Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 domingo, 20 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 70
Semana del 04/07/2003
Otro feudo perverso llamado ‘Juarismo’


Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
C UANDO en mayo de 1949, tras la intervención federal ordenada un año antes por Juan Domingo Perón en la provincia de Santiago del Estero, asumió el electo gobernador Carlos Arturo Juárez, por entonces de 32 años, no sabemos si imaginaba en lo que se convertiría con el correr de los años, aunque tenemos nuestras sospechas porque la historia del peronismo lo justifica. 24 años después, en el año 1973, el mismo Juárez llegaba nuevamente a la gobernación para cumplir su segundo mandato. Una vez terminada la más terrible y genocida dictadura militar -1976/1983-, en el año 1983 y ya con 66 años se haría del tercer período como jefe del gobierno santiagueño. Su cuarta entrada al poder legal, no al real que nunca abandonó, a continuación del prestado y también manejado de César Iturre –1987/1991- y Carlos Mujica –1991/1995-, se produce en el año 1995 cuando contaba con 78 años. Luego, como sucedió y está por suceder en varias provincias argentinas y la Nación misma, por una reforma constitucional será nuevamente reelecto con sus 82 años gobernador de la Provincia de Santiago del Estero en el año 1999.
Toda ésta maratónica vida política lo lleva a renunciar a la gobernación hacia finales del año 2001 para asumir en su condición de Senador Nacional electo mientras detentaba el poder ejecutivo provincial, toda una hazaña sin dudas salvo que consideremos las formas adoptadas para llevar adelante su ideal feudal. La misma que cuatro veces lo llevó al Senado Nacional en los años 1952, 1987, 1998 y 2001 y que lo vio asumir y renunciar a su cargo según las conveniencias de ocupar la primera magistratura provincial sin haber cumplido jamás su mandato legal completo como legislador.
En resumen, desde hace 54 años fue 16 gobernador y 11 senador, es decir todo el control sobre las vidas y esperanzas de cientos de miles de santiagueños, que además, lo han visto violando períodos electivos de mandato adelantando elecciones y asunciones como meses atrás lo hizo el otro feudo de San Luís de los hermanos Rodríguez Saá.

PROTECTOR ILUSTRE DEL PUEBLO DE SANTIAGO DEL ESTERO

Ha sido la legislatura de Santiago del Estero la que le regaló este ilustre título como el de “Ciudadano Ilustre”, que nos da una idea de la sumisión de los representantes del pueblo tanto para con él como con su consorte la “Ministra Honorífica”. También el “Hotel Carlos V” de la provincia recuerda a su quíntuple gobernación como si se tratara de una monarquía.
Es el mismo Juárez que en una entrevista dijo al ser consultado cómo le gusta que lo llamen: “Protector, me agrada eso. Porque yo he vivido luchando por los pobres”. Claro está que no se refería a los que conforman el 60% de la pobreza o el 28% de indigencia en su provincia, o al 40% de menores de 14 años indigentes, ni a la desocupación y subocupación del 17% que es mucho más si no se tiene en cuenta el prebendario empleo público que genera cifras tres veces superiores si se lo mide en términos del desempleo abierto, encubierto y oculto. Todo ello acompañado de una tasa de empleo que no alcanza al 30% .

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

“Todo habitante tiene la libertad de expresar y difundir, sin censura previa, sus pensamientos, ideas, opiniones y críticas mediante la palabra oral o escrita, por cualquier medio de comunicación, así como la libertad de buscar, recibir y transmitir información. Tiene derecho a la libre producción y creación intelectual, literaria, artística y científica. Ninguna autoridad provincial o municipal puede dictar leyes, decretos u ordenanzas que en cualquier forma tiendan a restringir directa o encubiertamente el ejercicio de la libertad de expresión. Las instalaciones y equipos de los medios de difusión no pueden ser objeto de imposiciones extraordinarias, ni de censura, confiscaciones o decomisos. Toda norma en contrario es absolutamente nula. Todo habitante que, por causa de una información inexacta o agraviante sufra perjuicio, tiene derecho a efectuar gratuitamente por el mismo medio de comunicación su rectificación o respuesta. En caso de negativa el afectado puede recurrir a la instancia judicial, por vía del Amparo”.
El párrafo anterior es verdadero, legal y lo podemos consultar en el Art. 19 de la Constitución de la Provincia de Santiago del Estero. Hasta acá un ejemplo de libertades declamadas y declaradas, para más datos y extensos por cierto podemos consultar las denuncias efectuadas por la Asociación para la Defensa del Periodismo Independiente (PERIODISTAS) que nos demuestran que no se cumple con los preceptos de la carta magna provincial.

