Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 jueves, 31 de julio de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 293
Semana del 12/10/2007
Educación para la ciudadania
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.


Ricardo Navas-Ruiz
E N los pasados meses, y aun ahora ya avanzado el comienzo del curso escolar, ha preocupado no poco a la opinión la ley de Educación para la ciudadanía. La defienden unos ardorosamente, aunque no siempre con razones válidas. No falta, por ejemplo, quienes dicen que es necesaria y muy necesaria por el deficit democrático que arrastra España desde la dictadura franquista. No sé, no sé, será así, pero achacar todos los males nacionales a ese periodo, aparte de aburrir, ya no convence, como si treinta años amplios de democracia no hubieran bastado para corregirlos. Bueno es culpar a los muertos y no asumir responsabilidades. La atacan otros, especialmente el episcopado y ciertas asociaciones de padres, porque ven en ella, sobre todo en su obligatoriedad, una ingerencia del Estado en la educacion ética de los estudiantes, vulnerando el derecho constitucional a la libertad de conciencia. Por venir de quien viene, se condena la tesis como maniobra esperable de conocidos estamentos.

Zapatero a tus zapatos, me digo a mí mismo ante el problema. Y que conste que no es broma de mal gusto o alusión jocosa, sino simplemente toma de actitud. Le entran a uno ganas de debatir el contenido de la ley; pero esto ya ha sido hecho y para ello por lo demás han estado y están nuestros eminentes sabios, nuestros agudos políticos y nuestros sesudos profesores. Mi autoridad en consecuencia sería mínima. O le vienen deseos de comentar lo triste que resulta ver dividirse a la sociedad en dos facciones apasionadamente enfrentadas sobre una ley que supuestamente debe unirla y enseñarle a convivir bajo un mismo ideal. Malo, malo que una educación para la ciudadanía se origine con una ley polémica, no consensuada por todos a los que va a afectar.¿Ser á verdad que los españoles han nacido para vivir divididos y que la ley sería una muestra más de males inveterados? Interesante asunto, pero no, tampoco tengo autoridad para meterme por estos transcendentales territorios.

Quiero centrarme, y hasta quizás me lo agradezca el lector tan abrumado de problemas, en cosas más ligeras, que no banales ni mucho menos, sugeridas por el título de la ley y su posible proyección. Confieso que ese sintagma, “ Educación para la ciudadanía,” me dejó y me deja un poco perplejo. En realidad no termino de entenderlo por más que sea gramaticalmente correcto. Hay en él demasiadas ambigüedades, demasiadas imprecisiones, demasiadas oscuridades, como para poder aceptarlo sin reservas como expresión condensada de un contenido o como formulación clara y precisa de un objetivo educativo, por más que el legislador o legisladores hayan tratado sin duda de reparar el hecho en la descripción extensa de lo que proponen.

La primera palabra, educacion, no debería suscitar problemas. Educar es educar, y basta, se dirá. Ya, ya. Pero resulta que la palabra educación no es ni mucho menos, aunque lo parezca, una palabra transparente y unívoca, mucho menos neutral. Hay una educación teórica y una educación práctica. Hay una educación objetiva, en realidad sólo la científica y técnica, y una subjetiva, todas las demás. No negará ni el más ingenuo la carga doctrinaria y proselitista que comporta educar a alguien en filosofía, historia, humanidades en general, no se diga en política, religión. Hubiera sido muy oportuno en el caso evitar el vocablo y escoger otro para probar que se trata de materia “aséptica,” al margen de ideologías. No lo ha entendido así el legislador y con esa palabra ha teñido automáticamente la ley de una ambigüedad inicial o de un propósito condicionante, el de adoctrinar.

Por otro lado, si se repasa el listado de asignaturas del bachillerato o de la universidad, difícilmente se encuentra ninguna que se denomine educación. Uno estudia normalmente Química, Matemáticas, Historia antigua, Filosofía, Lenguas extranjeras. Hubo, eso sí, en tiempos del franquismo, dos materias que se llamaban “ Educación política” y “Educación física” que junto con “Religión’ formaban, como se las denominaba jocosamente, “Las tres Marías.” Ni los profesores de las mismas se las tomaban en serio, no los que a mí me tocaron por lo menos. Jamás me hicieron aprender los veintiún puntos de la Falange, - ¿o no eran veintiuno? – ni por supuesto nadie me obligó a la barbaridad de saltar el potro o el caballo que me daban pánico. Sin embargo aquí me tienen con mi carrera acabada y bien acabada. ¿Será mala fe de los legisladores presentes, ignorancia o calculado propósito, equiparar la nueva flamante asignatura con las tres Marías? ¡Pobrecita ciudadanía!

