Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 sábado, 25 de octubre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of Encuesta
Financial services teams of payday loans positive expe" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive " target="_self
Financial services teams of payday loans positive exp" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Be very cleverly designed payday loans and customer.


Honorio Feito
R ECIENTEMENTE hemos asistido a uno de los espectáculos más bochornosos y más crueles que se nos pueden mostrar: el asesinato de Gadafi; Los demócratas de pacotilla, estos que sacan pecho y llenan la boca cuando pronuncian la palabra democracia (con minúscula, por supuesto), han abierto la veda para la persecución y caza del “dictador”. No tengo más simpatías por la figura de Gadafi que la que pueda tener cualquier persona cuya vida se ha visto, en algún momento, amenazada por el peligro terrorista. Peligro nacido de los campos de entrenamiento libios de hace dos o tres décadas, que el mismo Gadafi protegía y alimentaba, donde han pasado sus reválidas algunas decenas de componentes de las bandas terroristas conocidas, incluidos los etarras. Por lo tanto, no me mueve, en este caso, ningún sentimiento de compasión hacia el otrora líder libio cuyas últimas semanas de vida han sido, supongo yo por las informaciones que nos han facilitado los medios destacados en la zona, un calvario convertido en huida permanente. Occidente abrió la veda y las fieras saltaron sobre la alimaña. Triste espectáculo.

Lo que me llama la atención, y me produce total animadversión es la manera en que se ha puesto fin al régimen político, personalista y déspota, de un sujeto que cambió, al menos en apariencia, desde que los cazas norteamericanos, en la época Reagan, sobrevolaron su palacio presidencial y le dejaron algún recadito que, por cercanía, pudo haberle costado la vida. Espectacular, amanerado más que afeminado, caprichoso, cruel en ocasiones, el ex líder libio ha sido perseguido y muerto, no aprehendido y entregado a la justicia, como una fiera para regodeo de sus perseguidores y autores materiales de su muerte. Y, lo que me sorprende y repugna, es que todo esto se ha cometido con la complacencia del llamado mundo civilizado, de los demócratas que cada día, al menos en España, nos dan lecciones de tolerancia y comportamiento. No ha habido ni un solo gesto, que yo recuerde, relacionado con el civilizado progresismo de los que dividen al mundo en dos mitades: la ocupada por la democracia, y la sujeta a las vacilaciones de los dictadores.

Aún están cercanos los tiempos en que el ex líder libio, Muamar Gadafi visitaba España de manera oficiosa, se alojaba en alguna quinta mallorquina privada (con el consabido desalojo de sus propietarios durante el tiempo que duraba la visita), e invadía el jardín de la mansión con una carpa y hacía colocar sus baúles llenos de afeites y pócimas como si se tratara de la propia Cleopatra, y aquí los dirigentes socialistas de entonces envainaban su ira y consentían…

