Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4131
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 viernes, 25 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 71
Semana del 11/07/2003
Mercedes Sosa, Telerman y Macri


Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
E N el diario Página/12, por ahora denominado así aunque de seguir incrementando la pauta publicitaria de la provincia de Santa Cruz tanto en sus ediciones en papel como en el sitio de Internet debería denominarse Página/K, del pasado 5 de julio en el Pirulo de la Tapa se atribuye al actual secretario de Cultura y candidato de vicejefe de gobierno porteño Jorge Telerman la siguiente declaración:

“A mí no me sorprendió el apoyo de Mercedes Sosa a Macri porque un chico judío como yo no puede hacer otra cosa que alabar a las madres que toman decisiones pensando en sus hijos. El hijo de Mercedes, Fabián Matus, a quien le tengo una particular estima personal, viene trabajando con Macri desde hace un año. No me extraña (el apoyo) porque es una de las cosas que mejor habla de Mercedes Sosa, porque, como bien dice la hermosa chacarera que ella misma canta: ‘Sólo el cariño de madre, ése sí es verdad’”.

MERCEDES SOSA

QUIZÁS justificándola sólo si está padeciendo alguna dolencia que le haga perder la memoria, por no querer pensar en alguna conveniencia inconfesable, nadie puede aceptar, sin criticarla claro está, que esté encolumnada políticamente con Mauricio Macri.
Ella, Mercedes, significa para millones de argentinos y ciudadanos del mundo entero un ejemplo de compromiso, denuncia, lucha y resistencia.
Compromiso hacia los más altos valores de todos nosotros, esos que nos gusta decir populares, durante décadas.
Denuncia no solamente de una dictadura militar que quebró el orden de la Constitución y que por genocida ha sido aberrante y repudiada, sino porque supo antes alzar su excelente y prodigiosa voz ante los atropellos que el capitalismo imponía en nuestras tierras del sur americano.
Lucha convertida en infinidad de testimonios por la defensa de los Derechos Humanos, la Libertad y la Justicia.
Resistencia demostrada durante su forzado exilio y desde su condición de artista -convertida en embajadora de nuestro pueblo por todo el planeta- acompañando con su pensamiento, cuerpo y voz los reclamos de los humillados y hambreados, los perseguidos, presos y desaparecidos.
Sería imposible mencionar en estas líneas todas las canciones llevadas por el mundo cargadas en sus letras de verdades, denuncias, amores y aromas de nuestras tierras y su pueblo. Hemos sido varias generaciones las que hemos llevado a máximo volumen nuestros reproductores para escucharla y para que la escuchen.
Como días atrás escribiera un entrañable amigo y compañero, el diputado provincial de San Luís, Jorge Daffra, éste es nuestro sentir por su lamentable decisión: “Mis hijas de pequeñas se dormían con tu canción del “Duerme Negrito”. Crecieron escuchando tu música y percibiendo tu compromiso. Y ahora Negra, así nomás, porque sí, le das el apoyo al enemigo. Al final del camino te abrazas a la derecha. Decidís por Mauricio Macri”.
Esta todo dicho.

JORGE TELERMAN

NO es de aquellos personajes que uno pueda tomar muy en serio teniendo en cuenta su historial político y más de algún acuerdo de “trastienda”.
Sus variopintos antecedentes lo encuentran desde haber militado en la juventud comunista, haber sido agregado de prensa y cultura de la embajada argentina en Francia con Italo Luder, vocero de Antonio Cafiero y de Eduardo Duhalde durante su fallido intento de ser presidente elegido por el pueblo. Lo más lamentable, quizás, haya sido haber formando parte del gobierno de Carlos Saúl Menem como embajador en Cuba en la década siniestra de las relaciones carnales con el imperio norteamericano. Basta recordar que el menemismo se cansó de condenar de diferentes formas a la isla caribeña, a su revolución, gobierno y pueblo, que ha soportado el peor de los bloqueos jamás conocido por más de 40 años. Desde ya, que tampoco se privó de acercarse políticamente a Gustavo Béliz.
Ahora se ubica como formando parte del “kirchnerismo” tal como si se tratara de una ideología política impuesta desde algún dogmatismo o principios políticos y sociales que muchos desconocemos y seguimos convencidos que no representa más que un conjunto de criterios oportunistas sin pasado ni proyección.
Con total naturalidad declara que se convierte en candidato a vice de Aníbal Ibarra por una exclusiva decisión de éste y que no es producto de ningún acuerdo político -lo que es razonable ya que desconocemos a que agrupación política representan ambos porque sencillamente la invoca ya no existe como tal-. Sin embargo, y a partir de esta decisión pretende hacernos creer que su actual jefe es una persona de profunda vocación en abrir diálogos entre distintos sectores.
Dentro de los incoherencias de Telerman no podemos sorprendernos que afirme que Eduardo Alberto Duhalde cumplió con su palabra, olvidándose seguro conscientemente que nos hundió en la mayor de las pobrezas y exclusión social mientras salvaba a los banqueros y financistas con sus políticas económicas impulsadas junto al heredado por el actual presidente Néstor Carlos Kirchner, o sea, Roberto Lavagna que además benefició solamente a los sectores ligados a la exportación con su política cambiaria. Es una mentira tan impresionante y grande como la que realiza al afirmar que Felipe Solá, gobernador de la provincia de Buenos Aires, tiene sensibilidad y visión del mundo sin explicarnos el motivo por el cual hace un año ordenó masacrar a inocentes hijos del pueblo en el puente Pueyrredón y en la estación Avellaneda.
También, está todo dicho.

