Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4126
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 jueves, 17 de abril de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 98
Semana del 16/01/2004
Vergüenza ajena


Yolanda Salanova
C REÍA haber perdido no ya la capacidad de sorpresa, sino la de asombro; lo que no puedo perder aún es la capacidad de sentir vergüenza ajena. Los acontecimientos que nos cuentan los informativos a diario impiden esa pérdida, que espero mantener, no vaya a ser que llegue a perder la vergüenza propia.
De los múltiples vergonzos hechos cercanos, varios me han impactado; son demasiados para mencionarlos aquí, y analizarlos en profundidad.

Leo con espanto que la madre de doce hijos, ya anciana (86 inviernos) y aquejada de demencia senil —que vaya usted a saber cuántos trastornos meten en el saco de ese nombre— es abandonda en la puerta de la casa de una de sus hijas por sus sobrinos ( o nietos, eso está confuso), que hacían el ‘recado’ de otra hija.en cuya casa, había residido. Desorientada, desvalida, sentada en una silla a la intemperie (no sabemos dónde se agenciaron la silla en la que acomodaron a la pobre señora —y su mala conciencia los sobrinos), hasta que la aglomeración de personas, ante tan lamentable espectáculo, hizo posible que pusieran bajo techo a la víctima del abandono.
Los cuatro miembros de la familia responsables del suceso fueron multadas con ¡240 euros! Si es que la vida no vale nada y menos cuando se padece alzheimer, pensaría la abuela si hubiera conservado su capacidad de raciocinio. Todo fueron equívocos y casualidades según los desnaturalizados familiares. Qué iban a tener ellos intención de dejar a su madre y abuela como si fuera un paquete a la puerta de nadie, y menos sin avisar.
Hace seis meses que la abandonada señora pasó a mejor vida, posiblemente harta de rodar y rodar, como la piedra de la canción.

En otro lugar, un desaprensivo hizo lo que su perro jamás habría hecho con él: abandonarlo. Bien lejos y con mar por medio, por si la tierra fuera fácil de recorrer por el pobre animal. Pues bien, gracias al chip identificativo se localizó al dueño y se pide para él multa de 1.500 a 15.000 €.

Ambas multas parecen desproporcionadas y el escándalo obedece a la comparación de un ser humano desvalido y un animal igualmente desvalido. El abandono de una persona sin capacidad para cuidar de sí misma (como un bebé o una anciana discapacitada, que está en situación igual a la del bebé) está tipificado como delito en el código penal, si no me equivoco; y si me equivoco, debería estarlo.

Y ya que tan benévolamente se sanciona a los desaprensivos que abandonan abuelos en hospitales, gasolineras, puertas de familiares que tampoco se enteran de que en esa silla hay una persona que siente y padece, además de haberles dado la vida, lo que tendría que causar escándalo no es precisamente que el abandono del perro sea multado con una cantidad que hará pensar dos veces a quienes pretenden abandonar a su fiel mascota cuando ya no le hace gracia, como si fuese un juguete roto. En lugar de establecer comparaciones se tendría que multar el abandono de la señora (que en paz descanse) unas veinte veces más que al que abandona a su perro a su suerte, que suele ser una suerte muy perra. Incluso valorar las conductas y hechos por si fueran lo suficientemente culposos como para establecer penas de privación de libertad, según la ley.

Sale barato abandonar a los abuelos, (240€ de nada); a este paso nos encontraremos uno en cada banco del parque, en una plaza pública o a la puerta de un familiar con sordera momentánea, ya que es más difícil echarlos a un contenedor, como sucede con demasiados recién nacidos, por razones de peso en kilos y tamaño. Y eso no se puede tolerar, así que o se protege con la ley y su cumplimiento a nuestros mayores, o si la ley es insuficiente, cámbiese la ley. En el caso de que ésta fuera la adecuada, entonces puede que algún juez tenga que abandonar su sillón en la magistratura contra su voluntad si aplica la ley de manera arbitraria.

Y sigue saliendo barato para la mayoría de los que maltratan y abandonan a sus perros y otras mascotas, seres vivos al fin, inmerecedores de contar con la compañía de fieles compañeros. Pues si es noticia la multa por abandono, es porque se trata de un caso excepcional. La mayoría queda impune por imposibilidad de identificación, otra transgresión de la ley de protección de los animales (vigente desde hace tan sólo hace un año).

Por otra parte me entero de que un tal imán describe en su libro cómo pegar a las mujeres sin dejar señales del maltrato. Al margen de de la indignación que me produce, y está siendo enjuiciado, llama la atención cómo nos sirven algunos medios la noticia: no se limitan a ello, sino que nos regalan con todo lujo de detalles con qué, dónde, cuando y cuánto se debe golpear para quedar impune. Todo un manual para sádicos y maltratadores. Como si hubieran pocos en este país, donde docenas de mujeres han sido asesinadas y miles siguen siendo maltratadas. Pues nada, a dar ideas. Como en los casos de crímenes, donde la profusión de detalles morbosos es tal que podría añadirse al diario de Jack el destripador. Vamos, que siendo un poco menos que lerdo, cualquiera está enterado de cómo cometer el crimen perfecto.
Lo dicho: vergüenza ajena. Tentada estoy de no leer determinados medios y castigar al televisor desenchufándolo de por vida. Lo malo es que eso no cambiará los hechos.
approval payday loan
Opina sobre este artículo Compartir: Menéame Enviar a un amigo
 
