Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 sábado, 01 de noviembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of Encuesta
Financial services teams of payday loans positive expe" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive " target="_self
Financial services teams of payday loans positive exp" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Thousands of loans and no credit check payday loans after borrowing anything.


José Meléndez
A los muchos defectos de José Luis Rodríguez Zapatero como gobernante, hay que añadir ahora otro más, mucho más peligroso que los ya conocidos: la desesperación del que se siente derrotado. Los sucesivos fracasos han ido mermando sus bríos iniciales que le impulsaban a cambiar un sistema que no le gustaba y sus dos mandatos en minoría le obligaban a hacer pactos que han terminado por asfixiarle y ahora se encuentra solo frente al peor momento de su carrera política. En todas y cada una de sus tretas para configurar una mayoría parlamentaria que le sostuviera en el poder ha ido dejando jirones de la nación por la que tiene el deber de velar y a la que ha arruinado con su política de subvenciones y dádivas para comprar votos parlamentarios, sumiéndola en una crisis que no quiso ver porque eso sería reconocer el fracaso de su discurso optimista y grandilocuente y ahora no sabe como hacerla frente, por lo que ha tenido que ser la Comunidad Europea la que le dé las instrucciones precisas, que cumple mal y a regañadientes.

Pero la desesperación es la peor consejera que existe y ahora encamina todos sus esfuerzos en salvar la prueba de fuego de los Presupuestos del Estado para el 2.011, consciente de que no tiene los apoyos parlamentarios de que ha disfrutado hasta ahora. Y no ha dudado en poner en peligro una vez mas a la nación que gobierna. Para ello está haciendo todo lo posible por atraerse de nuevo el favor de los nacionalistas y ha puesto sus ojos en el único grupo parlamentario que puede salvarlo del desastre, el PNV vasco con sus siete diputados, a los que podría sumar los dos Coalición Canaria, un incongruente partido que se aísla en su insularidad y no atiende mas que a su propio provecho.

Con ser muy graves las cosas que han ocurrido en España en estos dos últimos años, la mas grave de todas es la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña, una sentencia ambigua, impropia de una institución que tiene como único objetivo el velar por el cumplimiento de la Constitución española, que, pese a sus defectos, nos ha dado mas de treinta años de tranquilidad y seguridad democrática. Pero el Alto Tribunal no ha estado a la altura de las circunstancias y su sentencia no ha satisfecho a nadie, declarando inconstitucionales catorce artículos del Estatuto y 47 mas sometidos a interpretación. Eso llevó a Zapatero a afirmar con su proverbial entusiasmo antropológico –que, mas bien en estas circunstancias se asemeja a cara dura- que el Estatuto es constitucional porque la inmensa mayoría de su articulado lo son. Y no es así. Prueba de ello es la airada respuesta que ha obtenido en las filas nacionalistas catalanas, con un Montilla llamando a la insumisión y un Artur Mas proclamando que el destino final de Cataluña es la independencia.

En las muchas frases que la verborrea zapateril ha dejado para la historia, todas ellas fallidas posteriormente, destaca aquel: “Pascual, ten la seguridad de que el Congreso de Madrid aprobará el Estatuto que salga del Parlamento de Cataluña”. Mintió, porque después engañó a Maragall en la larga noche de cigarrillos en la Moncloa con Artur Más y después volvió a engañar a Mas autorizando la renovación del tripartito entre los socialistas catalanes y los independentistas republicanos. Y ahora trata de engañar al Tribunal Constitucional y a todos los españoles una vez mas con una interpretación torcida de la sentencia que en sus catorce capítulos rechazados descabeza las aspiraciones nacionalistas, porque temas fundamentales para ellos como son el reconocimiento de Cataluña como nación, la prioridad de la lengua catalana, la financiación o la dotación a Cataluña de una Justicia aparte de la española, han sido declarados inconstitucionales.

