Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 lunes, 01 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 543
Semana del 18/07/2012
Investigación y docencia (Falacias de la Universidad pública española)
secured payday loans online


Ricardo Navas-Ruiz
S E quejaba no hace muchas semanas el señor ministro de Educación de que ninguna de las universidades públicas españolas ocupa un puesto superior al doscientos en uno de esos rankings que periódicamente hacen no sé qué organizaciones. Digo no sé qué no porque ignore sus nombres, sino por desconocer quiénes están realmente detrás y cuáles son sus intenciones. Bien está que se queje el ministro si es para mejorar, pero no debía sorprenderse porque siempre ha sido así. Ni en sus tiempos dorados, por ejemplo, pudo Salamanca competir con sus supuestas hermanas de Oxford, Paris, Bolonia. Al ilustre gramático Antonio de Nebrija le negaron los estudiantes la cátedra con sus votos, fray Luis de León acabó en la cárcel inquisitorial.

Anda ahora metida la universidad pública española en una reforma más, digo una más porque se ha pasado la historia reformándose sin lograr hacerlo, aquejada del mismo mal que Larra , hace casi doscientos años, diagnosticaba para todo el país: hacer y deshacer para seguir lo mismo, cambiar de planes cada año para no cambiar nada. Se hallan aplicando el plan Bolonia, en consonancia con el resto de universidades del espacio educativo europeo. No sé la razón del nombre, pero por lo que me consta, el tal plan no es otra cosa que un intento de adaptación del sistema español al de Estados Unidos: en el plano administrativo, créditos, cuatro años de grado [bachelors’degree], master, doctorado; en el plano académico dar atención especial al estudiante, antes pasivo objeto del rollo profesoral. El estudiante pasa a ser sujeto activo, partícipe y no oyente, con el que se ha de mantener permanente contacto en prácticas, evaluaciones periódicas, control académico, dentro de clases pequeñas y manejables.

El aspecto organizativo ha sido más o menos fácil de implementar; el segundo y principal ha resultado un engaño propio de la picaresca nacional. La reforma, -ha decretado quien manda,- debe hacerse sin costo extra. Ahora bien, el cambio docente que se pide conlleva en Estados Unidos que cada clase tenga un profesor, un ayudante, un tutor, cada uno con su función: enseñar, corregir ejercicios, ayudar a los que lo necesitan, dar apoyo. En España se pretende que un solo profesor se encargue de todas las tareas. Quizá eso sea posible, siempre lo fue de hecho, en clases de pocos estudiantes; pero, ¿cómo se ha de implementar en clases de cuarenta, sesenta, cien o más estudiantes? Ni trampeando. Hace falta dinero para crear toda la infraestructura requerida.

A los administradores les preocupa únicamente que funcionen los cursos de la especialidad, que haya master y doctorados aunque tengan un solo estudiante contraviniendo reglamentaciones que requieren diez. Esos son, por supuesto, los cursos asignados de por vida a los catedráticos o a los miembros del clan dominante. Cierran, en cambio, los ojos, al triste espectáculo de cursos de primero o segundo año, superpoblados, con cien o más estudiantes, en los que pierden su vocación y su paciencia los profesores más jóvenes, los “esclavos,” los que no tienen padrino.

Esta discriminación sería incomprensible en una universidad americana. En primer lugar porque todo estudiante es considerado igualmente valioso y se cree necesario cultivar a los bisoños para que se identifiquen con su alma mater y sigan. Y segundo, porque en los departamentos o unidades docentes predomina una mentalidad democrática. Su estructura de rangos de profesorado no impide el reparto equitativo de cursos y cargas. Un catedrático debe dar primer año como un asistente. Un asociado puede proponer nuevos cursos como un catedrático. No voy a pretender que todo sea perfecto. Donde hay hombres y mujeres hay miserias, celos, zancadillas; pero se persigue con mecanismos adecuados lo que tanto abunda en España, es excepción allí lo que aquí es norma: el nepotismo, el mobbing, los privilegios de casta y antigüedad, el clanismo [neologismo necesario derivado de clan].

Por aquellas tierras, y también por otras de esta misma Europa, de las funciones de una universidad, la enseñanza se lleva la primacía. A mejor enseñanza, mejor universidad. Hasta en los rankings es la enseñanza un factor primordial de calificación. Eso obliga a una selección cuidadosa y abierta del profesorado, incluso entre las grandes instituciones a invertir mucho dinero para contratar a los más famosos docentes. Hay premios para los que destacan: en ninguna falta la elección anual de “mejor profesor del año” entre los estudiantes. Se respeta y se incentiva la movilidad de modo que se pueda pasar de una universidad a otra sin problema alguno o se fomenten intercambios por períodos variables de tiempo. La libertad del docente para elegir o crear cursos dentro de la necesidades departamentales es completa, con lo que se evita el fatal anquilosamiento en que vive la universidad pública española. Se ponen a su disposición todos los medios, biblioteca, laboratorios, ordenadores y, por supuesto, ayudas económicas para compras imprescindibles o asistencias a congresos, seminarios, conferencias.

