Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 viernes, 24 de octubre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of Encuesta
Financial services teams of payday loans positive expe" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive " target="_self
Financial services teams of payday loans positive exp" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Be very cleverly designed payday loans and customer.


Honorio Feito
C UANDO creía haber despejado la duda de si el Real Madrid de "Mou" sería capaz de acabar con al hegemonía del Barcelona de "Pep", ahora resulta que nos toca soportar la boda de Wili y de Kate, o sea Guillermo y Catalina. Además, leo que el Palacio sede del Ayuntamiento de Madrid, sede faraónica del señor Gallardón, ha recibido tantas visitas como el Museo del Prado. No puede ser casual. La curiosidad y el morbo encabezan todas las manifestaciones del gran público, dirige sus instintos y se desvela por sus conclusiones; la expectación por descubrir la parcela de intimidad que se supone que alberga un dormitorio o un vestidor de esta clase de privilegiados se antepone a los misterios que encierra una biblioteca. El gran público anhela poder sentarse ante el televisor (cada vez más plano, cada vez más grande), para no perder el más mínimo detalle.

No ocurre lo mismo ante la media docena de asuntos claves para hacer que la vida de uno discurra por cauces más seguros, más sólidos, más humanos. La crisis está segmentando a la sociedad española y los comedores de Cáritas, y los centros de las madres que siguen el ejemplo de Teresa de Calcuta, por citar sólo dos casos, cuentan cada día con mayor número de asistentes para llevarse algo a la boca. En Cáritas se hizo famosa la asistencia de lo que algunos han llamado “los pobres de pelo limpio”, porque, a diferencia del vagabundo harapiento y sucio, son personas como cualquiera de nosotros, pero con todos los miembros de la familia en el paro, y la ayuda social, cuando llega, no es suficiente.

La que dicen ha sido la boda del año (hasta que se produzca la próxima), ha levantado pasiones. En plena crisis el glamour es como un sueño hecho realidad. Diarios, no diarios, emisoras de radio y TV han satisfecho su programación con los detalles de la boda y han llegado a enviar a periodistas para cubrir el evento. Periodistas que, lejos del desarrollo de los acontecimientos, han aprovechado para darse una vuelta por las tiendas de Oxford Street o Picadilly Circus para comprar algún souvenir, eso sí, con las imágenes de los novios. Sintonizo una emisora de radio y oigo que la cola, de tres metros, era corta –se referían a la cola del vestido de la novia- y apenas si se veía en la catedral de Wetsminster. No se si por austeridad debido a los tiempos que corren, o por ese carácter desaborido de los ingleses (¡eh mister!), el convite, que para muchos es lo que cuenta, se ha limitado a poco más de una docena de canapés por barba y el remate final es que el vestido de Caty es casi idéntico del que llevó Belén Esteban, la otra princesa, la princesa del pueblo español. Definitivamente apago mi receptor de radio. Sospecho que estos son tres detalles de suma importancia para un acto social del alcance de este y deduzco que lo que quiere el personal es más glamour, la cola más larga (dicen que siempre es buen augurio), y un convite de los de antes, con el menú escrito en francés y las suculencias de la época victoriana para uso y disfrute de los selectos invitados.

Pues algo parecido ocurre con el palacio del señor Gallardón. El público visita el lugar –es gratis- con mayor entusiasmo que el Museo del Prado, o cualquier otro, buscando también ese glamour que se le supone a un alto mandatario como es el alcalde de Madrid. Después de la muerte de Franco, cuando abrieron las puertas del Palacio de El Pardo, muchos visitantes de la que había sido sede del Generalísimo salían decepcionados al ver el dormitorio del Caudillo que, como buen militar, era austero en sus costumbres, y esto decepcionó al personal que buscaba argumentos para criticar a la Dictadura.