La ambigüedad de la sentencia estriba, como indican los votos particulares de cuatro magistrados que votaron en contra, en que no declara nulos esos artículos, sino que dice que “carecen de eficacia jurídica con arreglo a los mandatos de la Constitución” O sea, que pueden interpretarse y pulirse. Y ahí ha encontrado Zapatero la salida al callejón en el que se encuentra metido. Pero la salida consiste en cambiar la Carta Magna para adecuarla al Estatuto, cuando debería ser al revés y ya ha apuntado la posibilidad de una reforma constitucional –para lo que contaría con los votos nacionalistas- que es el mayor peligro que se cierne ahora contra la integridad de España como una nación indivisible. Si Zapatero consigue llevar adelante su proyecto, el mal causado a la unidad de España sería irreparable porque la Constitución es la mayor garantía de supervivencia de una nación y no puede estar cambiándose todos los días a gusto del gobernante de turno. Sin embargo, Zapatero está dispuesto a hacerlo porque para eso conserva todavía en sus manos los omnímodos resortes del poder, esos resortes que han hecho que el Centro de Investigaciones Científicas salga con una encuesta dándole como vencedor del Debate de la Nación con una ventaja de seis puntos sobre Mariano Rajoy, cuando siete encuestas de otros tantos periódicos han coincidido en que el vencedor fue el jefe de la oposición. El “vencedor” sufrió el pasado martes diez derrotas parlamentarias en las enmiendas presentadas al informe del presiente del gobierno y solo aprobó el techo del gasto presupuestario para el 2.011 por la abstención de CiU, que jugó una vez mas a salvavidas del gobierno para demostrar que puede hundirlo cuando quiera.

El gran peligro que corre España en estas pugnas parlamentarias es que Zapatero está indefenso ante las maquinaciones de los nacionalistas y no le queda mas remedio que admitir sus pretensiones si quiere seguir en la Moncloa. Eso lo sabe perfectamente el PNV vasco, que ya ha puesto precio para salvar a Zapatero en el próximo y crucial debate de los Presupuestos: el cambio de la Moncloa por las diputaciones de Vizcaya y Guipúzcoa y el compromiso del PSOE de reconocer las listas mas votadas en las elecciones municipales y autonómicas que, tradicionalmente son las del PNV. La aceptación por parte de Zapatero de esas pretensiones volvería a dar un giro copernicano a la política vasca hacia el soberanismo y por eso el lehendakari socialista Patxi López –que gobierna en minoría con el apoyo del Partido Popular- ha puesto ya el grito en el cielo ante lo que se le puede venir encima.

La conocida egolatría de Zapatero le ha llevado a pretender pasar a la historia como el hombre que alcanzó la paz en el País Vasco, o el paladín de las políticas sociales o el artífice de la Alianza de Civilizaciones y últimamente, el adalid de la lucha contra el cambio climático. Pero ETA ha seguido matando; las tan aireadas políticas sociales se han ahogado en el recorte de salarios a los funcionarios y la congelación de las pensiones; la Alianza de Civilizaciones no ha pasado de una anécdota y el cambio climático sigue haciendo que pasemos del frío al calor y viceversa. Sin embargo, aún le queda un último cartucho: pasar a la historia como el peor presidente de gobierno de la democracia, que hizo posible el desmembramiento de España. Es un galón humillante, pero algo es algo. Y será una realidad mientras el electorado no reaccione debidamente.
Thousands of loans and no credit check payday loans after borrowing anything.
