Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 miércoles, 22 de octubre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of Encuesta
Financial services teams of payday loans positive expe" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive " target="_self
Financial services teams of payday loans positive exp" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Be very cleverly designed payday loans and customer.


Yolanda Salanova
E S algo que tenemos que recordar a las distintas instancias de la administración, autonómica y estatal. A quienes tratan con los hoy llamados ciudadanos, cuando en verdad demasiadas veces somos tratados como vasallos, con la indiferencia, cuando no la prepotencia de personas —yo sí creo que los empleados de la administración lo son— que nos dicen que tenemos que esperar, que las solicitudes y/o reclamaciones se resuelven en un tiempo indeterminado —meses, dicen— y si pasados tres meses no hay contestación, lo que llaman ”silencio administrativo", es cuando se puede reclamar a instancias de rango superior.
Y otra vez a esperar a que se tramite, se resuelva o no el recurso, y vuelta a reclamar, y así un largo etcétera. Hasta que toque el número con que se registra el expediente de persona minusválida como tal.

Cuando se trata de tragedias humanas, como enfermedades tan cruentas como el cáncer, contra las que se lucha apenas con esperanza de vencer, con medidas terapéuticas que conllevan la amputación de miembros, tras años de intentar salvarlos para preservar la vida; accidentes que truncan la vida personal y familiar, lesiones incapacitantes para llevar una vida normal, incluso con la espada de Damocles de la recaída y empeoramiento que pone fecha de caducidad a la propia vida; la espera es insufrible.
Y aun así, se trata de luchar contra la adversidad con los medios a nuestro alcance, pero además, hay que someterse a la lentitud de la maquinaria burocrática; es como el "vuelva usted mañana" del pasado oneroso que los que vivimos la dictadura recordamos, como un chiste malo cuando algo se demora y te piden más documentos y certificados aunque los hayas presentado.

Es la ley, nos dicen, no podemos hacer nada para ayudarle. Y la contestación que sale de la garganta de la persona afectada, es un grito de impotencia, un ¡no hay derecho! Y el minusválido, pues a esa condición le ha relegado la adversidad, la suerte o, peor, la mala praxis, a punto de tirar la toalla, va hundiéndose más aún en el abismo de la depresión, por si no tuviera bastante con el estrés postraumático aún no superado, con el recordatorio —"memento mori"— de sentir el miembro fantasma moverse, sentir dolor, impedir el descanso, síndrome que puede durar de por vida, aunque la vida sea probablemente corta.
Si la ley es mala, ¡cámbiese la ley! Y mientras se cambia, si es que se cambia, le puede llegar a uno la visita de La Parca para el último viaje, o la desesperación alcanza tal punto que uno mismo lo emprende, hastiado de una vida mermada, sin medios para sobrellevarla con una mínima dignidad.

Puede que no sepan que el importe de las prótesis para los miembros amputados tienen distinta cobertura por parte del Sistema De Salud Público: si la amputación es de la pierna completa, cubre la totalidad del coste; pero si es un brazo completo, la cobertura no llega a ni la mitad de lo que cuesta, por lo que la familia, si es que cuenta con medios económicos, tiene que costear lo que falta: resulta un evidente agravio comparativo. Y hablamos de las prótesis más sencillas y menos funcionales.

Que nadie me diga que es 'por la crisis', cuando vemos el flamante edificio acristalado destinado a oficinas del Servicio Vasco De Salud, cuando se invierten fondos públicos —es decir, de nuestros bolsillos— en fastos, monumentos faraónicos, propaganda institucional… Se despilfarra el dinero público, que es de todos nosotros, para el bien privado; se cobran sueldos astronómicos, dietas, coches de lujo, y se financian proyectos inútiles. Uno se pregunta si ha estado pagando impuestos durante décadas, y todavía, para que le regateen al hijo un brazo ortopédico, para tener que 'mendigar' lo que en justicia es un derecho.

Costeamos con nuestros impuestos nada más y nada menos que diecisiete parlamentos y gobiernos autonómicos, más el central y lo que nos toca del europeo, ayuntamientos, diputaciones, etc., sedes de los mismos, asesores, cargos de confianza, dotaciones a partidos políticos y dispendios varios, como embajadas de países imaginarios, informes inútiles, viajes con séquitos propios de jeques árabes y demás. El dinero público es de todos, no "de nadie" (Aído dixit), y la Administración —por algo se llama así— está para administrarlo al servicio de la población —administrados— con transparencia y priorizando lo imprescindible y necesario; pero en "estepaís" llamado España, suele ser al revés. Se dota de medios económicos al colectivo de familias de presos etarras, se subvencionan entidades que presuntamente ‘promueven el euskera’ para la ‘normalización’ lingüística, se priorizan territorios sobre ciudadanos… pero no se cubren las necesidades de los minusválidos y discapacitados. Todo ello es propio de un sistema depredador más que democrático.

