Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 sábado, 19 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 530
Semana del 18/04/2012
Ni tomar café, ni leer la prensa, ni tampoco respirar


Félix Arbolí

“No es ofensa criticar,
cuando asiste la razón,
ni oportuna decisión
que el miedo te haga callar ”.

SOY tremendamente sincero al expresarme y al más puro estilo “quevediano”, procuro decir siempre lo que siento, antes de pretender sentir lo que digo. No es hora de silencios cobardes, con un país tan sensibilizado y hundido, como para que uno de nuestros políticos lance “vox pópuli”, desatinadas e hirientes comentarios contra un colectivo laboral. Peor aún tratándose de un señor que lleva desde hace treinta años viviendo cómodamente instalado en el enchufismo del poder.

El señor Beteta, secretario de Estado de Administraciones Públicas es el personaje en cuestión. Su cargo es el menos indicado para tan desafortunada movida, sin hacer antes una breve reflexión sobre quién es el que pierde más tiempo en “cafetitos” y leer y salir en la prensa, a pesar de que cobra diez veces más que el criticado funcionario. Hay que tener ganas de incordiar para hacer tales manifestaciones sabiendo que iban a ofender a los interesados, ya bastante mosqueados y furiosos con todo lo que les está pasando. A veces es preferible que no hagan, ni digan nada, para no “chinchar” más al atormentado ciudadano.

A menos que se refiriera en su crítica a los muchos parlamentarios que van a las sesiones de Cortes a dormir, hablar por el móvil y leer la prensa, pues solo justifican su sueldo los portavoces de los partidos El diccionario define como “funcionario” a la persona que desempeña un empleo público y a un empleado jerárquico, particularmente estatal.¿Y qué son los diputados, senadores, consejeros y demás?. La diferencia entre unos y otros está en las excesivas ventajas económicas y sociales de estos últimos y en que ningún señor Beteta les va a incordiar por lo que hagan o dejen de hacer. Se ha debido olvidar este buen señor que los denostados funcionarios no llegan ni siquiera a “mileuristas”, aunque estén siempre sujetos a recortes salariales, aumento de horas laborales y todas las calamidades derivadas de una mala gestión comunitaria o estatal.

También debía pensar este señor cuando habló de esa manera en los enchufados a dedo, que viven a lo grande y sin dar golpe, gracias a sus familiares, amigos y padrinos de altos cargos. Tantos asesores innecesarios, como esos que intentan contratar, y lo harán, en el Congreso para colocar a políticos en paro, a razón de cinco por cada grupo y con emolumentos de 3.800 euros mensuales. ¿Asesorar a quién?.¿Es que los actuales son tan lerdos que necesitan expertos y mentores?. ¿Cabe una mayor desvergüenza y patada donde más duele al infeliz ciudadano?. Vergonzoso y denigrante que ocurran estos abusos, mientras suben los transportes públicos, congelan las pensiones, bajan los sueldos y aumentan los impuestos a un ciudadano que ya está más que harto de asistir impotente y muy cabreado, a este proceder de políticos y gobernantes que deben ser los primeros y nunca lo hacen en dar ejemplo de responsabilidad y austeridad..

Estoy seguro, y no hay demagogia, que cualquiera de los funcionarios hacen en un día más que este señor en todo un mes. Y si no hacen más es porque muchos asuntos no son afines a su rango y la debida discreción.

Me he pasado 48 años trabajando en la Administración de funcionario y conozco bien el percal. Mis veinte años en el Juzgado Central de Marina, fueron maravillosos por el ambiente, pero enormemente difíciles por el volumen de trabajo siempre urgente, sin posibilidad de aplazamiento o descanso. Muchos días sin tiempo para subir a comer y sábados completos tomando declaraciones y abriendo procedimientos y diligencias, dada la premura del caso a instruir. Luego las felicitaciones y medallas para los jefes, que se las merecían, y a mi una simple mención aunque era el encargado de tomar declaraciones a máquina sobre la marcha y realizar todos los trámites judiciales previos y posteriores que el Juez se encargaba de firmar. ¡Y qué venga un señor que lleva tantos años viviendo de cargos políticos a poner en duda la eficacia y laboriosidad del funcionario me produce el mismo efecto que si mencionara de mala manera la venerada memoria de mi madre!. .

Para don Antonio Beteta, la crisis se va a atajar privando al funcionario del “cafetito” y de la lectura de la prensa. Y tras lanzar esta andanada extemporánea, al más puro estilo dictatorial, como si el funcionario fuera un condenado a trabajos forzados, seguro que se iría a su despacho tranquilamente y solicitaría a su secretaria, ,- que posiblemente haya sido nombrada a dedo-, que le preparara un “cafetito”. Si yo le hubiese tenido como jefe es posible que no me concedieran las dos medallas al mérito naval, pues lo más lógico sería que me hubiesen incoado algún expediente disciplinario por mi rebeldía ante tantas exigencias y tiranía. Cuando se ha armado la polvareda, nos sale excusándose y queriendo enmendar su error. Dice que se tergiversaron sus intenciones, pero no ha podido enmendar sus palabras. Mal lo llevan los funcionarios con tal patrón, ya que en lugar de velar por ellos y admitir que son los más denostados y sacrificados del panorama político, siendo los más honestos y capacitados, se pone a despotricar contra ellos y les quiere privar hasta del café y la prensa, ya que deben justificar los ochocientos euros que ganan algunos. Estamos en el país de los Brahmanes y los parias y con “gavioteros” como éste, flaco servicio se hace al ciudadano.

odos debemos ser funcionarios si queremos que la Administración funcione, pero este buen señor se crea que es un ente superior y tocado de la mano divina para llevar tanto tiempo viviendo en el paraíso sin tener que “funcionar”. El funcionario, que yo recuerde, siempre ha sido el chivo expiatorio que nuestros “ incorruptos” políticos echan a los leones, mientras ellos hacen y deshacen sin tener que dar cuentas a nadie. Y esto no hay quien lo consienta.
approval payday loan