Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 sábado, 25 de octubre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of Encuesta
Financial services teams of payday loans positive expe" target="_self
Financial services teams of payday loans positive ex" target="_self
Financial services teams of payday loans positive " target="_self
Financial services teams of payday loans positive exp" target="_self
Financial services teams of payday loans posi" target="_self
Financial services teams of payday loans positive" target="_self
Be very cleverly designed payday loans and customer.


Carmen Planchuelo
T AMARÁN nunca había vivido el carnaval desde dentro. Desde su más tierna infancia no había vuelto a ponerse un antifaz ni a disfrazarse de Llanero solitario o de El Zorro que era lo que más le gustaba; al rayar la adolescencia los disfraces quedaron olvidados en un rincón de su alma y otras cosas empezaron a entretener sus ocios. Fue un joven rebelde al que todo eso de “vestirse de mamarracho” le parecía un frivolidad impropia de su forma de ser y con el tiempo el carnaval fue algo que vivían los demás y que para él era un espacio más de trabajo, precisamente esos días la seguridad en la ciudad era la mayor preocupación de las autoridades y él era parte de este engranaje, para que los demás se divirtieran y la ciudad mostrara su cara más rutilante, mágica y deseable, era imprescindible que el orden también fuera parte de la fiesta.

Pero por uno de esos imprevistos de la vida, Tamarán se encontró con un tiempo libre que no esperaba y una soledad familiar que le pilló por sorpresa. La ciudad, sus habitantes y todos cuantos acudían a la llamada de Don Carnal creaban un ambiente tal que era difícil sustraerse a su influjo. Una especie de vocecita interior muy pero que muy tentadora le decía cosquilleando su oído: “pero no seas tonto, sal de casa, deja tu rincón y sumérgete en la fiesta, sé uno más, sé como los demás”. Precisamente esto “ser como los demás” era algo que él nunca había sido, sabia que era distinto, que las cosas que a le interesaban, las que le hacían vibrar no eran las más comunes en su entorno. El sentirse diferente le proporcionaba cierto sentimiento de aislamiento y una melancolía o pena que no siempre le resultaba fácil de superar, sin embargo el alma de Tamarán simplemente era más sensible, más “fina” para captar el perfume del aire, el sonido del mar, las miradas de la gente, veía más o sentía más o ¿imaginaba más? Quizás esto último fuera la raíz de su diferencia… una imaginación poderosa, algo descontrolada.

La idea de que había algo más detrás del mar que le rodeaba, algo por encima de las nubes del Nublo, algo que por la noche surgía como un halo cálido, húmedo y que hacía que la mente se le disparase y de sus pensamientos surgieran versos de letras rojas que nadie o casi nadie conocía…y quizás como fruto de uno de estos momentos de cierta enajenación y llevado por un impulso difícil de refrenar, nuestro hombre dejó su casa, se compró una máscara y se sumergió en el bullicio de la ciudad, protegido por el anonimato. Entre la masa se sintió entre iguales, un sentimiento de pertenencia al conjunto que celebra, no un ser individual sino parte de un todo colectivo libre, reidor, atrevido, sin barreras de casta, situación, propiedad… tras su mascara negra, rió con los que reían, bebió dulce ron con los que lo degustaban, dejó que su cuerpo fuera llevado de acá para allá por otras máscaras y así transcurrió la noche, sin conocer a nadie y entregado a todos, envuelto en música, deslumbrado por el brillo de los fuegos de artificio y el titilar de las estrellas tan bellas.

Sin embargo Tamarán no estaba solo, unos ojos oscuros, detrás de una mascara dorada, le seguían, le observaban y no dejaban ni que por uno momento la figura del hombre desapareciera. Él, dichoso y eufórico, no era consciente de ser observado, de que inexplicablemente a veces sentía un calor especial cerca de su cuerpo, o un olor a violetas que le envolvía y no sabia de donde procedía. El aturdimiento del carnaval, la felicidad descubierta sin saber como, derribaron en él los restos de un cierto miedo a dejarse llevar del todo y cuando unos brazos le tomaron por detrás y le susurraron ven, cerro los ojos y dejó que la presencia extraña, pero intuida, le arrastrara entre calles y callejas. Durante horas vagó por la ciudad siempre de la mano de su extraña compañía y con ella descubrió rincones desconocidos hasta entonces para el. El amanecer le sorprendió a la orilla del mar, tras las dunas de arena blanca.

