Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4130
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 jueves, 24 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 15
Semana del 14/06/2002
Hambre de gloria (Madrid, 1936-1950)


Enrique de Aguinaga
E N los años cuarenta yo estudiaba en la Escuela Oficial de Periodismo (Zurbano, 48) y vivía de una beca de quinientas pesetas mensuales. Vivía con alegría, en camaradería y con ilusiones, en medio de la dificultad, con cartilla de racionamiento, con restricciones eléctricas, con escasez; pero con hambre de gloria, como decía un himno.
Era el Madrid de los tranvías, del gasógeno, de los cafés con tertulias y de los estribillos de "Yola". Se habían acumulado dos postguerras, la española y la mundial, con todas sus secuelas compensadas por un movimiento de espiritualidad y modelos egregios, que ahora no se contabiliza.
Todo esto, al cambio del consumismo, al cambio del politicismo, como si no hubiera otra cosa, se ha ridiculizado, se ha dramatizado y se ha clasificado negativamente como los años de hambre y opresión. Creo que ya se puede objetivar aquel tiempo, que para mi fue de tensión vital, en un Madrid vivaz , expansivo y acogedor.
La tozuda tendencia a juzgar el pasado con mentalidad de presente obliga a explicar que vivíamos bajo la dominación franquista, entendida como impregnación pública, que abarrotaba la plaza de Oriente en noviembre de 1946 o formaba el grandioso cortejo del entierro de Mora y Lara, víctimas del primer terrorismo, en 1945.
Era el Madrid familiar de los puestos callejeros de fresa y requesón , el Madrid de las reformas del Conde de Santa Marta, el Madrid de "Chispero" (en "Informaciones"), de Serrano Anguita (en "Madrid"), de Mariano Rodríguez de Rivas (en "Arriba") de Donald (en "ABC"), de "Hilarión" (en "Ya") y de Rafael López Izquierdo (en "El Alcázar"). Era el Madrid, también, de la conferencia de Ortega y Gasset en el Ateneo.

TODAVÍA había faroles de gas, que los faroleros encendían con una pértiga. Enseguida, el concejal Juan Lillo modernizaría el alumbrado público y pondría en circulación un dicho, "Madrid, la ciudad mejor alumbrada de Europa", al que la chispa madrileña añadió: "Y mejor pavimentada de África".
Pero cuando se renovó el pavimento de la Gran Vía, los obreros que echaban la siesta junto a los montones de arena y adoquines fueron fotografiados en la Prensa foránea como proletarios víctimas de la opresión franquista al pie de las barricadas, en el corazón de Madrid.
Los tertulianos del café Comercial, en la glorieta de Bilbao, que era la otra Puerta del Sol, nos reíamos, cantábamos el "Madrid, Madrid, Madrid", de Agustín Lara; ironizábamos sobre el padre Arias, llamado "el cura de las mantas", de Radio España; y nos preparábamos concienzudamente para comprar nuestro primer automóvil que, en mi caso, fue un Citroën Dos Caballos, al que puse por mote "Kalikatres".
Atrás quedaba la guerra, que algunos, por encima de las pasiones, ya atisbaban como un fenómeno de instalación histórica. Tras los visillos de mi casa, el niño que yo era vio, el 18 de julio de 1936, los movimientos de tropas en los cuarteles del Pacífico y, después, los bombardeos y la evacuación. También vi, y no en fotografía, la Puerta de Alcalá cegada con los enormes retratos de Stalin, Molotov y Vorochilov.
Atrás quedaba el Madrid sangriento y terrible, el Madrid de las banderas; pero, entre los cascotes de la Ciudad Universitaria, surgieron, leves y tenaces, las señales de la primavera. Sabíamos que, mezcladas con todas las dificultades, estaban las semillas del futuro. Y empezamos a hablar del Gran Madrid sin saber bien lo que era.
Estaban naciendo entre nosotros y con ellos nos cruzábamos en la calle, los que, andando el tiempo, redactarían la Constitución Española de 1978. Sus madres les llevaban de paseo al Retiro, iban a la escuela, estudiaban en un Instituto o llegaban a la Universidad. Madrid arriba y Madrid abajo, en misa de doce o en las revistas del Martín, iban creciendo. Cada uno tiene su fotografía en aquellos años madrileños, tan necesarios.