SEÑORA DE LA CONSOLACIÓN DE SUMAMPA

La población santiagueña, porfiada como la mula que en el año 1630 trasladaba la imagen de la virgen que se convertiría en patrona de la provincia, no ha dejado de dar muestras del cansancio que tanto autoritarismo va impregnando en sus vidas.
El 16 de diciembre de 1993 se produce una pueblada de gran magnitud que terminó en las cenizas de todos los íconos del poder concentrado por Juárez, la casa de gobierno, la legislatura, el palacio de justicia y propiedades de algunos dueños del poder. Lo que se convirtió en el Santiagueñazo que se suma a otras tantas manifestaciones populares de nuestra historia.
Han sido “Las Madres del Dolor” las que han denunciado con todas sus fuerzas las arbitrariedades y la sangre derramada por los tentáculos del poder “caudillesco juarista”. Desde su periódico La Verdad nos han informado todo aquello que el poder trata de esconder como son los asesinatos y las torturas, y se convirtieron en las adalides de la defensa de los Derechos Humanos en esas tierras.
También es probable que el asesinado aquel 4 de setiembre de 1998 no haya chocado con un caballo ni con una mula, sino que el Obispo Gerardo Eusebio Sueldo encontró su muerte por el simple hecho de haber desenmascarado al poder corrupto de Juárez. Sus constantes denuncias eran seguidas y controladas férreamente desde la “inteligencia” del poder, sometido a todos los viles espionajes imaginables que sin embargo no pudieron limitar su peregrinaje por la verdad y la justicia. La perversidad del “juarismo” había llegado hasta los límites de hacer una prolija investigación del sacerdote en su paso por Orán para buscarle antecedentes y desprestigiarlo. Fue Sueldo una de las tantas voces que manifestaba por aquellos años: “No creemos en la justicia. No confiamos en la policía”.
Como excepción de muchos otros jefes de la Iglesia Católica, en el Obispado de Santiago del Estero fue Sueldo quien creó en su diócesis la Secretaria de Derechos Humanos y desde ella se denunciaron cientos de violaciones a los mismos, como así también las torturas, desaparición y muertes nunca investigadas con el debido rigor judicial. Es por eso que tampoco dudó en apoyar y convertirse en cofundador de la organización “Madres del Dolor”.

