Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 sábado, 23 de agosto de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 98
Semana del 16/01/2004
Un monasterio español en Miami
payday loans lenders online
payday loans lenders online


Ricardo Navas-Ruiz
M IAMI puede ser muchas cosas. Puede ser la playa de su nombre, extensísima, de arena blanca y pedregosa, en la que se congregan cada año miles de estudiantes de todo el país para ceremonias de iniciación. Puede ser las islas en las que se esconden las casas de los ricos y famosos, escenario de muchas películas. Puede ser su deslumbrante y colorista línea de rascacielos, la puerta de entrada de muchos emigrantes, sobre todo, hispanos, la Pequeña Habana, pálido reflejo de la real, en la que esperan los cubanos retornar un día a su paraíso perdido. Puede ser la capital de la América Hispana a donde acuden los pudientes a gastar dinero o invertirlo, la que quiere convertirse pronto en el centro coordinador de todas las actividades mercantiles con aquella región. Puede ser tantas cosas, buenas y malas, siempre interesantes.

Para los españoles tiene un sabor especial, reconocible, familiar. En ciertos barrios, en ciertas calles, cree uno estar en Sevilla o en cualquier otro pueblo del sur de España. No es raro que salgan al paso tiendas de artículos españoles, edificios que recuerdan la Giralda y la Torre del Oro, o simplemente, casonas andaluzas de patios profundos sombreados de palmeras. También están los nombres: Española Way o el ya totalmente anglicado, pero identificable, Biscayne Bay. Hay un museo Vizcaya. Y, ¿quién no piensa en Juan Ramón Jiménez al pasear por Coral Gables, tan señorial y elegante? Allí dictó clases el poeta cuando se desterró de la patria. Por no faltar no faltan ni los churros, calentitos, crujientes, espolvoreados de azúcar.

Este Miami, tan español, quizá por cubano, no fue, sin embargo, fundado por españoles. Vino a la existencia en el siglo XIX. Pero cerca anduvieron aquéllos. Ponce de León tocó en una punta del cayo Biscayne, a un tiro de piedra, dándole el nombre de cabo de la Florida. El nombre, escogido, se dice, por el descubridor porque ese día era la Pascua Florida de abril, se extendió después a todo el estado. Ponce de León tiene una pequeña estatua, donación del Gobierno español, en un lugar muy concurrido cerca de un típico y popular centro comercial, el Bayside. Los descubridores y colonizadores siguientes prefirieron irse más al norte y fundar San Agustín, la primera ciudad de lo que hoy son los Estados Unidos, auténtica joya de los restos de un imperio.

Quizá lo más sorprendente y atractivo para un viajero que llega de España sea el claustro de un monasterio español del siglo XII, escondido entre frondosos árboles al norte de Miami. Lo anuncian las guías; pero no son muchos los turistas que lo visitan. Y, sin embargo, es una auténtica sorpresa artística. El monasterio fue construido entre 1133 y 1141 en Sacramenia, pueblo de la provincia de Segovia, durante los reinados de Alfonso VII y Alfonso VIII de Castilla. Dedicado a la Virgen, se lo denominó de Nuestra Señora, Reina de los Ángeles. Pasó después a ser propiedad de los monjes cirtercienses que lo rebautizaron con el nombre de San Bernardo de Clairvaux. En paz y olvido transcurrió la mayor parte de su historia hasta el sobresalto artísticamente devastador de los decretos de desamortización dados por el ministro Juan Álvarez de Mendizábal en febrero y marzo de 1836. El monasterio fue vendido posiblemente al terrateniente de turno que lo transformó en establo y granero. Su claustro es de estilo románico, con algunas adiciones pregóticas, se halla magníficamente conservado, y encierra entre otras cosas la sala del cabildo, el comedor convertido hoy en capilla, dos estatuas originales, una de Cristo y otra de Alfonso VIII, y banderas de varias familias nobles.

Su traslado a los Estados Unidos fue conjunción de dos factores: la visión y el gusto de un americano millonario y la noluntad, -palabra de Unamuno -, de un país en decadencia. El americano era un magnate californiano, William Randolph Hearst [1863-1951], cuyo padre, George, se había enriquecido con un negocio de explotación de minas. William heredó parte de la fortuna, entre otras cosas, el diario de San Francisco “The Examiner,” al que dio proyección nacional. Como periodista, destacó por su política agresiva de información y ventas. Creó además una influyente cadena de comunicaciones. Algo tuvo que ver su posición en la declaración de guerra a España por los Estados Unidos en 1898 a causa de Cuba. Era también coleccionista famoso que llenó de tesoros artísticos sus mansiones y un castillo que mandó construir en San Simeón. Una de sus nietas, creo que se llamaba Patricia, protagonizó un notorio caso de rapto, terrorismo y arrepentimiento en los sesenta cuando los hippies, Vietnam y la liberación sexual.

William compró el claustro en 1925. No sé si fue a verlo personalmente o hizo la operación a través de sus agentes. Se dijo que lo iba a emplear como marco de la piscina de una de sus casas. Pagó por él medio millón de dólares. Sus piedras fueron numeradas, desmontadas cuidadosamente y trasladadas a Estados Unidos. Entre tanto se declaró una epidemia de fiebre aftosa en Segovia y el Ministerio de Agricultura estadounidense puso el envío en cuarentena, al llegar al puerto de Nueva York. En ese momento Hearst pasaba por apuros económicos y allí quedaron las piedras olvidadas en un almacén hasta que en 1952 las adquirieron los señores Edgemon y Moss para darles uso turístico. La reconstrucción del claustro en su lugar actual costó millón y medio de dólares y casi dos años porque las piedras en el largo proceso habían sido desordenadas. Hoy es propiedad de la Iglesia Episcopal.