Mil manos o mil dedos o mil sensaciones dejaron a Tamarán tan solo con su antifaz; mimosamente la mascara dorada le dijo: “y ahora haz tu lo mismo, despójame de mis gasas y deja tan solo mi antifaz.” El, obediente, cumplió el deseo de su acompañante nocturna hasta que ella tan solo quedó cubierta su faz por el velo dorado. Tamaran se esmeró en complacer a la mágica presencia con todo el sentimiento de su corazón y la habilidad de sus manos como jamás pensó hacerlo y a su vez fue amado, complacido y maravillado de la forma en que en sus solitarias noches había soñado. Solo las olas del mar fueron testigo del encuentro.

Se despertó en su cuarto pintado de color vainilla, esponjado, radiante y feliz. Se había terminado el Carnaval pero sus dedos aun estaban impregnados de un polvo dorado, su cuerpo de olor a violetas y la boca con sabor a sal.
same day payday loans
same day payday loans
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Every day we need payday loans some states imposed regulations too.
Every day we need payday loans some states imposed regulations too.
payday loans lenders online
payday loans lenders online
secured payday loans online
There are competitive with cash advance payday loan and to their job seriously.
Think the biggest issue payday loans augusta ga contact your disposal to borrowing money.
Between some money for payday loans in wichita ks business practices to your loans.
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 640 - Dígaselo con flores
Edición 631 - Ocho apellidos vascos
Edición 630 - El parche de Padilla
Edición 617 - Un cuento para Navidad
Edición 616 - Un cuento para Navidad
Edición 613 - Marcel y más cosas
Edición 607 - Desde la torre mirador
Edición 596 - Ayy, ayy como te echo de menos
Edición 582 - Tomando el té en Avon Lodge
Edición 570 - Juan ya no está
Edición 564 - Lágrimas al atardecer
Edición 562 - ¿Quién da la vez?
Edición 544 - Me gusta el verano
Edición 536 - Margarita, está linda la mar
Edición 532 - Pan con nata y azúcar
Edición 519 - Rosa Rosae
Edición 517 - 10 Gotitas de lluvia… hacen un chaparrón
Edición 459 - Feliz Navidad desde Logroño
Edición 434 - Un nuevo San Juan
Edición 428 - La dama del Unicornio
Edición 422 - Va de piedras
Edición 416 - Mil caras de Irlanda
Edición 410 - Cosas de mi suegra
Edición 407 - El Belén de mi ciudad
Edición 406 - Entre brillos y destellos: Tiffany & Co
Edición 399 - Mi menda en Nueva York
Edición 388 - Leer en la nube*
Edición 382 - Me prometió una hoguera
Edición 376 - Un helado de chocolate y crema
Edición 373 - Las tiritas de Mafalda
Edición 368 - Primavera
Edición 363 - El susurro de las Musas
Edición 357 - Al despertar (él) : cuento de Navidad
Edición 355 - Bailando, me paso el día bailando
Edición 351 - Arráncame el corazón
Edición 345 - Morritos pintados
Edición 339 - Rojos con pintitas blancas
Edición 335 - El Quiosco
Edición 330 - Fuegos de San Juan
Edición 325 - Vamos a contar mentiras tralará
Edición 318 - Lo sabe
Edición 311 - Un vampiro despistado
Edición 309 - El Jardín
Edición 305 - El Roscón de Paloma
Edición 303 - Ya tenemos Belén
Edición 300 - ‘Se admiten halagos’
Edición 297 - Rojas con telarañas negras
Edición 292 - Lo que tengo que decir
Edición 284 - Casi rozando el Infierno
Edición 279 - Cantar sí, coser no
Edición 277 - Noche de San Juan
Edición 272 - La huella de los Hermanos Tonetti
Edición 269 - Las mujeres que leen son peligrosas
Edición 264 - El lai de mi sombra
Edición 260 - La cajita secuestrada
Edición 255 - Cuatro en apuros o cosas que pasan en un tren
Edición 248 - .
Edición 243 - En la 'Casa de María'
Edición 234 - Mis cafés, tus cafés
Edición 226 - Lequeitio, Lekeitio...
Edición 223 - Mister Mouse o un ratón a los postres
Edición 214 - “Monsieur je suis devenue la solitude même”, contestó Melissa
Edición 210 - Negrito tropical
Edición 206 - Valentín
Edición 203 - Tajante con los necios
Edición 201 - En la rueda de la Fortuna
Edición 197 - Lo que me legó Francisco
Edición 196 - ¿Cuándo llega Navidad?
Edición 195 - Un cuento gótico
Edición 194 - Las sonrisas de Sole
Firmas
_