ASÍ veo aquellos años: años necesarios, años decisivos, años cálidos, años crecederos. Yo los transité, con los correspondientes semáforos, a veces, en compañía de un futuro Nóbel; a veces, en compañía de gente cuyo nombre sólo se publica un día, en las listas de "fallecidos en Madrid".
Había en la calle de Luchana una taberna llamada "El Gaucho". En el buen tiempo ponía mesas en la acera para servir comidas. Una noche cenaba allí con mi novia y sobre la tortilla de patata, de vez en cuando, como chiquitas estrellas fugaces, caían flores de la acacia que nos acogía. Es verdad. Y esta vulgaridad nos parecía fantástica.
Se me ocurrió grabar el tronco de la acacia. Era muy difícil y no lo hice. Si lo hubiera hecho, cualquier tarde de éstas, al anochecer, iría a ver el árbol con mi mujer y nuestros diez nietos. Y el tronco, más grueso, más viejo, diría con sus cicatrices: "Madrid, Amor, 15 de agosto de 1950".
approval payday loan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
Últimas Opiniones en el foro sobre este artículo:
ancasvil - ( 25/01/2008 20:13:11 )
Juan Lillo Morales - ( 15/01/2008 5:13:32 )
Otros artículos del autor:
Edición 141 - Reconciliación
Edición 89 - El abrazo
Edición 79 - ¿Quién se ha reconciliado conmigo?
Edición 78 - Ramón de periódicos
Edición 61 - Defensa del consumidor
Edición 59 - Por el reconocimiento final
Edición 58 - Imposible Madrid
Edición 57 - Más que un periódico
Edición 56 - Rey Gaspar para siempre
Edición 55 - Recuento de almas
Edición 54 - Españópolis
Edición 53 - Transmadrileño Ramón
Edición 52 - Santiago, cerrar y abrir
Edición 51 - Ese aire, esa luz
Edición 50 - Madrid, empresa nacional
Edición 49 - Madrid y su crónica interminable
Edición 48 - Parisino, parisiense
Edición 47 - ¿Profesión periodística?
Edición 46 - Jubilación: Vivir con poco (y 3)
Edición 45 - Jubilación: Señoras y señores (2)
Edición 44 - Jubilación: Arte de subsistir (1)
Edición 42 - Madrid D.F.
Edición 41 - Hombres contra animales
Edición 40 - San Isidro pocero
Edición 39 - La otra casa
Edición 38 - Sin ataduras
Edición 37 - Participaciones
Edición 36 - Conferencia sobre "José Antonio en su centenario (1903-2003)"
Edición 36 - La vida es lotería
Edición 35 - Suerte sorteada
Edición 34 - Manuel del Palacio en su contexto
Edición 33 - Obsesiones
Edición 32 - Puñetero callejero
Edición 31 - Comunicación Social y Verdad
Edición 30 - Censura invisible y profesionalización
Edición 29 - Aquí hubo una guerra
Edición 27 - Más difícil
Edición 26 - Letanía del periodista
Edición 25 - No sé lo que me pasa
Edición 24 - Vengo a devolver mi nombre
Edición 23 - José Antonio y Azaña
Edición 22 - MISTERIO DE LO MADRILEÑO. (Madrid, fábrica de cultura)
Edición 21 - Esta monarquía nuestra
Edición 20 - Algo más que urnas
Edición 19 - Cela y las moscas
Edición 18 - Algo hay que hacer con Franco
Edición 17 - El siglo de los ancianos
Edición 16 - La resurrección de los vivos
Edición 14 - A diestra y siniestra
Edición 13 - Sobre la Dictadura
Edición 12 - Sánchez-Silva, desde el pensamiento
Edición 11 - Mi hermano mayor, José María Sánchez Silva
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014