Lo que, en contraste, no llega a entenderse muy bien son ciertas cosas del sistema del profesorado universitario español, que sin duda son responsables de sus problemas. Por ejemplo, uno creía que para ser profesor universitario y ejercer como tal bastaba haber obtenido un título de doctor, haber enseñado como ayudante, investigar, publicar. Y ganar, naturalmente, una plaza por uno de los sistemas usuales, concurso de méritos, oposición, invitación institucional a través de un decano o un jefe de departamento. No en España. Desde hace unos años, exactamente desde el 2002, uno tiene que ser acreditado además por ANECA, una superagencia que controla la calidad y la suficiencia de sus méritos. Su mera existencia supone la descalificación de las organizaciones que le han formado a uno como profesor, o la sospecha de que los aspirantes mienten o engañan sobre su currículo. Tal agencia, algo exclusivamente español, añade burocracia inútil e inquisitorial sin resolver nada.

En efecto, ANECA no ha logrado evitar ninguno de los males inveterados de la universidad pública española, poniéndola en el camino de la apertura y la transparencia. Las universidades siguen siendo más coto cerrado que nunca. Pasar de una a otra es empresa imposible, mucho mas si se trata de cambiar de autonomía. Cualquier movimiento se interpreta como un desafío. Los departamentos determinan a quién se va a contratar de acuerdo con las preferencias e intereses del clan dominante. Una coraza burocrática impenetrable que fomenta el enchufismo y el provincialismo atenaza a la universidad pública española, matando la libertad, la apertura, la competencia a nivel universal.

Para colmo de males flota en el aire más reciente una propuesta, no sé si también de ANECA, para separar el profesorado universitario español en dos categorías: investigadores y docentes. Las ilustres mentes que hayan pensado tal disparate no deben de haber practicado ni la investigación ni la docencia. Porque, a nivel universitario, son inseparables. A nivel superior, no puede concebirse una enseñanza de calidad si no va acompañada de una investigación seria. Enseñar no es repetir los manuales, soltar el rollo y hacer exámenes tediosos y memorísticos. Enseñar es explorar con el estudiante el estado de la cuestión, compartir críticamente una bibliografía rigurosa, presentar lo que el propio profesor ha averiguado al respecto, llevar a cabo conjuntamente un principio de investigación. Ello no conlleva necesariamente publicar, si bien las mejores publicaciones suelen provenir de lo que se enseña. En el pasado la conjunción de profesor e investigador resultó en magníficos frutos. Recuérdese a Ramón Menéndez Pidal, eximio investigador, insigne profesor, creador de escuela, mentor de extraordinarios alumnos.

La separación propuesta condenaría al calificado de docente a enseñar horas excesivas sin tiempo de prepar
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 534 - Lenguaje y sexo
Edición 529 - El Instituto Cervantes
Edición 511 - Entre libros
Edición 500 - Problemas del Español
Edición 462 - Academia de la Lengua
Edición 442 - Fiesta Nacional
Edición 406 - Justicia en USA (Cuento kafkiano)
Edición 401 - Adiós a Myriam
Edición 376 - Larra, la fría claridad de la existencia
Edición 367 - Del español y los negocios
Edición 293 - Educación para la ciudadania
Edición 269 - Deconstruyendo España
Edición 205 - La generación del Príncipe
Edición 204 - La generación del Príncipe
Edición 198 - Creación y evolución
Edición 192 - Don Juan Valera
Edición 186 - El agua
Edición 154 - Carta de Dulcinea
Edición 148 - Un cuento de reyes
Edición 147 - Perdedores
Edición 138 - ¿Quiénes somos?
Edición 125 - Nosotros, los de entonces
Edición 120 - Del Amadís al Quijote
Edición 110 - El centenario de Kant
Edición 105 - Tiempo de recuerdo
Edición 98 - Un monasterio español en Miami
Edición 95 - Las tres caras de Saddan
Edición 94 - Género y sexo
Edición 90 - Amores reales y divorcios patrios
Edición 84 - El Español
Edición 80 - Cultura popular y filosofía
Edición 77 - El porvenir de España
Edición 72 - Los misterios de Ibarretxe. (Fantasía política)
Edición 69 - Venalidad
Edición 68 - Huellas de Dios
Edición 66 - Euzkadi
Edición 64 - Amina
Edición 58 - La cacería
Edición 56 - Bagdad, ciudad mártir
Edición 55 - Tribunal Penal Internacional
Edición 53 - Democracias
Edición 49 - Escribir es llorar
Edición 47 - Pena de muerte
Edición 44 - Brasil cuarenta años después
Edición 42 - Navidad
Edición 41 - De estatuas, símbolos y otros temas
Edición 39 - Al César
Edición 37 - Emigrantes
Edición 35 - Guerra de civilizaciones
Edición 32 - Santos y santos
Edición 30 - El gigante, al payaso y el enano
Edición 16 - Imágenes de Cuba
Edición 13 - Prensa libre
Edición 11 - Las últimas colonias británicas
Edición 10 - Condicionamiento cultural y desarrollo
Edición 9 - Llorando por Argentina
Edición 8 - Don Antonio Machado y la Sociedad de Naciones
Edición 6 - Terroristas
Edición 5 - LA RAZÓN DE LA SINRAZÓN
Edición 4 - Reflexiones sobre la circunstancia: ¿QUIÉN JUZGARÁ AL JUEZ?
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014