Tal vez el éxito de todo esto está en pensar que los sueños son algo más que sueños. Que la suntuosidad y el lujo existen más allá de los cuentos de hadas; que Cenicienta no es una fantasía. Tal vez por eso la sociedad, en general, no sólo entiende sino que justifica comportamientos capaces de obrar el “milagro” de ser un don nadie hoy para convertirse en un triunfador mañana. Es como un espejo en el que muchos se reflejan, y se ven con esos tocados como los que lucen las invitadas a estos grandes acontecimientos, o con un frac como los que lleva, en este caso, el padre del novio.

Y tal vez por ello, en nuestra sociedad se perdonan pequeños pecados que, como la travesura de un niño, nos hacen esbozar una sonrisa y hacer que no nos hemos dado cuenta, aunque se hallan llevado el dinero público, se repartan bufandas espléndidas, se concedan privilegios a familiares y amigos haciéndoles prosperar y ser protagonistas del sueño de la metamorfosis social y económica. Y entre la estupidez y el fanatismo, hay incluso quien justifica estas prácticas y se queda tan fresco.
approval payday loan
same day payday loans
same day payday loans
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Every day we need payday loans some states imposed regulations too.
Every day we need payday loans some states imposed regulations too.
best
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
Últimas Opiniones en el foro sobre este artículo:
hf - ( 02/05/2011 8:00:38 )
Félix Arboli - ( 30/04/2011 14:24:05 )
Otros artículos del autor:
Edición 644 - Los apotegmas del diputado Garzón
Edición 644 - ¿Farfulleo demagógico contra la Casta?
Edición 643 - Españoles cum laude
Edición 642 - Una Monarquía renovada, una España necesitada
Edición 641 - Los héroes de Annual, los héroes de España
Edición 640 - Perogrullo y la república
Edición 638 - D. Luis Llanes, hostelería de calidad
Edición 636 - El año de Bernardo de Gálvez
Edición 635 - La política y los políticos
Edición 633 - La imagen de España
Edición 632 - La imagen de España
Edición 632 - La imagen de España
Edición 631 - La bronca de doña Esperanza
Edición 629 - Adolfo Suárez y la transición
Edición 628 - Emprendimiento social del Centro Asturiano
Edición 625 - Las razzias de los subsaharianos
Edición 624 - Los ‘goya’ entre lamentos, sonrisas y lágrimas
Edición 622 - Una convención poco convincente
Edición 621 - La paciencia sin cordura
Edición 619 - El gobierno, la moral y los chorras
Edición 617 - La cesta
Edición 615 - Españoles en el ocaso
Edición 613 - La tiranía de los incapaces
Edición 610 - De conciencia humana
Edición 609 - Crónica de un viaje a Melilla
Edición 607 - España en nuestra memoria
Edición 605 - Manipula que algo queda
Edición 604 - ‘Relaxing café con leche’ para todos
Edición 603 - Españoles en Rusia
Edición 601 - Los alemanes y la política española
Edición 596 - La tragedia del verano: La pérdida de un amigo
Edición 593 - La Fiesta del bollo
Edición 589 - ¿Qué fue de la educación?
Edición 588 - Sobre abusos y corrupción
Edición 585 - Las escuelas de Merás
Edición 583 - Nuevo estudio sobre el Valle de los Caídos
Edición 579 - Una cuestión de dignidad
Edición 576 - Una trampa para el general Chicharro
Edición 575 - España sometida
Edición 572 - La rigidez elástica de la obra de José Luis Fernández
Edición 570 - Con tufillo a demagogia
Edición 569 - Indiferentes al ¡Sooo! Y al ¡Arre!
Edición 567 - ¡Adiós, Príncipe, hasta siempre!
Edición 566 - Los ‘shorisos’ de España
Edición 565 - Montar el Belén
Edición 564 - Montar el Belén