MAURICIO MACRI

ES imposible hablar de este menemista y venido ahora a político democrático sin considerar que ha formado parte, y seguramente lo sigue siendo, de uno de los grupos económicos más importantes del país que ha realizado cuantos negociados ha podido con el Estado Nacional que siempre ha terminado siendo el perdedor, o sea, hemos perdido todos mientras sus riquezas se multiplicaban exponencialmente.
Debemos recordar que las empresas del Grupo Macri siempre han estado vinculadas a extraños incumplimientos fiscales y defraudaciones aduaneras, cómo también los negocios llevados adelante en oportunidad de convertirse en concesionario de los servicios públicos.
Macri viene a ocupar el espacio dejado por otros en la representación de la derecha y nos pretende hacer creer que, devenido en popular, ahora tiene convicciones políticas para trabajar con y para el pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, esa misma que tuvo que hacerse cargo de cientos de millones de dólares de deudas de sus empresas y que todos debemos pagar. Para comprender hay que ver quienes son sus aliados como por ejemplo Acción por la República.
Mientras Mauricio Macri se iba formando en la vida, su familia haría una multimillonaria fortuna con negocios realizados con la dictadura militar que los tenía como uno de los mejores ejemplos de la “patria contratista” a la cual entregaban sus gerentes para que sean funcionarios, para con el correr de los años terminar siendo invitados a la fiesta de la corrupción menemista.
Porque hoy verlo a Macri abrazando a la política nos debe llevar al recuerdo de los aportes económicos, y de los autos también, realizados para las campañas políticas de Menem, como también que durante el gobierno porteño de Carlos Grosso -ex gerente del Grupo Macri- les renovaban los contratos y conseguían prórrogas y juicios mientras eran asesorados por Rodolfo Barra. Todo con un claro fin de dinamitar las finanzas de la ciudad. Esa misma de la que quiere ser Jefe de Gobierno.
Nunca estará todo dicho.