La segunda parte del sintagma consta de un preposición, para, y un sustantivo precedido de un artículo, la ciudadanía. Con ella, supongo, se trata de determinar de qué educación se trata o a quién va dirigida. Digo supongo porque no aparece claro. Verán. Según el diccionario de la Real Academia, que aquí representa la autoridad oficial, ciudadanía es: 1] calidad y derecho de ciudadano; 2] conjunto de los ciudadanos de un pueblo o nación. Según la primera acepción, se puede decir: “ tengo la ciudadanía española;” según la segunda: “ la ciudanía está en su mayoría a favor de la independencia.” En este contexto es difícil interpretar el sintagma educación para la ciudadanía. En el primer sentido no cabe educar a nadie para ser lo que es por derecho. Solamente se podría entender en el caso de que se vaya a impartir una educación requerida en el proceso de nacionalización de aquellos extranjeros que desean convertirse en ciudadanos del país. En el segundo sentido se estaría hablando de una educación destinada a todo el conjunto de ciudadanos españoles. No es ésta la intención de una ley aplicable sólo a una pequeña parte de ese conjunto, los jóvenes que estudian ciertos cursos de bachillerato.

Claro está que, a pesar de tales inexactitudes gramatico-semánticas, todo el mundo sabe de qué se trata más o menos y, si no, pues se coge la ley, se la lee y se entera. Pero no es ese el problema, el problema es que las leyes deben tener una expresión correcta y exacta, sin ambigüedades. ¿Cómo se podría haber dicho? Para los que andamos por estas tierras de Dios o del diablo, quiero decir, los Estados Unidos, el inglés nos presta su concisión precisa y al grano. Existe aquí la materia equivalente desde hace mucho tiempo. No es materia requerida, sino incorporada generalmente dentro de otras donde encaja a la perfección como Historia de América. Por cierto hay en la actualidad movimientos para enfatizarla o revivirla en vista de que la ignorancia campa a sus anchas y hay quienes, por no saber, no saben ni cuál es la capital de los Estados Unidos. Hay, por ejemplo, una organización, Student Voices, radicada en la Universidad de Pennsylvania, que promueve su enseñanza en las aulas universitarias y de bachillerato. Y hasta un actor, Richard Dreyfuss, ganador de un Oscar por “The Goodbye Girl,” anda haciendo propaganda de la misma en charlas y conferencias.

La materia se llama simplemente “Civics.” ¡Qué sencillo!, ¿ no? Y su contenido no es otro que el estudio del gobierno civil. No hay palabra así en español y eso debería dar lugar a algunas reflexiones un tanto preocupantes. Dicen los lingüistas que si un idioma carece de una palabra para expresar un concepto, es que carece de ese concepto. ¿ Y cómo es posible eso en una nación cuya primera constitución democrática, - o casi ,- data de 1812?. No nos engañemos. La culpa no ha sido de un caudillo o de una época, lo ha sido de la desafortunada evolución de la historia de España desde 1812 hasta nuestros días con su desfile de guerras civiles, dictaduras, repúblicas efímeras y violentas, regentes, espadones, reyes ineptos, gobiernos representativos incapaces, en una discontinuidad asombrosa de soluciones políticas. Aquí nadie en realidad ha sentido la necesidad , ha podido o se ha atrevido a ocuparse en serio de la estructura civil del país, de darla a conocer a los ciudadanos, de identificarla con la existencia misma
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 543 - Investigación y docencia (Falacias de la Universidad pública española)
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 534 - Lenguaje y sexo
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 529 - El Instituto Cervantes
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 511 - Entre libros
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 500 - Problemas del Español
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 462 - Academia de la Lengua
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 442 - Fiesta Nacional
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 406 - Justicia en USA (Cuento kafkiano)
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 401 - Adiós a Myriam
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 376 - Larra, la fría claridad de la existencia
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 367 - Del español y los negocios
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 269 - Deconstruyendo España
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 205 - La generación del Príncipe
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 204 - La generación del Príncipe
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 198 - Creación y evolución
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 192 - Don Juan Valera
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 186 - El agua
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 154 - Carta de Dulcinea
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 148 - Un cuento de reyes
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 147 - Perdedores
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 138 - ¿Quiénes somos?
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 125 - Nosotros, los de entonces
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 120 - Del Amadís al Quijote
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 110 - El centenario de Kant
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 105 - Tiempo de recuerdo
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 98 - Un monasterio español en Miami
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 95 - Las tres caras de Saddan
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 94 - Género y sexo
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 90 - Amores reales y divorcios patrios
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 84 - El Español
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 80 - Cultura popular y filosofía
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 77 - El porvenir de España
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 72 - Los misterios de Ibarretxe. (Fantasía política)
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 69 - Venalidad
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 68 - Huellas de Dios
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 66 - Euzkadi
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 64 - Amina
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 58 - La cacería
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 56 - Bagdad, ciudad mártir
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 55 - Tribunal Penal Internacional
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 53 - Democracias
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 49 - Escribir es llorar
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 47 - Pena de muerte
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 44 - Brasil cuarenta años después
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 42 - Navidad
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 41 - De estatuas, símbolos y otros temas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 39 - Al César
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 37 - Emigrantes
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 35 - Guerra de civilizaciones
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 32 - Santos y santos
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 30 - El gigante, al payaso y el enano
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 16 - Imágenes de Cuba
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 13 - Prensa libre
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 11 - Las últimas colonias británicas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 10 - Condicionamiento cultural y desarrollo
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 9 - Llorando por Argentina
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 8 - Don Antonio Machado y la Sociedad de Naciones
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 6 - Terroristas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 5 - LA RAZÓN DE LA SINRAZÓN
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 4 - Reflexiones sobre la circunstancia: ¿QUIÉN JUZGARÁ AL JUEZ?
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014