Edición 564 - Sindicatos: pasado, presente y futuro
Edición 563 - Los especuladores de la salud ajena
Edición 562 - Hombre rico, hombre pobre
Edición 561 - La huelga, entre conclusiones
Edición 560 - El monasterio de Obona
Edición 557 - Lo último en Informática: La desconexión
Edición 555 - La filigrana de la Justicia
Edición 555 - Las Navas de Tolosa.
Edición 554 - Las Navas de Tolosa
Edición 553 - Decidir nos toca a todos
Edición 553 - Los privilegios de la Casta
Edición 552 - Las mentiras de Carrillo
Edición 551 - Duro golpe a los votantes del PP
Edición 550 - ¿Pagan los políticos el copago?
Edición 550 - Las encuestas y el PSOE
Edición 545 - El caudillo y la historieta
Edición 542 - La irresponsabilidad de los políticos
Edición 541 - Españoles en y por España
Edición 538 - La jornada indiana de Juanillo de Lora
Edición 537 - Manzana de oro para Don Cosme Sordo
Edición 537 - Protesta y eficacia
Edición 536 - Las medidas, ¿insuficientes o inadecaudas?
Edición 535 - Soluciones para una crisis
Edición 534 - La irresponsabilidad del señor Prendes
Edición 534 - La incapacidad de los políticos
Edición 532 - La Venta del Batán
Edición 529 - La maniquea dialéctica de los políticos
Edición 529 - Y vuelta la burra al trigo
Edición 528 - Asturias, en la UVI
Edición 527 - Las derrotas de Rajoy
Edición 526 - Las promesas y los incumplimientos
Edición 525 - Señor fiscal, ¿qué pasa con el 11-M?
Edición 524 - Las pensiones y la crisis
Edición 524 - Asturias deshoja su margarita electoral
Edición 522 - Presuntos implicados
Edición 521 - Mi último artículo
Edición 520 - Nuevas elecciones en Asturias
Edición 519 - Los políticos culpables
Edición 518 - Prohibido (mal)gastar
Edición 516 - Visita al nuevo Museo del Ejército
Edición 515 - Y más de lo mismo
Edición 514 - La sordera de Urdangarín
Edición 514 - Iberia, para quedarse en tierra
Edición 512 - Condenar el franquismo
Edición 511 - Tareas para salir de la crisis
Edición 510 - Un baño de españolidad en Melilla
Edición 509 - Ahora, a remangarse y a trabajar
Edición 508 - La herencia de Flandes
Edición 507 - La triste celebridad de los ‘chorizos’
Edición 507 - Cosas del ‘mail’
Edición 506 - Un país de pillos
Edición 505 - Don Juan no celebra Halloween
Edición 505 - La crueldad de los tolerantes
Edición 503 - El foro de Álvarez-Cascos
Edición 501 - La política circense
Edición 500 - El regimiento Asturias y la Santina
Edición 499 - La ilógica socialista
Edición 492 - El único servicio a España
Edición 490 - Gallardón, erre que erre
Edición 486 - Una semana después
Edición 484 - ¿La hora del reformismo?
Edición 482 - Los Felechos y el centro Asturiano de Madrid
Edición 481 - La encuesta y los fondos de inversión
Edición 480 - La encuesta y los fondos de inversión
Edición 475 - No toda la culpa es de Zp
Edición 473 - Un siglo de la Campaña del Kert
Edición 472 - Seguimos
Edición 468 - Corruptos de Norte a Sur
Edición 466 - Asturias, el paraíso aislado
Edición 465 - Vivir en la mediocridad
Edición 464 - A la memoria de un alcalde de los de antes
Edición 462 - Se esfumó la opción de Álvarez-Cascos
Edición 461 - Desaciertos para el Año Nuevo
Edición 459 - Un cuento de Navidad, o casi
Edición 458 - Prohibido estudiar Medicina
Edición 456 - ¡La que se nos viene encima…!
Edición 454 - Objetivo: España
Edición 451 - El adelantado de Hugo Chávez
Edición 449 - El cabreo nacional
Edición 447 - Cuando la orden se convierte en deseo
Edición 445 - Notas a pie de página: el culebrón Cascos
Edición 438 - El mal despertar de un sueño
Firmas
_