Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 sábado, 26 de julio de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 95
Semana del 26/12/2003
Serguei Anatoli
same day payday loans
same day payday loans


Yolanda Salanova
H E conocido a Sergei Anatoli en el parque. Parece un arcángel, con sus ojos tan limpios, azules y doloridos, pero aún tan limpios que creo ver a alguien diferente. Llovía y solamente estaba él, mi perro y yo. Me pregunta como se llama “Rufo”, le gustan los perros. Le ofrezco un cigarrillo. Es un hombre culto. Rubio, de pelo rizado recogido en una coleta. Está emocionado porque ha hablado con alguien... yo me quedo tan sorprendida... Comunicación, es lo que echa de menos. Como yo. Como todos.

Le empiezo a preguntar: vivía en Siberia, al sudoeste. Me enseña fotos, muy arrugadas de estar en la mochila. Me apena cuando, con toda naturalidad, saca una botella de vino de la mochila y me ofrece. No acepto, pero no le digo nada... está tan delgado que parece aún más alto... podía haber sido un galán de cine. Me fijo en sus dientes cuando sonríe, tiene muchas caries... pienso que no tendrá dinero para arreglarse la boca.

Apenas habla castellano... me esfuerzo por entenderle, es profesor de filosofía y me cuenta que escribe. Tiene un libro en el que hace preguntas a Dios; le interroga, le pide cuentas. Me impresiona. Cuando habla de Rusia y ve que recuerdo Stalingrado, que sé algo de su país — poco — se queda asombrado.
Me da las gracias por hablar con él. Es increíble, gracias por hablar... ¡Dios mío, cuánta soledad!

Algo me dice, y no él, que está desamparado, porque ¿cómo está bajo la lluvia, cada vez más densa, aunque suave, ese sirimiri que va empapando sin que uno se dé cuenta y cala los huesos de frío? Yo estoy ya tiritando, empieza a anochecer y no quiero dejarlo solo.
Le pregunto dónde se hospeda. Han cerrado el albergue de las Damas Apostólicas donde se quedaba... No va a dormir hoy bajo techo. Me cuenta que está en un pueblo de Logroño recogiendo coliflor para mandar dinero a su familia, dos niñas lindísimas, su madre, su segunda esposa... y un precioso “pulgoso” negro; como el mío, pequeño. A “Rufo” le gusta Serguei. Deja que se acerque y lo acaricie. No me extraña. Adivino un alma exquisita en él. Tengo que vencerme para hacerle la pregunta sin que se ofenda. No, no tiene dinero, está aquí para ver si puede embarcar como marinero para irse a Canadá... No lo ha conseguido. Le creo, no miente, noto inmediatamente que no puede mentir.
Le pido que me espere, no llevo nunca bolso ni dinero cuando voy con “Rufo”, sólo monedas sueltas. Me impresiona su respuesta: "tengo todo el tiempo del mundo para esperar".

Vuelvo deprisa al parque. He cogido algunas cosas para comer y preparo un paquete con chocolate, queso, embutido, pan de molde, leche… cojo leche porque tal vez así tal vez la tome, y no ese maldito vino... Me pregunta y le cuento. Me dice que otra vez me engañarán. No, le digo, no, es alguien que necesita algo que no se puede dar, y no es justo pasar de largo. Mis hijos saben que he cogido dinero. Me pregunta cuánto y miento como una bellaca.
Serguei me espera. Sigue sentado y se levanta, correctísimo, al verme llegar. Con vergüenza, le entrego el paquete y me da las gracias. También le llevo tabaco. Seguimos hablando, de pie bajo la lluvia; se hace tarde y está oscuro, pero las farolas se encienden y no tengo miedo, sé que es un hombre bueno.
Sus ojos siguen dándome ganas de llorar... al fin, me encuentro pidiéndole disculpas, diciéndole que no se ofenda, pero que el dinero es necesario. Él me dice que no, que ya le he dado el paquete de comida. Meto el dinero en el bolsillo de su chamarra— si se entera, me pondrá verde —. También le obligo a coger el tabaco. Lo acepta y yo le pido un cigarrillo que me ofrece del paquete recién abierto. Pero cuando ve los billetes, abre mucho los ojos, está avergonzado, no quiere ser un problema para mi familia, me dice; no, no, le digo que es un préstamo... él, que es mucho... ¡Dios mío!, no lo es. Me siento mal, pido disculpas... le digo que tengo que irme a casa. No me siento bien, podía haberle dicho que viniera a cenar, pero temo que A. se ponga paternalista o que le haga algún desaire... No sé cómo reaccionaría.