Edición 450 - La señorita Trini y su jefe
Edición 446 - Zapatero y sus ‘trabajadores’
Edición 442 - Bibiana, superministra
Edición 439 - El nacionalismo catalán se cubre de vergüenza
Edición 436 - Sindicatos de vergüenza
Edición 433 - Las plumas del pavo real
Edición 429 - La estrella, estrellada
Edición 428 - La dimisión de Zapatero, mejor solución a la crisis
Edición 426 - La Princesa está triste…
Edición 425 - Otra vez se impone el cambio
Edición 424 - Las dos varas de medir
Edición 423 - El ocaso de una estrella
Edición 421 - La economía insostenible
Edición 419 - La semana de la vergüenza
Edición 418 - Un desgobierno total
Edición 416 - Un debate económico entre inquietante y esperanzador
Edición 415 - España se hunde
Edición 414 - Eclipse planetario
Edición 413 - Obama topa con la banca
Edición 412 - La ‘conversión’ de Zapatero
Edición 410 - Mister Bean saluda a Europa
Edición 409 - Váyase señor Rodríguez
Edición 408 - Un toro vale más que una vida humana
Edición 407 - Una vergüenza, dos tontos y un caradura
Edición 404 - Un gobierno insostenible
Edición 403 - Pedro Solbes se arrepiente
Edición 402 - Quien mal anda, mal acaba
Edición 401 - Zapatero y las moscas
Edición 400 - Economía sostenible
Edición 399 - Ley del aborto: la legalización de un genocidio
Edición 398 - Plan de choque para la crisis
Edición 397 - La subida del PP, una consecuencia lógica
Edición 396 - Spain is different
Edición 395 - Un presidente idiota
Edición 394 - La ambición de los Pajín
Edición 393 - Rodiezmo, un emblema trasnochado
Edición 392 - El otoño caliente de Zapatero
Edición 386 - La sospechosa parsimonia del tribunal Constitucional
Edición 385 - La tómbola autonómica
Edición 384 - Los juicios paralelos
Edición 382 - El desgobierno de España
Edición 381 - Todas las mujeres del presidente
Edición 380 - Rajoy derrota a Zapatero. España comienza a reaccionar
Edición 378 - Aborto: las excusas de un genocidio
Edición 377 - Los cruzados de la ley
Edición 376 - Zapatero se queda solo y pierde el debate
Edición 375 - Sindicatos vergonzosos
Edición 374 - Inútiles recetas ideológicas
Edición 372 - Reconocimiento implícito de un fracaso
Edición 369 - Kosovo, un ejemplo de mala gestión gubernamental
Edición 368 - Zapatero se queda solo
Edición 367 - El furtivo y el defraudador
Edición 366 - Rajoy derrotó a Zapatero
Edición 364 - La escopeta judicial
Edición 363 - Un gobierno irresponsable
Edición 362 - La política estadounidense cambia de color
Edición 361 - Preguntas sin respuesta
Edición 360 - La solución de Zapatero a la crisis es Obama
Edición 359 - Zapatero y los palestinos
Edición 358 - España en manos de los nacionalistas
Edición 351 - La glorificación del pedigüeño
Edición 350 - Los retos de Barack Obama
Edición 349 - Recesión, otra palabra maldita
Edición 347 - Garzón quiere ser ‘superjuez’
Edición 346 - La crisis económica de Zapatero
Edición 345 - Crisis económica, financiera y social
Edición 343 - Un Gobierno ineficaz y una Justicia en entredicho
Edición 341 - El otoño caliente
Edición 334 - La crisis, por fin reconocida, que nos ahoga
Edición 333 - La fiesta nacional
Edición 332 - Vía libre al genocidio
Edición 331 - El éxito del fútbol tapa la crisis
Edición 330 - Mariano Rajoy, dispuesto a pilotar un PP nuevo
Edición 329 - La desaceleración de Solbes
Edición 328 - Las frases del PSOE
Edición 327 - La mentira vende bien
Edición 326 - La España de Chikilicuatre
Edición 325 - Derecho a la información o derecho al cotilleo
Edición 324 - La mala Prensa del PP
Edición 323 - ¿Adónde va Zapatero?
Edición 322 - Bisoñez ministerial
Edición 321 - La Justicia
Edición 320 - El Gobierno rosa de Zapatero
Edición 319 - Vinieron las lluvias
Edición 316 - El bipartidismo
Edición 315 - La elocuencia de los votos
Edición 314 - Rajoy vuelve a ganar el cara a cara
Edición 313 - Rajoy vuelve a ganar el cara a cara
Edición 312 - Las artimañas de Zapatero
Edición 311 - Motivos para creer, ¿en quién?
Edición 309 - La adulteración de la Democracia
Edición 308 - Gallardón: la ambición también rompe el saco
Edición 307 - El patriota, el cristiano y el optimista
Edición 306 - Zapatero y la Iglesia
Edición 305 - Un año nuevo de esperanza
Edición 303 - Conejos y propinas
Edición 302 - El enemigo, en casa
Edición 301 - La Ley de Murphy
Edición 300 - Los siete pecados capitales de Zapatero
Edición 299 - Gobierno de España: ¡Jo, qué ministros!
