Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 jueves, 31 de julio de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 607
Semana del 18/10/2013
Desde la torre mirador
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.


Carmen Planchuelo
L UCÍA subió a la torre un día más, como había hecho durante la mayor parte de su vida. Se acomodó en el muro arrebujándose en el chal para protegerse del relente mañanero; la brisa del mar arrastraba hasta la torre el olor a algas, a sal, a brea de los barcos, el griterío de las gaviotas. Lucía esperaba pacientemente la salida del sol, y mientras el astro se decidía a mostrar su rostro, adaptaba su mirada a la naciente claridad y poco a poco iba descubriendo la imagen de la ciudad, que a sus pies aún dormía pero a punto de despertar. En la Caleta barcos y barcazas se mecían suavemente.

Desde su más tierna infancia se acostumbró a ver amanecer en la torre mirador de su casa, de nada valió la prohibición de los adultos, en cuando oía los pasos del padre en el pasillo, ella se levantaba sin hacer un solo ruido y unos minutos después, con sus cortos pasitos (y un enorme esfuerzo) emprendía el ascenso de la altísima escalera peldaño a peldaño, llegaba cansada y sudorosa pero contenta, en el último escalón le esperaba la mano del padre y su sonrisa como premio a tanto esfuerzo.

--Buenos días mi pequeña alondra, vamos a ver que nos trae el día.

Don Carlos oteaba el horizonte y durante un rato miraba y miraba a un sitio, a otro hasta que se decidía a sacar el catalejo y por unos minutos se consagraba a la inspección de lo más lejano en busca de alguna señal que le hiciera saber que los barcos estaban en camino. Cuando eso ocurría, muy ufano cogía a la pequeña en sus brazos y le dejaba acercar su curioso ojillo negro como una mala pena, al cristal y le iba explicando lo que el había visto – o intuido- para que su pequeña alondra, fuera adquiriendo conocimientos que quizás algún día, como futura esposa de comerciante le conviniera tener… y así es como Lucía casi sin darse cuanta y como jugando, aprendió a distinguir los diferentes tipos de barcos, clases de velas, la importancia de la dirección del viento, si era levante o poniente y lo que les diferenciaba, y algo de extrema importancia: a saber cuando el corsario era de la casa o cuando un ladrón sin escrúpulos. Pero también los nombres de las nubes y de las estrellas; el azul del mar y el azul del cielo fueron sus primeros libros en los que aprender y a los que con el tiempo se fueron uniendo los coloreados volúmenes que la familia guardaba en la discreta biblioteca doméstica.

Si la torre al amanecer era feudo tranquilo y silencioso de don Carlos para escudriñar la bahía y la mar lejana, la subida y bajada de las mareas, a otras horas del día bullía de animación. Allí las sirvientas de la casa tendían la colada los días de fresco y húmedo poniente mientras canturreaban alegres como jóvenes que eran y Lucía disfrutaba de lo lindo entre los cantos populares y las sabanas y manteles que movidos por el viento semejaban velas de barcos. Olor a jabón, a sal, la fuerza del viento… Sus hermanos mayores- a escondidas- la utilizaban para sus devaneos con las niñas de la ciudad con las que se hacían señas a base espejos, reflejo va y reflejo viene. Su madre y las tías raramente subían a la azotea, preferían quedarse en las salas algo más bajas pero también poseedoras de espectaculares vistas sobre la ciudad y la bahía. Hasta allá arriba llegába puntualmente todo lo que se comentaba en el Mentidero y en la calle Ancha, y mientras- afanosas- bordaban, cosían o tejían. Los últimos rumores eran analizados y las noticias eran discutidas una y mil veces; las nuevas modas eran siempre motivo de comentario, a fin de cuentas Cádiz era una ciudad cosmopolita gracias a su comercio y las damas le daban gran importancia a su aspecto, según la tía Isabel a veces un poco “extravagante” pero siempre con algún motivo castizo que las distinguía de las señoras inglesas. También los chismes sobre noviazgos, bodas y natalicios eran motivo de parloteo. A medida que crecía, estos ratos con las mujeres se le iban haciendo más entretenidos, pero nunca tan maravillosos y excitantes como los pasados en la azotea de la torre viendo los cambios de color del mar, el misterioso flujo de las mareas hechizadas por la luna, los progresos en la construcción de la catedral nueva, los mil tonos de verde de la Alameda y cuando la guerra estalló desde allí pudo observar la trayectoria de las bombas francesas que normalmente caían lejos de los objetivos previstos por los sitiadores, lo cual dio origen a chascarrillos y cancioncillas que los imprudentes habitantes de las torres cantaban una vez visto el resultado del ataque.