RESUMIENDO

QUE Mercedes Sosa apoye a Mauricio Macri nos produce una profunda indignación a nuestra memoria e historia, que Jorge Telerman la comprenda por el solo hecho de haber tenido él una madre judía nos demuestra su incapacidad y volteretas políticas, y que Mauricio Macri quiera desembarcar en la política tomando por asalto la ciudad de Buenos Aires nos debe crear una preocupación más importante de la que todos tenemos.
Y bueno, así las cosas, por lo pro
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 289 - Kirchner, el otoño del patriar
Edición 285 - Olores a KK en Argentina
Edición 280 - Independizarnos de la corrupción
Edición 279 - El futuro será más de lo mismo
Edición 268 - ¿Una Santa Cruz en serio?
Edición 267 - Las tizas no se manchan de sangre
Edición 249 - Papeleras: Estos son unos atorrantes
Edición 242 - Papeleras: El único responsable es el gobierno
Edición 235 - Marchas vacías
Edición 234 - Eje del poder
Edición 232 - Rumba de gusanos y de ratas
Edición 229 - Los que no sirven
Edición 213 - ¡No pasarán!
Edición 212 - Más de 30 años de memoria argentina
Edición 209 - ¿En qué anda la Argentina?
Edición 207 - El gobierno argentino que distrae
Edición 206 - Las mentiras y dignidades de la cuestión santacruceña
Edición 205 - Tasselli, un modelo y sus cómplices
Edición 204 - Abrazos de oso
Edición 201 - La masacre de Avellaneda: Poder, Justicia y Memoria
Edición 199 - Democracia disfrazada
Edición 198 - Aplausos, abrazos y besos para el FMI
Edición 196 - Vuelve el Chacho y la vergüenza
Edición 193 - Mentirocracia
Edición 189 - Diputeando a los diputados nacionales
Edición 187 - ¿Dónde está la voz del pueblo?
Edición 184 - Prohibido prohibir
Edición 183 - Un Estado de sitio en Argentina
Edición 182 - Desestabilizar desestabilizando
Edición 180 - Desprocesamiento y libertad a todos los luchadores sociales
Edición 179 - Las limpias manos del presidente Kirchner
Edición 172 - El futuro latinoamericano
Edición 171 - El excelente ejemplo del pueblo boliviano
Edición 170 - Salarios, trabajo y economía en Argentina
Edición 169 - Dietas, sobresueldos e imágenes políticas argentinas
Edición 168 - Justicia sin Justicia
Edición 167 - Un Estado corrupto
Edición 166 - Desobediencia política
Edición 165 - Para Kirchner todos somos sospechosos
Edición 164 - La pesca política en Argentina
Edición 163 - La representación de los políticos
Edición 161 - Las chicas y los chicos en Argentina
Edición 159 - Estudiantes, petróleo y boicot en Argentina
Edición 151 - ¿Perdón? Perdón las pelotas
Edición 149 - El peligro público en Argentina
Edición 144 - Nuevo intento o intentona de la izquierda argentina
Edición 143 - La puta cultura argentina
Edición 128 - Yo voto por la Revolución Bolivariana
Edición 127 - Irresponsabilidad fiscal en Argentina
Edición 125 - Obedecer es ser cómplices
Edición 124 - Caos y anarquía
Edición 123 - Cállese, por favor, Alfonsín
Edición 122 - La excitación represiva de la derecha
Edición 120 - Ni olvido ni perdón en las minas de Río Turbio
Edición 102 - No confiemos en los salvadores
Edición 96 - 2004
Edición 94 - Los políticos son unos atorrantes
Edición 92 - Los desocupados y los políticos
Edición 91 - El nuevo disfraz del Kapitalismo argentino
Edición 90 - Las banderas para el siglo XXI
Edición 89 - Jesús Olmedo resiste en la Quiaca
Edición 88 - Cuba, Imperio y Terminator
Edición 86 - Carta abierta al Presidente Kirchner
Edición 85 - ¡Bolivia va!
Edición 84 - Policía, Política, Justicia y Pueblo
Edición 83 - ¿Qué quiere el General Bendini?
Edición 82 - Elena Cruz es un ejemplo para no olvidar
Edición 81 - Argentina: 'K' está a la derecha de 'I'
Edición 79 - Verdad, justicia y castigo a todos los genocidas
Edición 78 - Otra Latinoamérica es posible
Edición 77 - Nulidad efectiva de las Leyes del Olvido
Edición 76 - Clara Britos y una cuestión de Derechos Humanos
Edición 75 - Que no suceda una vez más en la Argentina
Edición 74 - Dos meses de Kirchner
Edición 73 - Formosa otra provincia feudal y perversa
Edición 72 - Kirchner ¿Va en tren o va en avión?
Edición 70 - Otro feudo perverso llamado ‘Juarismo’
Edición 69 - Darío y Maximiliano
Edición 68 - Las caras de las monedas
Edición 67 - Justicia, juicio político o plebiscito y después...
Edición 66 - Peligrosa era la Argentina
Edición 64 - Desinformación de la información
Edición 63 - Conocemos el pasado, defendamos el futuro
Edición 61 - Que se voten ellos mismos
Edición 59 - Argentina girará aún más a la derecha
Edición 58 - Cuba siempre será un ejemplo
Edición 57 - No votemos a ninguno
Edición 56 - Debemos detener al Imperio
Edición 55 - Bush fascista, vos sos el terrorista
Edición 54 - No a la invasión a Irak. Sí a la guerra contra el Imperio
Edición 53 - Carta al señor Aznar
Edición 45 - Acertijo
Edición 44 - Brasil y Argentina, demasiadas diferencias
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014