Edición 298 - Las malas compañías
Edición 296 - El cambio climático como instrumento político
Edición 295 - Un nuevo Partido zapaterista
Edición 294 - Monarquía o República, un debate extemporáneo y sectario
Edición 293 - La credibilidad de los políticos
Edición 292 - El ‘Homo floresiensis’
Edición 291 - Un electoralismo tramposo
Edición 290 - La hora de los nacionalismos r
Edición 289 - Economía y Política exterior
Edición 288 - La rebelión de Rosa Díez conmo
Edición 283 - Miscelánea veraniega
Edición 282 - La Reina de Inglaterra y Diana
Edición 280 - La desfachatez demagógica de Zapatero
Edición 279 - El hambre de poder y las bisagras de oro
Edición 278 - La tragedia del Líbano y la falacia de un gobierno mentiroso
Edición 277 - Casarse por la banca
Edición 276 - Una ‘cumbre’ con sabor de tregua
Edición 275 - ETA destroza la Presidencia y el sueño de Zapatero
Edición 274 - El electorado empieza a decidir
Edición 273 - La vileza de un candidato amparado por Zapatero
Edición 272 - Las mujeres de Garachico y un gobierno sometido
Edición 271 - A Zapatero le crecen los enanos
Edición 270 - Vuelven los ‘corrutos’
Edición 269 - La Vicepresidenta
Edición 268 - El líder
Edición 266 - Ley y orden
Edición 265 - Pilar Bardem
Edición 264 - La gran mentira de Irak
Edición 263 - El esperpento nacional (II)
Edición 262 - El 'miedo' de Zapatero
Edición 261 - La Izquierda disciplinada y la Derecha irresponsable
Edición 260 - Sexo en catalán
Edición 259 - El plan B sigue su marcha
Edición 258 - Gilipollas y gilipollos
Edición 257 - Una semántica tramposa.
Edición 256 - El sarcasmo del plan B
Edición 254 - Sostenella y no enmendalla
Edición 253 - El ‘Proceso de paz’ hunde a Zapatero
Edición 252 - La salud de Fidel Castro
Edición 251 - La memoria histérica
Edición 250 - La ‘guerra laica’ de Zapatero
Edición 249 - Pescado y hamburguesas
Edición 248 - .
Edición 247 - Las aguas vuelven a su cauce
Edición 246 - Ciempozuelos, del manicomio a la corrupción
Edición 245 - El tripartito, el triturado y el trabucador
Edición 244 - La política de Zapatero fracasa en Cataluña
Edición 243 - Un Fiscal General a la medida
Edición 242 - La democracia española se hunde
Edición 241 - España es diferente
Edición 237 - El humor de Zapatero, la paz del Líbano y el gobierno esperpéntico
Edición 236 - La España de oro
Edición 235 - El fin de la foto de las Azores
Edición 234 - El agosto caliente
Edición 231 - El fracaso de los políticos
Edición 230 - Leyes totalitarias
Edición 229 - El peligro para Occidente del Oriente Medio
Edición 228 - El gran engaño
Edición 226 - El espíritu de Ermua y el Estado de Derecho
Edición 225 - A Zapatero se le tuerce la hoja de ruta
Edición 224 - La politica del juego sucio
Edición 223 - La gran mentira de Zapatero
Edición 222 - Un debate sobre el estado de la nación... en el pasado
Edición 221 - Un diálogo peligroso
Edición 220 - El segundo gran error de Zapatero
Edición 219 - El esperpento nacional
Edición 217 - La tregua de Eta, la historia interminable
Edición 216 - El cura Alec Reid, mediador de nada
Edición 215 - La hoja de ruta de Zapatero
Edición 214 - El vuelco de las encuestas
Edición 213 - Lo que viene después de la tregua
Edición 212 - La tregua permanente
Edición 211 - El silencio de los corderos
Edición 210 - Las dificultades del Partido Popular
Edición 208 - La 'víctima' Zapatero
Edición 207 - La tregua
Edición 205 - Hablemos claro
Edición 204 - El triunfo del nacionalismo
Edición 203 - El modelo de Estado de Zapatero
Edición 202 - El desmantelamiento del Estado de Derecho
Edición 201 - España comienza el año mediatizada por el pacto del Tinell
Edición 200 - Genocidio sin humo
Edición 199 - El bobo solemne
Edición 198 - El revanchismo histórico
Edición 197 - La oportunidad del Partido Popular
Edición 196 - La sensación térmica del PSOE
Edición 195 - La caída de Zapatero
Edición 194 - El derecho a fumar
Edición 193 - El modelito
Edición 192 - Un debate tramposo
Edición 191 - La casa sin barrer
Edición 190 - El fracaso de Maragall
Edición 189 - El profeta y su transición
Edición 188 - Las tres patas del banco de Zapatero
Edición 187 - ¿Dónde está la avalancha de ‘matrimonios’ gays?
