Suscribete al resumen de prensa Recomienda la página a un amigo
Época II - Año XIV
Edición Nº 4189
Vistazoalaprensa.com
Agregar a favoritos
Página de inicio

Imprimir
Diario digital en español: Prensa, confidenciales, artículos recomendados, firmas invitadas y mucho más...
 
 viernes, 19 de septiembre de 2014 ESPAÑA
Sumario
Cartas al Director
Prensa
Artículos
Firmas invitadas
Contraportada
Encuesta
Foro
Medios
Postales
Libro de visitas
Buscanoticias
Enlázanos
Servicios
Buscador
Tiempo
Loterías
Euroconversor
Once
Callejero
Carreteras
Pags. Blancas
Ocio
Reflexiones
Humor
TV online
Cine
Teatro
Salud
Radio online
Consciencia
Informática
Montañismo
Encuesta
¿Va Rajoy por el buen camino?
 
  No
  No sé
  Haz click para votar
   
  Firmas Invitadas - Edición Nº 82
Semana del 26/09/2003
La nación de la izquierda
There are competitive with cash advance payday loan and to their job seriously.


José A. Baonza
D URANTE los debates de la ponencia constitucional se puso especial énfasis en la definición de España como “patria común e indivisible de todos los españoles” que pasó a ser expresión dogmática de su articulado. Pero se introdujo un elemento de confusión en la estructura territorial del Estado al admitir la ambigüedad terminológica (“nacionalidades y regiones”) que, ya entonces, hacia presagiar serios escollos de interpretación y una más que dudosa carga de conflicto del que --a los veinticinco años de su vigencia-- todavía florecen sus expresiones: en los proyectos de Ibarreche, en el federalismo asimétrico de Maragall, en el estado (¿republicano?) federal de Llamazares, en la equidistancia “plural” de Zapatero o en la interpretación seudo-constitutiva y cursi-deplorable de Herrero de Miñón; todas a cual menos respetuosas con la letra y el espíritu de esa ley de leyes que parecía ser el paradigma espectacular de nuestra recobrada misión ecuménica.

¿Qué ha pasado para que se celebren sus “bodas de plata” con tan inusual desgarro interpretativo? No estaría de más recordar que fue empeño decisivo del Partido Comunista de España la inclusión del avispero sobre las “nacionalidades”; acaso por que su preclara re-definición euro-comunista, que había aceptado sin excesivos remilgos la bandera bicolor y el retorno de la monarquía, era incapaz de digerir el mucho más riguroso “compromiso histórico” de la unidad española, bastante mas sólida que en cualquier país de nuestro entorno y tan vinculante en el sentimiento colectivo como pudiera ser el reconocimiento de su variada configuración territorial cuatro veces centenaria. Pero, para el comunismo en declive, la fuerza de los dogmas ancestrales no era cuestión baladí que pudiera perderse en la vorágine del cambio, cuando la fuerza indeleble de la Constitución soviética imprimía el sentido programático para incluir el concepto de nacionalidades como modelo de lucha de los pueblos oprimidos contra el imperialismo; modelo que, obviamente, no afectaba a los que habían accedido al paraíso por antonomasia, para los que era de aplicación la frase atribuida a Josip Broz (“Tito”) cuando definió el modelo constitucional de la federación balcánica: “Yugoeslavia tiene seis repúblicas, cinco naciones, cuatro lenguas, tres religiones y dos alfabetos; pero sólo tiene un partido”.