Parece ser que somos ciudadanos sólo cuando se necesitan nuestros votos. Entonces se habla del Estado De Bienestar, se promete, se alude al principio de igualdad y solidaridad. Debe ser que los minusválidos y discapacitados son muy pocos a la hora de contar las papeletas que dan el poder y el dinero público a administrar. Y encima no se pueden declarar en huelga, pues la mayoría carece de trabajo, y por tanto de ingresos. Menos mal que algunos tienen familia, padre o madre. Somos los que pagamos impuestos para apenas tener derechos, salvo en el papel propagandístico y en los mítines: Palabras, palabras, palabras (Hamlet - Shakespeare)
approval payday loan
same day payday loans
same day payday loans
Only the cash boost no fax cash loan understan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
Últimas Opiniones en el foro sobre este artículo:
Felix Arboli - ( 24/10/2009 15:21:53 )
Otros artículos del autor:
Edición 431 - ¡Ay, el español!
Edición 400 - Carta abierta al consejero de Sanidad
Edición 376 - Como en Esparta
Edición 375 - Mis queridos héroes
Edición 353 - Que se callen
Edición 331 - Cacicada ante el manifiesto de lengua común
Edición 263 - Si yo fuera atea
Edición 233 - El 'Proceso'
Edición 227 - Brubaker-Marlaska
Edición 221 - La tinta del calamar
Edición 219 - Más palabrería, como siempre
Edición 213 - Me llamarán ‘facha’
Edición 212 - Crónica de una ‘tregua’ anunciada
Edición 203 - Propósitos y despropósitos
Edición 202 - ¡ E pour si muove !
Edición 194 - Acallando conciencias
Edición 185 - Lo que oculta ZP: la ‘tregua’ firmada antes del verano
Edición 182 - Crónica de ‘estepaís’
Edición 168 - No en mi nombre
Edición 166 - De secano
Edición 155 - Hijos de Arana
Edición 153 - A grandes males…
Edición 142 - Gotzone Mora
Edición 136 - 'Cosas de críos'
Edición 133 - ¡…dita sea!
Edición 132 - El viaje
Edición 131 - Verano, 2004
Edición 129 - Costa Da Morte
Edición 126 - O todas o ninguna
Edición 125 - Aforismos
Edición 121 - Fracaso Escolar/ Fracaso Humano
Edición 120 - Pan y circo
Edición 118 - Más etiquetas, por favor
Edición 117 - Reforma de la Constitución
Edición 114 - Crimen perfecto
Edición 113 - Las Mañanitas
Edición 110 - Aranzadi, discípulo de Arquíloco
Edición 109 - Alejamiento y crimen
Edición 108 - Shalom, Sharon
Edición 107 - Mi voto
Edición 106 - Después de la masacre
Edición 104 - Nostalgia y melancolía
Edición 103 - Aquellos polvos… estos lodos
Edición 102 - Pastores
Edición 101 - Pactar con el diablo
Edición 98 - Vergüenza ajena
Edición 96 - La agonía consumista
Edición 95 - Serguei Anatoli
Edición 94 - Diálogo de sobremesa
Edición 93 - Amor y desamor
Edición 92 - Aforismos (VII)
Edición 91 - Nunca más
Edición 90 - Día universal del niño
Edición 89 - El último godo
Edición 88 - Fallos y fallos
Edición 87 - Viejos
Edición 86 - Condenados
Edición 85 - El intruso
Edición 84 - Delirio
Edición 83 - No pasa nada
Edición 82 - Presuntos inocentes, presuntos culpables
Edición 81 - La manzana
Edición 80 - Sijo
Edición 79 - Del diario de una ciclotímica
Edición 78 - El ojo de Abel
Edición 77 - La Magdalena
Edición 76 - Aforismos (5)
Edición 75 - Aforismos (4 )
Edición 74 - Aforismos (3)
Edición 73 - Mamasita
Edición 72 - Aforismos (2)
Edición 71 - Relatos.- II. Rolando
Edición 70 - Relatos. I.-Silvano
Edición 69 - Aforismos
Edición 68 - Patente de corso
Edición 67 - Gringo viejo
Edición 66 - Las rocas
Edición 65 - Los envidiosos
Edición 64 - Terrorismo familiar
Edición 63 - Terrorismo doméstico
Edición 62 - En el III aniversario de J. L. López de la Calle (Conversaciones con los que se fueron antes)
Edición 61 - Crímenes de paz
Edición 59 - Madre
Edición 58 - Del diario de Violeta
Edición 57 - Quiéreme mucho
Edición 56 - Decálogo inútil
Edición 55 - El atropello
Edición 54 - Daños colaterales
Edición 53 - Las manos
Edición 52 - El crimen
Edición 51 - Presunción de culpabilidad
Edición 50 - Justicia para Lady
Edición 49 - Cuando en la escuela se inculca el odio
Edición 48 - ¡Más madera! ¡Es la guerra!
Edición 47 - Recuperar la libertad
Edición 46 - ‘Primero se llevaron a los judios…’
Edición 45 - De la hipocresía establecida
Edición 44 - ¿Le molesta que no fume?
Edición 43 - Supersticiones
Edición 42 - Comerciar con los débiles
Edición 41 - Licencia para matar
Edición 40 - Ibarretxe se manifiesta
Edición 39 - Vampiros afectivos
Edición 38 - Abogados del terror
Edición 37 - “Normalización” del Euskera
Edición 36 - Vivir en dicotomía
Edición 35 - ¿Cooficialidad de lenguas?
Edición 34 - A propósito de eufemismos
Edición 33 - El jinete
Edición 32 - Síndrome de Estocolmo
Edición 31 - Canibalismo Social
Edición 30 - Me llamo Franz (Divagaciones)
Edición 29 - Carta a un etarra
Edición 28 - Normas para no ser odiado
Edición 27 - Estado de excepción
Edición 26 - Hasta que la muerte nos separe
Edición 25 - Septiembre: examen de Democracia
Edición 24 - Sorprendente explicación...
Firmas
_