Edición 186 - Cuando la política entra en el fútbol
Edición 185 - Las cuentas de la lechera
Edición 184 - Un otoño encendido
Edición 178 - Tirar a matar
Edición 177 - A Zapatero le administran su propia medicina
Edición 176 - Gran Bretaña marca el camino
Edición 175 - La España decente de Zapatero
Edición 173 - Desvergüenza informativa y política.
Edición 172 - El Estado de Derecho socialista
Edición 171 - Ciudadanía contra legisladores
Edición 170 - Tras los terremotos del “NO”, aires de cambio en Europa
Edición 169 - La ‘tregua’ de ETA y el encarcelamiento de Otegui
Edición 168 - Zapatero concede una tregua a Eta
Edición 167 - El debate sobre el estado de la ¿Nación?
Edición 166 - Tiempo nuevo para Euskadi y malo para España
Edición 165 - La adulteración de la Democracia
Edición 164 - La encrucijada vasca
Edición 163 - ‘Solución habitacional’: la madriguera
Edición 162 - Un pontificado glorioso
Edición 161 - Terri Schiavo: eutanasia encubierta o sentencia de muerte.
Edición 160 - España va mal
Edición 159 - Algo huele a podrido en Cataluña
Edición 158 - El modelo de ciudadano
Edición 157 - Ya sabemos adonde va Zapatero
Edición 155 - Carta abierta a Antonio Castro Villacañas
Edición 154 - El Oriente Medio, una lección para Europa.
Edición 153 - La encrucijada del País Vasco
Edición 152 - El disfraz del diálogo y la división de España
Edición 151 - Los cerros de Úbeda del Presidente
Edición 150 - Excelencias
Edición 149 - España al borde del desastre
Edición 148 - ¿Adonde va España?
Edición 147 - El plan Ibarreche B
Edición 146 - Zapatero se quita la careta
Edición 145 - Gibraltar: el círculo vicioso
Edición 144 - Una lección de político de Estado y de Partido
Edición 143 - La nación de Zapatero
Edición 142 - Vuelve el pacto de Estella en el nacionalismo vasco
Edición 141 - La Iglesia, un obstáculo más en el incierto camino del PSOE
Edición 140 - La victoria de Bush refleja el sentir de Estados Unidos
Edición 139 - La amenaza terrorista no es cuestión de política
Edición 138 - Zapatero en brazos de los nacionalistas radicales
Edición 137 - La nueva cara de Televisión Española
Edición 136 - Las incógnitas del congreso del PP
Edición 134 - Las frases lapidarias de Zapatero
Edición 133 - El cambio
Edición 132 - El azote del terrorismo
Edición 131 - Las dos caras del PSOE
Edición 129 - ¿Idiotez o insidia?
Edición 128 - El talante y la sonrisa de Mr. Bean
Edición 127 - Cerrado por vacaciones
Edición 126 - La señora Hernández tiene barba
Edición 125 - Las comisiones de investigación
Edición 124 - El Tour de Francia y los tontos
Edición 123 - Los ‘matrimonios’ homosexuales
Edición 122 - La hora de las minorías
Firmas
_