Me pide mi dirección y teléfono. Sólo le doy el teléfono... no insiste. Otra vez me siento mal por no darle la dirección. Anota el teléfono en una pequeña libreta, ajada y manoseada muchas veces, con un pedacito de lápiz. Dice que volverá a la ciudad y que me llamará. Le animo a hacerlo, soy sincera.
Me da la mano y las gracias... y yo le doy dos besos, uno en cada mejilla. Huele a vino. Le doy las gracias por permitirme ser solidaria, le explico el significado de esa palabra que él no entiende por el idioma; sé que la entiende y estoy segura de que es algo habitual en él.
No hace falta que le diga que no me acompañe... él sabe que no debe hacerlo. Me saluda desde lejos levantando la mano. No puedo evitar llorar a oscuras en mi cuarto. No me siento bien, Serguei es todos los hombres y mujeres que están sufriendo el egoísmo de los privilegiados... como yo. Aunque él tiene el cariño que nunca tuve... tan lejos.

Oigo mi nombre: es Serguei... dice que me ha reconocido — estaba de espaldas — por “Rufo”. También llovizna hoy. Se nota emoción en la mirada que me dirige, tan limpia que no creo que la olvide... ni a él.
Me cuenta que compartió la comida con tres personas más. Alaba lo bueno que era el chocolate, el embutido... hace que me sienta bien, sé que es lo que está intentando, pero lo que me pareció un milagro fue lo de su familia. Dice que en Rusia la Navidad se celebra con posterioridad a la de aquí. Es cristiano ortodoxo. Gesticula elegantemente — tiene una elegancia natural — para hacerse entender; cuenta, como un niño, que ha invertido un poco de dinero en llamar a Siberia, hablar con su madre, con su esposa y las niñas... y me dice que su madre me manda bendiciones. Insiste en devolverme el dinero que le queda. Le digo otra vez que es prestado, que puede que alguna vez él me preste ayuda si la necesito.
Vuelve a Logroño, a recoger coliflor. Me despido con dos besos y él promete llamarme. No tiene teléfono donde vive. Le digo que no lo haga, que es caro. Me despido nuevamente y voy a casa contenta. Le digo a A. que estaba equivocado, que Serguei no es ningún timador.
Por la noche, antes de dormir, me siento mal por haberme sentido bien.
approval payday loan
same day payday loans
same day payday loans
Edición 400 - Carta abierta al consejero de Sanidad
same day payday loans
Edición 399 - Los minusválidos no son números
same day payday loans
Edición 376 - Como en Esparta
same day payday loans
Edición 375 - Mis queridos héroes
same day payday loans
Edición 353 - Que se callen
same day payday loans
Edición 331 - Cacicada ante el manifiesto de lengua común
same day payday loans
Edición 263 - Si yo fuera atea
same day payday loans
Edición 233 - El 'Proceso'
same day payday loans
Edición 227 - Brubaker-Marlaska
same day payday loans
Edición 221 - La tinta del calamar
same day payday loans
Edición 219 - Más palabrería, como siempre
same day payday loans
Edición 213 - Me llamarán ‘facha’
same day payday loans
Edición 212 - Crónica de una ‘tregua’ anunciada
same day payday loans
Edición 203 - Propósitos y despropósitos
same day payday loans
Edición 202 - ¡ E pour si muove !
same day payday loans
Edición 194 - Acallando conciencias
same day payday loans
Edición 185 - Lo que oculta ZP: la ‘tregua’ firmada antes del verano
same day payday loans
Edición 182 - Crónica de ‘estepaís’
same day payday loans
Edición 168 - No en mi nombre
same day payday loans
Edición 166 - De secano
same day payday loans
Edición 155 - Hijos de Arana
same day payday loans
Edición 153 - A grandes males…
same day payday loans
Edición 142 - Gotzone Mora
same day payday loans
Edición 136 - 'Cosas de críos'
same day payday loans
Edición 133 - ¡…dita sea!
same day payday loans
Edición 132 - El viaje
same day payday loans
Edición 131 - Verano, 2004
same day payday loans
Edición 129 - Costa Da Morte
same day payday loans
Edición 126 - O todas o ninguna
same day payday loans
Edición 125 - Aforismos
same day payday loans
Edición 121 - Fracaso Escolar/ Fracaso Humano
same day payday loans
Edición 120 - Pan y circo
same day payday loans
Edición 118 - Más etiquetas, por favor
same day payday loans
Edición 117 - Reforma de la Constitución
same day payday loans
Edición 114 - Crimen perfecto
same day payday loans
Edición 113 - Las Mañanitas
same day payday loans
Edición 110 - Aranzadi, discípulo de Arquíloco
same day payday loans
Edición 109 - Alejamiento y crimen