LA MUERTE DETRÁS DEL PODER

Si deberíamos buscar un ejemplo emblemático del autoritarismo en los pagos santiagueños debemos referirnos a Antonio Musa Azar, un comisario general retirado a cargo de la Secretaría de Informaciones y hace unos días renunciado convenientemente por la gobernadora Mercedes “Nina” Aragonés de “Juárez”, o sea, en una demostración de continuidad es la esposa de Carlos Juárez.
Este nefasto personaje, Musa Azar para no confundirlo entre otros de su misma calaña, ha sido denunciado en el informe de la Comisión Sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) en setiembre de 1984 y publicado por Eudeba: Capítulo I La acción represiva, C Torturas (Pag. 34, Torturas a la Dra. Teresita Hazurun - Legajo Nº 1127 y Capítulo III El poder judicial durante el período en que se consumó la desaparición forzada de personas, C - La desaparición de abogados (Pag. 419/421), Desaparición del Dr. Guillermo Augusto Miguel - Legajo N° 5392.
Creemos las verdades allí expuestas y toda una vida abrazando las causas de la “inteligencia”, lo apremios ilegales y la muerte que nos liberan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 289 - Kirchner, el otoño del patriar
Edición 285 - Olores a KK en Argentina
Edición 280 - Independizarnos de la corrupción
Edición 279 - El futuro será más de lo mismo
Edición 268 - ¿Una Santa Cruz en serio?
Edición 267 - Las tizas no se manchan de sangre
Edición 249 - Papeleras: Estos son unos atorrantes
Edición 242 - Papeleras: El único responsable es el gobierno
Edición 235 - Marchas vacías
Edición 234 - Eje del poder
Edición 232 - Rumba de gusanos y de ratas
Edición 229 - Los que no sirven
Edición 213 - ¡No pasarán!
Edición 212 - Más de 30 años de memoria argentina
Edición 209 - ¿En qué anda la Argentina?
Edición 207 - El gobierno argentino que distrae
Edición 206 - Las mentiras y dignidades de la cuestión santacruceña
Edición 205 - Tasselli, un modelo y sus cómplices
Edición 204 - Abrazos de oso
Edición 201 - La masacre de Avellaneda: Poder, Justicia y Memoria
Edición 199 - Democracia disfrazada
Edición 198 - Aplausos, abrazos y besos para el FMI
Edición 196 - Vuelve el Chacho y la vergüenza
Edición 193 - Mentirocracia
Edición 189 - Diputeando a los diputados nacionales
Edición 187 - ¿Dónde está la voz del pueblo?
Edición 184 - Prohibido prohibir
Edición 183 - Un Estado de sitio en Argentina
Edición 182 - Desestabilizar desestabilizando
Edición 180 - Desprocesamiento y libertad a todos los luchadores sociales
Edición 179 - Las limpias manos del presidente Kirchner
Edición 172 - El futuro latinoamericano
Edición 171 - El excelente ejemplo del pueblo boliviano
Edición 170 - Salarios, trabajo y economía en Argentina
Edición 169 - Dietas, sobresueldos e imágenes políticas argentinas
Edición 168 - Justicia sin Justicia
Edición 167 - Un Estado corrupto
Edición 166 - Desobediencia política
Edición 165 - Para Kirchner todos somos sospechosos
Edición 164 - La pesca política en Argentina
Edición 163 - La representación de los políticos
Edición 161 - Las chicas y los chicos en Argentina
Edición 159 - Estudiantes, petróleo y boicot en Argentina
Edición 151 - ¿Perdón? Perdón las pelotas
Edición 149 - El peligro público en Argentina
Edición 144 - Nuevo intento o intentona de la izquierda argentina
Edición 143 - La puta cultura argentina
Edición 128 - Yo voto por la Revolución Bolivariana
Edición 127 - Irresponsabilidad fiscal en Argentina
Edición 125 - Obedecer es ser cómplices
Edición 124 - Caos y anarquía
Edición 123 - Cállese, por favor, Alfonsín
Edición 122 - La excitación represiva de la derecha
Edición 120 - Ni olvido ni perdón en las minas de Río Turbio
Edición 102 - No confiemos en los salvadores
Edición 96 - 2004
Edición 94 - Los políticos son unos atorrantes
Edición 92 - Los desocupados y los políticos
Edición 91 - El nuevo disfraz del Kapitalismo argentino
Edición 90 - Las banderas para el siglo XXI
Edición 89 - Jesús Olmedo resiste en la Quiaca
Edición 88 - Cuba, Imperio y Terminator
Edición 86 - Carta abierta al Presidente Kirchner
Edición 85 - ¡Bolivia va!
Edición 84 - Policía, Política, Justicia y Pueblo
Edición 83 - ¿Qué quiere el General Bendini?
Edición 82 - Elena Cruz es un ejemplo para no olvidar
Edición 81 - Argentina: 'K' está a la derecha de 'I'
Edición 79 - Verdad, justicia y castigo a todos los genocidas
Edición 78 - Otra Latinoamérica es posible
Edición 77 - Nulidad efectiva de las Leyes del Olvido
Edición 76 - Clara Britos y una cuestión de Derechos Humanos
Edición 75 - Que no suceda una vez más en la Argentina
Edición 74 - Dos meses de Kirchner
Edición 73 - Formosa otra provincia feudal y perversa
Edición 72 - Kirchner ¿Va en tren o va en avión?
Edición 71 - Mercedes Sosa, Telerman y Macri
Edición 69 - Darío y Maximiliano
Edición 68 - Las caras de las monedas
Edición 67 - Justicia, juicio político o plebiscito y después...
Edición 66 - Peligrosa era la Argentina
Edición 64 - Desinformación de la información
Edición 63 - Conocemos el pasado, defendamos el futuro
Edición 61 - Que se voten ellos mismos
Edición 59 - Argentina girará aún más a la derecha
Edición 58 - Cuba siempre será un ejemplo
Edición 57 - No votemos a ninguno
Edición 56 - Debemos detener al Imperio
Edición 55 - Bush fascista, vos sos el terrorista
Edición 54 - No a la invasión a Irak. Sí a la guerra contra el Imperio
Edición 53 - Carta al señor Aznar
Edición 45 - Acertijo
Edición 44 - Brasil y Argentina, demasiadas diferencias
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014