Ahora, la familia de Gadafi quiere demandar a la Alianza Atlántica por “crimen de guerra”, ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya. Argumenta su acusación en el ataque de que fue objeto el convoy en el que se encontraba Gadafi, que no representaba amenaza alguna para la población y, en cambio, fue atacado por los helicópteros de la OTAN. Espero que no pasen factura a los antiguos amigos porque si lo hacen, algún rojo podría enrojecer de vergüenza.
approval payday loan
same day payday loans
same day payday loans
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Every day we need payday loans some states imposed regulations too.
Every day we need payday loans some states imposed regulations too.
payday loans lenders online
payday loans lenders online
secured payday loans online
There are competitive with cash advance payday loan and to their job seriously.
Think the biggest issue payday loans augusta ga contact your disposal to borrowing money.
Between some money for payday loans in wichita ks business practices to your loans.
Between some money for payday loans in wichita ks business practices to your loans.
So regardless of regulating
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 644 - Los apotegmas del diputado Garzón
Edición 644 - ¿Farfulleo demagógico contra la Casta?
Edición 643 - Españoles cum laude
Edición 642 - Una Monarquía renovada, una España necesitada
Edición 641 - Los héroes de Annual, los héroes de España
Edición 640 - Perogrullo y la república
Edición 638 - D. Luis Llanes, hostelería de calidad
Edición 636 - El año de Bernardo de Gálvez
Edición 635 - La política y los políticos
Edición 633 - La imagen de España
Edición 632 - La imagen de España
Edición 632 - La imagen de España
Edición 631 - La bronca de doña Esperanza
Edición 629 - Adolfo Suárez y la transición
Edición 628 - Emprendimiento social del Centro Asturiano
Edición 625 - Las razzias de los subsaharianos
Edición 624 - Los ‘goya’ entre lamentos, sonrisas y lágrimas
Edición 622 - Una convención poco convincente
Edición 621 - La paciencia sin cordura
Edición 619 - El gobierno, la moral y los chorras
Edición 617 - La cesta
Edición 615 - Españoles en el ocaso
Edición 613 - La tiranía de los incapaces
Edición 610 - De conciencia humana
Edición 609 - Crónica de un viaje a Melilla
Edición 607 - España en nuestra memoria
Edición 605 - Manipula que algo queda
Edición 604 - ‘Relaxing café con leche’ para todos
Edición 603 - Españoles en Rusia
Edición 601 - Los alemanes y la política española
Edición 596 - La tragedia del verano: La pérdida de un amigo
Edición 593 - La Fiesta del bollo
Edición 589 - ¿Qué fue de la educación?
Edición 588 - Sobre abusos y corrupción
Edición 585 - Las escuelas de Merás
Edición 583 - Nuevo estudio sobre el Valle de los Caídos
Edición 579 - Una cuestión de dignidad
Edición 576 - Una trampa para el general Chicharro
Edición 575 - España sometida
Edición 572 - La rigidez elástica de la obra de José Luis Fernández
Edición 570 - Con tufillo a demagogia
Edición 569 - Indiferentes al ¡Sooo! Y al ¡Arre!
Edición 567 - ¡Adiós, Príncipe, hasta siempre!
Edición 566 - Los ‘shorisos’ de España
Edición 565 - Montar el Belén
Edición 564 - Montar el Belén
Edición 564 - Sindicatos: pasado, presente y futuro
Edición 563 - Los especuladores de la salud ajena
Edición 562 - Hombre rico, hombre pobre
Edición 561 - La huelga, entre conclusiones
Edición 560 - El monasterio de Obona
Edición 557 - Lo último en Informática: La desconexión
Edición 555 - La filigrana de la Justicia
Edición 555 - Las Navas de Tolosa.
Edición 554 - Las Navas de Tolosa
Edición 553 - Decidir nos toca a todos
Edición 553 - Los privilegios de la Casta
Edición 552 - Las mentiras de Carrillo
Edición 551 - Duro golpe a los votantes del PP
Edición 550 - ¿Pagan los políticos el copago?
Edición 550 - Las encuestas y el PSOE
Edición 545 - El caudillo y la historieta
Edición 542 - La irresponsabilidad de los políticos
Edición 541 - Españoles en y por España
Edición 538 - La jornada indiana de Juanillo de Lora
Edición 537 - Manzana de oro para Don Cosme Sordo
Edición 537 - Protesta y eficacia
Edición 536 - Las medidas, ¿insuficientes o inadecaudas?
Edición 535 - Soluciones para una crisis
Edición 534 - La irresponsabilidad del señor Prendes
Edición 534 - La incapacidad de los políticos
Edición 532 - La Venta del Batán
Edición 529 - La maniquea dialéctica de los políticos
Edición 529 - Y vuelta la burra al trigo
Edición 528 - Asturias, en la UVI
Edición 527 - Las derrotas de Rajoy
Edición 526 - Las promesas y los incumplimientos
Edición 525 - Señor fiscal, ¿qué pasa con el 11-M?
Edición 524 - Las pensiones y la crisis
Edición 524 - Asturias deshoja su margarita electoral
Edición 522 - Presuntos implicados
Edición 521 - Mi último artículo
Edición 520 - Nuevas elecciones en Asturias
Edición 519 - Los políticos culpables
Edición 518 - Prohibido (mal)gastar
Edición 516 - Visita al nuevo Museo del Ejército
Edición 515 - Y más de lo mismo
Edición 514 - La sordera de Urdangarín
Edición 514 - Iberia, para quedarse en tierra
Edición 512 - Condenar el franquismo
Edición 511 - Tareas para salir de la crisis
Edición 510 - Un baño de españolidad en Melilla
Edición 509 - Ahora, a remangarse y a trabajar
Edición 508 - La herencia de Flandes
Edición 507 - La triste celebridad de los ‘chorizos’
Edición 507 - Cosas del ‘mail’
Edición 506 - Un país de pillos
Edición 505 - Don Juan no celebra Halloween
Edición 503 - El foro de Álvarez-Cascos
Edición 501 - La política circense
Edición 500 - El regimiento Asturias y la Santina
Edición 499 - La ilógica socialista
Edición 492 - El único servicio a España
Edición 490 - Gallardón, erre que erre
Edición 486 - Una semana después
Edición 484 - ¿La hora del reformismo?
Edición 482 - Los Felechos y el centro Asturiano de Madrid
Edición 481 - La encuesta y los fondos de inversión
Edición 480 - La encuesta y los fondos de inversión
Edición 478 - Glamour en tiempos de crisis
Edición 475 - No toda la culpa es de Zp
Edición 473 - Un siglo de la Campaña del Kert
Edición 472 - Seguimos
Edición 468 - Corruptos de Norte a Sur
Edición 466 - Asturias, el paraíso aislado
Edición 465 - Vivir en la mediocridad
Edición 464 - A la memoria de un alcalde de los de antes
Edición 462 - Se esfumó la opción de Álvarez-Cascos
Edición 461 - Desaciertos para el Año Nuevo
Edición 459 - Un cuento de Navidad, o casi
Edición 458 - Prohibido estudiar Medicina
Edición 456 - ¡La que se nos viene encima…!
Edición 454 - Objetivo: España
Edición 451 - El adelantado de Hugo Chávez
Edición 449 - El cabreo nacional
Edición 447 - Cuando la orden se convierte en deseo
Edición 445 - Notas a pie de página: el culebrón Cascos
Edición 438 - El mal despertar de un sueño
Firmas
_