same day payday loans
Edición 108 - Shalom, Sharon
same day payday loans
Edición 107 - Mi voto
same day payday loans
Edición 106 - Después de la masacre
same day payday loans
Edición 104 - Nostalgia y melancolía
same day payday loans
Edición 103 - Aquellos polvos… estos lodos
same day payday loans
Edición 102 - Pastores
same day payday loans
Edición 101 - Pactar con el diablo
same day payday loans
Edición 98 - Vergüenza ajena
same day payday loans
Edición 96 - La agonía consumista
same day payday loans
Edición 94 - Diálogo de sobremesa
same day payday loans
Edición 93 - Amor y desamor
same day payday loans
Edición 92 - Aforismos (VII)
same day payday loans
Edición 91 - Nunca más
same day payday loans
Edición 90 - Día universal del niño
same day payday loans
Edición 89 - El último godo
same day payday loans
Edición 88 - Fallos y fallos
same day payday loans
Edición 87 - Viejos
same day payday loans
Edición 86 - Condenados
same day payday loans
Edición 85 - El intruso
same day payday loans
Edición 84 - Delirio
same day payday loans
Edición 83 - No pasa nada
same day payday loans
Edición 82 - Presuntos inocentes, presuntos culpables
same day payday loans
Edición 81 - La manzana
same day payday loans
Edición 80 - Sijo
same day payday loans
Edición 79 - Del diario de una ciclotímica
same day payday loans
Edición 78 - El ojo de Abel
same day payday loans
Edición 77 - La Magdalena
same day payday loans
Edición 76 - Aforismos (5)
same day payday loans
Edición 75 - Aforismos (4 )
same day payday loans
Edición 74 - Aforismos (3)
same day payday loans
Edición 73 - Mamasita
same day payday loans
Edición 72 - Aforismos (2)
same day payday loans
Edición 71 - Relatos.- II. Rolando
same day payday loans
Edición 70 - Relatos. I.-Silvano
same day payday loans
Edición 69 - Aforismos
same day payday loans
Edición 68 - Patente de corso
same day payday loans
Edición 67 - Gringo viejo
same day payday loans
Edición 66 - Las rocas
same day payday loans
Edición 65 - Los envidiosos
same day payday loans
Edición 64 - Terrorismo familiar
same day payday loans
Edición 63 - Terrorismo doméstico
same day payday loans
Edición 62 - En el III aniversario de J. L. López de la Calle (Conversaciones con los que se fueron antes)
same day payday loans
Edición 61 - Crímenes de paz
same day payday loans
Edición 59 - Madre
same day payday loans
Edición 58 - Del diario de Violeta
same day payday loans
Edición 57 - Quiéreme mucho
same day payday loans
Edición 56 - Decálogo inútil
same day payday loans
Edición 55 - El atropello
same day payday loans
Edición 54 - Daños colaterales
same day payday loans
Edición 53 - Las manos
same day payday loans
Edición 52 - El crimen
same day payday loans
Edición 51 - Presunción de culpabilidad
same day payday loans
Edición 50 - Justicia para Lady
same day payday loans
Edición 49 - Cuando en la escuela se inculca el odio
same day payday loans
Edición 48 - ¡Más madera! ¡Es la guerra!
same day payday loans
Edición 47 - Recuperar la libertad
same day payday loans
Edición 46 - ‘Primero se llevaron a los judios…’
same day payday loans
Edición 45 - De la hipocresía establecida
same day payday loans
Edición 44 - ¿Le molesta que no fume?
same day payday loans
Edición 43 - Supersticiones
same day payday loans
Edición 42 - Comerciar con los débiles
same day payday loans
Edición 41 - Licencia para matar
same day payday loans
Edición 40 - Ibarretxe se manifiesta
same day payday loans
Edición 39 - Vampiros afectivos
same day payday loans
Edición 38 - Abogados del terror
same day payday loans
Edición 37 - “Normalización” del Euskera
same day payday loans
Edición 36 - Vivir en dicotomía
same day payday loans
Edición 35 - ¿Cooficialidad de lenguas?
same day payday loans
Edición 34 - A propósito de eufemismos
same day payday loans
Edición 33 - El jinete
same day payday loans
Edición 32 - Síndrome de Estocolmo
same day payday loans
Edición 31 - Canibalismo Social
same day payday loans
Edición 30 - Me llamo Franz (Divagaciones)
same day payday loans
Edición 29 - Carta a un etarra
same day payday loans
Edición 28 - Normas para no ser odiado
same day payday loans
Edición 27 - Estado de excepción
same day payday loans
Edición 26 - Hasta que la muerte nos separe
same day payday loans
Edición 25 - Septiembre: examen de Democracia
same day payday loans
Edición 24 - Sorprendente explicación...
same day payday loans
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014