Otros artículos del autor:
Edición 431 - ¡Ay, el español!
Edición 400 - Carta abierta al consejero de Sanidad
Edición 399 - Los minusválidos no son números
Edición 376 - Como en Esparta
Edición 375 - Mis queridos héroes
Edición 353 - Que se callen
Edición 331 - Cacicada ante el manifiesto de lengua común
Edición 263 - Si yo fuera atea
Edición 233 - El 'Proceso'
Edición 227 - Brubaker-Marlaska
Edición 221 - La tinta del calamar
Edición 219 - Más palabrería, como siempre
Edición 213 - Me llamarán ‘facha’
Edición 212 - Crónica de una ‘tregua’ anunciada
Edición 203 - Propósitos y despropósitos
Edición 202 - ¡ E pour si muove !
Edición 194 - Acallando conciencias
Edición 185 - Lo que oculta ZP: la ‘tregua’ firmada antes del verano
Edición 182 - Crónica de ‘estepaís’
Edición 168 - No en mi nombre
Edición 166 - De secano
Edición 155 - Hijos de Arana
Edición 153 - A grandes males…
Edición 142 - Gotzone Mora
Edición 136 - 'Cosas de críos'
Edición 133 - ¡…dita sea!
Edición 132 - El viaje
Edición 131 - Verano, 2004
Edición 129 - Costa Da Morte
Edición 126 - O todas o ninguna
Edición 125 - Aforismos
Edición 121 - Fracaso Escolar/ Fracaso Humano
Edición 120 - Pan y circo
Edición 118 - Más etiquetas, por favor
Edición 117 - Reforma de la Constitución
Edición 114 - Crimen perfecto
Edición 113 - Las Mañanitas
Edición 110 - Aranzadi, discípulo de Arquíloco
Edición 109 - Alejamiento y crimen
Edición 108 - Shalom, Sharon
Edición 107 - Mi voto
Edición 106 - Después de la masacre
Edición 104 - Nostalgia y melancolía
Edición 103 - Aquellos polvos… estos lodos
Edición 102 - Pastores
Edición 101 - Pactar con el diablo
Edición 96 - La agonía consumista
Edición 95 - Serguei Anatoli
Edición 94 - Diálogo de sobremesa
Edición 93 - Amor y desamor
Edición 92 - Aforismos (VII)
Edición 91 - Nunca más
Edición 90 - Día universal del niño
Edición 89 - El último godo
Edición 88 - Fallos y fallos
Edición 87 - Viejos
Edición 86 - Condenados
Edición 85 - El intruso
Edición 84 - Delirio
Edición 83 - No pasa nada
Edición 82 - Presuntos inocentes, presuntos culpables
Edición 81 - La manzana
Edición 80 - Sijo
Edición 79 - Del diario de una ciclotímica
Edición 78 - El ojo de Abel
Edición 77 - La Magdalena
Edición 76 - Aforismos (5)
Edición 75 - Aforismos (4 )
Edición 74 - Aforismos (3)
Edición 73 - Mamasita
Edición 72 - Aforismos (2)
Edición 71 - Relatos.- II. Rolando
Edición 70 - Relatos. I.-Silvano
Edición 69 - Aforismos
Edición 68 - Patente de corso
Edición 67 - Gringo viejo
Edición 66 - Las rocas
Edición 65 - Los envidiosos
Edición 64 - Terrorismo familiar
Edición 63 - Terrorismo doméstico
Edición 62 - En el III aniversario de J. L. López de la Calle (Conversaciones con los que se fueron antes)
Edición 61 - Crímenes de paz
Edición 59 - Madre
Edición 58 - Del diario de Violeta
Edición 57 - Quiéreme mucho
Edición 56 - Decálogo inútil
Edición 55 - El atropello
Edición 54 - Daños colaterales
Edición 53 - Las manos
Edición 52 - El crimen
Edición 51 - Presunción de culpabilidad
Edición 50 - Justicia para Lady
Edición 49 - Cuando en la escuela se inculca el odio
Edición 48 - ¡Más madera! ¡Es la guerra!
Edición 47 - Recuperar la libertad
Edición 46 - ‘Primero se llevaron a los judios…’
Edición 45 - De la hipocresía establecida
Edición 44 - ¿Le molesta que no fume?
Edición 43 - Supersticiones
Edición 42 - Comerciar con los débiles
Edición 41 - Licencia para matar
Edición 40 - Ibarretxe se manifiesta
Edición 39 - Vampiros afectivos
Edición 38 - Abogados del terror
Edición 37 - “Normalización” del Euskera
Edición 36 - Vivir en dicotomía
Edición 35 - ¿Cooficialidad de lenguas?
Edición 34 - A propósito de eufemismos
Edición 33 - El jinete
Edición 32 - Síndrome de Estocolmo
Edición 31 - Canibalismo Social
Edición 30 - Me llamo Franz (Divagaciones)
Edición 29 - Carta a un etarra
Edición 28 - Normas para no ser odiado
Edición 27 - Estado de excepción
Edición 26 - Hasta que la muerte nos separe
Edición 25 - Septiembre: examen de Democracia
Edición 24 - Sorprendente explicación...
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014