Algo que, evidentemente, no podía ser administrable para las formaciones de esa presunta “izquierda plural” que contaba con una tradición menos dogmática en los contenidos, aunque su sensibilidad federalista le obligue a equilibrios circenses en la transmisión del mensaje. De ahí su “entendimiento” hacia las posiciones nacionalistas vascas, catalanas y gallegas, en recuerdo de su trayectoria compartida en la oposición, cuando diseñaron al alimón la cursilería perifrástica “a nivel de Estado” para designar lo que con mayor propiedad histórica, económica, social y cultural se llama España, hay constituida en parte esencial de la Unión Europea donde ya no caben segregaciones ni reticencias. El pueblo sueco, por ejemplo, ha decidido en ejercicio de su soberanía mantenerse fuera de la moneda única, pero está por ver cuanto tiempo podrá mantenerse en tal posición, a poco que se intensifiquen las prisas exportadoras de su super-desarrollada industria para inclinarse hacia la reducción de márgenes comerciales en el patrón de cambio establecido.

Por descontado que cabe un entendimiento federal de la “nación española” como cabría un entendimiento centralista del Estado español, sin que por ello peligre la constitución esencial del proceso, a todas luces irreversible. No resultará intempestivo, por ello, el recuerdo de unas palabras pronunciadas en las Cortes republicanas por don Claudio Sánchez Albornoz --nada sospechoso de veleidades franquistas--, en ocasión de discutirse el articulado sobre el uso oficial de los idiomas en el apartado estatutario:

“...La unidad española radica en algo sustantivo. Pese a algunos amigos catalanes que se sientan enfrente, hay una unidad geográfica, racial, cultural, de temperamento y de destino, que nos ata a perpetuidad. Pese a las pesadillas de los cerebros torturados de uno y otro bando, no corre peligro la unidad española: primero, porque sólo desean la ruptura de la unidad una docena de insensatos que llaman ya traidores a las gentes que se sientan en esos bancos (minoría catalana) y que defienden la libertad de las regiones; después, porque si algún día la pasión cegara de tal manera las mentes de todos cuantos integran una cualquiera de las regiones españolas que les llevara a un suicidio colectivo, a pensar en una separación de España, las otras regiones no lo consentirían. Y, por último, porque si España tendiera puente de plata a la región hostil que no se comportara fraternalmente con otras –todos lo sabéis-- la región que atravesara el Rubicón de la ruptura, antes de medio siglo, o tendría que pedir sin condiciones su reingreso en la comunidad española, o sería un montón de harapos y de ruinas...” (Diario de sesiones del 20 de octubre, 1931).

