad de España
Edición 146 - «Que cada uno haga lo que quiera»
Edición 145 - Mientras el PSOE ataca, el PP se frota las manos
Edición 139 - Al Consejo General del Poder Judicial
Edición 137 - Mortadela con aceitunas
Edición 136 - Superzetapé, el desmitificador incorrupto
Edición 133 - Objetivo: cargarse el matrimonio y la familia
Edición 129 - La nueva «eZPaña»
Edición 124 - Amnesia selectiva
Edición 118 - ¿Será también lo mío «insomnio transitorio»?
Edición 117 - Golpe a golpe
Edición 116 - Gibson y Almodóvar
Edición 114 - Bellas Artes de Madrid: punto y seguido
Edición 113 - Moros y cristianos
Edición 110 - Tolerancia semanasantera
Edición 108 - Sólo dialogan los vivos
Edición 105 - Pasión por Gibson
Edición 104 - Esa gente que se entiende
Edición 102 - El desmadre de las células madre
Edición 101 - Democristianos de Troya
Edición 94 - Enigmática felicitación navideña
Edición 92 - Doña Inmaculada Constitución
Edición 89 - Normas dinásticas
Edición 88 - Christine Ruiz-Picasso y la religión
Edición 74 - Linces ibéricos
Edición 70 - «Superembriones»
Edición 69 - Censura y telebasura en TVE
Edición 66 - Un elefante silencioso
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014