La casa de Lucía era un hervidero de actividad, la vida giraba en torno a las mercancías que venían de las Indias y que luego se enviaban a otros muchos lugares. Como un ratoncillo curioso, la chiquilla se movía entre fardos y tinajas preguntando qué era esto, qué era aquello, de donde venía, a donde iba… y así fue creciendo aprendiendo todo lo que una gaditana hija de comerciante debía saber. No muy lejos del patio, se encontraba la pequeña oficina donde don Carlos pasaba horas y más horas cuadrando cuentas, revisando listas de pedidos, escribiendo y contestando cartas que más tarde saldrían a los más variados destinos. Lucía de vez en cuando se dejaba caer por el algo angosto lugar pero no era su lugar preferido. Sí disfrutaba mucho más medio escondida entre los cortinajes de la sala principal donde un par de veces por semana la familia recibía a amigos y allegados en una animada tertulia famosa en la ciudad, entre otras cosas por el buen gusto culinario de la generosa anfitriona y la colección de prensa que don Carlos procuraba mantener actualizada y hacía las delicias de los tertulianos. En ella escuchó por primera vez el nombre de Napoleón y se enteró de que no todos estaban conformes con la muy estrecha relación de este personaje con el Rey de España. Entre refrescos y aguas dulces, chocolate y café, unos hablaban de las bondades que él personaje podría derramar sobre el país tan de capa caída por el mal gobierno de nuestro señor don Carlos IV, otros pensaban que era una temeridad caer en sus garras y otros muchos no sabían a que carta quedarse pues ni con los franceses ni con los ingleses ¡Dios nos libre de su codicia!, estaba garantizada la prosperidad y libertad con la que hasta la fecha vivía la rica ciudad de Cádiz. En la misma sala, pero con unos pocos años más y ya no escondida en el hueco del balcón, supo de la guerra, de las consecuencias del asedio al que estaba sometida la ciudad; por los comentarios de unos y de otras conoció las nuevas ideas que se enredaban con las de siempre en apasionados debates y también de las desgracias que asolaban a la población en su afán de no sucumbir… Hasta que día las campanas del Carmen sonaron y repicaron sin parar para decirle a la población que por fin el asedio terminaba. Los franceses se marchaban quemando y destruyendo lo que a su paso encontraban, abandonando aquello que les impedía la retirada y la familia de Lucia subió en tropel a la torre mirador para desde allí deleitarse contemplando la ciudad liberada y la mar de nuevo en calma.

El viento de Poniente sopló sobre la ciudad y ésta se sintió de nuevo limpia, reconfortada y dispuesta a mirar el futuro como siempre lo había hecho: alegre y trabajadora.
same day payday loans
same day payday loans
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
Últimas Opiniones en el foro sobre este artículo:
El Negro - ( 21/10/2013 11:08:08 )
paloma g-t - ( 19/10/2013 21:20:28 )
Felix Arboli - ( 19/10/2013 13:39:26 )
Otros artículos del autor:
Edición 640 - Dígaselo con flores
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 631 - Ocho apellidos vascos
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 630 - El parche de Padilla
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 617 - Un cuento para Navidad
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 616 - Un cuento para Navidad
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 613 - Marcel y más cosas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 596 - Ayy, ayy como te echo de menos
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 582 - Tomando el té en Avon Lodge
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 574 - El Carnaval de Tamarán
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 570 - Juan ya no está
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 564 - Lágrimas al atardecer
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 562 - ¿Quién da la vez?
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 544 - Me gusta el verano
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 536 - Margarita, está linda la mar
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 532 - Pan con nata y azúcar
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 519 - Rosa Rosae
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 517 - 10 Gotitas de lluvia… hacen un chaparrón
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 459 - Feliz Navidad desde Logroño
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 434 - Un nuevo San Juan
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 428 - La dama del Unicornio
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 422 - Va de piedras
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 416 - Mil caras de Irlanda
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 410 - Cosas de mi suegra
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 407 - El Belén de mi ciudad
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 406 - Entre brillos y destellos: Tiffany & Co
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 399 - Mi menda en Nueva York
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 388 - Leer en la nube*
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 382 - Me prometió una hoguera
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 376 - Un helado de chocolate y crema
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 373 - Las tiritas de Mafalda
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 368 - Primavera
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 363 - El susurro de las Musas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 357 - Al despertar (él) : cuento de Navidad
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 355 - Bailando, me paso el día bailando
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 351 - Arráncame el corazón
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 345 - Morritos pintados
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 339 - Rojos con pintitas blancas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 335 - El Quiosco
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 330 - Fuegos de San Juan
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 325 - Vamos a contar mentiras tralará
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 318 - Lo sabe
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 311 - Un vampiro despistado
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 309 - El Jardín
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 305 - El Roscón de Paloma
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 303 - Ya tenemos Belén
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 300 - ‘Se admiten halagos’
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 297 - Rojas con telarañas negras
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 292 - Lo que tengo que decir
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 284 - Casi rozando el Infierno
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 279 - Cantar sí, coser no
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 277 - Noche de San Juan
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 272 - La huella de los Hermanos Tonetti
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 269 - Las mujeres que leen son peligrosas
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 264 - El lai de mi sombra
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 260 - La cajita secuestrada
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 255 - Cuatro en apuros o cosas que pasan en un tren
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 248 - .
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 243 - En la 'Casa de María'
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 234 - Mis cafés, tus cafés
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 226 - Lequeitio, Lekeitio...
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 223 - Mister Mouse o un ratón a los postres
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 214 - “Monsieur je suis devenue la solitude même”, contestó Melissa
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 210 - Negrito tropical
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 206 - Valentín
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 203 - Tajante con los necios
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 201 - En la rueda de la Fortuna
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 197 - Lo que me legó Francisco
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 196 - ¿Cuándo llega Navidad?
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 195 - Un cuento gótico
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Edición 194 - Las sonrisas de Sole
Only the cash boost no fax cash loan understand what not more.
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014