Parece increíble tener que recordar, sesenta y dos años después, estas palabras y precisamente el día en que el señor Ibarretxe presenta en el parlamento vasco su proyecto de ruptura que llevaría a su territorio a convertirle en “un montón de harapos y ruinas”, absolutamente ucrónico y utópico; pero no cabe otro modo de tratar a quienes, desde la izquierda, prefieren argumentar con el rencor de sus prejuicios frente al ejercicio racional de la tolerancia y la libertad .
approval payday loan
same day payday loans
same day payday loans
There are competitive with cash advance payday loan and to their job seriously.
Edición 226 - La ruptura consumada
Edición 225 - Hacer memoria
Edición 223 - La rosa y la serpiente
Edición 217 - El año de la (des)memoria
Edición 216 - ¡Viva Cartagena!
Edición 215 - Los tiempos de la crisis
Edición 214 - República no es un nombre de tango
Edición 213 - Una falsedad histórica
Edición 212 - El horizonte real de la tregua
Edición 207 - Memoria, Dignidad y Justicia
Edición 206 - ‘El que se mueva, no sale en la foto’
Edición 205 - Demasiados cadáveres en el camino
Edición 204 - Una Nación, un Estado...
Edición 203 - La Historia como pretexto
Edición 202 - Faltaba el Ejército
Edición 200 - La percepción del optimista
Edición 199 - Lectura de sinónimos
Edición 198 - Recuperacion de (toda) la memoria
Edición 197 - Hacia el corazón de Europa
Edición 194 - Estado de Autonomias o Autonomia de los Estados
Edición 159 - Balance de un aniversario
Edición 157 - Las responsabilidades de Vera
Edición 156 - La vergüenza de El Carmelo
Edición 155 - Perplejidad en las vísperas
Edición 154 - El diálogo como trampa
Edición 153 - ‘Perjudican nuestra imagen’
Edición 152 - La trasgresión como sistema
Edición 150 - Auto-de-terminación por referendum
Edición 149 - La sonrisa de Zapatero
Edición 148 - ¿Pasividad o connivencia?
Edición 146 - La verdad no ha dicho la última palabra
Edición 145 - El “pin” de Maragall
Edición 144 - La desazón de ‘Prisa’
Edición 143 - Suspenso en ‘talante’
Edición 142 - ‘Paz, piedad, perdón’
Edición 141 - La dispersión de las lenguas
Edición 139 - Cerezas, ‘cuchipandas’ y claveles
Edición 138 - Contra ‘prisas’, serenidad
Edición 137 - El tópico del ‘Centro’
Edición 136 - La izquierda como tópico (y III)
Edición 135 - La izquierda como tópico (II)
Edición 134 - La izquierda como tópico (I)
Edición 133 - El recuento de las víctimas
Edición 94 - Final de partida
Edición 93 - De Virgen a Virgen
Edición 92 - ¿A quién le importan las victimas?
Edición 91 - Con sentido de Estado
Edición 90 - Unidad y uniformidad
Edición 89 - Los catalanes ante las urnas
Edición 88 - La ambigüedad recalcitrante
Edición 87 - Continúan las reflexiones electorales
Edición 86 - Jornada de reflexión para todos
Edición 85 - La memoria desviada
Edición 84 - La reforma constitucional
Edición 81 - Retiradas en cadena
Edición 79 - Una furtiva lágrima
Edición 78 - España va (menos) bien
Edición 77 - Conflictos de verano
Edición 73 - El 'octavo' borrador
Edición 72 - Nueva lectura del neutralismo
Edición 71 - Técnica del tapado
Edición 70 - El hecho diferencial en la construcción europea
Edición 69 - ¡Míreme a los ojos, Sr. Tamayo!
Edición 68 - Cuestión de estado
Edición 65 - La regla d’Hont y los partidos ‘bisagra’
Edición 64 - Se les acabó el tiempo
Edición 63 - Lecturas inverosímiles
Firmas
_
Abel Abascal
Alberto Acereda
Alfonso Berroya
Alfredo Amestoy
Álvaro Peña
Amilibia
Antonio Castro Villacañas
Antonio Martín Beaumont
Borja Álvarez
Carmen Planchuelo
Enrique de Aguinaga
Ernesto Ladrón de Guevara
Eulogio López
Félix Arbolí
Francisco Daunis
Gabriela Ardiles
Germán Lopezarias
Honorio Feito
Hugo Alberto de Pedro (Buenos Aires)
Ignacio San Miguel
Ismael Medina
Javier del Valle
Javier Neira
Jesús Ansebar
Jesús Pozo
Joan Pla
Joaquín Abad
José A. Baonza
José Luis Navas
José Manuel G. Torga
José Manuel G. Torga
José María Moncasi de Alvear
José Meléndez
Juan Pablo Mañueco
Juan Urrutia
Julen Urrutia
Luis Irazu
Manuel Salvador Morales
María del Mar García Aguiló
Marta Rivera de la Cruz
Matías J. Ros
Miguel Ángel García Brera
Miguel Ángel Loma
Miguel Martínez
Nieves Concostrina
Óscar Molina
Pancho Linde
Pascual de Bustares
Ramón Sánchez
Ricardo Navas-Ruiz
Vasco Lourinho (Portugal)
Víctor Corcoba
Wenceslao Pérez Gómez
Wifredo Espina
Yolanda Cruz
Yolanda Salanova
Zain Deane (Nueva York)
Cartas al Director
 
Google
 
Web vistazoalaprensa.com

Quiénes somos | Contacte con nosotros | Política de privacidad

Optimizado para Internet Explorer 6 con resolución 1024 x 768
Copyleft 2001-2014