Historia curiosa, sin duda, que no es, sin embargo, excepcional. Hearst es un americano más entre los muchos. Admira cómo, apenas se independizaron los Estados Unidos, surgió entre sus ciudadanos la voluntad de dotarlo de una infaestructura cultural de primer orden que no tenía. Basta visitar sus museos o sus bibliotecas para darse cuenta del éxito de la empresa. Citaré solamente dos ejemplos locales como confirmación. En el Museo de Bellas Artes de Boston existe reconstruida una iglesia románica del Alto Aragón con sus pinturas y todo. En la Biblioteca Municipal se guarda una importante colección de libros y manuscritos españoles que reunió con dinero y tino George Ticknor, uno de los primeros hispanistas de este país, profesor de la Universidad de Harvard y autor de una erudita “Historia de la literatura española” [1844], todavía útil.

El otro lado de la moneda, el otro factor, lo representa España. Desde esta España actual, cruzada de trenes de alta velocidad y cómodas autovías, industrial y rica, se hace difícil imaginar la de la primera mitad del siglo XIX. Hay que leer a los románticos para palpar su ruina física, cultural y política. El año de 1836 fue particularmente aciago: una regente extranjera a merced de los políticos, el desorden en la calle, una guerra civil devastadora, una economía destrozada. Muchos saludaron en Mendizábal, elegido primer ministro el 14 de septiembre, al salvador de turno. Una de sus soluciones para mejorar la economía fue la desamortización, la enajenación y venta de bienes de la Iglesia con la consiguiente exclaustración de monjes y frailes. Por supuesto, no salvó nada, dejó el gobierno unos meses después, en mayo de 1837, y el país peor que estaba. La desamortización fue criticada por sus propios partidarios y amigos, entre ellos, el economista ilustrado Álvaro Flórez Estrada con el que había coincidido en el exilio parisino pocos años antes.

Flórez Estrada en varios artículos aparecidos en “El Español” y en su folleto “Contestación de don Álvaro Flórez Estrada a las impugnaciones hechas a su escrito sobre el uso que debe hacerse de los bienes nacionales” [1836] criticó la solución como impropia por no atender al principio básico del reparto justo de la riqueza nacional y por no resolver la raíz del problema, una verdadera reforma agraria. Sus ideas encontraron eco en dos jóvenes ambiciosos, brillantes escritores, amigos entrañables
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
Últimas Opiniones en el foro sobre este artículo:
Florentino - ( 29/08/2010 22:44:23 )
Otros artículos del autor:
Edición 543 - Investigación y docencia (Falacias de la Universidad pública española)
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 534 - Lenguaje y sexo
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 529 - El Instituto Cervantes
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 511 - Entre libros
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 500 - Problemas del Español
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 462 - Academia de la Lengua
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 442 - Fiesta Nacional
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 406 - Justicia en USA (Cuento kafkiano)
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 401 - Adiós a Myriam
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 376 - Larra, la fría claridad de la existencia
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 367 - Del español y los negocios
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 293 - Educación para la ciudadania
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 269 - Deconstruyendo España
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 205 - La generación del Príncipe
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 204 - La generación del Príncipe
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 198 - Creación y evolución
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 192 - Don Juan Valera
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 186 - El agua
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 154 - Carta de Dulcinea
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 148 - Un cuento de reyes
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 147 - Perdedores
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 138 - ¿Quiénes somos?
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 125 - Nosotros, los de entonces
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 120 - Del Amadís al Quijote
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 110 - El centenario de Kant
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 105 - Tiempo de recuerdo
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 95 - Las tres caras de Saddan
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 94 - Género y sexo
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 90 - Amores reales y divorcios patrios
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 84 - El Español
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 80 - Cultura popular y filosofía
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 77 - El porvenir de España
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 72 - Los misterios de Ibarretxe. (Fantasía política)
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 69 - Venalidad
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 68 - Huellas de Dios
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 66 - Euzkadi
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 64 - Amina
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 58 - La cacería
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 56 - Bagdad, ciudad mártir
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 55 - Tribunal Penal Internacional
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 53 - Democracias
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 49 - Escribir es llorar
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 47 - Pena de muerte
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 44 - Brasil cuarenta años después
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 42 - Navidad
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 41 - De estatuas, símbolos y otros temas
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 39 - Al César
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 37 - Emigrantes
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 35 - Guerra de civilizaciones
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 32 - Santos y santos
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 30 - El gigante, al payaso y el enano
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 16 - Imágenes de Cuba
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 13 - Prensa libre
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 11 - Las últimas colonias británicas
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 10 - Condicionamiento cultural y desarrollo
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 9 - Llorando por Argentina
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 8 - Don Antonio Machado y la Sociedad de Naciones
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 6 - Terroristas
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 5 - LA RAZÓN DE LA SINRAZÓN
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Edición 4 - Reflexiones sobre la circunstancia: ¿QUIÉN JUZGARÁ AL JUEZ?
payday loans lenders online
payday loans lenders online
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014